No­ti­cias fal­sas, un cáncer pa­ra la edu­ca­ción •

El Diario de El Paso - - PORTADA - Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go – Las no­ti­cias fal­sas es­tán lla­man­do la aten­ción de la gen­te más que nun­ca, de­bi­do a la es­pe­cu­la­ción so­bre el pa­pel que po­drían ha­ber ju­ga­do en la elec­ción pa­sa­da. Y es el mo­men­to exac­to; la ca­ren­cia de com­pren­sión me­diá­ti­ca en es­te país se es­tá con­vir­tien­do en epi­de­mia – una epi­de­mia que, co­mo mu­chas otras ame­na­zas de sa­lud, es par­ti­cu­lar­men­te no­ci­va pa­ra los ni­ños.

Re­cien­te­men­te, in­ves­ti­ga­do­res del Gru­po de His­to­ria de la Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford co­men­za­ron a me­dir lo que de­sig­na­ron co­mo “ra­zo­na­mien­to cí­vi­co en lí­nea”, que de­fi­nen co­mo la ca­pa­ci­dad de juz­gar la cre­di­bi­li­dad de la in­for­ma­ción re­ci­bi­da por me­dios elec­tró­ni­cos.

El gru­po asig­nó 56 ta­reas pa­ra eva­luar la com­pren­sión de la fia­bi­li­dad de fuen­tes no­ti­cio­sas en es­tu­dian­tes de la es­cue­la me­dia, se­cun­da­ria y uni­ver­si­ta­rios – tan­to en es­cue­las bien pro­vis­tas de me­dios co­mo mal pro­vis­tas de me­dios – en 12 es­ta­dos.

Lo que ha­lla­ron no fue sor­pre­sa al­gu­na pa­ra cual­quie­ra que pa­se tiem­po con jó­ve­nes adul­tos que han te­ni­do apa­ra­tos di­gi­ta­les en sus ma­nos des­de que eran ni­ños pe­que­ños:

“En con­jun­to, la ca­pa­ci­dad de los jó­ve­nes de ra­zo­nar so­bre la in­for­ma­ción en In­ter­net pue­de re­su­mir­se en una pa­la­bra: de­pri­men­te”, di­ce el re­su­men eje­cu­ti­vo del es­tu­dio. “Te­nía­mos la es­pe­ran­za de que los es­tu­dian­tes de la es­cue­la me­dia pu­die­ran dis­tin­guir en­tre un avi­so y un ar­tícu­lo no­ti­cio­so. Pa­ra la se­cun­da­ria, es­pe­rá­ba­mos que es­tu­dian­tes que es­tán le­yen­do so­bre le­yes re­fe­ri­das a ar­mas de fuego no­ta­ran que un cua­dro (de­ter­mi­na­do) pro­vino del co­mi­té de ac­ción po­lí­ti­ca de los pro­pie­ta­rios de ar­mas. Y, en 2016, es­pe­rá­ba­mos que es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, que pa­san ho­ras al día en lí­nea, bus­ca­ran más allá de una .org URL y pre­gun­ta­ran quién es­tá por de­trás de un si­tio web que pre­sen­ta só­lo un la­do de un tema con­ten­cio­so. Pe­ro en to­dos los ca­sos y en to­dos los ni­ve­les, que­da­mos ale­la­dos por la fal­ta de pre­pa­ra­ción de los es­tu­dian­tes”.

Los au­to­res con­clu­yen que nues­tra ca­pa­ci­dad de uti­li­zar el po­der del flu­jo li­bre de in­for­ma­ción se ve ame­na­za­da por el anal­fa­be­tis­mo me­diá­ti­co y “de­pen­de­rá de nues­tra con­cien­cia de es­te pro­ble­ma y de nues­tra res­pues­ta edu­ca­ti­va al mis­mo. En es­te mo­men­to, nos preo­cu­pa que la de­mo­cra­cia se vea ame­na­za­da por la fa­ci­li­dad con que se per­mi­te que la des­in­for­ma­ción so­bre asun­tos cí­vi­cos se pro­pa­gue y flo­rez­ca”.

La­men­ta­ble­men­te, el al­fa­be­tis­mo me­diá­ti­co es una ha­bi­li­dad res­trin­gi­da, po­seí­da en su ma­yor par­te por gen­te de los me­dios. No po­de­mos es­pe­rar que los pa­dres en­se­ñen a sus hi­jos que la “pro­pa­gan­da na­ti­va” (na­ti­ve ad­ver­ti­sing) y el “con­te­ni­do pa­tro­ci­na­do” (spon­so­red con­tent), en un si­tio de no­ti­cias le­gí­ti­mo, no son no­ti­cias re­por­ta­das in­de­pen­dien­te­men­te sin un ob­je­ti­vo ocul­to, si los mis­mos pa­dres no com­pren­den que hay una di­fe­ren­cia.

