Re­por­ta Te­xas pri­mer con­ta­gio lo­cal de zi­ka

Se tra­ta de una mu­jer de 43 años ra­di­ca­da en Browns­vi­lle

El Diario de El Paso - - PORTADA - Le­na H. Sun/The Wa­shing­ton Post us­tin –

ALas au­to­ri­da­des de salud de Te­xas di­je­ron el lu­nes que una mu­jer de Browns­vi­lle re­sul­tó in­fec­ta­da con zi­ka, un ca­so que po­dría con­ver­tir a la ciu­dad en el sur de Te­xas en la se­gun­da re­gión del te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de Es­ta­dos Uni­dos en la que el mos­qui­to trans­mi­sor del vi­rus se es­tá es­par­cien­do a ni­vel lo­cal.

Los aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio con­fir­ma­ron que la pa­cien­te de 43 años, quien no es­tá em­ba­ra­za­da, ha­bía re­sul­ta­do in­fec­ta­da. Las au­to­ri­da­des de salud, es­ta­ta­les y lo­ca­les, di­je­ron que la mu­jer no ha­bía via­ja­do re­cien­te­men­te a nin­gún lu­gar don­de el zi­ka se es­tá pro­pa­gan­do ac­tual­men­te, ni ha es­ta­do ex­pues­ta a otros fac­to­res de ries­go, pe­ro una prue­ba de san­gre re­sul­tó ne­ga­ti­va, in­di­can­do que un mos­qui­to ya no pue­de es­par­cir el vi­rus des­pués de ha­ber­le pi­ca­do.

Has­ta el mo­men­to no hay otros ca­sos de los que se sos­pe­che que se tra­ta de un con­ta­gio lo­cal, pe­ro los fun­cio­na­rios de salud con­ti­núan rea­li­zan­do ac­ti­vi­da­des de vi­gi­lan­cia co­mo par­te de una res­pues­ta con­ti­nua de aler­ta en el es­ta­do.

“Sa­bía­mos que era só­lo cues­tión de tiem­po an­tes de que pre­sen­ciá­ra­mos un ca­so de zi­ka a cau­sa de la pi­ca­du­ra de un mos­qui­to en Te­xas”, di­jo John He­llers­tedt, co­mi­sio­na­do es­ta­tal de salud. “Aún no cree­mos que el vi­rus se lle­gue a es­par­cir am­plia­men­te en Te­xas, pe­ro po­dría ha­ber más ca­sos, por lo que la gen­te ne­ce­si­ta pro­te­ger­se de las pi­ca­du­ras de los mos­qui­tos, es­pe­cial­men­te en par­tes del es­ta­do que man­tie­nen un cli­ma re­la­ti­va­men­te cá­li­do du­ran­te el oto­ño”.

El ca­so de la mu­jer no es tan sor­pren­den­te, da­da la ubi­ca­ción de Browns­vi­lle en el Va­lle del Rio Gran­de, di­rec­ta­men­te en la fron­te­ra con Mé­xi­co, don­de se tie­ne una cons­tan­te trans­mi­sión lo­cal del zi­ka en múl­ti­ples co­mu­ni­da­des.

Zo­na de al­to ries­go

El va­lle es con­si­de­ra­do co­mo zo­na de al­to ries­go de­bi­do a que ha ha­bi­do con an­te­rio­ri­dad bro­tes de den­gue, un vi­rus si­mi­lar que se trans­mi­te por el mis­mo ti­po de mos­qui­to. Las au­to­ri­da­des de Te­xas han es­ta­do mo­ni­to­rean­do muy de cer­ca a las per­so­nas en bus­ca de se­ña­les de la in­fec­ción, así co­mo tam­bién a las po­bla­cio­nes del agre­si­vo mos­qui­to Ae­des aegy­pti, el cual co­mún­men­te se en­cuen­tra en el sur de Te­xas y es el por­ta­dor prin­ci­pal del zi­ka.

Fun­cio­na­rios es­ta­ta­les de salud y del con­da­do de Ca­me­ron co­men­za­ron a rea­li­zar che­queos puer­ta por puer­ta el lu­nes por la tar­de en un área de 20 cua­dras al su­roes­te de Browns­vi­lle, al­re­de­dor del área don­de vi­ve la mu­jer que re­sul­tó in­fec­ta­da. Los fun­cio­na­rios les pi­den a los ha­bi­tan­tes que lim­pien las áreas en sus pro­pie­da­des don­de pue­de ha­ber po­ten­cia­les cria­de­ros de mos­qui­tos. Las au­to­ri­da­des tam­bién pla­nean re­co­lec­tar mues­tras vo­lun­ta­rias de ori­na pa­ra de­ter­mi­nar si hay otras in­fec­cio­nes pre­sen­tes.

Por el mo­men­to, los Cen­tros de Pre­ven­ción y Con­trol de En­fer­me­da­des (CDC) no han emi­ti­do nin­gún ti­po de ad­ver­ten­cia es­pe­cí­fi­ca di­ri­gi­da a las mu­je­res em­ba­ra­za­das acon­se­ján­do­les de que no via­jen a di­cha área. Cuan­do Flo­ri­da con­fir­mó el pri­mer ca­so de con­ta­gio lo­cal de la en­fer­me­dad en el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de Es­ta­dos Uni­dos en el ve­rano de es­te año, los CDC emi­tie­ron una aler­ta di­ri­gi­da a las mu­je­res em­ba­ra­za­das de que evi­ta­ran tras­la­dar­se al área de Mia­mi.

