Con­ti­núan es­fuer­zos por crear ór­ga­nos hu­ma­nos

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - El País

Los Ángeles— Es in­só­li­to que la pri­me­ra re­fe­ren­cia en un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co sea la Ilia­da. Ho­me­ro des­cri­bía allí una abo­mi­na­ble qui­me­ra con ca­be­za de león, cuer­po de ca­bra y co­la de ser­pien­te ve­ni­da al mun­do pa­ra mar­ti­ri­zar a los hom­bres. La éli­te de la bio­lo­gía mun­dial quie­re aho­ra re­su­ci­tar al mons­truo, y con el me­jor de los ob­je­ti­vos: fa­bri­car en ca­bras o en cer­dos ór­ga­nos hu­ma­nos que pue­dan tras­plan­tar­se a los pa­cien­tes que los ne­ce­si­tan ma­la­men­te. Vuel­ve la qui­me­ra, y es­ta vez con ba­ta blan­ca y es­te­tos­co­pio.

Seis pe­sos pe­sa­dos de la bio­lo­gía, en­tre ellos Ru­dolf Jae­nisch, Ja­net Ros­sant y Juan Car­los Iz­pi­súa, ex­po­nen en Na­tu­re las ra­zo­nes pa­ra ha­cer qui­me­ras de em­brio­nes hu­ma­nos y de otras es­pe­cies. En el si­glo XXI, una qui­me­ra es un or­ga­nis­mo en el que se mez­clan cé­lu­las (te­ji­dos u ór­ga­nos) de dos es­pe­cies. La nue­va tec­no­lo­gía se­rá ob­via­men­te muy po­lé­mi­ca, pe­ro es­tos cien­tí­fi­cos sos­tie­nen que no só­lo es ex­tre­ma­da­men­te va­lio­sa pa­ra la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca, sino que es la gran pro­me­sa pa­ra ge­ne­rar ór­ga­nos hu­ma­nos en otros ani­ma­les.

‘Los avan­ces re­cien­tes en cé­lu­las ma­dre’, es­cri­ben los bió­lo­gos en Na­tu­re, ‘han am­plia­do el re­per­to­rio y la uti­li­dad de las qui­me­ras en­tre es­pe­cies de ma­mí­fe­ros, y han abier­to el ca­mino a nue­vas es­tra­te­gias pa­ra en­ten­der la bio­lo­gía fun­da­men­tal y pa­ra po­ten­cia­les apli­ca­cio­nes clí­ni­cas’.

La pro­sa cien­tí­fi­ca es so­bria y te­nue co­mo un ama­ne­cer de oto­ño, pe­ro los in­ves­ti­ga­do­res que co­no­cen el cam­po, ha­blan­do en pri­va­do, es­tán en ver­dad emo­cio­na­dos. Los fun­da­men­tos bio­ló­gi­cos de la me­di­ci­na ge­ne­ra­ti­va es­tán pro­gre­san­do más de­pri­sa de lo que pre­de­cían sus pro­pios exé­ge­tas.

Ha­blar de qui­me­ras en es­te con­tex­to no tie­ne na­da que ver con la mi­to­lo­gía grie­ga, ni con el fu­tu­ris­mo oc­ci­den­tal. Los la­bo­ra­to­rios de van­guar­dia ca­si no ha­cen otra co­sa. Qui­me­ras en­tre po­llos y co­dor­ni­ces, de las que ha sur­gi­do un te­so­ro de in­for­ma­ción so­bre los prin­ci­pios ge­ne­ra­les del desa­rro­llo. Qui­me­ras en­tre el ra­tón de la­bo­ra­to­rio, Mus mus­cu­lus, y un pri­mo del cam­po, Mus ca­ro­li. Qui­me­ras en­tre ra­to­nes y ra­tas, en­tre ove­jas y ca­bras y en­tre dos es­pe­cies de va­cas que ya no re­cor­da­ban su ori­gen co­mún. Pe­ro el gran ob­je­ti­vo son las qui­me­ras en­tre hu­ma­nos y otros ani­ma­les. Por cier­to, que ya las hay tam­bién.

Ste­ven Gold­man y sus co­le­gas de la Uni­ver­si­dad de Ro­ches­ter pu­bli­ca­ron en 2012 que el tras­plan­te de cé­lu­las hu­ma­nas en los ló­bu­los fron­ta­les (los que más se han desa­rro­lla­do en la evo­lu­ción hu­ma­na) del ce­re­bro del ra­tón es­ti­mu­la la me­mo­ria, el apren­di­za­je y la plas­ti­ci­dad si­náp­ti­ca (la ca­pa­ci­dad de los cir­cui­tos pa­ra adap­tar­se al en­torno) de nues­tro hu­mil­de pri­mo roe­dor. Éra­mos la mis­ma es­pe­cie ha­ce 200 mi­llo­nes de años, y nues­tras neu­ro­nas aún sa­ben en­ten­der­se. In­tere­san­te y es­tre­me­ce­dor, ¿no creen?

