Cau­só hu­ra­cán Irma da­ños en el país por $18 bi­llo­nes

Es­ti­ma­cio­nes no in­clu­yen las pér­di­das agrí­co­las

El Diario de El Paso - - PANORAMA - lo­ri­da—

FLas pér­di­das de se­gu­ros que oca­sio­nó el hu­ra­cán Irma po­drían al­can­zar un to­tal de $18 bi­llo­nes en to­do Es­ta­dos Uni­dos, mu­cho me­nos de lo que se ha­bía pro­nos­ti­ca­do cuan­do la tor­men­ta se di­ri­gía a la cos­ta Es­te de la Flo­ri­da co­mo un mons­truo de ca­te­go­ría 4, pe­ro de to­das for­mas se en­cuen­tra aún en­tre las peo­res ja­más su­fri­das en el país.

Ka­ren Clark and Co., una fir­ma de Bos­ton que se es­pe­cia­li­za en ana­li­zar los ries­gos, es­ti­mó las pér­di­das to­ta­les, en­tre ellas las que pro­vo­có en el Ca­ri­be, en $25 bi­llo­nes. La Flo­ri­da se lle­vó la peor par­te de los $18 bi­llo­nes su­fri­dos en Es­ta­dos Uni­dos, se­gui­da por Geor­gia, Carolina del Sur y Ala­ba­ma. Los es­ti­ma­dos abar­can los da­ños a edi­fi­cios y sus con­te­ni­dos, otras es­truc­tu­ras ase­gu­ra­das, a los vehícu­los y la in­te­rrup­ción del tra­ba­jo. Las ci­fras no in­clu­yen pér­di­das agrí­co­las ni tam­po­co las que com­pren­de el pro­gra­ma na­cio­nal de se­gu­ros por inun­da­ción, di­jo Clark.

El es­ti­ma­do tam­po­co cu­bre el cos­to to­tal de la tor­men­ta, que po­dría ser un nú­me­ro di­fí­cil de cal­cu­lar, di­jo Clark.

“Es­to in­clui­ría la in­fraes­truc­tu­ra: el da­ño a las ca­lles y ca­rre­te­ras, la ero­sión de las pla­yas, las la­bo­res de re­cu­pe­ra­ción y lim­pie­za. To­da es­tas otras co­sas que van co­mo pér­di­das eco­nó­mi­cas to­ta­les. No co­noz­co nin­gu­na or­ga­ni­za­ción que com­pu­te eso”.

Con ese nú­me­ro, Irma que­da fue­ra de la lis­ta de las pri­me­ras 10 tormentas, y por de­ba­jo de la mar­ca de $15.4 bi­llo­nes en pér­di­das, que se­gún es­ti­ma Clark, pro­vo­có Har­vey. El hu­ra­cán de 1926 que des­tru­yó a Mia­mi aún si­gue sien­do el peor en to­da la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, de acuer­do con las ci­fras de Clark, con pér­di­das que, en el dinero de hoy día, ha­brían lle­ga­do a los $150 bi­llo­nes. Al hu­ra­cán de 1926 le si­gue el de 1928, que hi­zo tri­zas el La­go Okee­cho­bee y pro­vo­có da­ños por $77 bi­llo­nes. Lue­go vie­ne en ter­cer lu­gar el hu­ra­cán de 1900 en Gal­ves­ton que pro­vo­có $60 bi­llo­nes en pér­di­das y Ka­tri­na en el 2005, que ge­ne­ró pér­di­das por $59 bi­llo­nes, di­jo Clark.

Irma se con­vir­tió en la se­gun­da tor­men­ta de ca­te­go­ría 4 en cas­ti­gar te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano en me­nos de un mes cuan­do el pa­sa­do do­min­go 10 de sep­tiem­bre to­có tie­rra en Cud­joe Key, y el pri­mer hu­ra­cán de ca­te­go­ría 4 en la Flo­ri­da des­de Char­ley en el 2004. Irma pa­sa­rá a los li­bros de ré­cords co­mo uno de los más po­de­ro­sos ja­más vis­tos en el Atlán­ti­co, con vien­tos má­xi­mos de 185 mi­llas por ho­ra (mph) que du­ra­ron 37 ho­ras.

