¿Des­em­plea­do por pre­fe­ren­cia o por do­lor?

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ro­bert J. Sa­muel­son The Wa­shing­ton Post

Wa­shing­ton – La éti­ca la­bo­ral es un com­po­nen­te tan esen­cial del ca­rác­ter nor­te­ame­ri­cano que es di­fí­cil ima­gi­nar que se es­té des­va­ne­cien­do. Pe­ro eso es lo que pa­re­ce es­tar ocu­rrien­do en una par­te im­por­tan­te de la fuer­za la­bo­ral.

En­tre los hom­bres de 25 a 54 años—los lla­ma­dos tra­ba­ja­do­res de edad ideal—al­re­de­dor de uno de ca­da ocho son de­ser­to­res. No tie­nen tra­ba­jo y, a di­fe­ren­cia de los des­em­plea­dos ofi­cia­les, no bus­can tra­ba­jo. Su­man al­re­de­dor de 7 mi­llo­nes.

El pa­pel que es­tos hom­bres que no tra­ba­jan desem­pe­ña­ron en la elec­ción de Do­nald Trump, si es que desem­pe­ña­ron al­guno, no es­tá cla­ro. Lo que es­tá cla­ro es que es­tos de­ser­to­res, tras ser ig­no­ra­dos du­ran­te años, se con­vir­tie­ron de pron­to en un te­ma can­den­te de es­tu­dios aca­dé­mi­cos y de­ba­te po­lí­ti­co. Hu­bo un enor­me cam­bio.

A me­dia­dos de la dé­ca­da de 1960, só­lo uno de ca­da 29 tra­ba­ja­do­res en la edad ideal era de­ser­tor. La ex­plo­sión de los de­ser­to­res es con­si­de­ra­da por mu­chos ob­ser­va­do­res co­mo fu­nes­ta. El “dis­tan­cia­mien­to de tan­to hom­bres nor­te­ame­ri­ca­nos adul­tos de la reali­dad y de las ru­ti­nas del tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do, só­lo pue­de te­ner co­mo re­sul­ta­do es­tán­da­res de vi­da más ba­jos, ma­yo­res dis­pa­ri­da­des eco­nó­mi­cas y un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más len­to,” es­cri­be Nicholas Ebers­tadt, del con­ser­va­dor Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te.

“Cons­ti­tu­ye tam­bién una cri­sis so­cial y una cri­sis mo­ral. La cre­cien­te in­ca­pa­ci­dad de hom­bres adul­tos de fun­cio­nar co­mo sos­tén de la fa­mi­lia no pue­de sino so­ca­var a la fa­mi­lia nor­te­ame­ri­ca­na.”

Un re­cien­te in­for­me del Con­se­jo de Ase­so­res Eco­nó­mi­cos (CEA, por sus si­glas en in­glés) de Ba­rack Oba­ma se ha­ce eco de in­quie­tu­des si­mi­la­res. La ero­sión de los tra­ba­ja­do­res mas­cu­li­nos en edad ideal “es par­ti­cu­lar­men­te in­quie­tan­te ya que los tra­ba­ja­do­res de esa edad son los más pro­duc­ti­vos”, di­ce la CEA. Se co­nec­ta el ma­yor des­em­pleo con “un me­nor bie­nes­tar ge­ne­ral y fe­li­ci­dad, y una ma­yor mor­ta­li­dad”.

¿Por qué aban­do­nan los hom­bres el mer­ca­do la­bo­ral? (Aun­que las ta­sas de par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en la fuer­za la­bo­ral dis­mi­nu­ye­ron, no han ex­pe­ri­men­ta­do la pro­lon­ga­da caí­da de las de los hom­bres.)

Un mo­ti­vo ob­vio es el im­pac­to de la Gran Re­ce­sión, pe­ro ese efec­to dis­mi­nu­yó y la re­cu­pe­ra­ción con­ti­núa. Ade­más, el as­cen­so en el nú­me­ro de de­ser­to­res da­ta de me­dia­dos de 1960. Tam­po­co se le pue­de echar la cul­pa a otras dos ten­den­cias: un ma­yor nú­me­ro de hom­bres que asis­te a la uni­ver­si­dad y un in­cre­men­to en la ju­bi­la­ción tem­pra­na.

Es cier­to, am­bos man­tie­nen a los hom­bres fue­ra de la fuer­za la­bo­ral. Aún así, con­cen­trar­nos en el gru­po de 25 a 54 años de­be­ría mi­ni­mi­zar esos pro­ble­mas, por­que cu­bre a mu­chos hom­bres que ter­mi­na­ron la uni­ver­si­dad y no se han ju­bi­la­do.

La cau­sa más im­por­tan­te de la de­ser­ción es el de­cli­ve de los jor­na­les pa­ra los tra­ba­ja­do­res no es­pe­cia­li­za­dos, con­clu­ye el es­tu­dio del CEA. La de­man­da de tra­ba­ja­do­res no es­pe­cia­li­za­dos es­tá ca­yen­do más rá­pi­da­men­te que la oferta, lo que cau­sa la caí­da de los jor­na­les.

