Es­cán­da­lo, ori­gen de leal­tad de Kush­ner con su sue­gro Trump

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - The Was­hing­ton Post

Was­hing­ton – Ja­red Kush­ner, quien pos­te­rior­men­te fue exo­ne­ra­do cuan­do se de­tec­tó que los do­na­ti­vos ha­bían pro­ve­ni­do de su pa­dre, re­cha­zó co­men­tar so­bre cual­quier co­sa re­la­cio­na­da con la investigación de la que era ob­je­to su pa­dre.

Los re­gis­tros tam­bién mues­tran que Kush­ner fue una de 15 per­so­nas cu­yos nom­bres apa­re­cie­ron en los che­ques do­na­dos a las cam­pa­ñas que fue­ron fir­ma­dos por su pa­dre, a quien la Co­mi­sión fe­de­ral Elec­to­ral (FEC) le en­vió ci­ta­to­rios, ya que ini­cial­men­te no res­pon­dió las pre­gun­tas que le hi­cie­ron acer­ca de esas apor­ta­cio­nes.

Aun­que even­tual­men­te, Kush­ner co­la­bo­ró con los in­ves­ti­ga­do­res de la FEC, no se sa­be si lo hi­zo con la fis­ca­lía en la sub­si­guien­te investigación pe­nal. De cual­quier ma­ne­ra, el es­cán­da­lo no pa­re­ció ha­ber da­ña­do la re­la­ción con su pa­dre.

Eso no fue así con otros miem­bros de la fa­mi­lia, in­clu­yen­do a un tío que co­la­bo­ró con la fis­ca­lía fe­de­ral; al pa­re­cer, Char­les Kush­ner no to­ma­ba a la li­ge­ra la trai­ción, se­gún mues­tran los re­gis­tros.

Es­cán­da­lo

Le pa­gó 10 mil dó­la­res a una pros­ti­tu­ta pa­ra se­du­cir a su cu­ña­do en una tram­pa que le ten­dió en un ho­tel en don­de ins­ta­ló cá­ma­ras ocul­tas pa­ra re­gis­trar el en­cuen­tro.

Pos­te­rior­men­te, ins­tru­yó a un de­tec­ti­ve pri­va­do pa­ra que le en­via­ra la cin­ta a su her­ma­na y le ad­vir­tió que que­ría que lle­ga­ra a la ca­sa de ella po­co an­tes de una fies­ta fa­mi­liar. En lu­gar de eso, ella lle­vó la cin­ta al FBI, lo cual dio lu­gar al arres­to de Kush­ner.

Ja­red se en­te­ró de la aprehen­sión cuan­do su pa­dre le lla­mó una ma­ña­na del mes de ju­lio. El jo­ven se di­ri­gía a rea­li­zar un in­ter­na­do en la Ofi­ci­na del Pro­cu­ra­dor de Dis­tri­to de Man­hat­tan, se­gún le di­jo a New York Ma­ga­zi­ne en una en­tre­vis­ta que con­ce­dió en el 2009.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta, pa­re­ció más enoja­do de que la cin­ta hu­bie­ra si­do con­si­de­ra­da ile­gal que por la par­ti­ci­pa­ción de su pa­dre al pro­du­cir­la.

“Me van a arres­tar el día de hoy”, le di­jo Char­les Kush­ner.

“¿Por qué?”, re­cor­dó Ja­red ha­ber­le pre­gun­ta­do. “¿Es por la cin­ta? Pen­sé que tus abo­ga­dos es­ta­ban en­te­ra­dos de eso. Creí que no era ile­gal”.

“Al pa­re­cer ellos di­cen que lo es”, res­pon­dió su pa­dre.

Char­les Kush­ner de­ci­dió no pe­lear. Se de­cla­ró cul­pa­ble de dar de­cla­ra­cio­nes fal­sas al FEC, de al­te­rar la evi­den­cia co­mo tes­ti­go y de evasión fis­cal de­ri­va­dos de los 6 mi­llo­nes de dó­la­res de con­tri­bu­cio­nes po­lí­ti­cas y re­ga­los que dis­fra­zó co­mo gas­tos em­pre­sa­ria­les. Se ale­gó que pa­gó la co­le­gia­tu­ra en una es­cue­la pri­va­da a un in­di­vi­duo no iden­ti­fi­ca­do con los re­cur­sos de la em­pre­sa, re­por­tán­do­los en su de­cla­ra­ción fis­cal co­mo do­na­cio­nes a obras de ca­ri­dad, de acuer­do a los do­cu­men­tos de la cor­te. Fue sen­ten­cia­do a dos años en pri­sión. Su hi­jo es­tu­vo a su la­do, lo vi­si­tó ca­si to­dos los fi­nes de se­ma­na e in­sis­tió, y si­gue ha­cién­do­lo, en que el pro­ce­so de su pa­dre fue in­jus­to.

Le­ga­do

Si Char­les Kush­ner le en­se­ñó a su hi­jo una pro­fun­da leal­tad, tam­bién le pu­do ha­ber en­se­ña­do el otro la­do de la mo­ne­da, la ven­gan­za – por lo me­nos con su com­por­ta­mien­to al de­ci­dir con­ver­tir a su cu­ña­do en su ob­je­ti­vo.

