DECLARAN EMER­GEN­CIA POR ‘NA­TE’ EN EU

El Diario de El Paso - - PORTADA - John Branch , Ser­ge F. Ko­va­les­ki y Sa­bri­na Ta­ver­ni­se / The New York Times

Se con­vier­te en hu­ra­cán tras de­jar 27 muer­tos en Cen­troa­mé­ri­ca; lle­gan llu­vias a Loui­sia­na

Las Ve­gas, Ne­va­da— Las má­qui­nas de vi­deo­po­ker que le gus­ta­ban a Step­hen Pad­dock eran las que no lla­ma­ban la aten­ción. Te­nían po­cas lu­ces y se es­cu­cha­ba me­nos el rui­do de las cam­pa­nas que sue­len emi­tir esos dis­po­si­ti­vos.

Se sen­ta­ba de­lan­te de ellas du­ran­te ho­ras, a me­nu­do apos­tan­do más de 100 dó­la­res por mano. La ma­ne­ra en que ju­ga­ba –ins­tin­ti­va, de­ci­si­va, cal­cu­la­da y si­len­cio­sa, con po­co mo­vi­mien­to más allá de sus ojos cam­bian­tes y de­dos ági­les– sig­ni­fi­ca­ba que po­día ju­gar va­rios cien­tos de ma­nos por ho­ra. Los an­fi­trio­nes de los ca­si­nos lo co­no­cían bien.

“Son­reía po­co y no era ama­ble”, di­jo John Wein­reich, quien fue an­fi­trión eje­cu­ti­vo del Atlan­tis Ca­sino Re­sort Spa en Reno, Ne­va­da, don­de Pad­dock so­lía ju­gar de for­ma re­gu­lar y que fue el si­tio don­de co­no­ció a su no­via. “No ha­bía mu­cho mo­vi­mien­to cor­po­ral, ex­cep­to las ma­nos”.

Su es­ti­lo me­tó­di­co y su ni­vel de ha­bi­li­dad le per­mi­tie­ron ju­gar, y oca­sio­nal­men­te ga­nar, de­ce­nas de mi­les de dó­la­res en una so­la se­sión, re­cau­dan­do los pa­gos y dis­fru­tan­do las ven­ta­jas de los ho­te­les. La se­ma­na pa­sa­da, co­mo re­com­pen­sa por su leal­tad y apues­tas, Pad­dock pu­do hos­pe­dar­se gra­tis en el pi­so 32 en una de las sui­tes de éli­te del Man­da­lay Bay Re­sort and Ca­sino, uno de sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos pa­ra ju­gar.

El do­min­go por la no­che, Pad­dock, de 64 años, usó un ar­se­nal de ri­fles que tras­la­dó de for­ma se­cre­ta has­ta su ha­bi­ta­ción y abrió fue­go des­de las ven­ta­nas que rom­pió con­tra el pú­bli­co del fes­ti­val Rou­te 91 Har­vest.

Cuan­do ter­mi­nó, 58 per­so­nas es­ta­ban muer­tas, ade­más de Pad­dock, quien se sui­ci­dó en su ha­bi­ta­ción mien­tras los equi­pos de Po­li­cía se acer­ca­ban a él. Cer­ca de 500 per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das por las ba­las y el pá­ni­co desata­do por el ata­que.

No fue una coin­ci­den­cia que la ope­ra­ción se rea­li­za­ra des­de la to­rre de cris­tal de uno de los ca­si­nos más pres­ti­gio­sos de Las Ve­gas. Un as­pec­to im­por­tan­te de la vi­da de Pad­dock im­pli­ca­ba los jue­gos de azar, por lo que te­nía an­sias por dis­fru­tar los pla­ce­res que só­lo Las Ve­gas po­día pro­por­cio­nar­le.

Ape­nas tres días an­tes de que dis­pa­ra­ra des­de el Man­da­lay Bay, fue vis­to ju­gan­do vi­deo­po­ker en ese ca­sino.

