El efec­to Do­nald in­flu­ye en to­do el mun­do

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Peter Ba­ker

Jerusalén – En cues­tión de días tras la elec­ción de Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, el je­fe de pla­nea­ción ur­ba­na de Jerusalén de­cla­ró el fi­nal de una era en la que se res­trin­gie­ron las vi­vien­das nue­vas pa­ra los ha­bi­tan­tes ju­díos en ba­rrios dispu­tados, por de­fe­ren­cia a las ob­je­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

La se­ma­na pa­sa­da si­guió ade­lan­te con un plan que se ha­bía re­tra­sa­do mu­cho tiem­po de cons­truir 500 vi­vien­da, una can­ti­dad ini­cial de las mi­les que se­gui­rán. En la ofi­ci­na del al­cal­de se in­sis­tió en que el mo­men­to coin­ci­dió y que la de­ci­sión no es po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, el je­fe de pla­nea­ción de­jó cla­ro que vio una luz ver­de pa­ra pro­ce­der “aho­ra que (ga­nó) Trump”.

Se le pue­de lla­mar el Efec­to Trump. Por to­do el mun­do, su elec­ción ya es­tá in­flu­yen­do en si­tua­cio­nes – o, al me­nos, se per­ci­be que así – aun cuan­do no asu­mi­rá el car­go sino has­ta den­tro de sie­te se­ma­nas. Las com­pa­ñías que es­pe­ran be­ne­fi­ciar­se con las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de Trump han vis­to au­men­tar sus ac­cio­nes. Los paí­ses que te­men su po­si­ción en con­tra del co­mer­cio han vis­to el hun­di­mien­to del va­lor de sus mo­ne­das fren­te al dó­lar. Los go­bier­nos es­tán re­ca­li­bran­do las po­lí­ti­cas so­bre co­mer­cio, de­fen­sa e in­mi­gra­ción.

El com­por­ta­mien­to de los mer­ca­dos mun­dia­les ha­cia Trump ha si­do de­sigual. El lu­nes, las ac­cio­nes y el dó­lar se des­li­za­ron li­ge­ra­men­te y au­men­ta­ron los pre­cios de los bo­nos, qui­zá in­di­can­do un po­co de cau­te­la tras el in­cre­men­to po­se­lec­to­ral del mer­ca­do de va­lo­res.

Gran par­te de la reac­ción mix­ta de los mer­ca­dos re­fle­ja la in­cer­ti­dum­bre so­bre un pre­si­den­te nue­vo, que nun­ca ha ejer­ci­do un car­go pú­bli­co, por lo cual los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, eje­cu­ti­vos de ne­go­cios e ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les ha­cen apues­tas so­bre có­mo po­dría rein­ven­tar las re­glas que han re­gi­do a las re­la­cio­nes mun­dia­les con pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses de am­bos par­ti­dos.

“Pa­ra alia­dos y ad­ver­sa­rios por igual, la elec­ción de Do­nald Trump re­pre­sen­ta el pro­ba­ble aban­dono del com­pro­mi­so de Es­ta­dos Uni­dos, que ya lle­va dé­ca­das, de man­te­ner el or­den mun­dial”, no­tó Ivo Daal­der, exem­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se an­te la OTAN, quien aho­ra es el pre­si­den­te del Con­se­jo so­bre Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chica­go.

Pa­ra al­gu­nos, ini­cial­men­te, hu­bo una pro­yec­ción pro­me­te­do­ra. Los mer­ca­dos bur­sá­ti­les es­ta­dou­ni­den­ses y ex­tran­je­ros subie­ron por lo que al­gu­nos ana­lis­tas lla­ma­ron “la sa­cu­di­da Trump”. El pro­me­dio in­dus­trial del Dow Jo­nes ha ro­to va­rias mar­cas des­de la elec­ción y la se­ma­na pa­sa­da subió has­ta 19 mil por pri­me­ra vez, en me­dio de las ex­pec­ta­ti­vas de po­lí­ti­cas re­gu­la­to­rias más ami­ga­bles con los ne­go­cios. A los ban­cos de in­ver­sión, co­mo Gold­man Sachs, les ha ido par­ti­cu­lar­men­te bien.

