Alar­gan el mis­te­rio Ken­nedy

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Was­hing­ton— El pre­si­den­te Trump or­de­nó el jue­ves la lar­ga­men­te es­pe­ra­da des­cla­si­fi­ca­ción de más de 2 mil 800 do­cu­men­tos re­la­cio­na­dos con el ase­si­na­to del pre­si­den­te John F. Ken­nedy, pe­ro ce­dió an­te la pre­sión de la CIA y el FBI pa­ra man­te­ner cla­si­fi­ca­dos mi­les de do­cu­men­tos adi­cio­na­les a los cua­les to­da­vía les fal­tan seis me­ses más de re­vi­sión.

Aun­que es­tán in­com­ple­tos, los do­cu­men­tos fue­ron una bús­que­da del te­so­ro pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res, his­to­ria­do­res y pa­ra quie­nes se de­di­can a di­vul­gar teo­rías de cons­pi­ra­ción, que han pa­sa­do me­dio si­glo bus­can­do pis­tas pa­ra des­cu­brir qué pa­só real­men­te en Da­llas ese fa­tí­di­co día de 1963. Los ar­chi­vos in­clu­yen afir­ma­cio­nes fal­sa­men­te es­pe­ran­za­do­ras sobre gáns­ters y cu­ba­nos y es­pías, la sos­pe­cha del Krem­lin de que Lyn­don B. John­son –el vi­ce­pre­si­den­te que ocu­pó la pre­si­den­cia tras la muer­te de Ken­nedy– es­tu­vo de­trás del ase­si­na­to y el te­mor de las au­to­ri­da­des de que el pú­bli­co no acep­ta­ría la ver­sión ofi­cial de los he­chos.

Pa­sar las ho­jas de los do­cu­men­tos en lí­nea la no­che del jue­ves fue si­mi­lar a ex­plo­rar una ca­ja de pa­pe­les en­con­tra­dos en un áti­co. Ha­bía imá­ge­nes bo­rro­sas de fotos de vi­gi­lan­cia de la CIA de prin­ci­pios de la dé­ca­da de los se­sen­ta, un re­gis­tro de vi­si­tan­tes de di­ciem­bre de 1963, in­clui­do un ofi­cial de la CIA, al ran­cho de John­son en Te­xas y re­por­tes de que Lee Har­vey Os­wald ob­tu­vo mu­ni­cio­nes a tra­vés de un gru­po pa­ra­mi­li­tar de de­re­cha.

Al­gu­nos de los do­cu­men­tos trans­mi­ten al­go del dra­ma y el caos de los días pos­te­rio­res al ase­si­na­to del pre­si­den­te. En­tre ellos es­tá un me­mo­ran­do apa­ren­te­men­te dic­ta­do por J. Ed­gar Hoo­ver, el director del FBI en ese en­ton­ces, el 24 de no­viem­bre de 1963, po­co des­pués de que Jack Ruby ase­si­na­ra con un ar­ma de fue­go a Os­wald cuan­do era tras­la­da­do del cuar­tel de la po­li­cía a una cár­cel lo­cal.

“No hay más in­for­ma­ción sobre el ca­so Os­wald ex­cep­to que él es­tá muer­to”, co­mien­za di­cien­do el me­mo­ran­do de ma­ne­ra con­ci­sa, an­tes de re­ci­tar los acon­te­ci­mien­tos del día.

Trump, quien ha dis­fru­ta­do su pro­pia es­pe­cu­la­ción sobre el mag­ni­ci­dio, ha ex­pre­sa­do im­pa­cien­cia por fi­nal­men­te abrir los úl­ti­mos ar­chi­vos del go­bierno, pa­ra to­par­se con una cam­pa­ña de úl­ti­mo minuto de las agen­cias de in­te­li­gen­cia pa­ra cen­su­rar cier­tos do­cu­men­tos. A re­ga­ña­dien­tes otor­gó a las agen­cias un pla­zo, que ven­ce el 26 de abril, pa­ra re­vi­sar de nue­vo los do­cu­men­tos res­tan­tes y dar­los a co­no­cer. Pa­ra quie­nes di­vul­gan teo­rías de cons­pi­ra­ción, el ase­si­na­to de Ken­nedy ha si­do el pre­mio ma­yor, uno que ha pro­du­ci­do una in­ter­mi­na­ble ca­de­na de li­bros, re­por­tes, con­fe­ren­cias, ar­tícu­los, si­tios web, do­cu­men­ta­les y pe­lí­cu­las de Holly­wood. Fue el pri­mer ase­si­na­to de un pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se en la era de la te­le­vi­sión, lo que ini­ció una ola de lu­to mun­dial por un jo­ven y ca­ris­má­ti­co lí­der y tam­bién ge­ne­ró una in­dus­tria de es­cep­ti­cis­mo y cues­tio­na­mien­tos sobre la ver­sión ofi­cial de los he­chos. Ca­da ins­ti­tu­ción gu­ber­na­men­tal que ha exa­mi­na­do la in­ves­ti­ga­ción de su muer­te, des­de la Co­mi­sión Wa­rren a los in­ves­ti­ga­do­res del con­gre­so, con­clu­ye­ron que Ken­nedy fue ase­si­na­do por Os­wald, quien reali­zó tres dis­pa­ros –con un ri­fle que com­pró y re­ci­bió por co­rreo– des­de el sex­to pi­so del de­pó­si­to de li­bros es­co­la­res de Te­xas cuan­do la ca­ra­va­na pre­si­den­cial pa­só por allí el 22 de no­viem­bre de 1963. Pe­ro eso nun­ca ha sa­tis­fe­cho a los que du­dan, y las en­cues­tas han in­di­ca­do cons­tan­te­men­te que los es­ta­dou­ni­den­ses to­da­vía creen que al­guien que no fue Os­wald de­bió ha­ber es­ta­do in­vo­lu­cra­do.