Pad­dock no era muy co­no­ci­do en­tre los ju­ga­do­res se­rios de la ciu­dad. No era una “wha­le” (ba­lle­na), que es el tér­mino usa­do pa­ra los ju­ga­do­res más im­por­tan­tes. Pe­ro al co­lo­car sus apues­tas de 100 dó­la­res o más en vi­deo­po­ker, “es­te ti­po apos­ta­ba fuer­te”, di­jo Ant­hony Cur­tis, ex ju­ga­dor pro­fe­sio­nal y ac­tual­men­te pro­pie­ta­rio y edi­tor de Las Ve­gas Ad­vi­sor, un si­tio web que cu­bre el ne­go­cio de los ca­si­nos.

Pad­dock fue due­ño y ad­mi­nis­tra­dor de un com­ple­jo de apar­ta­men­tos cer­ca de Da­llas, y ha si­do des­cri­to co­mo un ju­bi­la­do adi­ne­ra­do. La gen­te que lo co­no­cía te­nía la im­pre­sión de que era un ju­ga­dor ren­ta­ble, o que al me­nos ga­na­ba lo su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner su es­ti­lo de vi­da.

Se­gún una per­so­na que re­vi­só el his­to­rial de apues­tas de Pad­dock, y que pi­dió man­te­ner su ano­ni­ma­to por­que esa in­for­ma­ción for­ma par­te de una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial activa, de­ce­nas de “re­por­tes de transac­cio­nes mo­ne­ta­rias”, que los ca­si­nos de­ben en­viar al Go­bierno fe­de­ral pa­ra re­gis­trar las transac­cio­nes su­pe­rio­res a la su­ma de 10 mil dó­la­res apa­re­cen ar­chi­va­das ba­jo su nom­bre. Pad­dock te­nía lí­neas de cré­di­to de seis ci­fras en los ca­si­nos que le da­ban la opor­tu­ni­dad de ga­nar su­mas im­por­tan­tes en lar­gas se­sio­nes, y se le co­no­cía co­mo al­guien que siem­pre pa­ga­ba sus cuen­tas. A me­nu­do se que­da­ba en habitaciones “com­ped”, lo que sig­ni­fi­ca que se alo­ja­ba gra­tis, co­mo su­ce­dió el pa­sa­do fin de se­ma­na en el Man­da­lay Bay, se­gún la per­so­na que co­no­ce su his­to­rial.

Es­ta­ba allí pa­ra ju­gar, no pa­ra ir­se de fiesta. La no­che an­tes del ti­ro­teo, Pad­dock pre­sen­tó dos que­jas al ho­tel por el rui­do pro­ve­nien­te de sus ve­ci­nos de aba­jo: Al­bert Gar­zón, due­ño de un res­tau­ran­te de San Die­go, y su es­po­sa y ami­gos. Gar­zón, que se que­da­ba en la sui­te 31-135, di­rec­ta­men­te de­ba­jo de Pad­dock, di­jo que los guar­dias de se­gu­ri­dad lla­ma­ron a su puer­ta al­re­de­dor de las 01:30 de la ma­ña­na del do­min­go y le pi­die­ron que ba­ja­ra el vo­lu­men de la mú­si­ca country que es­ta­ba es­cu­chan­do. Cuan­do pre­gun­tó de dón­de ve­nía la que­ja, se­ña­lan­do que las habitaciones más cer­ca­nas que te­nía es­ta­ban muy le­jos, el guar­dia de se­gu­ri­dad le di­jo: “Es el hués­ped que es­tá en­ci­ma de ti”.

Ba­ja­ron la mú­si­ca pe­ro otros guar­dias de se­gu­ri­dad vol­vie­ron a to­car­le la puer­ta, me­dia ho­ra más tar­de. El hom­bre ha­bía lla­ma­do pa­ra que­jar­se de nue­vo, por lo que Gar­zón apa­gó la mú­si­ca. No fue sino has­ta las pri­me­ras ho­ras del lu­nes que Gar­zón se dio cuen­ta de que Pad­dock ha­bía si­do el hom­bre que se ha­bía que­ja­do de la mú­si­ca.

