JA­RED

El Diario de El Paso - - PORTADA - Par­te I The Was­hing­ton Post as­hing­ton

W– Ja­red Kush­ner era ape­nas un es­tu­dian­te de Har­vard cuan­do los po­lí­ti­cos em­pe­za­ron a re­ci­bir im­por­tan­tes do­na­cio­nes a sus cam­pa­ñas que lle­va­ban su nom­bre.

En reali­dad, el di­ne­ro era en­via­do por su pa­dre, un po­de­ro­so mag­na­te in­mo­bi­lia­rio de Nue­va Jer­sey.

Al pa­so de al­gu­nos años, Char­les Kush­ner do­nó me­dio mi­llón de dó­la­res a las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, elu­dien­do los lí­mi­tes le­ga­les y atri­bu­yén­do­les los cheques a miem­bros de su fa­mi­lia y so­cios em­pre­sa­ria­les, sin su co­no­ci­mien­to.

Es­ta ma­qui­na­ción en­vió a Kush­ner pa­dre a pri­sión y en­vol­vió a la fa­mi­lia en un es­cán­da­lo.

Se tra­tó de un epi­so­dio de­ci­si­vo y cru­cial pa­ra Ja­red Kush­ner, quien ac­tual­men­te tie­ne 35 años y es­tá de­ci­di­do a con­ver­tir­se en uno de los ase­so­res más con­fia­bles de su sue­gro, el pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump.

El es­cán­da­lo de los do­na­ti­vos pro­por­cio­na un vis­ta­zo al pri­vi­le­gio e in­fluen­cia que mar­có la edu­ca­ción que re­ci­bió Kush­ner en esa pro­mi­nen­te fa­mi­lia.

Sin em­bar­go, sus ami­gos ase­gu­ran que tam­bién de­jó en­tre­ver en Kush­ner una ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal que Trump elo­gia y ha for­ta­le­ci­do su víncu­lo: una leal­tad in­que­bran­ta­ble.

Dis­tan­do mu­cho de con­si­de­rar las ac­cio­nes de su pa­dre co­mo una trai­ción, el jo­ven Kush­ner to­ma­ba un vue­lo a Ala­ba­ma ca­si to­dos los do­min­gos pa­ra vi­si­tar a su pa­dre du­ran­te los 14 me­ses que pa­só tras las re­jas.

Se hi­zo car­go de los ne­go­cios de la fa­mi­lia y pú­bli­ca­men­te in­sis­tió en que su pa­dre fue pro­ce­sa­do in­jus­ta­men­te.

“Ja­red es un hi­jo de­vo­to, per­te­ne­cien­te a un ca­si an­ti­guo mun­do en don­de exis­te el sen­ti­do del res­pe­to, de­ber y de­vo­ción”, co­men­tó Jim McG­ree­vey, ex go­ber­na­dor de­mó­cra­ta de Nue­va Jer­sey, pa­ra quien Char­les Kush­ner era su más im­por­tan­te do­na­dor, has­ta que re­nun­ció en el 2004 en me­dio de un es­cán­da­lo se­xual.

La mis­ma di­ná­mi­ca – en es­ta oca­sión en­tre Kush­ner y Trump – se lle­vó a ca­bo du­ran­te la cam­pa­ña, ya que Kush­ner, quien es ju­dío or­to­do­xo, de­fen­dió pú­bli­ca­men­te a su sue­gro con­tra el re­cla­mo de que su re­tó­ri­ca es­ta­ba im­pul­san­do el an­ti­se­mi­tis­mo y ra­cis­mo. Al pa­re­cer, es muy pro­ba­ble que lo ha­ga en la Ca­sa Blan­ca, en don­de se es­pe­ra que Kush­ner jue­gue un pa­pel in­for­mal de por­te­ro y con­fi­den­te del pre­si­den­te y po­dría ser el en­car­ga­do de la enor­me ta­rea de tra­tar de ne­go­ciar el fin del con­flic­to en el Me­dio Orien­te.

Su re­la­ción con Do­nald

Kush­ner se ca­só con una fa­mi­lia que, al igual que la su­ya, lle­va los ne­go­cios en la san­gre. Él e Ivan­ka Trump se co­no­cie­ron en una co­mi­da de ne­go­cios y po­co des­pués de­ci­die­ron ca­sar­se, ac­tual­men­te se han con­ver­ti­do en los con­fia­bles ase­so­res del pa­dre de ella.

Du­ran­te la cam­pa­ña, Kush­ner y su sue­gro Trump se com­ple­men­ta­ron con sus con­tras­tan­tes es­ti­los, de acuer­do a múl­ti­ples per­so­nas que los han ob­ser­va­do des­de el año pa­sa­do.

Trump se com­por­ta de una ma­ne­ra atre­vi­da y po­lé­mi­ca, mien­tras que Kush­ner es ama­ble y dis­cre­to, Trump en­fo­có su ener­gía en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les y en mí­ti­nes, mien­tras que Kush­ner tra­ba­jó con los es­tra­te­gas di­gi­ta­les pa­ra cons­truir un ope­ra­ti­vo de in­for­ma­ción.

