ES UN PE­LI­GRO PA­RA LA SALUD

La obe­si­dad pro­vo­ca más de una en­fer­me­dad al cuer­po

El Diario de El Paso - - SOCIALES -

La obe­si­dad es una en­fer­me­dad que afec­ta a nues­tro cuer­po. No hay ór­gano que se sal­ve de su pre­sen­cia, y es así que la gor­du­ra pue­de afec­tar tan­to al co­ra­zón, al ce­re­bro, etc. Ade­más afec­ta al apa­ra­to di­ges­ti­vo.

PUE­DE PRODUCIR GASTRITIS Y REFLUJO ESOFÁGICO

Si con­su­me mu­chos ali­men­tos, de ma­ne­ra exa­ge­ra­da, ello pue­de pro­vo­car la in­fla­ma­ción de la mu­co­sa del es­tó­ma­go, lo que ter­mi­na pro­vo­can­do gastritis. Si co­me en gran­des can­ti­da­des, eso de­bi­li­ta de­ter­mi­na­das zo­nas del esó­fa­go, lo que fa­ci­li­ta que el áci­do es­to­ma­cal re­tor­ne al esó­fa­go.

TIE­NE LU­GAR LA LITIASIS VESICULAR

Se le lla­ma así a la acu­mu­la­ción de bi­lis en la ve­sí­cu­la, que tie­ne lu­gar cuan­do se co­me una gran can­ti­dad de ali­men­tos, y la ve­sí­cu­la así, ve re­du­ci­da su ca­pa­ci­dad de fil­tra­do.

LA OBE­SI­DAD PUE­DE PRODUCIR HÍ­GA­DO GRASO

Ello por­que el hí­ga­do se ve im­pe­di­do de me­ta­bo­li­zar y eli­mi­nar el ex­ce­so de gra­sa. De es­ta ma­ne­ra el ex­ce­den­te em­pie­za a acu­mu­lar­se en las cé­lu­las he­pá­ti­cas, dan­do ori­gen con el pa­so del tiem­po al hí­ga­do graso, que ter­mi­na sien­do fuen­te de múl­ti­ples en­fer­me­da­des.

EL SOBREPESO PRODUCE HERNIA

Ello es así, por­que las pa­re­des mus­cu­la­res del ab­do­men se en­cuen­tran im­po­si­bi­li­ta­das de sos­te­ner el sobrepeso y se de­bi­li­tan, dan­do sur­gi­mien­to a las her­nias.

HUESOS:

las ar­ti­cu­la­cio­nes y huesos co­mien­zan a re­sen­tir­se por el ex­ce­si­vo pe­so que de­ben so­por­tar, por en­de, la ar­tro­sis, ar­tri­tis y el ries­go de frac­tu­ra, es más ele­va­do.

APA­RA­TO REPRODUCTIVO:

la obe­si­dad cons­ti­tu­ye un im­por­tan­te fac­tor de ries­go de in­fer­ti­li­dad tan­to en hom­bres como en mu­je­res cu­yas hor­mo­nas se­xua­les se ven al­te­ra­das.

SIS­TE­MA CARDIOVASCULAR:

tan­to las ar­te­rias como el co­ra­zón su­fren las con­se­cuen­cias del ex­ce­so de gra­sa que pue­de obs­truir las ar­te­rias e in­cre­men­tar la pre­sión ar­te­rial así como ge­ne­rar in­su­fi­cien­cia car­día­ca, in­far­tos u otras afec­cio­nes vas­cu­la­res.

APA­RA­TO RESPIRATORIO:

tam­bién es afec­ta­do por la obe­si­dad y la obs­truc­ción de las vías aé­reas pue­de ge­ne­rar ap­nea del sue­ño.

Po­dría­mos nom­brar mu­chas más con­se­cuen­cias que no só­lo afec­tan a un ór­gano, sino más bien a to­do el or­ga­nis­mo, ya que la obe­si­dad in­cre­men­ta el ries­go de su­frir cán­cer, de­pre­sión, dis­li­pe­mias, pro­ble­mas vi­sua­les y au­di­ti­vos, in­fec­cio­nes, en­tre otros efec­tos ne­ga­ti­vos que de­jan ver el gran im­pac­to que es­ta en­fer­me­dad ge­ne­ra en la salud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.