Ciu­da­da­nos y pe­tro­le­ro se en­fren­tan por de­re­chos de agua

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Pe­cos, N.M. – Se ve ve­nir una ba­ta­lla en­tre los ha­bi­tan­tes de un po­bla­do del nor­te de Nue­vo Mé­xi­co y un eje­cu­ti­vo pe­tro­le­ro y ga­se­ro te­xano pro­pie­ta­rio de un ran­cho jun­to al río Pe­cos.

El mo­ti­vo es la trans­fe­ren­cia de los de­re­chos so­bre el agua que se en­cuen­tra pen­dien­te y se­gún al­gu­nos po­bla­do­res afec­ta­rá una ace­quia con si­glos de an­ti­güe­dad que des­vía agua pa­ra rie­go agrí­co­la.

Una vez que el agua se se­pa­re de las tie­rras, “se aca­ba la op­ción de cul­ti­var a fu­tu­ro es­tos pre­dios”, di­jo al San­ta Fe New Me­xi­can el ha­bi­tan­te lo­cal y due­ño de ga­so­li­ne­ra Pan­cho Ade­lo.

Va­rios po­bla­do­res han pre­sen­ta­do pro­tes­tas con­tra la pro­pues­ta, la cual es­ti­pu­la que 20 acres-pies de agua del ha­bi­tan­te de Pe­cos y re­gi­dor lo­cal Her­nán Ga­lle­gos se trans­fe­ri­rán al ran­cho de Ben­ja­min Stric­kling. Se­ría la se­gun­da trans­fe­ren­cia de Ga­lle­gos a Stric­kling des­de el 2014.

Los ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad se­ña­lan que las trans­fe­ren­cias po­drían li­mi­tar la can­ti­dad de agua dis­po­ni­ble pa­ra los agri­cul­to­res y ga­na­de­ros ubi­ca­dos río aba­jo del ran­cho. Con­si­de­ran re­sul­tar di­fí­cil pa­ra el in­ge­nie­ro es­ta­tal re­gu­lar el vo­lu­men de agua que se ex­trae en el ran­cho o ase­gu­rar­se de que Ga­lle­gos de­je de usar río arri­ba el lí­qui­do.

Stric­kling y su abo­ga­do, Ky­le Har­wood, ase­gu­ran que la trans­fe­ren­cia se en­cuen­tra en el mar­co le­gal y no mo­di­fi­ca­rá el uso brin­da­do al agua. Sos­tie­nen asi­mis­mo que no se afec­ta­rían los de­re­chos al lí­qui­do que po­seen quie­nes ra­di­can río arri­ba o aba­jo del ran­cho.

“Nues­tro ob­je­ti­vo siem­pre ha si­do con­ti­nuar el em­pleo tra­di­cio­nal del agua pa­ra re­gar los cam­pos y be­ne­fi­ciar a las es­pe­cies sil­ves­tres, con­tro­lar la ero­sión y apo­yar la agri­cul­tu­ra”, di­jo Stric­kling me­dian­te co­mu­ni­ca­do.

Des­de que en el 2011 com­pró al ac­tor Val Kil­mer el ran­cho, Stric­kling re­du­jo los bos­ques con ma­le­za, vol­vió a sem­brar pas­tos na­tu­ra­les y co­la­bo­ró con el Fi­dei­co­mi­so de Con­ser­va­ción de San­ta Fe a fin de pre­ser­var un tra­mo con­si­de­ra­ble del ran­cho. Stric­kling es uno de los di­rec­to­res del fi­dei­co­mi­so.

Se­gún las le­yes de Nue­vo Mé­xi­co, una trans­fe­ren­cia de de­re­chos so­bre el agua no pue­de per­ju­di­car el bie­nes­tar pú­bli­co, al­te­rar la con­ser­va­ción del agua ni afec­tar el de­re­cho mis­mo al agua. Mu­chos de los de­re­chos de las ace­quias re­gio­na­les al agua son an­ti­guos, da­tan­do des­de 1698. Los ha­bi­tan­tes de Pe­cos creen que re­du­cir los de­re­chos co­rres­pon­dien­te a una ace­quia de­bi­li­ta a és­ta y vuelve una su­per­fi­cie más gran­de sus­cep­ti­ble a las cons­truc­cio­nes.

“En Nue­vo Mé­xi­co, de­bi­do a que en la ma­yor par­te es­ca­sea el agua, ya se ha asig­na­do to­da el agua es­ta­tal”, di­jo Paula Gar­cía, di­rec­to­ra de la Aso­cia­ción de Ace­quias de Nue­vo Mé­xi­co. “En una trans­fe­ren­cia no hay agua nue­va. Se tra­ta de agua que tie­ne que pro­ce­der de otro lu­gar”.

Ralph Vi­gil, cu­ya fa­mi­lia se de­di­ca des­de la dé­ca­da de 1840 a la agri­cul­tu­ra en Pe­cos, di­ce ser di­fí­cil tra­tar con un te­rra­te­nien­te co­mo Stric­kling “por­que es muy, muy ri­co y la ma­yo­ría de la gen­te que usa las ace­quias no tie­ne di­ne­ro pa­ra con­tra­tar un abo­ga­do”.

Al prin­ci­pio, 19 par­tes ob­je­ta­ban la trans­fe­ren­cia, pe­ro se re­ti­ra­ron cer­ca de 10, in­ca­pa­ces de ob­te­ner re­pre­sen­ta­ción le­gal o el di­ne­ro pa­ra las cuo­tas de los trá­mi­tes. Hu­bo al­gu­nos que or­ga­ni­za­ron ri­fas en su co­mu­ni­dad, mien­tras el agri­cul­tor de hor­ta­li­zas de Pe­cos Wes Thom­pson es­tá crean­do un fon­do le­gal.

Har­wood se­ña­ló que las le­yes es­ta­ta­les so­bre el agua es­tán di­se­ña­das a efec­to de pro­te­ger los in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Aun­que en una trans­fe­ren­cia no pue­den arries­gar­se el bie­nes­tar pú­bli­co y la con­ser­va­ción del agua, esa área de la ley no es­tá bien de­fi­ni­da, opi­nó.

creen que una ace­quia con si­glos de an­ti­güe­dad re­sul­te afec­ta­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.