Con las cé­lu­las hu­ma­nas, la crea­ción de qui­me­ras (con ra­tón, ra­ta, ca­bra o cer­do) ha re­sul­ta­do más di­fi­cul­to­sa por una se­rie de de­ta­lles téc­ni­cos, pe­ro en los úl­ti­mos años y me­ses, los cien­tí­fi­cos han ido ave­ri­guan­do por qué, y por tan­to sal­van­do bue­na par­te de los prin­ci­pa­les es­co­llos. El la­bo­ra­to­rio de Iz­pi­súa en el Ins­ti­tu­to Salk de Ca­li­for­nia, un cen­tro de éli­te de la bio­lo­gía mun­dial, ha de­mos­tra­do ya que las cé­lu­las ma­dre hu­ma­nas (en cier­tas con­di­cio­nes que no va­len pa­ra los roe­do­res) pue­den pren­der en em­brio­nes de cer­do y has­ta de po­llo, con el que com­par­ti­mos el úl­ti­mo an­ces­tro co­mún en tiem­pos de los di­no­sau­rios. El tiem­po no nos cam­bia tan­to co­mo pen­sa­mos.

‘Las qui­me­ras en­tre es­pe­cies’, di­cen Iz­pi­súa y sus co­le­gas, ‘son ex­ce­len­tes mo­de­los ex­pe­ri­men­ta­les pa­ra in­ves­ti­gar el desa­rro­llo, la ho­meos­ta­sis (es­ta­bi­li­dad fren­te a un en­torno cam­bian­te) del or­ga­nis­mo, el po­ten­cial de las cé­lu­las ma­dre y las en­fer­me­da­des’. La éli­te de la bio­lo­gía es­tá con­ven­ci­da de que la edi­ción ge­nó­mi­ca (en par­ti­cu­lar la tec­no­lo­gía CRISPR) pue­de con­ver­tir a cier­tos ani­ma­les, co­mo el cer­do, en ver­da­de­ros in­cu­ba­do­res de ór­ga­nos hu­ma­nos pa­ra tras­plan­tes. ‘Los em­brio­nes de cer­do, ove­ja o mono pue­den usar­se así pa­ra re­ci­bir cé­lu­las ma­dre hu­ma­nas y ge­ne­rar ór­ga­nos de re­em­pla­zo pa­ra cual­quier lu­gar del cuer­po hu­mano’.

Ade­más, con­si­de­ra­bles pro­ble­mas téc­ni­cos que­dan por re­sol­ver; una preo­cu­pa­ción muy no­ta­ble de es­tos cien­tí­fi­cos es el di­fi­cul­to­so pai­sa­je le­gal, éti­co y so­cial que ha­bría que des­pe­jar pa­ra sa­car los ex­pe­ri­men­tos ade­lan­te.

Por un la­do, hay que ma­xi­mi­zar el bie­nes­tar ani­mal du­ran­te es­tos pro­ce­di­mien­tos, co­mo hay que ma­xi­mi­zar­lo en cual­quier otro.

Se­gun­do, hay que re­gu­lar el pro­ce­so por el que las per­so­nas do­nan sus cé­lu­las pa­ra es­tos fi­nes.

Ter­ce­ro, hay que in­for­mar al pú­bli­co pa­ra que él mis­mo de­ci­da si las qui­me­ras son obra del dia­blo –de nue­vo el mons­truo de Fran­kens­tein– o una nue­va ca­ja de he­rra­mien­tas con­tra el su­fri­mien­to hu­mano.

La cuar­ta y prin­ci­pal es si un ani­mal con neu­ro­nas hu­ma­nas pue­de ser un me­dio–hu­mano, con ca­rac­te­rís­ti­cas mes­ti­zas en­tre la per­so­na y el ani­mal.

In­ten­tan fa­bri­car­los en ani­ma­les; la tec­no­lo­gía ya per­mi­te ge­ne­rar in­di­vi­duos hí­bri­dos de per­so­nas y otras es­pe­cies

Un co­ra­zón do­na­do pa­ra un tras­plan­te

Las apLi­ca­cio­nes clí­ni­cas son pro­me­te­do­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.