“Al­cé la vis­ta y pu­de ver su cor­ti­na on­dean­do por el vien­to”, di­jo.

En el Atlan­tis de Reno, Pad­dock so­lía sen­tar­se en las má­qui­nas de la gen­te que es­ta­ba ju­gan­do, pe­ro se le­van­ta un mo­men­to pa­ra to­mar­se un des­can­so. “Eso mo­les­ta­ba a la gen­te pe­ro no pa­re­cía im­por­tar­le en ab­so­lu­to”, di­jo Wein­reich. “Ac­tua­ba co­mo si di­je­ra: es­tas má­qui­nas son pa­ra mí”.

Pad­dock tam­bién mi­ra­ba fi­ja­men­te a las per­so­nas, di­jo Wein­reich.

“Le en­can­ta­ba mi­rar fi­ja­men­te a otras per­so­nas mien­tras ju­ga­ban”, di­jo. “No era al­go bueno por­que eso in­co­mo­da­ba a otros ju­ga­do­res VIP has­ta lí­mi­tes in­so­por­ta­bles”.

“Uno de mis in­vi­ta­dos me di­jo una vez: Él real­men­te me da es­ca­lo­fríos”.

En el Man­da­lay Bay, Pad­dock usó las má­qui­nas de vi­deo­po­ker ubi­ca­das en una es­tan­cia re­la­ti­va­men­te tran­qui­la lla­ma­da “High Li­mit Slots”, apar­ta­da de otros rui­do­sos dis­po­si­ti­vos. Es­ta ha­bi­ta­ción tie­ne sus pro­pios asis­ten­tes, tra­ba­jan­do de­trás de un es­cri­to­rio, y sus pro­pios ba­ños, pa­ra man­te­ner a los ju­ga­do­res cer­ca.

El re­la­ti­vo ano­ni­ma­to de es­te am­bien­te se ajus­ta­ba a su per­so­na­li­dad de mu­chas ma­ne­ras: una bús­que­da so­li­ta­ria pa­ra ejer­ci­tar a su men­te cal­cu­la­do­ra.

“Era un ti­po ma­te­má­ti­co”, di­jo Eric Pad­dock, su her­mano me­nor. “Él po­día de­cir­te al cal­cu­lar con su men­te cuá­les eran las pro­ba­bi­li­da­des de cual­quier má­qui­na que es­ta­ba ju­gan­do. Lo es­tu­dió co­mo si fue­ra un doc­to­ra­do. No era apos­tar ton­ta­men­te. Fue su tra­ba­jo”.

El vi­deo­po­ker re­ci­be me­nos aten­ción que el po­ker que se jue­ga en las me­sas, una mo­da­li­dad muy popular por los ju­ga­do­res que han ga­na­do fa­ma y ri­que­zas en tor­neos co­mo la Se­rie Mun­dial de Pó­ker. El vi­deo­po­ker com­par­te al­gu­nos de los mis­mos pa­rá­me­tros: los ju­ga­do­res bus­can com­bi­na­cio­nes ga­na­do­ras de car­tas, de pa­res y full a es­ca­le­ras y co­lor. Pe­ro es un jue­go muy di­fe­ren­te.

“El vi­deo­po­quer es el equi­va­len­te a la co­caí­na en­tre los jue­gos de apues­ta”, di­jo Cur­tis.

No hay opo­nen­tes. No hay fa­ro­les ni preo­cu­pa­cio­nes por las ma­nos de los com­pe­ti­do­res. Ge­ne­ral­men­te, se extraen cin­co car­tas de una ba­ra­ja virtual de 52 car­tas (que apa­re­ce ins­tan­tá­nea­men­te en la pan­ta­lla de vi­deo) y los ju­ga­do­res de­ci­den cuá­les son las car­tas con las que se que­dan, y las que in­ter­cam­bian por nue­vas. Los ju­ga­do­res cal­cu­lan las pro­ba­bles ma­nos que po­drían ar­mar con las otras 47 car­tas.

