Trump le da la es­pal­da a ‘du­ros’ en in­mi­gra­ción

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ru­ben Na­va­rret­te Jr.

Los de­mó­cra­tas y los re­pu­bli­ca­nos, en reali­dad, siem­pre han pa­re­ci­do com­pe­tir pa­ra ver qué par­ti­do pue­de ser más du­ro con los in­mi­gran­tes.

Los de­mó­cra­tas ofre­cen pa­la­bras bo­ni­tas, pe­ro sus ac­cio­nes, o sea, las de­por­ta­cio­nes en ma­sa, son a me­nu­do feas. Los re­pu­bli­ca­nos usan las pa­la­bras feas, pe­ro sus ac­cio­nes, es de­cir, el es­ta­tus le­gal pro­pues­to por Geor­ge W. Bush pa­ra los in­do­cu­men­ta­dos, pue­den ser atrac­ti­vas.

Aho­ra, co­mo re­sul­ta­do de una ce­na pri­va­da en­tre los má­xi­mos lí­de­res de­mó­cra­tas del Con­gre­so, Nancy Pe­lo­si y Chuck Schu­mer, am­bas par­tes po­drían ya ha­ber pac­ta­do un acuer­do pa­ra pro­te­ger a 800 mil jó­ve­nes in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos de la de­por­ta­ción. Es­tos son los jó­ve­nes que es­ta­ban “so­ñan­do” si pen­sa­ban que Ba­rack Oba­ma iba a sal­var­los. Eran lo su­fi­cien­te­men­te cré­du­los co­mo pa­ra con­ver­tir­se en par­te de una tram­pa cí­ni­ca, es­ta­ble­ci­da por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, cuan­do se en­tre­ga­ron al Ser­vi­cio de In­mi­gra­ción y Adua­nas (ICE) a cam­bio de un per­mi­so de tra­ba­jo de dos años y un res­pi­ro tem­po­ral de la de­por­ta­ción.

Trump re­cien­te­men­te echó le­ña al fue­go del de­ba­te so­bre la in­mi­gra­ción, res­cin­dien­do el pro­gra­ma co­no­ci­do co­mo Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DACA). Pe­ro pa­re­ce que a fin de cuen­tas no tu­vo el es­tó­ma­go pa­ra de­por­tar a cien­tos de mi­les de jó­ve­nes que son más es­ta­dou­ni­den­ses que mu­chos de los na­ti­vos.

De ahí la con­ver­sa­ción de un acuer­do con los de­mó­cra­tas, don­de la Ca­sa Blan­ca apo­ya­ría la le­gis­la­ción pa­ra pro­te­ger a los re­cep­to­res de DACA. A su vez, los de­mó­cra­tas ac­ce­de­rían a dar más fon­dos pa­ra la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za con la con­di­ción de que ese dinero no se use pa­ra pa­gar por el mu­ro fron­te­ri­zo pro­pues­to por Trump, el cual cos­ta­rá has­ta 25 bi­llo­nes de dó­la­res.

Es­to es una apues­ta de ga­nar o ga­nar pa­ra los de­mó­cra­tas, que ama­rían gol­pear al ala ra­cis­ta re­pu­bli­ca­na le­ga­li­zan­do a los “drea­mers” (los be­ne­fi­cia­rios de DACA). Tam­po­co es tan di­fí­cil pa­ra los de­mó­cra­tas res­pal­dar el au­men­to de la fi­nan­cia­ción de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za. Des­pués de to­do, el Par­ti­do De­mó­cra­ta es el ver­da­de­ro par­ti­do de los mu­ros y cer­cas; lo han si­do des­de que Bill Clin­ton mi­li­ta­ri­zó la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co en 1994 a tra­vés de la Ope­ra­ción Ga­te­kee­per.

Re­per­cu­sio­nes pa­ra Trump

In­clu­so el ru­mor de un acuer­do fue su­fi­cien­te pa­ra arrin­co­nar a Trump con sus ba­ses, for­zán­do­lo a pa­sar los pró­xi­mos dos días tui­tean­do que no ha­bía acuer­do, aun­que que­da­ba el po­ten­cial de uno. Tam­bién in­sis­tió en que el mu­ro no es­ta­ba cier­ta­men­te fue­ra de las ne­go­cia­cio­nes, y to­da­vía for­ma par­te de su plan de in­mi­gra­ción.

Los res­tric­cio­nis­tas de la de­re­cha no des­per­di­cia­ron el tiem­po, ca­ta­lo­gan­do a Trump co­mo “Do­nald el de la Am­nis­tía”. La es­cri­to­ra na­ti­vis­ta Ann Coul­ter, un fiel Trum­pis­ta, pa­re­cía pe­dir su des­ti­tu­ción, mien­tras que el re­pre­sen­tan­te Ste­ve King, re­pu­bli­cano de Io­wa, in­sis­tió que cual­quier con­ce­sión mi­gra­to­ria des­trui­ría la ba­se de Trump.

Por lo tan­to, en lo que pu­do ha­ber si­do un in­ten­to de cal­mar a sus crí­ti­cos, Trump tui­teó el vier­nes que no apo­ya­ría la “mi­gra­ción en ca­de­na”, lo que sig­ni­fi­ca que se opo­ne a la reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar que ha guia­do la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción en las úl­ti­mas cin­co dé­ca­das.

Lo que sí es que Trump pa­re­ce más com­pro­me­ti­do a nun­ca ha­cer es ayu­dar al Con­gre­so a en­con­trar una ma­ne­ra de per­mi­tir que los “drea­mers” se que­den en Es­ta­dos Uni­dos. Co­mo él tui­teó el jue­ves: “¿Al­guien real­men­te quie­re ti­rar a los jó­ve­nes bue­nos, edu­ca­dos y rea­li­za­dos que tie­nen tra­ba­jos, al­gu­nos sir­vien­do en el ejér­ci­to?”.

Y agre­gó: “Han es­ta­do en nues­tro país du­ran­te mu­chos años sin cul­pa su­ya – traí­da por los pa­dres a tem­pra­na edad”.

No po­de­mos es­tar se­gu­ros so­bre qué se di­jo en pri­va­do du­ran­te la ce­na en­tre Trump y los de­mó­cra­tas. Pe­ro Trump po­dría aca­bar fun­gien­do co­mo un eje­cu­ti­vo cen­tris­ta en cuan­to a la in­mi­gra­ción, al me­nos con res­pec­to a los “drea­mers”. Pue­de ha­ber de­ci­di­do o es­tar por de­ci­dir que los du­ros son de­ma­sia­do du­ros pa­ra su gus­to, y ter­mi­nar ha­cien­do más tra­tos con sus vie­jos ami­gos “Chuck” y “Nancy”.

Eso de­ja­ría a los lí­de­res re­pu­bli­ca­nos con las ma­nos vacías y en­fu­re­ce­ría a los par­ti­da­rios de Trump.

Man­tén­gan­se al tan­to. Es­te dra­ma no ha con­clui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.