No hay lu­gar pa­ra de­pre­da­do­res se­xua­les, sea quien sea

El Diario de El Paso - - OPINIÓN -

Cuan­do un ti­po lla­ma­do Har­vey Weins­tein es des­pe­di­do de una em­pre­sa lla­ma­da la Com­pa­ñía Weins­tein, de­be ser­vir co­mo una aler­ta a to­da per­so­na po­de­ro­sa en Es­ta­dos Uni­dos que abu­sa de las per­so­nas me­nos po­de­ro­sas: No crea que va a evi­tar las con­se­cuen­cias.

Si uno de los ma­yo­res mag­na­tes de Holly­wood es­tá per­dien­do su po­si­ción en el exitoso es­tu­dio de ci­ne que fun­dó, nin­gún aco­sa­dor se­xual es­tá seguro. Si es­te com­por­ta­mien­to ya no se to­le­ra en una in­dus­tria don­de el “so­fá de las en­tre­vis­tas” es un cli­ché, nin­gu­na em­pre­sa que to­le­ra el aco­so se­xual es­tá se­gu­ra. La era en la que los su­pe­rio­res pue­den so­me­ter gra­tui­ta­men­te a los que es­tán por de­ba­jo de ellos a avan­ces no desea­dos ha ter­mi­na­do. Los que no cam­bian pron­to es­ta­rán en la lí­nea del de­sem­pleo.

En una de­cla­ra­ción, Weins­tein ad­mi­tió que “la for­ma en que me he com­por­ta­do con co­le­gas en el pa­sa­do ha cau­sa­do mu­cho do­lor”, di­cien­do que lle­gó a la ma­yo­ría de edad “cuan­do las re­glas so­bre el com­por­ta­mien­to en los lu­ga­res de tra­ba­jo eran di­fe­ren­tes”.

La repu­tación de Weins­tein no era un se­cre­to en el ne­go­cio. Pe­ro has­ta que al­gu­nos de sus acu­sa­do­res ha­bla­ron pú­bli­ca­men­te en un re­por­ta­je de The New York Ti­mes la semana pa­sa­da, él era in­to­ca­ble. Bueno, ex­cep­to por los abo­ga­dos: La Com­pa­ñía Weins­tein ha­bía pa­ga­do com­pen­sa­ción a al me­nos ocho mu­je­res que acu­sa­ron a Weins­tein de obli­gar­las a te­ner se­xo.

¿Se­rá es­te el es­cán­da­lo que fi­nal­men­te obli­ga a los abu­sa­do­res ya sus em­plea­do­res a dar­se cuen­ta de que tie­nen que cam­biar? Tal vez. Pe­ro ha ha­bi­do otros ca­sos que de­be­rían ha­ber pues­to a to­dos en el avi­so.

Roger Ai­les, que cons­tru­yó Fox News en un co­lo­so, fue des­pe­di­do el año pa­sa­do des­pués de que dos do­ce­nas de mu­je­res se acer­ca­ran pa­ra acu­sar­lo de usar su po­si­ción pa­ra in­ten­tar ex­traer fa­vo­res se­xua­les. Fue se­gui­do por la puer­ta de Fox News por el co­men­ta­ris­ta Bill O’Reilly, arrui­na­do por ale­ga­tos creí­bles de con­duc­ta si­mi­lar.

El fun­da­dor de Uber, Tra­vis Ka­la­nick, fue ex­pul­sa­do co­mo di­rec­tor ge­ne­ral por su­pues­ta­men­te to­le­rar una cul­tu­ra de la com­pa­ñía de aco­so se­xual.

Weins­tein te­nía el po­der de ha­cer o arrui­nar ca­rre­ras, y sus acu­sa­do­ras te­nían mu­cho que per­der al ha­blar. Pe­ro es­te ya es un país di­fe­ren­te, y las mu­je­res sin­tie­ron la obli­ga­ción de de­nun­ciar­lo.

Otra pre­gun­ta ob­via es: ¿dón­de es­ta­ba la jun­ta di­rec­ti­va? Los acuer­dos pa­ga­dos pa­ra com­prar si­len­cio se re­mon­tan a dé­ca­das. Los di­rec­to­res allí y en otros lu­ga­res de­ben es­tar más vi­gi­lan­tes en el fu­tu­ro. Ha­cer la vis­ta gor­da a la ma­la con­duc­ta de un com­pa­ñe­ro eje­cu­ti­vo in­vi­ta a de­man­das cos­to­sas y acuer­dos pa­ra las com­pa­ñías que se su­po­ne que es­tán su­per­vi­san­do. Los miem­bros de la Jun­ta tam­bién pue­den ser de­man­da­dos per­so­nal­men­te por ta­les abu­sos.

Los di­rec­to­res de esta em­pre­sa y otros que han ig­no­ra­do tal con­duc­ta de­ben de­jar de asu­mir que el aco­so se­xual es par­te del tra­ba­jo. Y el epi­so­dio de­be en­viar un men­sa­je fuer­te a los eje­cu­ti­vos que pien­san que tie­nen de­re­cho a apro­ve­char­se se­xual­men­te de sus em­plea­das o em­plea­dos. De­ben lim­piar sus men­tes de ta­les ideas ar­cai­cas, o lim­piar sus es­cri­to­rios e ir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.