En­tre 1975 y 2014, in­for­mó el CEA, los jor­na­les pa­ra gra­dua­dos de la se­cun­da­ria ca­ye­ron de un 80 por cien­to de los jor­na­les de los gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios a un 60 por cien­to. A me­di­da que eso su­ce­de, “más hom­bres en edad ideal es­co­gen no par­ti­ci­par en la fuer­za la­bo­ral,” di­ce el CEA. Di­cho cla­ra­men­te: de­ci­den que no va­le la pe­na tra­ba­jar. En cuan­to a la re­duc­ción del em­pleo de ba­jos jor­na­les, el CEA cul­pa a la “tec­no­lo­gía, la au­to­ma­ti­za­ción y la glo­ba­li­za­ción.”

Pe­ro la de­ser­ción tie­ne tam­bién otras cau­sas. Una es el gran nú­me­ro de hom­bres en­car­ce­la­dos. Aun­que ese fac­tor no afec­ta di­rec­ta­men­te a la gen­te que no es­tá en la fuer­za la­bo­ral—sim­ple­men­te no se cuen­ta a los pri­sio­ne­ros—lo ha­ce in­di­rec­ta­men­te. Cuan­do los pri­sio­ne­ros sa­len de la cár­cel, les es más di­fí­cil en­con­trar tra­ba­jo de­bi­do a sus an­te­ce­den­tes pe­na­les, di­ce la CEA. Lo que es más con­tro­ver­ti­do e in­quie­tan­te, es en qué me­di­da los pro­gra­mas gu­ber­na­men­ta­les de asis­ten­cia so­cial alien­tan, si es que lo ha­cen, la de­ser­ción de la fuer­za la­bo­ral al pro­por­cio­nar una fuen­te de in­gre­sos al­ter­na­ti­va.

Ebers­tadt pien­sa que es un as­pec­to esen­cial y ci­ta es­tu­dios que in­di­can que al­re­de­dor de dos ter­cios de las fa­mi­lias con hom­bres de­ser­to­res re­ci­ben be­ne­fi­cios de dis­ca­pa­ci­dad u otra asis­ten­cia del go­bierno, co­mo Me­di­caid. En cam­bio, el CEA sos­tie­ne que los be­ne­fi­cios no au­men­ta­ron lo su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do co­mo pa­ra ex­pli­car el in­cre­men­to de de­ser­to­res.

¿Qué pue­de ha­cer­se pa­ra mi­ni­mi­zar a los de­ser­to­res? ¿De­ben la Re­ser­va Fe­de­ral y el go­bierno de Trump ace­le­rar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con la es­pe­ran­za de que atrai­ga a al­gu­nos de los 7 mi­llo­nes a los pues­tos nue­vos? ¿O de­ben apre­tar­se los es­tán­da­res de dis­ca­pa­ci­dad pa­ra obli­gar a los de­ser­to­res a re­in­te­grar­se a la fuer­za la­bo­ral?

To­do de­ba­te pue­de re­du­cir­se a si los de­ser­to­res son “ha­ra­ga­nes”, in­di­vi­duos sa­nos que evi­tan tra­ba­jar o “víc­ti­mas”, tra­ba­ja­do­res con dis­ca­pa­ci­da­des y ma­la suer­te. Hay prue­bas de am­bas co­sas.

Ebers­tadt ci­ta en­cues­tas en que el 15 por cien­to de los de­ser­to­res “de­cla­ra­ron que es­ta­ban des­em­plea­dos por­que no po­dían en­con­trar tra­ba­jo”. Otras en­cues­tas in­di­can que los de­ser­to­res pa­san unas ocho ho­ras dia­rias “ha­cien­do vi­da so­cial, re­la­ján­do­se y dis­fru­tan­do del ocio”, vien­do TV, ju­gan­do jue­gos de vi­deo o pa­san­do el ra­to. Pe­ro ca­si la mi­tad de los de­ser­to­res in­for­man to­mar píl­do­ras pa­ra el do­lor to­dos los días, se­gún un es­tu­dio del eco­no­mis­ta de Prin­ce­ton Uni­ver­sity, Alan Krue­ger.

Dos quin­tos de los en­cues­ta­dos di­je­ron que sus dis­ca­pa­ci­da­des les im­pe­dían “tra­ba­jar en pues­tos de tiem­po com­ple­to pa­ra los cua­les [es­ta­ban] ca­li­fi­ca­dos.”

Los de­ser­to­res in­for­man que es­tán “me­nos fe­li­ces, más tris­tes y más es­tre­sa­dos” que los que tra­ba­jan o que los des­em­plea­dos. En una so­cie­dad que ve­ne­ra la éti­ca la­bo­ral, ser un de­ser­tor de la fuer­za la­bo­ral es a me­nu­do una vía al su­fri­mien­to.

TRA­GE­DIA EN CO­LOM­BIA Ar­ca­dio Es­qui­vel

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.