Pier­de Se­gun­do Ba­rrio un oa­sis pa­ra de­sam­pa­ra­dos

El Diario de El Paso - - PORTADA - Jaime To­rres Va­la­dez/El Dia­rio de El Pa­so

No es po­si­ble que se cie­rren es­tos cen­tros de ayu­da cuan­do en reali­dad de­ben abrir­se más”

Héc­tor Chá­vez

Pro­pie­ta­rio del Ja­lis­co Ca­fé

Vo­lun­ta­rios y di­rec­ti­vos del Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio Hou­chen, fun­da­do por la Igle­sia Me­to­dis­ta en 1912 y ubi­ca­do so­bre la ca­lle Tays, en el Se­gun­do Ba­rrio, con­ti­nua­rán rea­li­zan­do su apos­to­la­do de ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad, só­lo que lo ha­rán des­de sus ca­sas.

Es­to, lue­go de que el pro­pie­ta­rio del in­mue­ble les pi­die­ra el edi­fi­cio don­de ope­ra­ron des­de ha­ce más de un si­glo pa­ra abrir ahí una es­cue­la pri­va­da.

"No sa­be­mos qué va­mos a ha­cer ni cuán­do se­rá nues­tra pró­xi­ma co­mi­da. Pa­sa­rán días o una se­ma­na no sa­be­mos”, di­jo un hom­bre, vi­si­ble­men­te preo­cu­pa­do, al co­no­cer la no­ti­cia por par­te de uno de los vo­lun­ta­rios.

De acuer­do a los di­rec­ti­vos es­te lu­gar ofre­cía di­ver­sos pro­gra­mas de ayu­da a más de 100 per­so­nas ne­ce­si­ta­das ca­da se­ma­na.

Ali­men­tos, ro­pa, plá­ti­cas de sa­lud y apo­yos tam­bién a la co­mu­ni­dad lés­bi­ca, gay, bi­se­xual y trans­gé­ne­ro eran par­te de las ta­reas del cen­tro.

Ve­ci­nos del Se­gun­do Ba­rrio, co­mo el co­mer­cian­te Héc­tor Da­niel Chá­vez, ma­ni­fes­ta­ron que el cen­tro re­pre­sen­ta­ba una gran ayu­da pa­ra cien­tos de per­so­nas.

“No es po­si­ble que se cie­rren es­tos cen­tros de ayu­da cuan­do en reali­dad de­ben abrir­se más”, di­jo el pro­pie­ta­rio del Ja­lis­co Ca­fé. “Hay mu­cha gen­te que ne­ce­si­ta ayu­da y que no tie­ne un te­cho dón­de vi­vir, co­mi­da ni ves­ti­do. Es­te cen­tro les ofre­cía to­do eso y más. Era par­te de su mun­do”.

Con­ti­nua­rán ayu­dan­do, des­de sus ca­sas

“El edi­fi­cio des­apa­re­ce pe­ro la or­ga­ni­za­ción no. Aho­ra se­gui­re­mos ayu­dan­do a la gen­te des­de nues­tras ca­sas y es­ta­re­mos en co­mu­ni­ca­ción con to­da esa gen­te ne­ce­si­ta­da”, ex­pre­só Ray­mun­do Do­mín­guez, asis­ten­te de la di­rec­ti­va.

Ex­pli­có que la no­ti­cia ca­yó co­mo ‘bal­de de agua’ fría en­tre los más de 15 vo­lun­ta­rios que aten­dían el cen­tro.

“Re­pen­ti­na­men­te die­ron la or­den de que se des­alo­ja­ra y ya se es­tá sa­can­do to­do es­ta­mos re­co­gien­do y lo lle­va­re­mos a la bo­de­ga”, di­jo José Ló­pez, re­si­den­te del Se­gun­do Ba­rrio y quien tie­ne va­rios años co­mo vo­lun­ta­rio.

In­di­có que el cie­rre del edi­fi­cio, el cual ha­ce tres me­ses fun­gió co­mo al­ber­gue de cien­tos de cu­ba­nos que emi­gra­ron a es­te país, le im­pac­tó so­bre­ma­ne­ra.

“Aquí se di­ver­tía la gen­te, bai­la­ba, ha­cía de­por­te y otras ac­ti­vi­da­des”, agre­gó.

Aña­dió que la gen­te aho­ra es­tá asus­ta­da por lo que las ex­hor­tó a man­te­ner­se pen­dien­te de las ins­truc­cio­nes de los di­rec­ti­vos, quie­nes ana­li­zan la es­tra­te­gia de có­mo con­ti­nuar con la la­bor al­truis­ta.

“Mu­cha tris­te­za y mu­cha preo­cu­pa­ción por­que aho­ra quién ayu­da­rá a es­ta gen­te”, di­jo el se­ñor Pé­rez, quien ayu­da­ba en la co­ci­na y en la des­car­ga de mer­can­cía do­na­da por gru­pos de la co­mu­ni­dad. “Es­pe­re­mos que pron­to se abra otro lu­gar pa­ra con­ti­nuar nues­tra la­bor de ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio”.

Un po­co de his­to­ria

Chá­vez, quien cre­ció en el his­tó­ri­co ba­rrio his­pano ex­ter­nó que el in­mue­ble que sir­vió co­mo un jar­dín de ni­ños, del cual gra­duó, y lue­go en una guar­de­ría­clí­ni­ca en los años se­sen­ta era un es­pa­cio equi­pa­do don­de ni­ños y adul­tos rea­li­za­ban ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas.

“Es im­por­tan­te que las au­to­ri­da­des atien­dan el pro­ble­ma y abran otro cen­tro pa­ra que los ni­ños no an­den de va­gos y cuen­ten con un lu­gar don­de ju­gar”, di­jo.

La úl­ti­ma ac­ti­vi­dad rea­li­za­da por los vo­lun­ta­rios del aho­ra ex­tin­to Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio Hou­chen, fue la no­che del mar­tes, cuan­do en­tre­ga­ron co­bi­jas y ali­men­tos a las per­so­nas sin ho­gar mien­tras deam­bu­la­ban por las ca­lles y se pro­te­gían de la on­da gé­li­da.

Una se­ma­na an­tes, cien­tos de per­so­nas acu­die­ron a la co­mi­da de Ac­ción de Gra­cias, ser­vi­da por el per­so­nal que, al igual que ellos no ima­gi­na­ban, el cie­rre de­fi­ni­ti­vo de la ins­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.