Mien­tras la Co­mi­sión Wa­rren con­clu­yó que Os­wald ac­tuó en so­le­dad, el Co­mi­té Se­lec­to de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes sobre Ase­si­na­tos di­jo en un re­por­te de 1979 que Ken­nedy “fue pro­ba­ble­men­te ase­si­na­do como el re­sul­ta­do de una cons­pi­ra­ción”, pe­ro no iden­ti­fi­có a quie­nes pu­die­ron ser esos cons­pi­ra­do­res. Eli­mi­nó como sos­pe­cho­sos a los go­bier­nos so­vié­ti­co y cu­bano, a los cu­ba­nos or­ga­ni­za­dos que se opo­nían a Fi­del Cas­tro, a la ma­fia, el FBI, la CIA y el Ser­vi­cio Se­cre­to, aun­que el co­mi­té di­jo que no po­día ex­cluir que in­di­vi­duos afi­lia­dos con al­gu­nos de esos gru­pos pu­die­ran ha­ber es­ta­do in­vo­lu­cra­dos.

Como ocu­rrió en el pa­sa­do, el pla­zo da­do por Trump a la CIA y el FBI in­va­ria­ble­men­te con­du­ci­rá a sos­pe­chas de que el go­bierno to­da­vía man­tie­ne ocul­tos se­cre­tos de gran im­por­tan­cia sobre el ca­so. Fun­cio­na­rios del go­bierno de Trump di­je­ron que no hay en­cu­bri­mien­to, só­lo la in­ten­ción de evitar po­ner en ries­go la se­gu­ri­dad na­cio­nal, el cum­pli­mien­to de la ley o los mé­to­dos de in­te­li­gen­cia pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción.

La CIA, que du­ran­te años ha si­do el blan­co de las sos­pe­chas de los no­va­tos de las teo­rías del ase­si­na­to, hi­zo un gran es­fuer­zo el jue­ves pa­ra tra­tar de ahu­yen­tar las acu­sa­cio­nes de que es­con­día evi­den­cia im­por­tan­te.

La agen­cia emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el cual in­di­ca que la gran ma­yo­ría de re­gis­tros re­la­cio­na­dos con el ase­si­na­to han si­do he­chos pú­bli­cos y que las par­tes cen­su­ra­das tie­nen la in­ten­ción de “pro­te­ger in­for­ma­ción cu­ya li­be­ra­ción po­dría da­ñar la se­gu­ri­dad na­cio­nal –in­clui­dos los nom­bres de ac­ti­vos de la CIA, así como ofi­cia­les ac­tua­les y re­ti­ra­dos de la CIA, ade­más de mé­to­dos y alian­zas es­pe­cí­fi­cos de in­te­li­gen­cia que per­ma­ne­cen vi­gen­tes pa­ra pro­te­ger a Es­ta­dos Uni­dos ac­tual­men­te–”.

La des­cla­si­fi­ca­ción de los do­cu­men­tos le de­be tan­to al ci­neas­ta Oli­ver Sto­ne como a otros. Des­pués de JFK, su película cons­pi­ra­cio­nis­ta de 1991, Sto­ne im­pul­só un re­no­va­do in­te­rés y el con­gre­so apro­bó la Ley de Re­gis­tros John F. Ken­nedy, que fue pro­mul­ga­da por el pre­si­den­te Geor­ge Bush el 26 de oc­tu­bre de 1992. La ley ins­truía que to­dos los re­gis­tros del ase­si­na­to de­bían ser des­cla­si­fi­ca­dos a más tar­dar 25 años des­pués de esa fe­cha, que se cum­plió el jue­ves, a me­nos de que el pre­si­den­te de ese mo­men­to au­to­ri­za­ra a que se man­tu­vie­ran la con­fi­den­cia­li­dad por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Per­ma­ne­ce la ver­sión de una cons­pi­ra­ción sobre el ho­mi­ci­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.