Des­co­no­ce Puer­to Ri­co ci­fra de muer­tos por hu­ra­cán: los in­ci­ne­ra

Los cuer­pos cre­ma­dos no son in­clui­dos ma­yor­men­te en el número ofi­cial de muer­tos

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

A gua­di­lla, Puer­to Ri­co— Los due­ños de fu­ne­ra­rias y cre­ma­to­rios han si­do au­to­ri­za­dos por el Go­bierno de Puer­to Ri­co pa­ra que­mar los cuer­pos de per­so­nas que mu­rie­ron como re­sul­ta­do del Hu­ra­cán Ma­ría, sin que esas per­so­nas ha­yan si­do in­clui­das en la ci­fra ofi­cial de muer­tos, de acuer­do a Buzz Feed News.

El re­sul­ta­do es un res­qui­cio ma­si­vo que es muy pro­ba­ble que es­té su­pri­mien­do el con­teo de muer­tos, lo cual se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal in­di­ca­dor de la ma­ne­ra como se es­tán lle­van­do a ca­bo los es­fuer­zos de ayu­da del Go­bierno fe­de­ral, de­bi­do a que el mis­mo pre­si­den­te Do­nald Trump lo hi­zo.

Ha­ce tres se­ma­nas, du­ran­te la vi­si­ta que hi­zo Trump, que fue una opor­tu­ni­dad pa­ra to­mar­se fotos, al te­rri­to­rio de Es­ta­dos Uni­dos –cu­yos re­si­den­tes son ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses– co­men­tó que el número de muer­tos era de só­lo 16.

Eso se du­pli­có pa­ra el mo­men­to en que re­gre­só a Was­hing­ton ese mis­mo día. Ac­tual­men­te, el número de muer­tos es de 51, una ci­fra que fue am­plia­men­te con­tra­di­cha por lo que re­por­ta­ron las fu­ne­ra­rias, cre­ma­to­rios y hos­pi­ta­les.

Lue­go, la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do le pre­gun­ta­ron có­mo ca­li­fi­ca­ba la res­pues­ta de la Ca­sa Blan­ca a la cri­sis, Trump res­pon­dió: “yo di­ría que es de 10”. Más de un mes des­pués de que la tor­men­ta to­có tie­rra el 20 de sep­tiem­bre, 2.6 mi­llo­nes de per­so­nas no tie­nen elec­tri­ci­dad, por lo me­nos 875 mil no tie­nen ac­ce­so a agua po­ta­ble y el 66 por cien­to de la is­la no tie­ne ser­vi­cio de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res.

Trump agre­gó: “yo di­ría que pro­ba­ble­men­te lo más di­fí­cil es cuan­do uno ha­bla de ali­vio, de bús­que­da, de to­dos los di­fe­ren­tes ni­ve­les y has­ta cuan­do uno ha­bla de las vi­das sal­va­das”.

Sin em­bar­go, dos re­pre­sen­tan­tes y 13 se­na­do­res de Es­ta­dos Uni­dos es­cri­bie­ron re­cien­te­men­te car­tas al je­fe de Se­gu­ri­dad In­ter­na, so­li­ci­tan­do que se ha­ga una in­ves­ti­ga­ción sobre el número de muer­tos.

Los en­car­ga­dos de fu­ne­ra­rias y cre­ma­to­rios le co­men­ta­ron a Buzz Feed News que ha­bían re­ci­bi­do do­ce­nas de cuer­pos de per­so­nas que mu­rie­ron de cau­sas re­la­cio­na­das con el hu­ra­cán –tan só­lo las cau­sas de esos dos mu­ni­ci­pios po­drían du­pli­car el número de de­ce­sos si hu­bie­ran si­do in­clui­dos.

El Ins­ti­tu­to Fo­ren­se per­mi­tió que los cuer­pos de por los me­nos 42 víc­ti­mas del hu­ra­cán fue­ran in­ci­ne­ra­das, de acuer­do a un en­car­ga­do de un cre­ma­to­rio.

El De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad de Puer­to Ri­co co­men­tó que los en­car­ga­dos de fu­ne­ra­rias y cre­ma­to­rios de­be­rían en­viar a cual­quier víc­ti­ma del hu­ra­cán al Ins­ti­tu­to an­tes de que sean cre­ma­dos, aun­que ad­mi­tie­ron que no se los han co­mu­ni­ca­do ofi­cial­men­te.

John Mut­ter, pro­fe­sor de Cien­cias de la Tie­rra y Asun­tos Pú­bli­cos de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, quien es­tu­dió có­mo fue ma­ne­ja­do el con­teo de muer­tos des­pués del Hu­ra­cán Ka­tri­na, co­men­tó que los pro­ce­di­mien­tos de Puer­to Ri­co pa­re­cían que “de­li­be­ra­da­men­te es­ta­ban tra­tan­do de man­te­ner ci­fras ba­jas”, ca­ta­lo­gán­do­lo como “inad­mi­si­ble”.

Otros ex­per­tos se lo atri­bu­ye­ron a una fa­lla de la bu­ro­cra­cia.

La Ca­sa Blan­ca y la ofi­ci­na del go­ber­na­dor de Puer­to Ri­co, Ri­car­do Ros­se­lló, no res­pon­die­ron a la so­li­ci­tud que se les hi­zo pa­ra que co­men­ta­ran sobre el asun­to.

