Te­xas, el pre­mio má­xi­mo de los de­mó­cra­tas

• Fran­cis Wil­kin­son

El Diario de El Paso - - PORTADA - FRAN­CIS WIL­KIN­SON

La ma­yo­ría de los mo­de­los elec­to­ra­les ac­tua­les mues­tran que los de­mó­cra­tas es­tán a dos do­ce­nas de es­ca­ños pa­ra re­cu­pe­rar el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en 2018. Si los de­mó­cra­tas no tie­nen el con­trol de la Cá­ma­ra, un Con­gre­so re­pu­bli­cano no ac­tua­rá con­tra el Pre­si­den­te Do­nald Trump - sal­vo que re­ci­ba las prue­bas más es­pec­ta­cu­la­res, in­con­tro­ver­ti­bles y con­de­na­to­rias de la in­ves­ti­ga­ción del abo­ga­do es­pe­cial Ro­bert Mue­ller.

En otras pa­la­bras, la ca­ba­lle­ría no vie­ne. Es­cri­bien­do el mes pa­sa­do en Fi­veThirt­yEight, el ana­lis­ta de elec­cio­nes Da­vid Was­ser­man ex­pu­so las di­fi­cul­ta­des pa­ra los de­mó­cra­tas:

“In­clu­so si los de­mó­cra­tas ga­na­ran to­das las elec­cio­nes de 2018 en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y en el Se­na­do por los es­ca­ños que re­pre­sen­tan los lu­ga­res que Hi­llary Clin­ton ga­nó o que Trump ga­nó me­nos de 3 pun­tos por­cen­tua­les, no al­can­za­rían la ma­yo­ría de la Cá­ma­ra y po­drían per­der has­ta cin­co es­ca­ños en el Se­na­do”.

Por lo tan­to, los de­mó­cra­tas pro­ba­ble­men­te se­gui­rán sien­do la mi­no­ría por lo me­nos has­ta el 2020.

Pa­ra que los de­mó­cra­tas to­men el con­trol ope­ra­cio­nal del Con­gre­so, so­lo les que­dan dos op­cio­nes: es­pe­rar a que el fis­cal es­pe­cial que in­ves­ti­ga los tra­tos de Trump con Ru­sia lo acu­se for­mal­men­te y el pre­si­den­te sea con­de­na­do, o bien apos­tar­le to­do a un bas­tión re­pu­bli­cano que, sin em­bar­go, pue­de ser vul­ne­ra­ble.

Te­xas ha si­do una me­ta to­tal­men­te elu­si­va pa­ra los de­mó­cra­tas des­de ha­ce un cuar­to de si­glo. Pe­ro la leal­tad del es­ta­do al Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­tri­ba en un blo­que de vo­tan­tes.

“Los blan­cos si­guen vo­tan­do re­pu­bli­cano” en Te­xas, di­jo Wi­lliam Frey, un de­mó­gra­fo de la Broo­kings Ins­ti­tu­tion.

Pe­ro el cre­ci­mien­to de las mi­no­rías en Te­xas ha si­do abru­ma­dor des­de el 2000 y, sor­pren­den­te­men­te, el na­cio­na­lis­mo blan­co de Trump no le ha sen­ta­do bien a to­dos los blan­cos. Se­gún las en­cues­tas, la ta­sa de apro­ba­ción de Trump en Te­xas es dé­bil, de 45 por cien­to.

“La po­lí­ti­ca de Trump no es­tá re­sul­tán­do­le muy bien en Te­xas”, di­jo el es­tra­te­ga de­mó­cra­ta Si­mon Ro­sen­berg, “y los de­mó­cra­tas na­cio­na­les se­rían in­te­li­gen­tes pa­ra in­ver­tir fuer­te­men­te en es­te ci­clo elec­to­ral, ga­nar al­gu­nos pues­tos en el 2018 que po­drían afec­tar el con­trol del Con­gre­so, y es­pe­rar que la ace­le­ra­ción de la mi­gra­ción del es­ta­do ero­da esa roca re­pu­bli­ca­na”.

En es­te ca­so, la mi­gra­ción a Te­xas no so­lo es in­ter­na­cio­nal, sino de un es­ta­do a otro, ten­den­cia que se ace­le­ró a par­tir de la Gran Re­ce­sión. Em­pre­sas ca­li­for­nia­nas y del Me­dio Oes­te se han re­ubi­ca­do a ese es­ta­do, tra­yen­do em­plea­dos pro­fe­sio­na­les con una dis­tin­ta vi­sión po­lí­ti­ca.

Pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, Te­xas es a la vez un ho­gar es­pi­ri­tual y un te­so­ro de es­ca­ños en el Con­gre­so (tie­ne 38, lo que equi­va­le a Ohio más Pen­sil­va­nia). Sin em­bar­go, las vul­ne­ra­bi­li­da­des sí apa­re­cen. Co­mo se­ña­ló The Atlan­tic en fe­bre­ro, “la ma­yo­ría de la Cá­ma­ra re­pu­bli­ca­na se ba­sa prin­ci­pal­men­te en los dis­tri­tos don­de los blan­cos ex­ce­den su par­te de la po­bla­ción na­cio­nal, que se en­cuen­tran prin­ci­pal­men­te fue­ra de los cen­tros ur­ba­nos, y que con­tie­nen me­nos gra­dua­dos blan­cos que el pro­me­dio na­cio­nal”.

En Te­xas, por el con­tra­rio, los blan­cos ya no son una ma­yo­ría. Sin em­bar­go, la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral de las mi­no­rías de­cep­cio­nó a los de­mó­cra­tas en el 2016. De acuer­do con da­tos del Cen­so, la par­ti­ci­pa­ción his­pa­na en Te­xas fue po­co más del 40 por cien­to, un li­ge­ro au­men­to des­de 2012. En ge­ne­ral, la gran ma­yo­ría de mi­no­rías ra­cia­les y ét­ni­cas de Te­xas re­pre­sen­tó una mi­no­ría del 40 por cien­to de los vo­tan­tes.

Ahí es­tá la opor­tu­ni­dad pa­ra los de­mó­cra­tas. ¿Y la vul­ne­ra­bi­li­dad re­pu­bli­ca­na? Du­ran­te ca­si dos dé­ca­das, los go­ber­na­do­res re­pu­bli­ca­nos Geor­ge W. Bush y Rick Perry hi­cie­ron lo po­si­ble por cor­te­jar a los vo­tan­tes his­pa­nos, te­nien­do en men­te que se­rían ne­ce­sa­rios pa­ra com­pen­sar por el de­cli­ve en la po­bla­ción de vo­tan­tes blan­cos.

Pe­ro el ac­tual go­ber­na­dor Greg Ab­bott y el vi­ce­go­ber­na­dor Dan Pa­trick re­sul­ta­ron ser gue­rre­ros Trum­pis­tas, in­clu­so pre­ce­dien­do al pre­si­den­te en al­gu­nos pun­tos de vis­ta con­ser­va­do­res.

En el 2016, mien­tras Hi­llary Clin­ton es­ta­ba per­dien­do los es­ta­dos pre­via­men­te ga­na­dos por Ba­rack Oba­ma, ella su­peró sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a él en Te­xas, per­dien­do el es­ta­do por 9 pun­tos en com­pa­ra­ción con la pér­di­da de 16 pun­tos de Oba­ma en 2012.

Los de­mó­cra­tas han es­ta­do tra­tan­do de ga­nar Te­xas a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción his­pa­na, que es ne­ce­sa­ria, pe­ro que ha de­mos­tra­do ser in­su­fi­cien­te. Que los de­mó­cra­tas ga­nen en el cor­to pla­zo de­pen­de­rá de si pue­den con­ven­cer a re­pu­bli­ca­nos que ra­zo­nan su vo­to, en lu­ga­res co­mo High­land Park (su­bur­bio ri­co de Da­llas) y Me­mo­rial (su­bur­bio de Hous­ton). Tam­bién es­tán los jó­ve­nes. Clin­ton re­ci­bió el 44 por cien­to o más de los vo­tos en cin­co dis­tri­tos de Te­xas ac­tual­men­te ocu­pa­dos por re­pu­bli­ca­nos. Más sor­pren­den­te, Clin­ton de­rro­tó a Trump en to­do el es­ta­do en­tre los vo­tan­tes me­no­res de 40 años, y ga­nó la cohor­te más jo­ven, de 18 a 24 años de edad, por 26 pun­tos. Con­ver­tir a los jó­ve­nes de Te­xas de­be ser una cruzada de­mó­cra­ta. Una cuar­ta par­te de la po­bla­ción del es­ta­do tie­ne me­nos de 18 años.

Con una Ca­sa Blan­ca so­bre el pi­lar tó­xi­co del na­ti­vis­mo, es­te pue­de ser el mo­men­to en que los de­mó­cra­tas co­mien­cen a re­cu­pe­rar Te­xas, y qui­zás ce­rrar la bre­cha con la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.