… ‘in­clu­so pue­de pro­vo­car la muer­te’

El Diario de El Paso - - ESPECIAL -

Ma­drid— Un hom­bre de 67 años acu­de a las ur­gen­cias de un hos­pi­tal es­pa­ñol. Su­fre unos do­lo­res te­rri­bles en la tri­pa, com­ple­ta­men­te in­so­por­ta­bles. Ya in­gre­sa­do y en­tu­ba­do, y tras in­nu­me­ra­bles exá­me­nes, los mé­di­cos de­tec­tan una gra­ve in­fec­ción del pán­creas, se­ria­men­te da­ña­do. Ca­si tres se­ma­nas des­pués de su in­gre­so y tras va­rias in­ter­ven­cio­nes y he­mo­rra­gias di­ges­ti­vas, el pa­cien­te fa­lle­ce.

Los mé­di­cos que le tra­tan só­lo en­con­tra­ron una ra­zón que pu­die­ra ex­pli­car esa pan­crea­ti­tis sú­bi­ta, ya que ca­re­cía de an­te­ce­den­tes de al­coho­lis­mo u otros há­bi­tos tó­xi­cos, com­pli­ca­cio­nes dia­bé­ti­cas, aler­gias, in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas o trau­ma­tis­mos.

Dos se­ma­nas an­tes de que co­men­za­ra la do­len­cia fa­tal, su ho­meó­pa­ta le ha­bía re­co­men­da­do unos com­pri­mi­dos pa­ra las cer­vi­ca­les que in­cluían en su com­po­si­ción dos plan­tas muy usa­das en los re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos: Nux vo­mi­ca y Rhus to­xi­co­den­dron. En ro­mán pa­la­dino sus nom­bres son al­go más re­ve­la­do­res: nuez vó­mi­ca y hie­dra ve­ne­no­sa.

En 2004, jus­to des­pués de que los doc­to­res del hos­pi­tal ex­tre­me­ño re­se­ña­ran el ca­so, Es­pa­ña prohi­bió la co­mer­cia­li­za­ción de es­tas plan­tas por su to­xi­ci­dad (BOE).

Es­te ca­so, tan cier­to co­mo te­rri­ble, es só­lo un ejem­plo dra­má­ti­co que sir­ve pa­ra re­ba­tir una con­fu­sión muy ex­ten­di­da: la ho­meo­pa­tía es ino­cua. Le­jos de ser inofen­si­va, la ho­meo­pa­tía pue­de re­sul­tar fa­tal.

El del hom­bre fa­lle­ci­do en Ba­da­joz es só­lo uno de los mu­chos ca­sos re­co­pi­la­dos en la ma­yor re­vi­sión rea­li­za­da has­ta el mo­men­to so­bre los efec­tos se­cun­da­rios per­ju­di­cia­les provocados por es­tos re­me­dios pseu­do­cien­tí­fi­cos.

El in­ves­ti­ga­dor Ed­zard Ernst, re­co­no­ci­do es­tu­dio­so de las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas por apli­car con rigor el mé­to­do cien­tí­fi­co, re­co­pi­ló has­ta 1 mil 159 ca­sos en la literatura mé­di­ca de las tres úl­ti­mas dé­ca­das. Des­de fla­tu­len­cias has­ta parálisis y agra­va­mien­to de tu­mo­res, las reac­cio­nes ad­ver­sas pro­vo­ca­das por el uso de esas bo­li­tas blan­cas son in­con­ta­bles. Las afec­cio­nes más co­mu­nes que mues­tran los es­tu­dios re­vi­sa­dos son aler­gias e in­to­xi­ca­cio­nes. Pe­ro tam­bién in­clu­yen la muer­te de va­rios pa­cien­tes.

‘La con­ta­mi­na­ción y la adul­te­ra­ción es un pro­ble­ma que se da en to­dos los me­di­ca­men­tos, tam­bién en la ho­meo­pa­tía’, ex­pli­ca Ernst, pro­fe­sor emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter. La ma­yo­ría de los pa­cien­tes (1 mil 142) su­frie­ron es­tos efec­tos se­cun­da­rios a con­se­cuen­cia di­rec­ta de los agen­tes que con­te­nían es­tos pre­pa­ra­dos ho­meo­pá­ti­cos.

En la literatura mé­di­ca re­cien­te, se han en­con­tra­do más de un mi­llar de ca­sos de pa­cien­tes per­ju­di­ca­dos por los efec­tos se­cun­da­rios de la ho­meo­pa­tía.