“No he­mos iden­ti­fi­ca­do más que una cir­cuns­tan­cia ais­la­da” en Te­xas, di­jo el di­rec­tor de los CDC, Tom Frie­den, en una en­tre­vis­ta.

Pe­ro los fun­cio­na­rios de salud y el pú­bli­co, es­pe­cial­men­te las mu­je­res em­ba­ra­za­das, ne­ce­si­tan per­ma­ne­cer vi­gi­lan­tes. El ca­so en Browns­vi­lle “en­fa­ti­za que aún hay par­tes en Es­ta­dos Uni­dos don­de el zi­ka se pue­de es­par­cir”, di­jo Frie­den. “La tem­po­ra­da aún no ter­mi­na, y va­mos a te­ner que con­ti­nuar mo­ni­to­rean­do es­tric­ta­men­te lo que es­tá pa­san­do con el fin de ajus­tar­nos a los ries­gos a ma­ne­ra que es­tos ocu­rran”.

Los CDC han es­ta­do tra­ba­jan­do con Te­xas y los de­par­ta­men­tos lo­ca­les pa­ra rea­li­zar si­mu­la­cros de prue­ba so­bre los ti­pos de aná­li­sis e in­ves­ti­ga­ción que se ne­ce­si­tan ha­cer en res­pues­ta a una trans­mi­sión lo­cal del vi­rus. “Es­tos aná­li­sis no son sen­ci­llos, y no son in­ves­ti­ga­cio­nes que se pue­dan ha­cer con ra­pi­dez de­bi­do a la com­ple­ji­dad de có­mo es que el zi­ka se es­par­ce”, di­jo Frie­den.

En­fer­me­dad pe­li­gro­sa

Al­re­de­dor del 80 por cien­to de las per­so­nas que han re­sul­ta­do in­fec­ta­das no pre­sen­tan sín­to­mas, o en su ca­so, pre­sen­tan sín­to­mas muy le­ves, por lo que re­sul­ta di­fí­cil dar un diag­nós­ti­co. Pe­ro una in­fec­ción de zi­ka pue­de ser de­vas­ta­do­ra pa­ra las mu­je­res em­ba­ra­za­das y sus be­bés, de­bi­do a que el vi­rus oca­sio­na una se­rie de de­vas­ta­do­res de­fec­tos de na­ci­mien­to y anor­ma­li­da­des ce­re­bra­les.

En oc­tu­bre, el De­par­ta­men­to de Salud de Te­xas ins­tó a los mé­di­cos clí­ni­cos en el Va­lle del Rio Gran­de a que se man­tu­vie­ran aler­ta en ca­so de de­tec­tar pa­cien­tes in­fec­ta­dos con zi­ka, es­pe­cial­men­te aque­llos que pre­sen­ta­ran sín­to­mas co­mo fie­bre, erup­cio­nes, do­lor en las ar­ti­cu­la­cio­nes y ojos en­ro­je­ci­dos, y que a la vez so­li­ci­ta­ran los aná­li­sis co­rres­pon­dien­tes, sin im­por­tar el his­to­rial de tras­la­do de los in­di­vi­duos u otros fac­to­res de ries­go.

Las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les de salud re­co­mien­dan que to­da per­so­na que pre­sen­te por lo me­nos tres de los sín­to­mas sea so­me­ti­da a aná­li­sis, jun­to con to­das las mu­je­res que es­tén em­ba­ra­za­das, in­clu­so aque­llas que no han pre­sen­ta­do sín­to­ma al­guno, y que ha­yan via­ja­do a un área en la que el vi­rus del zi­ka se en­cuen­tre ac­ti­vo.

Te­xas con­fir­mó 257 ca­sos de zi­ka en el trans­cur­so de la se­ma­na pa­sa­da. Has­ta aho­ra, to­dos es­tos ca­sos ha­bían es­ta­do aso­cia­dos con el he­cho de que la per­so­na via­jó en al­gún mo­men­to a un lu­gar don­de el vi­rus se en­cuen­tra ac­ti­vo, in­clu­yen­do dos in­fan­tes que na­cie­ron de mu­je­res que ha­bían via­ja­do du­ran­te sus em­ba­ra­zos y dos per­so­nas que tu­vie­ron con­tac­to se­xual con via­je­ros in­fec­ta­dos.

Des­de que se des­cu­brió que el zi­ka es­ta­ba sien­do es­par­ci­do por mos­qui­tos lo­ca­les in­fec­ta­dos en Flo­ri­da en el ve­rano, los in­ves­ti­ga­do­res han apren­di­do mu­cho so­bre có­mo es que fun­cio­na el vi­rus y las gra­ves con­se­cuen­cias que la in­fec­ción del zi­ka aca­rrea pa­ra los be­bés.

En sep­tiem­bre, los in­ves­ti­ga­do­res re­por­ta­ron en la Re­vis­ta de Me­di­ci­na de Nue­va In­gla­te­rra que en al­gu­nos ca­sos po­co co­mu­nes, cuan­do los pa­cien­tes lle­gan a pa­de­cer una in­fec­ción se­ve­ra de zi­ka, los ni­ve­les del vi­rus son tan al­tos que po­drían in­cre­men­tar el ries­go de que la en­fer­me­dad se trans­mi­ta por me­dio de flui­dos cor­po­ra­les. Tal des­cu­bri­mien­to sur­gió de un ca­so en Utah, en el que un hom­bre re­sul­tó in­fec­ta­do mien­tras cui­da­ba de su pa­dre en­fer­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.