Por qué im­por­ta la corrupción

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Paul Krug­man

Nue­va York – ¿Re­cuer­dan los re­por­ta­jes in­for­ma­ti­vos que su­gie­ren, sin evi­den­cia, que la re­cau­da­ción de fon­dos de la Fun­da­ción Clin­ton creó con­flic­tos de in­te­rés? Bueno, aho­ra, el hom­bre que se be­ne­fi­ció de to­dos esos ru­mo­res se di­ri­ge a la Ca­sa Blan­ca. Y ya nos dio una lec­ción ob­je­to so­bre cuál es el ver­da­de­ro as­pec­to de los con­flic­tos de in­te­rés, mien­tras los go­bier­nos au­to­ri­ta­rios de to­do el mun­do col­man de fa­vo­res a su im­pe­rio em­pre­sa­rial.

Cla­ro que Do­nald Trump po­dría es­tar re­cha­zan­do es­tos fa­vo­res y se­pa­rán­do­se, jun­to con su fa­mi­lia, de sus ho­te­les y así su­ce­si­va­men­te. Sin em­bar­go, no lo es­tá ha­cien­do. De he­cho, es­tá uti­li­zan­do, en for­ma abier­ta, su po­si­ción pa­ra fo­men­tar su ne­go­cio. Y sus pri­me­ros nom­bra­mien­tos in­di­can que no se­rá el úni­co que uti­li­ce el po­der po­lí­ti­co pa­ra ama­sar ri­que­za per­so­nal. Las au­to­con­tra­ta­cio­nes se­rán la nor­ma du­ran­te su ges­tión. Es­ta­dos Uni­dos aca­ba de en­trar en una era de corrupción has­ta arri­ba que no tie­ne pre­ce­den­te.

La cues­tión que es ne­ce­sa­rio plan­tear es por qué im­por­ta. Una cla­ve: no se tra­ta del di­ne­ro, sino de los in­cen­ti­vos.

Cier­to que po­dría­mos es­tar ha­blan­do de mu­cho di­ne­ro – hay que pen­sar en mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, no so­lo en mi­llo­nes, tan so­lo pa­ra Trump (ra­zón por la cual su pro­me­sa de no to­mar su sa­la­rio es una bro­ma pe­sa­da). Sin em­bar­go, Es­ta­dos Uni­dos es un país muy ri­co, cu­yo go­bierno gas­ta más de cua­tro bi­llo­nes de dó­lar al año, así es que los sa­queos a gran es­ca­la equi­va­len a un error de re­don­deo. Lo que es im­por­tan­te no es el di­ne­ro que se que­da pe­ga­do a los de­dos del círcu­lo in­terno, sino de lo que ha­cen pa­ra lle­gar al di­ne­ro y las ma­las po­lí­ti­cas que re­sul­tan de ello.

Nor­mal­men­te, la po­lí­ti­ca re­fle­ja cier­ta com­bi­na­ción de prac­ti­ci­dad – ¿qué fun­cio­na? – e ideo­lo­gía – ¿qué en­ca­ja con mis ideas pre­con­ce­bi­das? Y nues­tra que­ja usual es que, con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, la ideo­lo­gía anu­la a la evi­den­cia.

Sin em­bar­go, aho­ra va­mos a ver un ter­cer fac­tor po­de­ro­sa­men­te en ac­ción: ¿Qué po­lí­ti­cas públicas pue­den mo­ne­ti­zar los fun­cio­na­rios, en­tre los que, ab­so­lu­ta­men­te, es­tá in­clui­do el hom­bre de has­ta arri­ba? Y el efec­to se­rá desas­tro­so.

Em­pe­ce­mos en for­ma re­la­ti­va­men­te re­du­ci­da, con la elec­ción de Betsy DeVos co­mo la se­cre­ta­ria de edu­ca­ción. Tie­ne afi­ni­da­des evi­den­tes con Trump: su es­po­so es un he­re­de­ro de la for­tu­na que se creó con Am­way, una com­pa­ñía a la que se ha acu­sa­do de ser un plan frau­du­len­to y que, en el 2011, pa­gó 150 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra arre­glar una de­man­da co­lec­ti­va. Sin em­bar­go, lo que es un ver­da­de­ro asom­bro es su tema ca­rac­te­rís­ti­co, los va­les es­co­la­res con los cua­les se les da di­ne­ro a los pa­dres, en lu­gar de que sus hi­jos re­ci­ban edu­ca­ción pú­bli­ca.