La evi­den­cia de que Ja­red Kush­ner ab­sor­bió la lec­ción es­tá en sus ac­cio­nes ha­cia Ch­ris Ch­ris­tie, el agre­si­vo fis­cal fe­de­ral y fu­tu­ro go­ber­na­dor de Nue­va Jer­sey, el can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano del 2016 que apo­yó a Do­nald Trump pa­ra pre­si­den­te y el que en­vió a pri­sión al pa­dre de Kush­ner.

Un ex ofi­cial que es­tu­vo fa­mi­lia­ri­za­do con la investigación pe­nal que du­ró ca­si dos años y que ha­bló de ma­ne­ra anó­ni­ma pa­ra co­men­tar so­bre las sen­si­ti­vas de­li­be­ra­cio­nes in­ter­nas, di­jo que Ch­ris­tie, quien es re­pu­bli­cano, mos­tró un in­te­rés inusual en la investigación de Kush­ner.

“Es­tu­vo muy in­tere­sa­do en el ca­so”, di­jo la per­so­na, men­cio­nan­do que Ch­ris­tie se ha­bía pues­to “muy con­ten­to” en pri­va­do con el re­sul­ta­do. En los do­cu­men­tos de la Cor­te, la ofi­ci­na de Ch­ris­tie des­cri­bió las ac­cio­nes de Char­les Kush­ner co­mo “mal­va­das”.

Sin em­bar­go, el gru­po de po­lí­ti­cos que Kush­ner ha­bía cul­ti­va­do tam­bién co­men­ta­ron acer­ca de otra po­si­bi­li­dad: que Ch­ris­tie se ha­bía en­fo­ca­do en un im­por­tan­te do­na­dor de­mó­cra­ta por ra­zo­nes po­lí­ti­cas.

“Yo creo que mu­cha gen­te con­si­de­ra que su pro­ce­der tu­vo una na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca”, co­men­tó Ri­chard Co­dey, ex go­ber­na­dor de Nue­va Jer­sey, ac­tual se­na­dor es­ta­tal de­mó­cra­ta y un alia­do de Kush­ner des­de ha­ce tiem­po, re­fi­rién­do­se a Ch­ris­tie.

Un por­ta­voz de Ch­ris­tie le co­men­tó a The Was­hing­ton Post que las 135 acu­sa­cio­nes de corrupción que ga­nó co­mo pro­cu­ra­dor en New Jer­sey “no fue­ron cues­tio­nes po­lí­ti­cas, ya que to­dos los in­di­vi­duos que acu­só eran cul­pa­bles”.

Aun­que el arres­to cam­bió el tra­yec­to de la ca­rre­ra de Ja­red Kush­ner: ya no que­ría ser fis­cal.

“Al ver la si­tua­ción de mi pa­dre, sen­tí que lo que su­ce­dió fue ob­via­men­te in­jus­to por la ma­ne­ra co­mo lo per­si­guie­ron”, le co­men­tó a Real Deal en el 2014. “Nun­ca qui­se es­tar al otro la­do de eso y cau­sar­les do­lor a las fa­mi­lias, aun­que es­tu­vie­ran o no en lo co­rrec­to”.

Cam­bio de rum­bo

En lu­gar de eso, Ja­red se hi­zo car­go del ne­go­cio de la fa­mi­lia al otro la­do del Río Hud­son, en Man­hat­tan, reali­zó unas au­da­ces ad­qui­si­cio­nes in­mo­bi­lia­rias, ven­dien­do el por­ta­fo­lio de apar­ta­men­tos que te­nía la fa­mi­lia en New Jer­sey, y en el 2007, com­pró una to­rre de ofi­ci­nas en la Quin­ta Ave­ni­da, a unas tres cua­dras al sur de la To­rre Trump.

Tam­bién ad­qui­rió The New York Ob­ser­ver, un pe­rió­di­co de Man­hat­tan.

Ross Bar­kan, un re­por­te­ro que tra­ba­jó allí del 2013 al 2016, de­jó el pe­rió­di­co, se­gún di­jo en una en­tre­vis­ta, por­que la lí­nea en­tre la cam­pa­ña de Trump y las de­ci­sio­nes edi­to­ria­les del ro­ta­ti­vo era “con­fu­sa”.

Por ejem­plo, di­jo Bar­kan, el Ob­ser­ver pu­bli­có dos re­por­ta­jes que pa­re­cían en­fo­car­se en los enemi­gos que Trump te­nía en ese mo­men­to --- uno era so­bre el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de Nue­va York, Eric Sch­nei­der­man, des­pués que de­man­dó a la Uni­ver­si­dad Trump y otro cri­ti­can­do al se­na­dor Mar­co Ru­bio de Flo­ri­da, du­ran­te las elec­cio­nes pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas.