Los 17 res­tan­tes son ca­sos in­di­rec­tos: si­tua­cio­nes mé­di­cas que em­peo­ran por el uso de es­tos re­me­dios en lu­gar de la me­di­ci­na apro­pia­da pa­ra cu­rar una de­ter­mi­na­da do­len­cia que se ve agra­va­da.

Por es­ta mis­ma ra­zón re­ci­ben mu­cha me­nor aten­ción en la literatura mé­di­ca, sal­vo en ca­sos re­se­ña­dos de ni­ños que mue­ren tras ser tra­ta­dos úni­ca­men­te con ho­meo­pa­tía con­tra en­fer­me­da­des co­mo la leu­ce­mia. ‘El ma­yor pe­li­gro de la ho­meo­pa­tía es que pue­de ser em­plea­da pa­ra afec­cio­nes gra­ves, y co­mo es una te­ra­pia de pla­ce­bo pue­de cau­sar gra­ves da­ños a mu­chos pa­cien­tes’, afir­ma Ernst.

Fren­te a me­di­ci­na con­ven­cio­nal

Los pre­pa­ra­dos no­ci­vos re­co­gi­dos in­clu­yen pe­li­gro­sos me­ta­les pe­sa­dos co­mo mer­cu­rio, cad­mio, hie­rro y otros agen­tes tó­xi­cos co­mo el ar­sé­ni­co, el ta­lio, o el que­ro­seno.

‘La to­xi­ci­dad se pro­du­ce con re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos que no es­tán su­fi­cien­te­men­te di­lui­dos. En la ma­yo­ría de los ca­sos sí lo es­tán y por lo tan­to el ries­go de to­xi­ci­dad es pe­que­ño’, ex­po­ne el au­tor.

Por eso, los ac­ti­vis­tas que de­nun­cian la inuti­li­dad de la ho­meo­pa­tía bro­mean­do con tra­tar de pro­vo­car­se so­bre­do­sis con es­tos me­di­ca­men­tos no su­fren da­ños: no se co­no­ce un so­lo ca­so de sui­ci­da ho­meo­pá­ti­co que su­frie­ra la más mí­ni­ma do­len­cia. Ade­más, es­tos sui­ci­das se cui­dan de uti­li­zar ho­meo­pa­tía au­tén­ti­ca, no pro­duc­tos con prin­ci­pios ac­ti­vos que pu­die­ran re­sul­tar no­ci­vos.

Otro de los fir­man­tes del estudio, Paul Po­sadz­ki, ex­pli­ca que no han si­do ca­pa­ces de de­ter­mi­nar si la pro­ce­den­cia de los pre­pa­ra­dos tó­xi­cos era ma­yo­ri­ta­ria­men­te pro­duc­to de una mano inex­per­ta o de una fá­bri­ca de al­guno de los gran­des la­bo­ra­to­rios ho­meo­pá­ti­cos. Po­sadz­ki, fi­sio­te­ra­peu­ta es­pe­cia­li­za­do en te­ra­pias al­ter­na­ti­vas, re­co­no­ce que to­dos es­tos pro­duc­tos de­be­rían in­cluir un eti­que­ta­do que ad­vir­tie­ra de sus po­si­bles da­ños. Pe­ro con­tra­ata­ca: ‘Mi­llo­nes de per­so­nas han muer­to por los efec­tos se­cun­da­rios de fár­ma­cos con­ven­cio­na­les. Por tan­to, com­pa­ran­do la mag­ni­tud del pro­ble­ma, pa­re­ce que la ho­meo­pa­tía es mu­cho más se­gu­ra que los me­di­ca­men­tos con­ven­cio­na­les’.

No obs­tan­te, una frase de su pro­pio estudio res­pon­de a Po­sadz­ki: ‘Es pro­ba­ble que los re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos cau­sen mu­chos me­nos efec­tos ad­ver­sos que los fár­ma­cos con­ven­cio­na­les. Sin em­bar­go, tal com­pa­ra­ción pue­de ser en­ga­ño­sa, por­que lo que de­ter­mi­na el va­lor de cual­quier tra­ta­mien­to mé­di­co no es su ries­go ab­so­lu­to sino la re­la­ción ries­go-be­ne­fi­cio. Si el be­ne­fi­cio es pe­que­ño o inexis­ten­te, in­clu­so un ries­go mí­ni­mo in­cli­na­ría la ba­lan­za ha­cia lo ne­ga­ti­vo’.

re­me­dios ho­meo­pá­ti­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.