En es­te mo­men­to exis­te mu­cha evi­den­cia so­bre qué tan bien fun­cio­nan en reali­dad los va­les edu­ca­ti­vos y, bá­si­ca­men­te, es con­de­na­to­ria. Por ejem­plo, inequí­vo­ca­men­te, con el ex­ten­so plan de va­les del es­ta­do de Lui­sia­na se re­du­je­ron los lo­gros de los es­tu­dian­tes. Sin em­bar­go, los de­fen­so­res de los va­les no acep­tan un no co­mo res­pues­ta. Par­te de ello es por la ideo­lo­gía, pe­ro tam­bién es cier­to que los va­les po­drían, al fi­nal, lle­gar has­ta las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas con fi­nes de lu­cro.

Y la tra­yec­to­ria de la edu­ca­ción con fi­nes de lu­cro es ver­da­de­ra­men­te te­rri­ble; el go­bierno de Oba­ma ha es­ta­do apli­can­do me­di­das enér­gi­cas en contra de las es­ta­fas que in­fes­tan al sec­tor. Sin em­bar­go, las co­sas aho­ra se­rán di­fe­ren­tes: las ac­cio­nes en el sec­tor de la edu­ca­ción con fi­nes de lu­cro au­men­ta­ron mu­cho des­pués de las elec­cio­nes. ¡Dos, tres, mu­chas uni­ver­si­da­des Trump!

Al se­guir ade­lan­te, he es­cri­to so­bre el plan de in­fraes­truc­tu­ra de Trump, en el que, por nin­gu­na ra­zón evi­den­te, se in­vo­lu­cra una pri­va­ti­za­ción ge­ne­ra­li­za­da de los ac­ti­vos pú­bli­cos. Nin­gu­na ra­zón ob­via, o sea, ex­cep­to por las enor­mes opor­tu­ni­da­des que se abri­rían pa­ra el ami­guis­mo y la es­pe­cu­la­ción.

Sin em­bar­go, lo que es ver­da­de­ra­men­te ate­rra­dor es el im­pac­to po­ten­cial de la corrupción en la po­lí­ti­ca ex­te­rior. De nuevo, los go­bier­nos ex­tran­je­ros ya es­tán tra­tan­do de com­prar in­fluen­cias, con­tri­bu­yen­do a la ri­que­za per­so­nal de Trump y él se ale­gra con sus es­fuer­zos.

En ca­so de que se es­tén pre­gun­tan­do, sí, es­to es ile­gal; de he­cho, in­cons­ti­tu­cio­nal, una cla­ra vio­la­ción de la cláu­su­la so­bre emo­lu­men­tos. ¿Sin em­bar­go, quién va a ha­cer cum­plir la Cons­ti­tu­ción? ¿Los re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so? No sean ton­tos.

La des­truc­ción de las normas democráticas apar­te, no obs­tan­te, hay que pen­sar en la in­cli­na­ción que es­te so­borno “de fac­to” le da­rá a la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. ¿Qué cla­se de ré­gi­men pue­de com­prar in­fluen­cia en­ri­que­cien­do al pre­si­den­te y a sus ami­gos? La res­pues­ta es so­lo un go­bierno que no se ad­hie­re al im­pe­rio de la ley.

So­lo hay que pen­sar en es­to: ¿po­drían Gran Bre­ta­ña o Ca­na­dá cor­te­jar al go­bierno en­tran­te, con­do­nan­do re­gu­la­cio­nes pa­ra pro­mo­ver los cam­pos de golf de Trump o di­ri­gir el mo­vi­mien­to ha­cia sus ho­te­les? No; esos paí­ses cuen­tan con pren­sa li­bre, tri­bu­na­les in­de­pen­dien­tes y nor­ma­ti­vas di­se­ña­das pa­ra pre­ve­nir, exac­ta­men­te, ese ti­po de com­por­ta­mien­to im­pro­pio. Por otra par­te, al­gún lu­gar, co­mo la Ru­sia de Vla­di­mir Pu­tin, fá­cil­men­te pue­de ca­na­li­zar vas­tas su­mas al hom­bre has­ta arri­ba a cam­bio de, por de­cir al­go, el re­ti­ro de las ga­ran­tías de se­gu­ri­dad a los Es­ta­dos bál­ti­cos.

A uno le gus­ta­ría es­pe­rar que los fun­cio­na­rios de se­gu­ri­dad na­cio­nal le es­tu­vie­ran ex­pli­can­do a Trump exac­ta­men­te cuán des­truc­ti­vo se­ría per­mi­tir que las con­si­de­ra­cio­nes de ne­go­cios im­pul­sen a la po­lí­ti­ca ex­te­rior. Sin em­bar­go, los in­for­mes di­cen que Trump ape­nas si se ha reuni­do con ellos, y se ha ne­ga­do a re­ci­bir los re­sú­me­nes in­for­ma­ti­vos que son nor­ma­les pa­ra un pre­si­den­te elec­to.

¿En­ton­ces, qué tan ma­los se­rán los efec­tos de la corrupción en la era de Trump? La me­jor con­je­tu­ra es peor de lo que es po­si­ble ima­gi­nar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.