Re­cuer­da El Pa­so a víc­ti­mas del 9/11

Re­la­ta ex po­li­cía neo­yor­quino con­fu­sión y an­gus­tia du­ran­te día que es­tre­me­ció a EU

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Con tiros al ai­re, flo­res y una enor­me ban­de­ra de Es­ta­dos Uni­dos on­dean­do en lo al­to, fue co­mo el De­par­ta­men­to de Bom­be­ros de El Pa­so rin­dió ayer tri­bu­to a las víc­ti­mas del ata­que te­rro­ris­ta del 11 de sep­tiem­bre del 2001.

La tra­ge­dia que es­tre­me­ció al país, pro­pi­ció la aún in­con­clu­sa gue­rra con­tra ex­tre­mis­tas en Afganistán y tra­jo co­mo con­se­cuen­cia es­tric­tos con­tro­les en la fron­te­ra, fue re­cor­da­da por un ofi­cial que es­tu­vo pre­sen­te en Nueva York du­ran­te el ata­que a las Torres Ge­me­las del World Tra­de Cen­ter.

“Ser po­li­cía o bom­be­ro es un tra­ba­jo muy di­fí­cil por­que sa­bes que sa­les de tu ca­sa pe­ro no tie­nes la cer­te­za de re­gre­sar, y ese 11 de sep­tiem­bre del 2001, mu­chos ya no re­gre­sa­ron”, di­jo John Sch­ne­der, ex po­li­cía de Nueva York.

Sch­ne­der, aho­ra te­nien­te de la Po­li­cía de El Pa­so, na­rró an­te de­ce­nas de po­li­cías y bom­be­ros pa­se­ños con­gre­ga­dos en la Es­ta­ción de Bom­be­ros nú­me­ro 18 cómo un día nor­mal dio pa­so al pá­ni­co y pan­de­mo­nio des­pués del ata­que.

“Yo es­ta­ba con la Po­li­cía de Nueva York y cuan­do nos en­te­ra­mos del cho­que del avión con la pri­me­ra to­rre, creí­mos que era un ac­ci­den­te, al­gún ae­ro­plano que no la pu­do es­qui­var”, di­jo Sch­ne­der. “Pe­ro cuan­do se es­tre­lla­ron en la se­gun­da (to­rre) supimos que era un ata­que te­rro­ris­ta”, agre­gó.

El ofi­cial ha­bló so­bre la de­ses­pe­ra­ción y miedo por no po­der lo­ca­li­zar a su es­po­sa, quien tra­ba­ja­ba en el Cen­tro de la ciu­dad y to­ma­ba el sub­te­rrá­neo que pa­sa­ba jus­to de­ba­jo de las Torres Ge­me­las pa­ra lle­gar a ca­sa.

“Ne­ce­si­ta­ba saber si ella es­ta­ba bien y por más que la lla­ma­ba, no po­día co­mu­ni­car­me, to­do era un caos. Des­pués de mu­chos in­ten­tos pu­de ha­blar con ella unos se­gun­dos y le di­je que se fue­ra a la ca­sa y aho­ra sí po­día en­fo­car­me so­la­men­te en ayu­dar a to­dos esos inocen­tes”, men­cio­nó.

Te­re Gar­dea, es­po­sa de un bom­be­ro pa­se­ño, no po­día ayer con­te­ner las lá­gri­mas al ima­gi­nar que su ma­ri­do pu­do ser uno de esos ele­men­tos a quie­nes les ren­dían tri­bu­to.

“No so­la­men­te en las ciu­da­des gran­des puede pa­sar una tra­ge­dia así, in­clu­so aquí mi es­po­so po­dría mo­rir ha­cien­do su tra­ba­jo y eso me da mu­cho sen­ti­mien­to”, di­jo Gar­dea.

La mu­jer agre­gó que ad­mi­ra la la­bor de su ma­ri­do ya que él ama su tra­ba­jo y es fe­liz sa­bien­do que lo que ha­ce puede sal­var vi­das.

“Es una gran la­bor y ca­da que lo veo con su uni­for­me me lle­na de or­gu­llo”, di­jo.

Sch­ne­der se­ña­ló que pa­ra él es­ta fe­cha re­pre­sen­ta el sa­cri­fi­cio de sus com­pa­ñe­ros, que ex­pu­sie­ron sus pro­pias vi­das pa­ra sal­var a las víc­ti­mas.

“To­dos los que nos de­di­ca­mos a es­to so­ña­mos con mo­rir ha­cien­do nues­tro tra­ba­jo y eso fue lo que pa­só con mu­chos com­pa­ñe­ros ese día. Por eso hon­ra­mos sus vi­das y no sus muertes”, con­clu­yó.

RE­ME­MO­RAn tRA­GE­diA que es­tre­me­ció al país ha­ce 16 años

Con tiros al ai­re y flo­res, bom­be­ros rin­die­ron tri­bu­to a los caí­dos ha­ce 16 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.