Des­pués que se pro­nos­ti­có que el sur de la Flo­ri­da se­ría un blan­co po­ten­cial pa­ra una tor­men­ta de ca­te­go­ría 4 co­mo Irma, Clark le di­jo a sus clien­tes que las pér­di­das po­drían lle­gar has­ta los $150 bi­llo­nes.

Des­pués que Irma co­men­zó a de­bi­li­tar­se, las pér­di­das po­ten­cia­les ba­ja­ron no­ta­ble­men­te. Irma ter­mi­nó sien­do una tor­men­ta con mu­cha me­nos llu­via que lo que se ha­bía pro­nos­ti­ca­do en las peo­res si­tua­cio­nes, con se­ve­ras ma­re­ja­das de tor­men­ta en Tam­pa y St. Pe­ters­burg que nun­ca lle­ga­ron a ma­te­ria­li­zar­se. En tormentas con mu­chas pre­ci­pi­ta­cio­nes co­mo Ka­tri­na y Har­vey, las pér­di­das por inun­da­ción, que por lo ge­ne­ral no se com­pren­den en los se­gu­ros, pue­den ser mu­cho más al­tas.

El peor ata­que de Irma lo su­frie­ron los Ca­yos, a los que la tor­men­ta im­pac­tó con vien­tos sos­te­ni­dos de 130 mph. Los gol­pes más vio­len­tos lo de­bie­ron en­fren­tar las ca­sas mó­vi­les, te­chos y ven­ta­nas, es­truc­tu­ras li­ge­ras y le­tre­ros, di­jo Clark. Apar­te de los Ca­yos, los peo­res da­ños los cau­sa­ron los ár­bo­les que ca­ye­ron. Des­pués que la tor­men­ta pa­só ha­cia el Gol­fo, se de­bi­li­tó con­si­de­ra­ble­men­te, aun­que mu­chas ca­sas en Ever­gla­des City fue­ron gol­pea­das sin pie­dad.

La tor­men­ta tam­bién desató enor­mes inun­da­cio­nes cos­te­ras un po­co más al nor­te, en Jack­son­vi­lle y Char­les­ton, don­de el im­pac­to de Irma coin­ci­dió con la ma­rea al­ta y con agua­ce­ros muy fuer­tes. En Jack­son­vi­lle, el río St. Johns subió ca­si seis pies, y los to­ta­les de pre­ci­pi­ta­cio­nes al­can­za­ron las 11 pul­ga­das.

Re­gre­san re­si­den­tes

A me­di­da que los de­vas­ta­dos Ca­yos de la Flo­ri­da em­pie­zan a re­ci­bir a los ha­bi­tan­tes que hu­ye­ron del hu­ra­cán Irma, las au­to­ri­da­des ad­vir­tie­ron a los is­le­ños que lle­ven con­si­go las pro­vi­sio­nes su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner­se a sí mis­mos por un tiem­po, da­do que na­die sa­be cuán­do que­da­rán ple­na­men­te res­tau­ra­dos los sis­te­mas de agua po­ta­ble y de elec­tri­ci­dad.

“Los Ca­yos no son lo que us­te­des de­ja­ron ha­ce va­rios días al eva­cuar. Los ser­vi­cios de elec­tri­ci­dad, dre­na­je y agua po­ta­ble son, en el me­jor de los ca­sos, in­ter­mi­ten­tes”, sub­ra­yó ayer el al­cal­de del Con­da­do Mon­roe, Geor­ge Neu­gent, du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa.

FLO­RI­DA SU­FRIÓ la mayor pér­di­da, se­gui­da por Geor­gia, Carolina del Sur y Ala­ba­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.