Ne­gar cam­bio cli­má­ti­co es in­sul­tar a víc­ti­mas de hu­ra­ca­nes

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Eu­ge­ne Ro­bin­son

¿Cuán­do, si no aho­ra, es el mo­men­to de ha­blar so­bre el ca­len­ta­mien­to glo­bal y qué ha­cer al res­pec­to? La res­pues­ta de la ad­mi­nis­tra­ción Trump y del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, bá­si­ca­men­te, es su­cin­ta en su ig­no­ran­cia vo­lun­ta­ria: “¿Qué tal nun­ca?”

Nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción ra­cio­nal ve­ría la de­vas­ta­ción de los hu­ra­ca­nes Har­vey e Ir­ma y tra­ta­ría de ne­gar el cam­bio cli­má­ti­co. En la ac­tua­li­dad, sin em­bar­go, no exis­te una ad­mi­nis­tra­ción ra­cio­nal en Es­ta­dos Uni­dos.

En cam­bio, te­ne­mos un pre­si­den­te y un je­fe de la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal que se nie­gan a re­co­no­cer lo ob­vio. Los pen­sa­mien­tos y las ora­cio­nes son bien­ve­ni­dos en mo­men­tos co­mo es­tos, pe­ro son in­sin­ce­ros si no se com­ple­men­tan con el aná­li­sis y la ac­ción. Las fu­tu­ras me­ga­tor­men­tas se­rán peo­res, di­cen los cien­tí­fi­cos; la cues­tión pa­ra los en­car­ga­dos de for­mu­lar po­lí­ti­cas es has­ta qué pun­to.

Se­gún Scott Pruitt, ad­mi­nis­tra­dor de la EPA, pa­ra que los cien­tí­fi­cos “usen tiem­po y es­fuer­zo pa­ra tra­tar” la cau­sa de es­tas tor­men­tas ma­si­vas y anó­ma­las se­ría “muy, muy in­sen­si­ble a la gen­te en Flo­ri­da”. Si bus­co en los ar­chi­vos, pue­do pre­sen­tar al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes más irres­pon­sa­bles de los fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, pe­ro no mu­chas.

¿Por qué Har­vey des­car­gó can­ti­da­des sin pre­ce­den­tes, ca­si bí­bli­cas de llu­via en Hous­ton y sus al­re­de­do­res? ¿Por qué Ir­ma pa­só más tiem­po co­mo una tor­men­ta de Ca­te­go­ría 5 que cual­quier otro hu­ra­cán re­gis­tra­do? ¿Por qué, por primera vez que al­guien sa­be, te­ne­mos dos tor­men­tas de Ca­te­go­ría 4 que ha­cen tie­rra en EU en la mis­ma tem­po­ra­da? ¿Por qué tu­vi­mos dos hu­ra­ca­nes im­por­tan­tes (Ir­ma y Jo­sé) y una ter­ce­ra tor­men­ta al­go me­nor (Ka­tia) agi­tan­do al mis­mo tiem­po?

Co­mo se­ña­lan fre­cuen­te­men­te los ne­ga­do­res, nin­gún evento me­teo­ro­ló­gi­co in­di­vi­dual pue­de ser cul­pa­do de­fi­ni­ti­va­men­te por el cam­bio cli­má­ti­co. Pe­ro la Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial pu­bli­có una de­cla­ra­ción con­clu­yen­do que “las ta­sas de llu­via aso­cia­das con Har­vey pro­ba­ble­men­te fue­ron in­ten­si­fi­ca­das por el cam­bio cli­má­ti­co”. Y con res­pec­to a Ir­ma, la OMM ci­tó mo­de­los que mues­tran que “los hu­ra­ca­nes en un cli­ma más cá­li­do pro­ba­ble­men­te se in­ten­si­fi­ca­rán”.

Exis­ten víncu­los es­ta­ble­ci­dos en­tre la se­ve­ri­dad de una tor­men­ta y fac­to­res ta­les co­mo el ni­vel del mar, la tem­pe­ra­tu­ra del océano y la posición de las co­rrien­tes pre­do­mi­nan­tes, co­mo la co­rrien­te de cho­rro. El ca­len­ta­mien­to glo­bal ha al­te­ra­do to­dos esos pa­rá­me­tros.

Es­te es pre­ci­sa­men­te el mo­men­to en que los cien­tí­fi­cos de la EPA, de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal Oceá­ni­ca y At­mos­fé­ri­ca, del Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Na­cio­nal, de la NASA y de otras agencias de­ben cen­trar­se en el lá­ser so­bre el cam­bio cli­má­ti­co. De­ben es­tu­diar las ca­rac­te­rís­ti­cas y los im­pac­tos de los hu­ra­ca­nes de esta tem­po­ra­da pa­ra en­ten­der me­jor los cam­bios que el ca­len­ta­mien­to glo­bal ha oca­sio­na­do has­ta aho­ra. Y es­toy se­gu­ro de que lo ha­rán - a me­nos que su tra­ba­jo sea obs­ta­cu­li­za­do por los po­lí­ti­cos.

El cam­bio cli­má­ti­co nun­ca de­be­ría ha­ber­se con­ver­ti­do en un asun­to po­lí­ti­co en pri­mer lu­gar. El ca­len­ta­mien­to glo­bal no re­cor­ta la afi­lia­ción po­lí­ti­ca - co­mo go­ber­na­do­res re­pu­bli­ca­nos. Greg Ab­bott de Te­xas y Rick Scott de Flo­ri­da de­be­rían re­co­no­cer hu­mil­de­men­te.

El pre­si­den­te Trump pue­de ne­gar sin­ce­ra­men­te el consenso cien­tí­fi­co o pue­de es­tar fin­gien­do; eso es di­fí­cil de de­ter­mi­nar. Él con­ti­núa ven­dien­do su fan­ta­sía del “car­bón her­mo­so, lim­pio” y de su pro­me­sa va­cía de traer de­trás la industria. Tal vez no en­tien­de que el car­bón fue aplas­ta­do no por la re­gu­la­ción gu­ber­na­men­tal sino por el ad­ve­ni­mien­to de gas na­tu­ral ba­ra­to y abun­dan­te de­bi­do al “frac­king”, o tec­no­lo­gía de in­yec­ción de agua a pre­sión.

La ad­mi­nis­tra­ción Trump de­be al me­nos in­sis­tir en que las co­mu­ni­da­des cos­te­ras de Te­xas y Flo­ri­da sean re­cons­trui­das te­nien­do en cuen­ta el cam­bio cli­má­ti­co. El au­men­to del ni­vel del mar es un he­cho in­cues­tio­na­ble; el más cruel in­sul­to a los que aho­ra su­fren se­ría fin­gir que no lo es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.