Jue­gos en la To­rre

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ru­bén Na­va­rret­te

– Nun­ca pen­sé que de­fen­de­ría a Kell­yan­ne Con­way. La por­ta­voz y ase­so­ra del pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump me­re­ce que se le re­co­noz­ca su mé­ri­to—o, des­de mi pun­to de vis­ta, su cul­pa—por sal­var la tam­ba­lean­te cam­pa­ña de Trump y ayu­dar a ele­gir a una de las per­so­nas más pe­li­gro­sas que ha­ya ja­más ha­ya lle­ga­do a la pre­si­den­cia.

Ade­más, Con­way y yo no so­mos exac­ta­men­te ami­gos. Du­ran­te las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas, cuan­do ella tra­ba­ja­ba pa­ra un Super PAC que apo­ya­ba a Ted Cruz, tu­vi­mos un en­con­tro­na­zo en Fox News cuan­do yo acu­sé a Cruz—que re­sul­ta ser mi ami­go—de no de­cir la ver­dad en re­fe­ren­cia a la pro­pues­ta de ley mi­gra­to­ria del Se­na­do. Aún así, al­guien de­be de­fen­der a Con­way del ata­que de crí­ti­cas in­jus­tas en los me­dios su­ma­do a la cam­pa­ña de ru­mo­res pro­pi­cia­da por los ase­so­res alle­ga­dos a Trump, to­dos hom­bres.

Lo que pu­so a Con­way en la en­cru­ci­ja­da fue su de­cla­ra­ción pú­bli­ca—en twit­ter y en te­le­vi­sión—en opo­si­ción a la idea de que Trump nom­bre a Mitt Rom­ney, uno de sus crí­ti­cos más se­ve­ros, co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do. De­jó en­tre­ver que Rom­ney no se­ría leal y que, si se lo ins­ta­la­ra en Foggy Bot­tom, po­dría crear un go­bierno den­tro de un go­bierno.

Tam­bién di­jo que los par­ti­da­rios más fer­vo­ro­sos de Trump, que es­tu­vie­ron con él des­de un co­mien­zo, se sen­ti­rían “trai­cio­na­dos” por esa elec­ción. Se re­por­tó en el pro­gra­ma de MSNBC, “Mor­ning Joe” que Trump es­ta­ba “fu­rio­so” de que Con­way se pro­nun­cia­ra in­de­pen­dien­te­men­te.

Al­tos ase­so­res alle­ga­dos al pre­si­den­te elec­to di­cen aho­ra que Con­way “se re­be­ló” por­que no ob­tu­vo la ofer­ta del pues­to que es­pe­ra­ba de Trump. Con­way ata­có el in­for­me de “Mor­ning Joe”—y los co­men­ta­rios sub­si­guien­tes de un pa­nel in­te­gra­do ca­si to­tal­men­te por hom­bres— co­mo “fal­so” y “se­xis­ta”.

Trump no le de­be na­da a Rom­ney, pe­ro sí le de­be a Con­way bas­tan­te. Con­fió en sus con­se­jos e ins­tin­tos du­ran­te va­rios me­ses, y fun­cio­nó. Y aho­ra, de re­pen­te, cuan­do se tra­ta de Rom­ney, ¿no sa­be lo que es­tá di­cien­do? Ade­más, tras vi­vir cua­tro años con Hi­llary Clin­ton co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do ba­jo el pre­si­den­te Oba­ma, ¿po­de­mos real­men­te desechar la po­si­bi­li­dad de que un ex crí­ti­co per­si­ga in­tere­ses que son di­fe­ren­tes de los del go­bierno?

Clin­ton des­obe­de­ció ór­de­nes de fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca de no lle­var a ca­bo asun­tos ofi­cia­les en un ser­vi­dor de email pri­va­do. Ig­no­ró una ad­ver­ten­cia de Oba­ma de man­te­ner dis­tan­cia del ex asis­ten­te del go­bierno de Clin­ton, Syd­ney Blu­ment­hal, a quien Va­nity Fair des­cri­bió co­mo “una es­pe­cie de pro­vee­dor de ideas pa­ra [Hi­llary] Clin­ton, sie­te días por se­ma­na y 24 ho­ras al día”.

Y ha­bló pú­bli­ca­men­te, en su li­bro de 2014, “Hard Choi­ces” de sus desacuer­dos con Oba­ma en to­do, des­de el sur­gi­mien­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co has­ta los ni­ve­les de efec­ti­vos en Af­ga­nis­tán y la ex­tre­ma­da­men­te op­ti­mis­ta po­si­ción del pre­si­den­te ha­cia la Pri­ma­ve­ra Ára­be y su ne­ga­ti­va a ar­mar, en un co­mien­zo, a los re­bel­des de Si­ria. Así es que la afir­ma­ción de Con­way de que la leal­tad im­por­ta no es ab­sur­da cuan­do un pre­si­den­te es­tá es­co­gien­do al más al­to di­plo­má­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos. Y tie­ne ra­zón al cues­tio­nar si Rom­ney se­gui­rá el pro­gra­ma de Trump y no avan­za­rá el pro­pio.

Aún así, to­do eso pre­su­po­ne que las co­sas son tal co­mo pa­re­cen ser­lo. Trump tie­ne tan­to ta­len­to pa­ra ma­ni­pu­lar los me­dios que nun­ca se pue­de sa­ber.

Po­dría ocu­rrir que, en lu­gar de una gue­rra ci­vil in­ter­na den­tro del Cam­po Trump, lo que es­ta­mos vien­do sea una ac­tua­ción tea­tral cui­da­do­sa­men­te or­ques­ta­da y di­ri­gi­da por el mis­mo Trump. Por­que no po­de­mos ase­gu­rar qué es lo que es­tá pa­san­do en reali­dad, per­mí­tan­me de­fen­der al­go mu­cho ma­yor que Con­way—a sa­ber, la idea de que de­be­ría ha­ber más ma­ti­ces en nues­tro dis­cur­so po­lí­ti­co.

Los es­ta­dou­ni­den­ses he­mos per­di­do la ca­pa­ci­dad de ha­blar los unos con los otros. Cons­tan­te­men­te sal­ta­mos y lle­ga­mos a con­clu­sio­nes so­bre los mo­ti­vos de los de­más, tra­tan­do de en­ca­si­llar­los ideo­ló­gi­ca­men­te.

Por ejem­plo, se su­po­ne que no se pue­de de­fen­der a Con­way por cues­tio­nar a Rom­ney y pen­sar, sin em­bar­go, que Rom­ney se­ría un buen can­di­da­to co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do. No se pue­de.

Pa­ra un pre­si­den­te elec­to al­gu­nos de cu­yos nom­bra­mien­tos fue­ron ti­ros di­rec­tos, es­co­ger a Rom­ney se­ría el per­fec­to ti­ro de es­qui­na. Mos­tra­ría que Trump es­tá su­fi­cien­te­men­te se­gu­ro pa­ra traer crí­ti­cos a su equi­po, y que va­lo­ra una in­fluen­cia cal­man­te. Se­gu­ro, los co­men­ta­rios pú­bli­cos de Con­way son po­co or­to­do­xos. Pe­ro, ¿qué par­te de la cam­pa­ña de Trump, o de la tran­si­ción, fue or­to­do­xa?

Así es co­mo se jue­ga en la To­rre Trump. Al fi­nal, el país es­ta­ría bien ser­vi­do si Trump hi­cie­ra ca­so a las in­quie­tu­des de Con­way y des­pués—a pe­sar de ellas, no­mi­na­ra a Mitt Rom­ney co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.