Por qué los evan­gé­li­cos fa­vo­re­cen la re­for­ma mi­gra­to­ria

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Vir­gi­nia Pos­trel

Cuan­do Do­nald Trump can­ce­ló la or­den eje­cu­ti­va de la era de Oba­ma dan­do es­ta­tus le­gal a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos co­mo ni­ños, re­ci­bió que­jas de los lí­de­res re­li­gio­sos. Eso ilus­tra cómo los in­mi­gran­tes es­tán cam­bian­do el cris­tia­nis­mo en es­te país.

La Con­fe­ren­cia de Obis­pos Ca­tó­li­cos de Es­ta­dos Uni­dos ca­li­fi­có la de­ci­sión de "re­pren­si­ble". Al me­nos un ter­cio de los ca­tó­li­cos es­ta­dou­ni­den­ses son la­ti­nos, y un es­tu­dio de las pa­rro­quias ca­tó­li­cas po­ne el nú­me­ro en un 40 por cien­to.

El ex ase­sor de Trump Ste­ve Ban­non, que quie­re res­trin­gir la in­mi­gra­ción, afir­ma que los obis­pos es­ta­ban ac­tuan­do sim­ple­men­te en su pro­pio in­te­rés. "Ne­ce­si­tan in­mi­gran­tes ile­ga­les pa­ra lle­nar las igle­sias", de­cla­ró Ban­non en una entrevista de "60 mi­nu­tos" que se emi­tió el do­min­go. "Tie­nen un in­te­rés eco­nó­mi­co en in­mi­gra­ción ili­mi­ta­da, in­mi­gra­ción ile­gal ili­mi­ta­da". Ban­non, él mis­mo un ca­tó­li­co, pin­ta una ima­gen de una igle­sia en de­cli­ve que ne­ce­si­ta un flu­jo cons­tan­te de re­cién lle­ga­dos sim­ple­men­te pa­ra re­em­pla­zar sus pér­di­das.

Él no es­tá equi­vo­ca­do so­bre el de­cli­ve. A pesar de la gran afluen­cia de in­mi­gran­tes ca­tó­li­cos, el nú­me­ro de es­ta­dou­ni­den­ses que se lla­man a sí mis­mos ca­tó­li­cos es­tá dis­mi­nu­yen­do. La igle­sia es­tá per­dien­do ad­he­ren­tes en­tre los la­ti­nos, in­clu­yen­do in­mi­gran­tes y sus hi­jos. Un cuar­to de to­dos los la­ti­nos de Es­ta­dos Uni­dos son ex ca­tó­li­cos, in­for­ma el Cen­tro Pew. En su encuesta del 2016, el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Re­li­gión Pú­bli­ca en­con­tró que el 48 por cien­to de to­dos los his­pa­nos de Es­ta­dos Uni­dos se iden­ti­fi­ca­ron co­mo ca­tó­li­cos, por de­ba­jo del 53 por cien­to en 2013; en­tre los in­mi­gran­tes la­ti­nos, la pro­por­ción de ca­tó­li­cos ca­yó de 63 por cien­to a 59 por cien­to.

Sin em­bar­go, no to­do el apo­yo re­li­gio­so de los in­mi­gran­tes dis­mi­nu­ye. El pro­tes­tan­tis­mo evan­gé­li­co es sa­lu­da­ble, y los con­se­je­ros evan­gé­li­cos de Trump tam­bién le pre­sio­na­ron pa­ra ex­ten­der el am­pa­ro mi­gra­to­rio pa­ra los lla­ma­dos "dreamers" o "so­ña­do­res" y ex­pre­sa­ron su dis­gus­to a su can­ce­la­ción.

Una coalición de gru­pos evan­gé­li­cos pro­mi­nen­tes lla­ma­da la Me­sa de In­mi­gra­ción Evan­gé­li­ca es­tá "abo­gan­do por una re­for­ma mi­gra­to­ria con­sis­ten­te con los va­lo­res bí­bli­cos", in­clu­yen­do "un ca­mino ha­cia el es­ta­tus le­gal y / o la ciu­da­da­nía pa­ra aque­llos que ca­li­fi­can y que desean con­ver­tir­se en re­si­den­tes per­ma­nen­tes".

Pa­ra los li­be­ra­les que piensan que los cris­tia­nos evan­gé­li­cos son blan­cos ce­rra­dos a otras cul­tu­ras, la pos­tu­ra pro-in­mi­gran­te puede re­sul­tar sor­pren­den­te. Pe­ro los in­mi­gran­tes y sus hi­jos desem­pe­ñan un pa­pel ca­da vez más pro­mi­nen­te en el mun­do evan­gé­li­co.

Es un gran cam­bio cul­tu­ral. A di­fe­ren­cia de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, cu­yo cre­ci­mien­to en EU siem­pre ha si­do ali­men­ta­do por los in­mi­gran­tes, el pro­tes­tan­tis­mo evan­gé­li­co es en gran par­te na­ti­vis­ta. Y es más fuer­te en el Sur, una re­gión que nun­ca vio las gran­des olea­das de in­mi­gra­ción a fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX. Pe­ro aho­ra, los evan­gé­li­cos in­mi­gran­tes es­tán apa­re­cién­do­se por ahí.

"Los his­pa­nos son una de las de­mo­gra­fías de más rá­pi­do cre­ci­mien­to en el evan­ge­li­ca­lis­mo, en­con­tran­do lu­gar en las tra­di­cio­nes pen­te­cos­ta­les y de las asam­bleas de Dios, así co­mo en­tre los bau­tis­tas del sur, don­de la ma­yo­ría de los nue­vos miem­bros de la igle­sia son aho­ra no blan­cos", in­for­ma Ch­ris­tia­nity To­day.

Mu­chos de los lí­de­res jó­ve­nes de es­tas igle­sias in­clu­yen a per­so­nas traí­das ile­gal­men­te a Es­ta­dos Uni­dos co­mo ni­ños, dan­do a sus mo­vi­mien­tos ra­zo­nes fuer­tes pa­ra pre­sio­nar pa­ra le­ga­li­zar su es­ta­tus.

En otras pa­la­bras, la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de lí­de­res evan­gé­li­cos in­clui­rá a mu­chos in­mi­gran­tes e hi­jos de in­mi­gran­tes. Cua­les­quie­ra que sean las con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo de es­te cam­bio, en el cor­to pla­zo po­de­mos es­pe­rar es­cu­char más de los evan­gé­li­cos in­mi­gran­tes.

La ac­ción de Trump lan­zó el te­ma al Con­gre­so, dán­do­lo has­ta que el pro­gra­ma ter­mi­ne en mar­zo pa­ra apro­bar le­gis­la­ción. Pa­ra los re­pre­sen­tan­tes del Cin­tu­rón Bí­bli­co Re­pu­bli­cano, un ros­tro evan­gé­li­co ha­ce que sea más fá­cil ver a un "so­ña­dor" no co­mo a "uno de ellos", sino co­mo "uno de no­so­tros".

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.