Y es­pe­rar que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo cree una res­pues­ta a ese pro­ble­ma en los pro­gra­mas de edu­ca­ción ac­tua­les pa­ra los elec­to­res y ciu­da­da­nos fu­tu­ros, es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble.

Un es­tu­dio de 2015 so­bre la ne­ce­si­dad de que los maes­tros cuen­ten con al­fa­be­tis­mo me­diá­ti­co ha­lló que “el al­fa­be­tis­mo me­diá­ti­co qui­zás si­ga sien­do la adi­ción más im­por­tan­te pa­ra la edu­ca­ción ac­tual de los maes­tros, in­clu­so si se la de­be ‘agre­gar’ al res­to del currículum, por­que re­que­rir un cur­so en­te­ro de al­fa­be­tis­mo me­diá­ti­co en la edu­ca­ción pe­da­gó­gi­ca de los maes­tros qui­zás no sea via­ble en mu­chas uni­ver­si­da­des con pro­gra­mas de pre­pa­ra­ción de maes­tros”.

Co­mo maes­tra, he vis­to in­nu­me­ra­bles es­tu­dian­tes que no po­dían dis­tin­guir en­tre fuen­tes de in­for­ma­ción fia­bles y pro­pa­gan­da. Pe­ro, lo que es peor, vi mu­chos ejem­plos de ma­te­ria­les de en­se­ñan­za que in­cluían ar­tícu­los de no­ti­cias an­ti­guos (y por lo tan­to in­co­rrec­tos), ma­te­ria­les pro­du­ci­dos por or­ga­ni­za­cio­nes con fi­nes de lu­cro que bus­can fu­tu­ros clien­tes, y un nú­me­ro de vi­deos de fuen­tes cla­ra­men­te pro­du­ci­das por or­ga­ni­za­cio­nes con fuer­tes ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos.

Ese ti­po de ma­te­rial le sal­ta a la vis­ta a un pe­rio­dis­ta en­tre­na­do, pe­ro es al­go in­jus­to cri­ti­car a los maes­tros por pre­sen­tar di­chos ma­te­ria­les a sus es­tu­dian­tes co­mo fia­bles y co­rrec­tos, cuan­do los mis­mos maes­tros no pue­den de­ter­mi­nar las in­cohe­ren­cias y nun­ca se les en­se­ñó a ha­cer­lo.

“Cuan­do ini­cia­mos nues­tra ta­rea no com­pren­día­mos la pro­fun­di­dad del pro­ble­ma. Has­ta nos en­con­tra­mos re­cha­zan­do ideas pa­ra ta­reas por­que pen­sa­mos que se­rían de­ma­sia­do fá­ci­les. Nues­tra pri­me­ra vuel­ta nos hi­zo ver la reali­dad con una sa­cu­di­da”, de­cla­ra el es­tu­dio del Gru­po de His­to­ria de la Edu­ca­ción de Stan­ford. “Mu­chos su­po­nen que de­bi­do a que los jó­ve­nes son dies­tros en el uso de los me­dios so­cia­les son igual­men­te as­tu­tos so­bre qué en­con­trar en ellos. Nues­tro tra­ba­jo de­mues­tra lo opues­to”.

Creen que la to­ma de con­cien­cia del pro­ble­ma es el pri­mer pa­so pa­ra de­mos­trar el víncu­lo en­tre el al­fa­be­tis­mo di­gi­tal y la ciu­da­da­nía, a fin de “mo­vi­li­zar a edu­ca­do­res, go­ber­nan­tes y otros pa­ra en­ca­rar es­ta ame­na­za contra la de­mo­cra­cia”.

Pe­ro las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción pú­bli­ca se mue­ven len­ta­men­te, mien­tras que los que uti­li­zan la tec­no­lo­gía pa­ra avan­zar sus ob­je­ti­vos evo­lu­cio­nan con ra­pi­dez pa­ra lo­grar que su ses­go pa­rez­ca con­te­ni­do im­par­cial.

En reali­dad, los ciu­da­da­nos ac­tua­les es­tán so­los pa­ra apren­der a de­tec­tar las no­ti­cias fal­sas. Pe­ro hay una ma­ne­ra de co­men­zar: es­tu­diar el URL a fin de ver si uno lo re­co­no­ce, o si tie­ne otras le­tras des­pués del pun­to com. Des­pués echar una rá­pi­da mi­ra­da a al­gu­nos ti­tu­la­res. Eso nos pue­de de­cir mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.