Kush­ner tam­bién to­mó una de­ci­sión em­pre­sa­rial que se­ría su pun­to de apo­yo en el mun­do de la po­lí­ti­ca de New Jer­sey y en el que Ch­ris­tie es­ta­ba a pun­to de ha­bi­tar.

Com­pró un exi­to­so si­tio po­lí­ti­co en la web que se de­di­ca­ba a pu­bli­car chis­mes, lla­ma­do Po­li­tic­ke­rNJ.com que era ad­mi­nis­tra­do por un blo­gue­ro anó­ni­mo.

Pos­te­rior­men­te, cuan­do Ch­ris­tie se postuló pa­ra go­ber­na­dor en el 2009, su­gi­rió que Kush­ner es­ta­ba uti­li­zan­do el si­tio en la web pa­ra da­ñar­lo.

“Es una em­pre­sa que es pro­pie­dad de Kush­ner”, di­jo Ch­ris­tie. “No creo que va­ya a re­ci­bir el vo­to de la fa­mi­lia de Char­les Kush­ner en el mes de no­viem­bre”.

Ch­ris­tie se con­vir­tió en go­ber­na­dor de New Jer­sey. Fue uno de los pri­me­ros fa­vo­ri­tos pa­ra la no­mi­na­ción pre­si­den­cial re­pu­bli­ca­na de es­te año, has­ta el ex­cep­cio­nal as­cen­so que tu­vo Trump.

Ch­ris­tie se re­ti­ró de la con­tien­da y apo­yó a Trump, co­lo­cán­do­lo en po­si­ción de ob­te­ner un pa­pel cru­cial en su ad­mi­nis­tra­ción.

Pe­ro aho­ra, Kush­ner po­día in­fluen­ciar el des­tino del hom­bre que pu­so a su pa­dre de­trás de las re­jas. Han cir­cu­la­do es­pe­cu­la­cio­nes de que Kush­ner con­ven­ció a Trump de no es­co­ger a Ch­ris­tie co­mo su vi­ce­pre­si­den­te.

Unos ami­gos di­je­ron en pri­va­do que Kush­ner era lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te co­mo pa­ra no ha­cer pa­re­cer sus ar­gu­men­tos co­mo al­go per­so­nal.

El da­ño re­si­dual de un es­cán­da­lo de Ch­ris­tie que se co­no­ció co­mo el Brid­ge­ga­te, fue ra­zón su­fi­cien­te, di­je­ron. Al pa­re­cer, el blo­gue­ro anó­ni­mo cu­yo si­tio en la web ad­qui­rió Kush­ner, es­tu­vo en el cen­tro del es­cán­da­lo. La ad­mi­nis­tra­ción Ch­ris­tie re­clu­tó a Da­vid Wilds­tein, atra­yén­do­lo del si­tio en la web de Kush­ner pa­ra ofre­cer­le un tra­ba­jo co­mo eje­cu­ti­vo en la Au­to­ri­dad Por­tua­ria de Nue­va York y Nue­va Jer­sey, una agen­cia que se en­car­ga de los puen­tes y ae­ro­puer­tos de la re­gión.

Wilds­tein y otros dos ase­so­res de Ch­ris­tie fue­ron acu­sa­dos en es­te año por ce­rrar los ca­rri­les del Puen­te Geor­ge Was­hing­ton en un ac­to de ven­gan­za po­lí­ti­ca.

El al­cal­de de una po­bla­ción que se lo­ca­li­za al fi­nal del puen­te no ha­bía apo­ya­do a Ch­ris­tie, y el cie­rre de ca­rri­les as­fi­xió al po­bla­do con un de­vas­ta­dor trá­fi­co.

El 7 de di­ciem­bre del 2013, un día des­pués que re­nun­ció Wilds­tein a la Au­to­ri­dad Por­tua­ria, en me­dio de una cre­cien­te evi­den­cia de que ha­bía or­de­na­do el cie­rre de ca­rri­les, Kush­ner se pu­so en con­tac­to con él.

En un co­rreo elec­tró­ni­co que fue ob­te­ni­do por The Post, Kush­ner hi­zo una ana­lo­gía en­tre Wilds­tein y su pa­dre, quien tam­bién ha­bía re­nun­cia­do co­mo co­mi­sio­na­do de la Au­to­ri­dad Por­tua­ria en el 2003, cuan­do em­pe­za­ron a fil­trar­se cues­tio­na­mien­tos acer­ca de las con­tri­bu­cio­nes a las cam­pa­ñas que hi­zo Kush­ner.

“Só­lo que­ría que su­pie­ra que es­toy pen­san­do en us­ted y le de­seo lo me­jor. Creo que la de­ci­sión que to­mó fue fan­tás­ti­ca”, es­cri­bió Kush­ner.

He­ller, por­ta­voz de las Em­pre­sas Kush­ner, co­men­tó en es­ta se­ma­na que en el men­sa­je, Ja­red “em­pleó una pé­si­ma pa­la­bra pa­ra tra­tar de ani­mar a un vie­jo ami­go”.

KUSH­ner coope­ró en la ela­bo­ra­ción de al­gu­nos dis­cur­sos de cam­pa­ña de Do­nald

yerno y sue­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.