Fre­cuen­te­men­te, Kush­ner se sen­ta­ba jun­to a Trump en el avión pri­va­do del pre­si­den­te elec­to, un Boeing 757 equi­pa­do con asien­tos de piel co­lor bei­ge, cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad do­ra­dos y una gran pan­ta­lla de te­le­vi­sión.

Si­len­cio­sa­men­te vol­tea­ba a ver a Trump mien­tras los dos leían en­tre pa­ra­das de la cam­pa­ña – Trump es­cu­dri­ña­ba un mon­tón de ar­tícu­los im­pre­sos, mien­tras que Kush­ner usa­ba su lap­top o el te­lé­fono. Am­bos le po­nían aten­ción al Fox News Chan­nel, mien­tras que Kush­ner le co­men­ta­ba so­bre los chis­mes acer­ca de la in­for­ma­ción y las no­ti­cias más re­cien­tes so­bre la fa­mi­lia.

Kush­ner in­te­gró un por­ta­fo­lio so­bre asun­tos de po­lí­ti­ca ex­te­rior, con par­ti­cu­lar in­te­rés en Me­dio Orien­te e Is­rael, y ayu­dó a re­dac­tar el dis­cur­so que Trump pro­nun­ció en el mes de mar­zo an­te el Co­mi­té de Asun­tos Pú­bli­cos de Amé­ri­ca e Is­rael, un dis­cur­so que fue bien re­ci­bi­do y du­ran­te el cual, Trump se ape­gó a las de­cla­ra­cio­nes pre­pa­ra­das.

La se­ma­na pa­sa­da, Trump le co­men­tó a The New York Ti­mes que, una vez que es­té en la Ca­sa Blan­ca, Kush­ner po­dría se­guir desem­pe­ñán­do­se co­mo ase­sor in­for­mal y en­via­do al Me­dio Orien­te, en don­de tie­ne re­la­cio­nes cer­ca­nas con per­so­nas que son alle­ga­das al pri­mer mi­nis­tro is­rae­li­ta, Ben­ja­min Ne­tan­yahu.

Va­rios so­cios de Trump han di­cho que Kush­ner se­rá su je­fe de ga­bi­ne­te en to­do, ex­cep­to de nom­bre, y ten­drá una am­plia in­fluen­cia – que en al­gu­nas oca­sio­nes po­dría ser di­fí­cil cuan­ti­fi­car – y una voz igual a la del en­tran­te je­fe de ga­bi­ne­te Rein­ce Prie­bus y de Step­hen Ban­non, el je­fe de es­tra­te­gas de la Ca­sa Blan­ca.

Al igual que su as­cen­so en el ne­go­cio de la fa­mi­lia, tal vez de­bi­do a que fue edu­ca­do en la Ivy Lea­gue, la in­fluen­cia de Kush­ner en el fu­tu­ro pre­si­den­te es un de­ri­va­do par­cial de su pro­xi­mi­dad al po­der.

En el no­res­te del país, po­cas fa­mi­lias dis­fru­ta­ban de más po­der po­lí­ti­co que los Kush­ner a fi­na­les de los años 1990 y prin­ci­pios de los 2000. Los abue­los de Ja­red Kush­ner, quie­nes fue­ron so­bre­vi­vien­tes del Ho­lo­caus­to, sen­ta­ron sus raí­ces en New Jer­sey e ini­cia­ron un ne­go­cio fa­mi­liar en la cons­truc­ción.

Char­les Kush­ner hi­zo cre­cer la em­pre­sa abar­can­do edi­fi­cios de ofi­ci­nas y mi­les de con­do­mi­nios y apar­ta­men­tos. Los Kush­ner do­na­ron mi­llo­nes de dó­la­res a la po­lí­ti­ca y obras de ca­ri­dad a fa­vor de Is­rael.

Acer­ca­mien­to a la po­lí­ti­ca

Cuan­do era ado­les­cen­te, Ja­red Kush­ner se acos­tum­bró a ver có­mo lí­de­res na­cio­na­les tra­ta­ban con res­pe­to a su pa­dre.

En 1997, cuan­do Kush­ner te­nía 16 años, el en­ton­ces pre­si­den­te Bill Clin­ton vi­si­tó las ofi­ci­nas cor­po­ra­ti­vas del ne­go­cio fa­mi­liar, elo­gian­do a los Kush­ner du­ran­te un dis­cur­so.

Pa­ra con­me­mo­rar ese mo­men­to, los Kush­ner le ob­se­quia­ron a Clin­ton un sho­far – que es un ins­tru­men­to mu­si­cal ela­bo­ra­do con el cuerno de un car­ne­ro y era uti­li­za­do en las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas de los ju­díos.

