ATA­CAN­TE DE OHIO, ERA ‘UN TI­PO AGRA­DA­BLE’

Tras acu­chi­llar a cer­ca de una do­ce­na de per­so­nas, mos­tró po­cos sig­nos de arre­pen­ti­mien­to an­tes de ser aba­ti­do por la Po­li­cía

El Diario de El Paso - - PANORAMA - As­so­cia­ted Press

Co­lum­bus, Ohio— El es­tu­dian­te ori­gi­na­rio de So­ma­lia que hi­rió en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio ca­si a 12 per­so­nas du­ran­te un ata­que con au­to­mó­vil y cu­chi­llo mos­tró po­cos in­di­cios de amar­gu­ra a pe­sar de lo que de­bie­ron ha­ber si­do unos di­fí­ci­les pri­me­ros años de vi­da, e in­clu­si­ve bai­ló en el es­ce­na­rio cuan­do se gra­duó de un co­le­gio co­mu­ni­ta­rio.

Un po­li­cía uni­ver­si­ta­rio ba­leó a muerte a Ab­dul Ra­zak Ali Ar­tan cuan­do és­te se ne­gó a sol­tar el cu­chi­llo du­ran­te el ata­que per­pe­tra­do el lu­nes. Las per­so­nas que lo co­no­cían di­cen que siem­pre sa­lu­da­ba a sus ve­ci­nos en la uni­dad de apar­ta­men­tos de ba­jo pre­cio si­tua­da en la zo­na Po­nien­te de la ciu­dad don­de vi­vía con su ma­dre y sus her­ma­nos.

Con fre­cuen­cia, el es­tu­dian­te de 18 años se de­te­nía en un mi­ni­sú­per cer­cano pa­ra com­prar bo­ta­nas y asis­tía a una mez­qui­ta lo­cal.

En ma­yo pa­sa­do ha­bía egre­sa­do con ho­no­res en el Co­le­gio Co­mu­ni­ta­rio Es­ta­tal de Co­lum­bus, ob­te­nien­do una ca­rre­ra téc­ni­ca. En el vi­deo de la ce­re­mo­nia de su gra­dua­ción se le ve sal­tan­do y gi­ran­do en el tem­ple­te y son­rien­do de ore­ja a ore­ja, pro­vo­can­do ri­sas, ví­to­res y son­ri­sas por par­te de gra­duan­dos y miem­bros del cuer­po do­cen­te.

Se cam­bió a la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal a fin de ob­te­ner su li­cen­cia­tu­ra y en agos­to dio una en­tre­vis­ta al pe­rió­di­co es­tu­dian­til uni­ver­si­ta­rio, di­cien­do desear un lu­gar pa­ra orar abier­ta­men­te y preo­cu­par­le có­mo lo re­ci­bi­rían.

Pe­ro los lí­de­res de la mez­qui­ta di­cen no re­cor­dar a Ar­tan, mien­tras que gru­pos mu­sul­ma­nes y so­ma­líes del es­ta­do de Ohio ase­gu­ran que no es­ta­ba ins­cri­to en sus aso­cia­cio­nes.

‘Nin­guno de no­so­tros pu­do re­co­no­cer su ca­ra’, di­jo Hor­sed Noah, di­rec­tor del Cen­tro Is­lá­mi­co Abu­ba­kar As­sid­diq, mez­qui­ta ubi­ca­da a la vuel­ta de la es­qui­na del apar­ta­men­to de Ar­tan.

Las au­to­ri­da­des de an­ti­te­rro­ris­mo del FBI no co­no­cían a Ar­tan an­tes del aten­ta­do del lu­nes, di­jo ayer An­ge­la Byers, agen­tes es­pe­cial a car­go del FBI en Cin­cin­na­ti.

El día de la em­bes­ti­da, Ar­tan se pre­pa­ró co­mo siem­pre pa­ra ir a cla­ses, de­jan­do in­clu­so pri­me­ro a sus her­ma­nos me­no­res en la es­cue­la de ellos.

‘Des­per­tó y se fue a la es­cue­la’, di­jo Has­san Omar, un lí­der co­mu­ni­ta­rio so­ma­lí que ha­bló ho­ras des­pués del ata­que con la ma­dre de Ar­tan.

La pri­me­ra vez que ella tu­vo co­no­ci­mien­to de que al­go an­da­ba mal, ex­pli­có Omar, fue cuan­do la po­li­cía to­có a su puer­ta.

En al­gún mo­men­to de esa ma­ña­na, Ar­tan com­pró un cu­chi­llo en un Wal-Mart cer­cano –las au­to­ri­da­des aún no sa­ben si fue el uti­li­za­do du­ran­te el ata­que– y subió a Fa­ce­book una se­rie de dia­tri­bas en las cua­les mos­tra­ba guar­dar re­sen­ti­mien­tos contra Es­ta­dos Uni­dos, de acuer­do con agen­tes de la Po­li­cía de Co­lum­bus y el FBI que ha­bla­ron ayer en rue­da de pren­sa.