Al­gu­nas fir­mas eu­ro­peas tam­bién han vis­to au­men­tar los pre­cios de sus ac­cio­nes. El Deuts­che Bank, cu­yas ac­cio­nes se dis­pa­ra­ron muy arri­ba, has­ta 17 por cien­to, des­pués de la elec­ción, tie­ne ra­zo­nes pa­ra es­tar op­ti­mis­ta más allá de los víncu­los de lar­ga da­ta con los ne­go­cios de Trump. Ya que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia pro­po­ne una mul­ta de 14 mil mi­llo­nes de dó­la­res al ini­ciar las ne­go­cia­cio­nes con el ban­co, su ma­ne­jo de los va­lo­res res­pal­da­dos por hi­po­te­cas en la cri­sis fi­nan­cie­ra del 2008, al­gu­nos en Ale­ma­nia es­pe­ran que un nue­vo go­bierno ce­da y re­la­je las re­gu­la­cio­nes.

Otra com­pa­ñía que ha vis­to au­men­tar el va­lor de sus ac­cio­nes des­de la elec­ción es Ma­gal Se­cu­rity Sys­tems, una firma is­rae­lí que ayu­dó a desa­rro­llar ba­rre­ras de se­gu­ri­dad de al­ta tec­no­lo­gía al­re­de­dor de Ga­za y Cis­jor­da­nia. Con la pro­me­sa de Trump de cons­truir un muro a lo lar­go de la fron­te­ra con Mé­xi­co, los in­ver­sio­nis­tas es­pe­ran que fir­mas co­mo Ma­gal pu­die­ran con­se­guir par­te del ne­go­cio. Las ac­cio­nes de Ma­gal subie­ron al­go así co­mo 24 por cien­to por arri­ba de su ni­vel pre­vio a las elec­cio­nes, y el vo­lu­men de transac­cio­nes fue unas 150 ve­ces más al­to.

Por al­gu­na ra­zón, Mé­xi­co ha re­ci­bi­do un gol­pe eco­nó­mi­co des­de las elec­cio­nes. Ade­más del muro, Trump se ha com­pro­me­ti­do a sa­lir­se del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio pa­ra Amé­ri­ca del Nor­te. El pe­so de Mé­xi­co ha caí­do drás­ti­ca­men­te y, la se­ma­na pa­sa­da, su ban­co cen­tral re­cor­tó su pro­yec­ción de cre­ci­mien­to pa­ra el año en­tran­te de­bi­do “al pro­ce­so elec­to­ral en Es­ta­dos Uni­dos”.

Otras eco­no­mías han reac­cio­na­do con tre­pi­da­ción en me­dio de te­mo­res de que las po­lí­ti­cas de Trump pu­die­ran ha­cer su­bir las ta­sas de in­te­rés y de la in­fla­ción, una ex­pec­ta­ti­va que al­gu­nos co­mer­cian­tes de­no­mi­nan ‘trum­pla­ción’.

Al­gu­nos paí­ses es­tán tra­tan­do de re­sol­ver có­mo van a res­pon­der en otras for­mas. Di­ri­gen­tes de los alia­dos de la OTAN es­tán exa­mi­na­do in­cre­men­tar el gas­to mi­li­tar en res­pues­ta a la in­sis­ten­cia de Trump de que pa­guen una ma­yor par­te de su de­fen­sa. La se­ma­na pa­sa­da, Li­tua­nia eli­gió a un nue­vo pri­mer mi­nis­tro, quien re­no­vó la pro­me­sa del país de in­cre­men­tar el gas­to en se­gu­ri­dad.

En las Fi­li­pi­nas, don­de el pre­si­den­te Ro­dri­go Du­ter­te es­tá pe­lea­do con el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, el go­bierno ha tra­ta­do de ga­nar­se el fa­vor de Trump en Was­hing­ton. Du­ter­te nom­bró co­mo nue­vo en­via­do a Es­ta­dos Uni­dos a José E.B. An­to­nio, el mag­na­te in­mo­bi­lia­rio que ayu­dó a cons­truir la To­rre Trump en Ma­ni­la. Des­pués de que Gran Bre­ta­ña re­cha­zó la su­ge­ren­cia de Trump de nom­brar a Ni­gel Fa­ra­ge, un di­ri­gen­te de la cam­pa­ña “bre­xit” pa­ra aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea, co­mo em­ba­ja­dor an­te Es­ta­dos Uni­dos, el Ti­mes de Lon­dres re­por­tó que es po­si­ble que Fa­ra­ge se mu­de a Es­ta­dos Uni­dos de cual­quier for­ma.