En es­te ti­po de jue­gos una escalera real, o flor im­pe­rial, po­dría pa­gar 400 ve­ces la apues­ta ini­cial –por ejem­plo, al­guien que apueste 125 dó­la­res po­dría ob­te­ner un pa­go de 50 mil dó­la­res–.

Pa­ra ex­per­tos co­mo Pad­dock que, se­gún su her­mano, ha­bía ju­ga­do du­ran­te 25 años, ca­da mano só­lo re­que­ría unos se­gun­dos de tiem­po. Po­día ju­gar diez ma­nos en un mi­nu­to. Era un jue­go de pro­ba­bi­li­da­des cal­cu­la­das con frial­dad, en el que se jue­ga sin pre­sen­ti­mien­tos ni emo­ción.

“Las co­ra­zo­na­das no tie­nen na­da que ver con es­te jue­go”, di­jo Bob Dan­cer, un ju­ga­dor pro­fe­sio­nal de vi­deo­po­ker en Las Ve­gas, que ha es­cri­to 10 li­bros so­bre el tema. “Si ten­go un pre­sen­ti­mien­to que di­ce: Voy a bus­car otro co­ra­zón, me­jor es­pe­ra­ré has­ta que des­apa­rez­ca esa sen­sa­ción”.

Las me­jo­res má­qui­nas del Man­da­lay Bay pa­gan el 99.17 por cien­to, unos 99.17 dó­la­res por ca­da 100 dó­la­res apos­ta­dos, se­gún Cur­tis. Si Pad­dock pa­sa­ba por una ma­la ra­cha, esas pér­di­das eran com­pen­sa­das con cier­tas fa­ci­li­da­des que los ca­si­nos sue­len otor­gar­le a sus clien­tes lea­les. Mien­tras más jue­gan las per­so­nas, más pro­mo­cio­nes es­pe­cia­les pue­den ga­nar.

“Si se acer­ca al 100 por cien­to, así es co­mo él ju­ga­ba”, di­jo Eric Pad­dock. “No só­lo se tra­ta­ba de la má­qui­na. Son las aten­cio­nes, la ha­bi­ta­ción. Es el whisky de 50 años que cues­ta 500 dó­la­res por tra­go. Se su­man to­das esas co­sas a la ex­pe­rien­cia de jue­go”.

Esas ven­ta­jas fue­ron una de las ra­zo­nes por las que Pad­dock con­du­jo ca­si 90 mi­nu­tos des­de su ca­sa en Mes­qui­te, Ne­va­da, a Las Ve­gas pa­ra de­di­car­se a las apues­tas al­tas. Tam­bién visitaba los mo­des­tos ca­si­nos de Mes­qui­te, pe­ro no era co­no­ci­do por ju­gar gran­des su­mas en ellos.

“Pad­dock no ju­gó a un ni­vel sig­ni­fi­ca­ti­vo con no­so­tros”, di­jo An­dre Ca­rrier, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes del Eu­re­ka Ca­sino Re­sort en Mes­qui­te, en un co­rreo elec­tró­ni­co. “En to­das las con­ver­sa­cio­nes con mis co­le­gas pa­re­cie­ra que Pad­dock visitaba nues­tro ca­sino co­mo vi­vía en su ve­cin­da­rio: co­mo al­guien que na­die co­no­cía bien”.

Era más co­no­ci­do en al­gu­nos re­cin­tos ex­clu­si­vos de Las Ve­gas, co­mo el Man­da­lay Bay y el Wynn Las Ve­gas. En ma­yo, Pad­dock in­vi­tó a su her­mano Eric y a su so­brino, de 20 años, a un fin de se­ma­na en el Wynn don­de ha­bía al­can­za­do el es­ta­tus del “Chair­man’s Club”, con­tó su her­mano. Fes­te­ja­ron co­mien­do sus­hi ca­ro y vie­ron un es­pec­tácu­lo. Pad­dock le di­jo a su her­mano que, co­mo ha­bía vis­to tan­tas ve­ces la pre­sen­ta­ción, se ha­bía da­do cuen­ta de que una de las per­so­nas en el es­ce­na­rio era un su­plen­te.