Un año des­pués, mien­tras Ja­red Kush­ner em­pe­zó a lle­nar la so­li­ci­tud pa­ra asis­tir a la uni­ver­si­dad, su pa­dre pro­me­tió do­nar 2.5 mi­llo­nes de dó­la­res a Har­vard, que se­rían en­tre­ga­dos en im­por­tes anua­les de 250 mil dó­la­res, de acuer­do al li­bro ‘El Pre­cio de Ad­mi­sión: La Ma­ne­ra en que la Cla­se Di­ri­gen­te de Es­ta­dos Uni­dos Com­pra su In­gre­so a las Uni­ver­si­da­des de Éli­te’, es­cri­to por el pe­rio­dis­ta Da­niel Gol­den.

Las ca­li­fi­ca­cio­nes de las prue­bas de Ja­red es­ta­ban por de­ba­jo de los es­tán­da­res de la Ivy Lea­gue, es­cri­bió Gol­den, ci­tan­do a un ofi­cial no iden­ti­fi­ca­do de la pre­pa­ra­to­ria ju­día si­tua­da al nor­te de Nue­va Jer­sey, a la que asis­tió Ja­red.

Sin em­bar­go, él con­ta­ba con per­so­nas po­de­ro­sas que lo res­pal­da­ba. El en­ton­ces se­na­dor Ed­ward Ken­nedy, de­mó­cra­ta por Mas­sa­chu­setts, hi­zo una lla­ma­da al per­so­nal de ad­mi­sio­nes de Har­vard en re­pre­sen­ta­ción de Kush­ner – ur­gi­do por el se­na­dor de­mó­cra­ta de Nue­va Jer­sey, Frank Lau­ten­berg, quien re­ci­bió más de 100 mil dó­la­res de do­na­ti­vos de Char­les Kush­ner, de acuer­do al li­bro. Ja­red Kush­ner fue ad­mi­ti­do en la uni­ver­si­dad.

Ri­sa He­ller, por­ta­voz de las Em­pre­sas Kush­ner, co­men­tó que la su­ge­ren­cia de que la acep­ta­ción de Ja­red Kush­ner es­tu­vo re­la­cio­na­da con el do­na­ti­vo que hi­zo su pa­dre a la uni­ver­si­dad “es y siem­pre ha si­do fal­sa”.

“Ja­red Kush­ner fue un es­tu­dian­te apli­ca­do en la pre­pa­ra­to­ria, ju­gó hoc­key, bas­quet­bol y par­ti­ci­pó en equi­pos de de­ba­te. Se gra­duó con ho­no­res de Har­vard”, di­jo en un co­mu­ni­ca­do.

Sus pa­dres, agre­gó, han do­na­do más de 100 mi­llo­nes de dó­la­res a uni­ver­si­da­des, hos­pi­ta­les y otras obras de ca­ri­dad.

El ra­bino Hirschy Zar­chi, fun­da­dor de la Ca­sa Cha­bad en Har­vard, quien co­no­ció a Ja­red cuan­do es­tu­dia­ba el pri­mer año en la uni­ver­si­dad y se con­vir­tió en una per­so­na cer­ca­na a la fa­mi­lia Kush­ner, di­jo que co­mo es­tu­dian­te, Ja­red fue de­vo­to a su fa­mi­lia y a la fe ju­día or­to­do­xa y que te­nía la ma­du­rez de un gra­dua­do.

Re­gre­sa­ba a su ca­sa en Nue­va Jer­sey pa­ra ce­le­brar el más pe­que­ño lo­gro o ce­le­bra­ción fa­mi­liar.

“Siem­pre de­mos­tró un ex­cep­cio­nal res­pe­to, de­vo­ción y amor por su fa­mi­lia”, ase­gu­ró Zar­chi.

Esa leal­tad pa­re­ce que fue pues­ta a prue­ba cuan­do la fa­mi­lia Kush­ner se in­vo­lu­cró en el es­cán­da­lo.

Pa­ra el tiem­po en que Ja­red con­clu­yó sus es­tu­dios en Har­vard, ha­bían si­do do­na­dos ca­si 90 mil dó­la­res a las cam­pa­ñas es­ta­ta­les y fe­de­ra­les a su nom­bre, se­gún mues­tran los re­gis­tros, ca­si en su to­ta­li­dad a los de­mó­cra­tas.

La ra­cha de do­na­cio­nes co­lo­có a Ja­red en la mi­ra de la Co­mi­sión Fe­de­ral Elec­to­ral, FEC por sus si­glas en in­glés.

En el 2002, jus­to an­tes de que em­pe­za­ra su úl­ti­mo año en la uni­ver­si­dad, una car­ta de la FEC di­ri­gi­da al jo­ven Kush­ner arri­bó a su ca­sa en Nue­va Jer­sey, que es una man­sión con su­per­fi­cie de 7 mil 300 pies cua­dra­dos en una acau­da­la­da área re­si­den­cial sub­ur­ba­na.

En la car­ta, los re­gu­la­do­res fe­de­ra­les di­je­ron que Ja­red Kush­ner ha­bía trans­gre­di­do las le­yes de finanzas de las cam­pa­ñas al con­tri­buir con más de lo que se te­nía per­mi­ti­do.

DO­NALD Y Me­la­nia Tru­mo jun­to a Ivan­ka y Ja­red Kush­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.