Des­pués de lle­gar al cam­pus, Ar­tan di­ri­gió su au­to­mó­vil a la ori­lla de una ban­que­ta y una mu­che­dum­bre, pa­ra lue­go des­cen­der y em­pe­zar a lan­zar he­ri­das pun­zo­cor­tan­tes a la gen­te con el cu­chi­llo. Un po­li­cía es­ta­tal lo aba­tió a muerte ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués de ne­gar­se a sol­tar el ar­ma, se­gún la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va.

En sus men­sa­jes en Fa­ce­book, Ar­tan des­po­tri­có contra la in­ter­ven­ción es­ta­dou­ni­den­se en tie­rras mu­sul­ma­nes y ad­vir­tió: ‘si quie­ren que los mu­sul­ma­nes de­jen de lle­var a ca­bo ata­ques so­li­ta­rios, en­ton­ces ha­gan la paz’ con el gru­po Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Ar­tan lle­gó en el 2014 a Es­ta­dos Uni­dos co­mo hi­jo de una re­fu­gia­da. Del 2007 al 2014 ha­bía es­ta­do ra­di­can­do en Pa­kis­tán, de acuer­do con un fun­cio­na­rio po­li­cia­co. No es po­co co­mún que los re­fu­gia­dos va­yan a un ter­cer país an­tes de ser re­ubi­ca­dos de ma­ne­ra per­ma­nen­te.

El 5 de ju­nio del 2014, Ar­tan vino a Da­llas con su ma­dre y seis her­ma­nos, se­gún Da­ve Wood­yard, di­rec­tor ge­ne­ral de Ca­ri­dad Ca­tó­li­ca de Da­llas, or­ga­ni­za­ción que ofre­ció bre­ve­men­te asis­ten­cia a la fa­mi­lia.

Wood­yard di­jo a la te­le­vi­so­ra te­xa­na KXAS que la fa­mi­lia so­ma­lí pro­ce­den­te de Pa­kis­tán arri­bó al Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Da­lla­sFort Worth vía el Ae­ro­puer­to Ken­nedy de Nue­va York.

La or­ga­ni­za­ción dio al­ber­gue y ayu­da a la fa­mi­lia co­mo par­te del pro­gra­ma gu­ber­na­men­tal de re­ubi­ca­ción, aña­dió Wood­yard. En los ar­chi­vos del gru­po se mues­tra que la fa­mi­lia fue hos­pe­da­da du­ran­te 23 días an­tes de par­tir ha­cia Ohio.

Co­lum­bus po­see la se­gun­da ma­yor po­bla­ción so­ma­lí en Es­ta­dos Uni­dos des­pués de la re­gión de Min­nea­po­lis y Saint Paul.

Ayer, el pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump tui­teó que Ar­tan ‘no de­bió de ha­ber es­ta­do en nues­tro país’.

Las au­to­ri­da­des se­ña­lan que Ar­tan y su fa­mi­lia fue­ron in­ves­ti­ga­dos en for­ma mi­nu­cio­sa an­tes de ve­nir a Es­ta­dos Uni­dos y que en el 2015, los an­te­ce­den­tes de Ar­tan se re­vi­sa­ron por se­gun­da vez cuan­do se hi­zo re­si­den­te le­gal.

El Co­le­gio Co­mu­ni­ta­rio Es­ta­tal de Co­lum­bus se­ña­ló que cuan­do es­tu­vo ahí des­de oto­ño del 2014 has­ta el ve­rano pa­sa­do no pre­sen­tó pro­ble­mas de con­duc­ta ni dis­ci­pli­na­rios.

Ar­tan in­gre­só en agos­to a la uni­ver­si­dad co­mo es­tu­dian­te de ad­mi­nis­tra­ción lo­gís­ti­ca.

Era agra­da­ble y es­ta­ba dis­pues­to a que lo en­tre­vis­ta­ran y fo­to­gra­fia­ran, di­jo el es­tu­dian­te re­por­te­ro de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio Ke­vin Stan­kie­wicz.

Jack Ouham, pro­pie­ta­rio de un mi­ni­sú­per cer­ca del apar­ta­men­to de Ar­tan, lo veía ca­si a dia­rio cuan­do lle­ga­ba a com­prar bo­ta­ni­tas pe­ro nun­ca al­cohol ni ci­ga­rri­llos.

Ja­más es­ta­ba enoja­do, di­jo Ouham.

‘Un mu­cha­cho muy agra­da­ble’, aña­dió.

Ab­dul RA­zAk Ali Ar­tan era un es­tu­dian­te de ori­gen so­ma­lí

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.