En 2012, Pad­dock de­man­dó por ne­gli­gen­cia al due­ño de The Cos­mo­po­li­tan of Las Ve­gas, un cen­tro turístico y ca­sino de la ciu­dad, ar­gu­men­tan­do que en 2011 “se res­ba­ló y ca­yó por una obs­truc­ción en el sue­lo” del lo­cal, un ac­ci­den­te que le oca­sio­nó gas­tos mé­di­cos por la su­ma de 30 mil 600 dó­la­res.

El due­ño de The Cos­mo­po­li­tan dis­pu­tó mu­chas de las acu­sa­cio­nes de Pad­dock, y un juez des­es­ti­mó la de­man­da en 2014, se­gún los re­gis­tros ju­di­cia­les.

Pad­dock tam­bién te­nía una ca­sa en Reno, don­de ju­ga­ba en el Atlan­tis. Allí co­no­ció a Ma­ri­lou Dan­ley, su no­via, quien tra­ba­ja­ba re­clu­tan­do ju­ga­do­res pa­ra que se re­gis­tra­ran en las tar­je­tas de clien­tes fre­cuen­tes, an­tes de con­ver­tir­se en una an­fi­trio­na de los sa­lo­nes de apues­tas fuer­tes, di­jo Wein­reich.

Wein­reich se­ña­ló que Pad­dock era di­fí­cil de cla­si­fi­car. “Era bas­tan­te her­mé­ti­co, en el sen­ti­do de que era es­toi­co y se­ve­ro”, di­jo.

Pad­dock ju­ga­ba co­mo vi­vía: me­tó­di­ca­men­te, siem­pre cal­cu­lan­do las pro­ba­bi­li­da­des. Era pru­den­te y le gus­ta­ba pla­near el fu­tu­ro, di­jo Eric Pad­dock, y no le gus­ta­ba de­jar las co­sas al azar. Siem­pre lle­va­ba dos te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, ca­da uno de una em­pre­sa di­fe­ren­te, en ca­so de que lle­ga­ra a te­ner pro­ble­mas de co­ber­tu­ra.

El jue­ves en la no­che, Pad­dock es­ta­ba en la sa­la de apues­tas fuer­tes del Man­da­lay Bay y ju­ga­ba en una má­qui­na que le per­mi­tía apos­tar 100 dó­la­res en ca­da re­par­to de las car­tas vir­tua­les.

Cer­ca de él, otro ju­ga­dor con­si­guió una bue­na mano y se le­van­tó emo­cio­na­do de su si­lla.

El hom­bre re­cuer­da que su en­tu­sias­mo hi­zo que Pad­dock hi­cie­ra una pau­sa en su jue­go y se vol­tea­ra. “¿Qué con­se­guis­te?”, le pre­gun­tó y el hom­bre con­tes­tó: “Una escalera real”.

“Buen tra­ba­jo”, le di­jo Pad­dock y si­guió ju­gan­do.

El mul­ti­ho­mi­ci­da de Las Ve­gas apos­ta­ba a me­nu­do más de 100 dó­la­res por mano La no­che an­te­rior al ti­ro­teo, se que­jó dos ve­ces al ho­tel, por ve­ci­nos que es­cu­cha­ban mú­si­ca country ‘a gran vo­lu­men’

MÁ­QUi­nAs dE vi­deo­po­ker en el ca­sino del ho­tel Man­da­lay bay The new York Times

JU­GÓ En una ex­clu­si­va ha­bi­ta­ción lla­ma­da “High li­mit Slots”

stEP­HEn PAd­doCK, el pis­to­le­ro de la ma­sa­cre de las Ve­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.