Cuan­do le pre­gun­ta­ron di­rec­ta­men­te si el número de muer­tes re­la­cio­na­das con el hu­ra­cán en Puer­to Ri­co es­tá sien­do sub­es­ti­ma­do, un por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Puer­to Ri­co elu­dió la pre­gun­ta y di­jo: “no po­de­mos in­fe­rir o ha­cer pre­sun­cio­nes”.

“Si real­men­te hay ca­sos como és­te, tie­nen que pre­sen­tar­se an­te las au­to­ri­da­des”, agre­gó.

Sin em­bar­go, has­ta la fe­cha, mu­chos de esos cuer­pos ya fue­ron con­ver­ti­dos en ce­ni­zas.

Tra­to di­fe­ren­cial y ayu­da in­su­fi­cien­te

Do­nald Trump no res­pon­dió a la pre­gun­ta aque­lla tar­de en el Des­pa­cho Oval an­te el go­ber­na­dor Ros­se­lló, que un mes des­pués del ci­clón acu­día a Was­hing­ton a pe­dir más ayu­da pa­ra la re­cons­truc­ción. “¿Fa­ci­li­ta­ría la ayu­da en ca­sos de ne­ce­si­dad como el hu­ra­cán Ma­ría que Puer­to Ri­co fue­ra un es­ta­do de la Unión?”, ha­bía in­ter­pe­la­do al man­da­ta­rio un pe­rio­dis­ta.

Los es­tra­gos cau­sa­dos por el ci­clón y las fuer­tes crí­ti­cas que ha re­ci­bi­do Trump por su tar­día y de­sigual res­pues­ta a Puer­to Ri­co fren­te a la que dio a Te­xas y Flo­ri­da, gol­pea­das tam­bién por sen­dos ci­clo­nes, pu­sie­ron a la is­la en el ma­pa me­diá­ti­co y po­lí­ti­co de Es­ta­dos Uni­dos y lle­va­ron a Was­hing­ton el de­ba­te exis­ten­te des­de ha­ce dé­ca­das sobre su es­ta­tus ju­rí­di­co.

Pa­ra mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses fue cho­can­te ver la res­pues­ta de Trump a la de­vas­ta­ción del hu­ra­cán Ma­ría. Él, que tan­to uso ha­ce de Twit­ter, tar­dó por ejem­plo cin­co días en in­cluir el nom­bre de la is­la en uno, y en vez de mos­trar so­li­da­ri­dad con sus 3.4 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, ha­bló de las ma­las in­fra­es­truc­tu­ras y de la deu­da que acu­mu­la un te­rri­to­rio prác­ti­ca­men­te en ban­ca­rro­ta.

Tar­dó ca­si dos se­ma­nas en des­pla­zar­se allí, cuan­do a Te­xas y Flo­ri­da fue a los cua­tro días del pa­so de los hu­ra­ca­nes. Y una vez en la is­la, an­te el go­ber­na­dor Ros­se­lló y au­to­ri­da­des lo­ca­les que lle­va­ban tiem­po ad­vir­tien­do de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria in­ci­pien­te, les di­jo que ha­bían te­ni­do suer­te de no su­frir “una ca­tás­tro­fe ver­da­de­ra” como el hu­ra­cán Ka­tri­na.

Ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de Trump, el tra­to di­fe­ren­cial se ha vuel­to más pal­pa­ble, pe­ro se de­be más a un cam­bio de re­tó­ri­ca que a un cam­bio de sus­tan­cia”, di­ce Ri­car­do Ba­rrios. El ana­lis­ta puer­to­rri­que­ño del In­ter-Ame­ri­can Dia­lo­gue, uno de los think tanks más repu­tados de Was­hing­ton, re­co­ge así el ma­les­tar que exis­te en­tre sus com­pa­trio­tas des­de ha­ce dé­ca­das. No ha co­men­za­do con Trump. Di­cen que se sien­ten tra­ta­dos por Was­hing­ton como ciu­da­da­nos de se­gun­da o como si no fue­ran es­ta­du­ni­den­ses.

Lo cier­to es que, según una en­cues­ta pu­bli­ca­da por The New York Ti­mes, más de la mi­tad del país (54%) des­co­no­cía an­tes de Ma­ría que los puer­to­rri­que­ños com­par­ten con ellos la na­cio­na­li­dad.

Otro ejem­plo de que no se tra­ta só­lo de Trump: los mis­mos me­dios que re­co­gían pro­fu­sa­men­te las crí­ti­cas al man­da­ta­rio por su res­pues­ta a la emer­gen­cia en Puer­to Ri­co de­di­ca­ron una me­nor co­ber­tu­ra a la is­la que a Te­xas y Flo­ri­da.

Ca­si 120 años des­pués de pa­sar en 1898 del do­mi­nio es­pa­ñol al con­trol es­ta­du­ni­den­se, Puer­to Ri­co sigue ju­rí­di­ca­men­te en­tre dos aguas. Como Es­ta­do Li­bre Aso­cia­do a Es­ta­dos Uni­dos no es in­de­pen­dien­te, pe­ro tam­po­co dis­fru­ta de to­dos los de­re­chos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de los 50 es­ta­dos.

Ofi­cial­men­te, fa­lle­cie­rOn 51, can­ti­dad con­tra­di­cha por re­por­te de las fu­ne­ra­rias, cre­ma­to­rios y hos­pi­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.