YA VAN 21 MUER­TOS POR IN­CEN­DIOS EN CALIFORNIA

El Diario de El Paso - - FRONT PAGE -

San­ta Ro­sa, California – Jo­sé Gar­ni­ca tra­ba­jó por más de dos dé­ca­das cons­tru­yen­do la ca­sa de sus sue­ños, que ter­mi­nó re­du­ci­da a ce­ni­zas en cues­tión de mi­nu­tos de­bi­do a los vo­ra­ces in­cen­dios fo­res­ta­les que han afec­ta­do al nor­te de California.

Gar­ni­ca, de 44 años de edad y quien vino de Mé­xi­co a Es­ta­dos Uni­dos ha­ce más de 20 años, al fin te­nía los re­cur­sos pa­ra re­mo­de­lar par­te de su vi­vien­da en San­ta Ro­sa, tras ha­cer ca­rre­ra en la com­pa­ñía lo­cal de re­co­lec­ción de ba­su­ra y aho­rrar to­do lo que él y su es­po­sa po­dían.

En los úl­ti­mos dos años, re­mo­zó las pa­re­des e ins­ta­ló un nue­vo ai­re acon­di­cio­na­do, equi­pó la co­ci­na y cam­bió el pi­so. Com­pró un te­le­vi­sor de 60 pul­ga­das. El sá­ba­do re­ci­bió un es­ti­ma­do pa­ra re­em­pla­zar la cer­ca, una de las úl­ti­mas ta­reas que le que­da­ba por ha­cer.

Pe­ro a las 3:30 de la ma­dru­ga­da del lu­nes, la mo­ra­da pa­só a ser una de las 2 mil vi­vien­das y ne­go­cios que que­da­ron des­trui­dos por la ola de in­cen­dios que han ma­ta­do a por lo me­nos 17 per­so­nas en la re­gión.

"Me sien­to im­po­ten­te", di­jo Gar­ni­ca el mar­tes. "No pue­do ha­cer na­da. To­do, la vi­da en­te­ra, me pa­sa por la men­te en un mi­nu­to. To­do lo que lo­gré en es­ta vi­da. De­jé atrás mi fa­mi­lia en Mé­xi­co pa­ra te­ner una me­jor vi­da, y ya es­tá­ba­mos co­men­zan­do a lo­grar al­go de co­mo­di­dad y ocu­rre es­to".

Gar­ni­ca tra­tó de sal­var su ca­sa con la man­gue­ra de su jardín. Lue­go jun­to con un ve­cino tra­tó de usar el agua de su pis­ci­na. Pe­ro en 15 mi­nu­tos el ve­cin­da­rio en­te­ro ha­bía su­cum­bi­do a las lla­mas.

"Qui­zás si yo hu­bie­ra sa­bi­do que es­to iba a pa­sar, en vez de pa­sar esos 45 mi­nu­tos tra­tan­do de apa­gar el fue­go, hu­bie­ra ido den­tro y hu­bie­ra res­ca­ta­do mis co­sas, pe­ro yo no sa­bía que es­to iba a pa­sar", ex­pre­só Gar­ni­ca.

Las lla­mas de­vo­ra­ron gran par­te de la zo­na vi­ní­co­la de Na­pa y So­no­ma y lle­ga­ron has­ta la pin­to­res­ca lo­ca­li­dad cos­te­ra de Men­do­cino más al nor­te, de­jan­do una es­te­la de ce­ni­zas y hu­mo. Ve­cin­da­rios en­te­ros que­da­ron re­du­ci­dos a ce­ni­zas. Don­de una vez se er­guía una ca­sa que­da só­lo una

En 15 mi­nu­tos, el ve­cin­da­rio don­de es­ta­ba su vi­vien­da que­dó re­du­ci­do a ce­ni­zas

cha­mus­ca­da chi­me­nea, o los res­tos de una má­qui­na de la­var ro­pa.

"Es­to es pu­ra de­vas­ta­ción y to­ma­rá un tiem­po sa­lir y eva­luar los da­ños", di­jo Ken Pim­lott, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Bos­ques y Pro­tec­ción An­ti­in­cen­dios de California. Aña­dió que "en los pró­xi­mos días se va­ti­ci­nan con­di­cio­nes cli­má­ti­cas que azu­za­rán las lla­mas".

En al­gu­nos ve­cin­da­rios los hi­dran­tes te­nían to­da­vía las man­gue­ras co­nec­ta­das, in­di­cio de que los bom­be­ros no pu­die­ron con el fue­go y se vie­ron obli­ga­dos a sa­lir de pri­sa.

Los in­cen­dios ya es­tán en­tre los más mor­tí­fe­ros en la his­to­ria de California, y las au­to­ri­da­des es­ti­man que la ci­fra de muer­tes au­men­ta­rá a me­di­da que se va­ya es­cla­re­cien­do el panorama de des­truc­ción. Por lo me­nos 185 per­so­nas re­sul­ta­ron las­ti­ma­das du­ran­te los in­cen­dios que es­ta­lla­ron la no­che del do­min­go. Unas 200 per­so­nas es­tán des­apa­re­ci­das só­lo en el con­da­do de So­no­ma.

David Leal, de 55 años jun­to con su es­po­sa e hi­jas­tro lo­gra­ron sal­var unas cuan­tas de­co­ra­cio­nes de la ca­sa que te­nían en San­ta Ro­sa, co­mo unas bal­do­sas y un cru­ci­fi­jo.

"Nos va­mos a que­dar con es­tas co­sas y cuan­do re­cons­tru­ya­mos, se­rán re­cuer­dos de lo que so­bre­vi­vi­mos y de la per­se­ve­ran­cia que tu­vi­mos", di­jo Leal. "Es difícil no de­jar que me em­bar­guen las emo­cio­nes en es­tos mo­men­tos".

En­tre­tan­to, Leal al­qui­ló un bu­zón pos­tal pa­ra po­der re­ci­bir co­rres­pon­den­cia, com­pró una nue­va lap­top y al­go de ro­pa. Por aho­ra la fa­mi­lia es­tá dur­mien­do en los dos vehícu­los que tie­nen.

"Ya re­gre­sa­re­mos, más pron­to que tar­de, con la fren­te en al­to, y oja­lá nues­tros ami­gos, nues­tros ve­ci­nos, pue­dan ha­cer lo mis­mo", di­jo Leal con la voz en­tre­cor­ta­da.

Jo­sé Gar­ni­ca lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos ha­ce mas de 20 años

El nor­tE de California ha si­do azo­ta­do por las lla­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.