Acam­pan en de­fen­sa de ba­rrio Du­ran­gui­to

Ac­ti­vis­tas se ins­ta­lan en zo­na de cons­truc­ción pa­ra evi­tar de­mo­li­cio­nes sor­pre­si­vas

El Diario de El Paso - - PORTADA - Karla Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Una do­ce­na de ma­ni­fes­tan­tes man­tie­nen una ‘guar­dia’ per­ma­nen­te des­de la no­che del mar­tes en el ba­rrio ‘Du­ran­gui­to’, ante el te­mor de que el Ayun­ta­mien­to o los pro­pie­ta­rios de­rri­ben edi­fi­cios de su­pues­to va­lor his­tó­ri­co pa­ra dar pa­so a una are­na de even­tos.

Un juz­ga­do de ape­la­cio­nes fre­nó la de­mo­li­ción des­de la tar­de del lu­nes, pe­ro los pro­pie­ta­rios em­pe­za­ron a des­truir los edi­fi­cios la ma­ña­na del mar­tes, en vio­la­ción al edic­to.

Des­de en­ton­ces, los ac­ti­vis­tas se han es­ta­do tur­nan­do pa­ra pro­te­ger lo que con­si­de­ran un le­ga­do de El Pa­so, ante la vi­gi­lan­cia de po­li­cías mu­ni­ci­pa­les.

Uti­li­zan­do som­bri­llas, car­pas y bol­sas de dor­mir es co­mo los ma­ni­fes­tan­tes pien­san acam­par pa­ra ‘cui­dar’ los edi­fi­cios da­ña­dos y no te­ner otra ‘sor­pre­sa’.

“Ayer nos sor­pren­dió a to­dos que nos avi­sa­ran que es­ta­ban ti­ran­do los edi­fi­cios, se su­po­nía que no de­bían ti­rar na­da por­que el juez di­jo que no, pe­ro de to­dos mo­dos lo hi­cie­ron y aho­ra va­mos a vi­gi­lar que no ti­ren ni un la­dri­llo”, men­cio­nó In­gu Haz­le­wood.

Los de­más ma­ni­fes­tan­tes di­je­ron que no tie­nen in­ten­cio­nes de mo­ver­se has­ta que se re­suel­va la si­tua­ción de Du­ran­gui­to, a pe­sar que tie­nen más de 24 ho­ras dur­mien­do a la in­tem­pe­rie.

Agre­ga­ron que va­rias per­so­nas que los apo­yan en su lu­cha se han acer­ca­do a ellos pa­ra lle­var­les agua, co­mi­da y los ar­tícu­los ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­dan per­ma­ne­cer ahí.

Re­gre­san ca­mio­nes de cons­truc­ción

El his­to­ria­dor y ac­ti­vis­ta Max Gross­man co­men­tó que es­te miér­co­les, al­re­de­dor de las 7:20 a.m., má­qui­nas pa­ra de­mo­li­ción vol­vie­ron al lu­gar, lo que con­si­de­ra una ‘vio­la­ción’ a las dos ór­de­nes emi­ti­das por la Oc­ta­va Cor­te de Ape­la­cio­nes.

“No hay per­mi­sos pa­ra de­mo­ler. La Po­li­cía tie­ne que ha­cer al­go, tie­ne que in­ter­ve­nir”, ex­pre­só Gross­man, ha­cien­do re­fe­ren­cia a las pa­tru­llas que vi­gi­lan el lu­gar

Apa­ren­te­men­te, los tra­ba­ja­do­res de JMR De­mo­li­tion acu­die­ron al lu­gar pa­ra re­vi­sar las lí­neas de gas, pe­ro se fue­ron mi­nu­tos des­pués.

“Me sen­tí con ra­bia”

An­to­nia Mo­ra­les, una de las re­si­den­tes más an­ti­guas de Du­ran­gui­to, men­cio­nó que sin­tió “ra­bia” cuan­do vio có­mo las má­qui­nas ti­ra­ban las pa­re­des de los edi­fi­cios.

“Me sen­tí con ra­bia, me sen­tí im­po­ten­te cuan­do vino la ma­qui­ni­ta esa chi­qui­ta por­que no­so­tros ya te­nía­mos la or­den del juez. Hi­ci­mos una jun­ta y nos fui­mos con­fia­dos pe­ro és­tos (los tra­ba­ja­do­res de JMR) lle­ga­ron en la ma­ña­na y em­pe­za­ron a agu­je­rar”, co­men­tó Mo­ra­les.

Mo­ra­les re­la­tó que tres de los ve­ci­nos in­ten­ta­ron ha­blar con los tra­ba­ja­do­res mos­trán­do­les una co­pia de la or­den del juez, pe­ro ellos “se bur­la­ban” mien­tras con­ti­nua­ban de­rrum­ban­do.

“El se­ñor Pa­ti­ño les mos­tra­ba el pa­pel y les de­cía que no po­dían ha­cer eso, pe­ro se­guían pi­can­do y pi­can­do las pa­re­des ti­ran­do to­do”, con­tó.

La mu­jer re­la­tó que has­ta que Ve­ró­ni­ca Car­ba­jal, una de las abo­ga­das lle­gó al lu­gar fue cuan­do los em­plea­dos de­tu­vie­ron la de­mo­li­ción.

“Sen­tí mu­cho co­ra­je que cuan­do em­pe­zó to­do no­más éra­mos tres y no nos ha­cían ca­so, si hu­bie­ran es­ta­do to­dos los mu­cha­chos no hu­bie­ran he­cho na­da por­que hu­bié­ra­mos pa­ra­do la má­qui­na”, aña­dió Mo­ra­les.

Van a de­man­dar a la Ciu­dad

Gross­man re­cal­có que aun­que el Ayun­ta­mien­to di­ga que ellos no tu­vie­ron na­da que ver en la de­mo­li­ción y que fue­ron los due­ños de los edi­fi­cios quie­nes de­ci­die­ron de­rrum­bar, lo de­man­da­rán por da­ños a las pro­pie­da­des.

“La Ciu­dad di­ce que ellos no con­tro­lan es­tos per­mi­sos, pe­ro ob­via­men­te la Ciu­dad pue­de qui­tar o in­va­li­dar es­tos per­mi­sos”, en­fa­ti­zó el his­to­ria­dor.

Por otro la­do, la abo­ga­da Car­ba­jal co­men­tó que la Ciu­dad es­tá “po­nien­do pre­sión” en los due­ños de los edi­fi­cios ya que no les pa­ga­rá lo acor­da­do ya que el tra­to fue pa­gar por el te­rreno y no por el edi­fi­cio.

La tam­bién ac­ti­vis­ta aña­dió que ya tra­ba­ja con su gru­po de cin­co abo­ga­dos en la de­man­da que in­ter­pu­so a la Ciu­dad por los da­ños cau­sa­dos a los edi­fi­cios y co­men­tó que ha­rá to­do lo po­si­ble por pre­ser­var el ba­rrio, aun­que es­to le to­me años.

“Le pu­si­mos car­gos a la Ciu­dad por rom­per la ley, por­que des­obe­de­cie­ron la or­den aun­que ellos di­gan que no. Va­mos a ha­cer to­do lo que ten­ga­mos que ha­cer pa­ra con­ser­var es­te his­tó­ri­co ba­rrio y esta pe­lea pue­de du­rar me­ses o has­ta años”, con­clu­yó.

aC­Ti­ViS­TaS Y ve­ci­nos de la zo­na se apos­ta­ron en ca­sas de cam­pa­ña

Una Uni­dad po­li­cia­ca res­guar­da un in­mue­ble afec­ta­do el mar­tes pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.