Los es­ta­dou­ni­den­ses ne­ce­si­tan se­gu­ro de sa­lud uni­ver­sal

El Diario de El Paso - - PORTADA - Ber­nie San­ders

Es­te es un mo­men­to cru­cial en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos. ¿No­so­tros, co­mo na­ción, nos uni­mos al res­to del mun­do in­dus­tria­li­za­do y ga­ran­ti­za­mos la aten­ción in­te­gral de sa­lud a ca­da per­so­na co­mo un de­re­cho hu­mano? ¿O man­te­ne­mos un sis­te­ma que es enor­me­men­te ca­ro, bu­ro­crá­ti­co y que es­tá di­se­ña­do pa­ra ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios de las com­pa­ñías de se­gu­ros, la industria far­ma­céu­ti­ca y los pro­vee­do­res de equi­pos mé­di­cos?

Se­gui­mos sien­do el úni­co gran país en la tie­rra que per­mi­te a los eje­cu­ti­vos y ac­cio­nis­tas de la industria del cui­da­do de la sa­lud ob­te­ner in­creí­ble­men­te ri­cos, mien­tras que de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas su­fren por­que no pue­den ob­te­ner la aten­ción mé­di­ca que ne­ce­si­tan. Es­to no es lo que Es­ta­dos Uni­dos me­re­ce.

En to­do es­te país, he es­cu­cha­do de los es­ta­dou­ni­den­ses que han com­par­ti­do his­to­rias des­ga­rra­do­ras so­bre nues­tro sis­te­ma inope­ran­te. Los mé­di­cos me han ha­bla­do de pacientes que mu­rie­ron por­que de­ja­ron sus vi­si­tas mé­di­cas has­ta que fue de­ma­sia­do tar­de. És­tas eran per­so­nas que no te­nían se­gu­ro o no po­dían cos­tear­se los cos­tos de bol­si­llo im­pues­tos por sus pla­nes de se­gu­ro.

He es­cu­cha­do de per­so­nas ma­yo­res que se han vis­to obli­ga­das a di­vi­dir sus píl­do­ras por la mi­tad por­que no po­dían pa­gar el exa­ge­ra­da­men­te al­to pre­cio de los me­di­ca­men­tos re­ce­ta­dos. Los on­có­lo­gos me han ha­bla­do de pacientes con cán­cer que no han po­di­do ad­qui­rir tra­ta­mien­tos pa­ra sal­var la vi­da por­que no pue­den pa­gar­los. Es­to no de­be­ría su­ce­der en el país más ri­co del mun­do.

Los es­ta­dou­ni­den­ses no de­ben du­dar en ir al mé­di­co por­que no tie­nen su­fi­cien­te di­ne­ro. No de­ben preo­cu­par­se de que una es­tan­cia en el hos­pi­tal los quie­bre o los de­je pro­fun­da­men­te en­deu­da­dos. Ellos de­ben ser ca­pa­ces de ir al mé­di­co que quie­ren, no só­lo uno en una red en par­ti­cu­lar. No de­be­rían te­ner que gas­tar enor­mes can­ti­da­des de tiem­po pa­ra lle­nar for­mas com­pli­ca­das y dis­cu­tir con las com­pa­ñías de se­gu­ros en cuan­to a si tie­nen o no la co­ber­tu­ra que es­pe­ra­ban.

A pe­sar de que 28 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses no cuen­tan con se­gu­ro mé­di­co y aún tie­nen me­nos ase­gu­ra­dos, gas­ta­mos mu­cho más por ha­bi­tan­te en la aten­ción mé­di­ca que cual­quier otra na­ción in­dus­tria­li­za­da. En 2015, Es­ta­dos Uni­dos gas­tó ca­si 10 mil dó­la­res por per­so­na en el cui­da­do de la sa­lud; los ca­na­dien­ses, ale­ma­nes, fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos gas­ta­ron me­nos de la mi­tad de eso, mien­tras que ga­ran­ti­za­ban la aten­ción de sa­lud a to­dos. Ade­más, es­tos paí­ses tie­nen ma­yo­res ta­sas de esperanza de vi­da y me­no­res ta­sas de mor­ta­li­dad in­fan­til que no­so­tros.

La ra­zón de que nues­tro sis­te­ma de aten­ción de la sa­lud es tan exa­ge­ra­da­men­te ca­ro es que no es­tá di­se­ña­do pa­ra pro­por­cio­nar aten­ción de ca­li­dad a to­dos de una ma­ne­ra ren­ta­ble, sino pa­ra pro­por­cio­nar enor­mes be­ne­fi­cios al com­ple­jo mé­di­co-in­dus­trial.

La so­lu­ción a esta cri­sis no es tan di­fí­cil. Ha­ce me­dio siglo, Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ble­ció Me­di­ca­re. Ga­ran­ti­zar be­ne­fi­cios de sa­lud in­te­gra­les pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses ma­yo­res de 65 ha de­mos­tra­do ser enor­me­men­te exi­to­so, ren­ta­ble y po­pu­lar. Aho­ra es el mo­men­to de ex­pan­dir y me­jo­rar Me­di­ca­re pa­ra cu­brir a to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses.

Es­te miér­co­les pre­sen­té la Ley de Me­di­ca­re pa­ra To­dos en el Se­na­do, con 15 co­pa­tro­ci­na­do­res y el apo­yo de do­ce­nas de or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se. Ba­jo esta le­gis­la­ción, ca­da fa­mi­lia re­ci­bi­ría una co­ber­tu­ra in­te­gral, y las fa­mi­lias de cla­se me­dia aho­rra­rían mi­les de dó­la­res al año al eli­mi­nar sus cos­tos de se­gu­ros pri­va­dos a me­di­da que pa­sa­mos a un programa fi­nan­cia­do con fon­dos pú­bli­cos.

La tran­si­ción al programa de Me­di­ca­re pa­ra To­dos ten­dría lu­gar du­ran­te cua­tro años. En el pri­mer año, los be­ne­fi­cios pa­ra las per­so­nas ma­yo­res se am­plia­rían pa­ra in­cluir cui­da­do den­tal, co­ber­tu­ra de la vis­ta y au­dí­fo­nos, y la edad de ele­gi­bi­li­dad pa­ra Me­di­ca­re se re­du­ci­ría a 55. To­dos los ni­ños me­no­res de 18 años tam­bién es­ta­rían cu­bier­tos. En el se­gun­do año, la edad de ele­gi­bi­li­dad se re­du­ci­ría a 45 y en el ter­cer año a 35. Pa­ra el cuarto año, to­dos los hom­bres, mu­je­res y ni­ños en el país es­ta­rían cu­bier­tos por Me­di­ca­re pa­ra To­dos.

Ha­brá una enor­me opo­si­ción a esta le­gis­la­ción de los po­de­ro­sos in­tere­ses es­pe­cia­les que se be­ne­fi­cian del ac­tual sis­te­ma de des­pil­fa­rro. Las com­pa­ñías de se­gu­ros, las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas y Wall Street, sin du­da, de­di­ca­rá mu­cho di­ne­ro a cabildeo, con­tri­bu­cio­nes a la cam­pa­ña y anun­cios de te­le­vi­sión pa­ra de­rro­tar a esta pro­pues­ta. Pe­ro es­tán en el la­do equi­vo­ca­do de la his­to­ria.

Aho­ra es el mo­men­to pa­ra que el Con­gre­so es­té con el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se. Aho­ra es el mo­men­to de ex­ten­der Me­di­ca­re pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.