El efec­to Trump no ha si­do más vi­si­ble en al­gu­na otra par­te ade­más de Jerusalén, don­de la de­re­cha po­lí­ti­ca se ha re­go­ci­ja­do abier­ta­men­te con las elec­cio­nes. El pri­mer mi­nis­tro Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, quien ha te­ni­do una re­la­ción es­pi­no­sa con Oba­ma, ha de­ja­do cla­ro a sus aso­cia­dos que es­tá en­can­ta­do por la as­cen­sión de Trump.

Miem­bros de la coa­li­ción de Ne­tan­yahu es­pe­ran que Trump re­nun­cie a la prác­ti­ca de Oba­ma y de otros pre­si­den­tes de am­bos par­ti­dos que tra­ta­ron de evi­tar que Is­rael cons­tru­ye­ra vi­vien­das en Cis­jor­da­nia y el es­te de Jerusalén. Po­co des­pués de la elec­ción, un ase­sor de Trump di­jo que los asen­ta­mien­tos no son un obs­tácu­lo pa­ra la paz, al pa­re­cer con el mis­mo ar­gu­men­to que da Ne­tan­yahu.

“Las pró­xi­mas se­ma­nas pre­sen­tan una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra Is­rael”, se­ña­ló Naf­ta­li Ben­nett, quien li­de­ra al par­ti­do proasen­ta­mien­tos en el ga­bi­ne­te de Ne­tan­yahu, di­jo en una con­fe­ren­cia pa­tro­ci­na­da por The Je­ru­sa­lem Post la se­ma­na pa­sa­da. Tras años de pre­sión es­ta­dou­ni­den­se, aña­dió, “So­mos no­so­tros los que de­ci­di­mos”.

Betty Hersch­man, la di­rec­to­ra de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Ir Amim, una or­ga­ni­za­ción que se opo­ne a la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos, di­jo que es de­ma­sia­do pron­to pa­ra sa­ber cuál se­ría real­men­te la po­lí­ti­ca de Trump. Sin em­bar­go, di­jo que al­go sí es­tá cla­ro: “La de­re­cha is­rae­lí ya es­tá ce­le­bran­do”.

Un ejem­plo es la de­ci­sión que se to­mó la se­ma­na pa­sa­da so­bre 500 nue­vas vi­vien­das en Ra­mat Sh­lo­mo, un ba­rrio ul­tra­or­to­do­xo del es­te ane­xa­do de Jerusalén, del otro la­do de la “lí­nea ver­de” que de­li­nea la fron­te­ra que exis­tió has­ta que Is­rael ga­nó la gue­rra de 1967. La uni­dad ha­bi­ta­cio­nal se ha­bía es­ta­do planeando du­ran­te años. El anun­cio de que se pro­ce­de­ría con la cons­truc­ción, que se hi­zo en 2010 cuan­do el vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den es­ta­ba de vi­si­ta en Is­rael, en­fu­re­ció a Oba­ma y a su equi­po.

Bra­chie Sprung, una por­ta­voz del al­cal­de Nir Bar­kat, di­jo que la ac­ción del co­mi­té mu­ni­ci­pal de pla­nea­ción de la se­ma­na pa­sa­da se de­bió a que el cons­truc­tor re­gre­só al ayun­ta­mien­to con las re­vi­sio­nes a los pla­nos pa­ra las que se re­quie­re una nue­va apro­ba­ción.

“No se ha he­cho nin­gu­na de­cla­ra­ción po­lí­ti­ca aquí, con es­te te­rreno”, di­jo.

Sin em­bar­go, fue fá­cil ver la mo­vi­da en el con­tex­to del sur­gi­mien­to de la épo­ca de Trump. Meir Tur­ge­man, el vi­ceal­cal­de que en­ca­be­za al co­mi­té de pla­nea­ción, ape­nas días an­tes ha­bía pro­me­ti­do avan­zar en las 7 mil vi­vien­das que se ha­bían re­tra­sa­do por la pre­sión es­ta­dou­ni­den­se y men­cio­nó a Ra­mat Sh­lo­mo co­mo ejem­plo.

“Pre­ten­do ex­plo­tar el cam­bio de guar­dia en Es­ta­dos Uni­dos y ha­cer que aprue­ben”, di­jo Tur­ge­man al Ca­nal 2 de Is­rael. Has­ta aho­ra la ofi­ci­na de Ne­tan­yahu lo ha­bía pre­sio­na­do pa­ra no pro­ce­der y evi­tar eno­jar a Was­hing­ton. “Eso se aca­bó. Des­de aho­ra, pre­ten­de­mos sa­car los pla­nos de la con­ge­la­do­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.