En­tre­gó a su pa­pá sin que­rer

El Diario de El Paso - - CLIMA -

Was­hing­ton— Es­te mes mi pa­pá y yo fui­mos a la ofi­ci­na del Ser­vi­cio de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción de Es­ta­dos Uni­dos en Cen­ten­nial, Co­lo­ra­do, pa­ra una vi­si­ta de ru­ti­na. Me ofre­cí a con­du­cir por­que mi pa­pá es­ta­ba de­ma­sia­do ner­vio­so y emo­cio­na­do como pa­ra to­mar el vo­lan­te. “¿Cuán­to he­mos es­pe­ra­do es­te día?”, me pre­gun­tó. Le ha­bían di­cho que vi­nie­ra a una en­tre­vis­ta fi­nal an­tes de que apro­ba­ran su re­si­den­cia le­gal per­ma­nen­te.

Sin em­bar­go, la ci­ta se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla. Va­rias ho­ras des­pués de que lle­ga­mos, me que­dé so­la y me in­va­dió la in­cre­du­li­dad. Mi pa­pá ha­bía si­do de­te­ni­do y en­fren­ta­ba trá­mi­tes de de­por­ta­ción.

Mi pa­pá es un in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do, pe­ro ha vi­vi­do en Es­ta­dos Uni­dos des­de 1998. Ha cria­do a cua­tro hi­jos, to­dos ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, con sus in­gre­sos como tra­ba­ja­dor de cons­truc­ción. Pa­ga im­pues­tos y cum­ple las le­yes. Ha si­do un ciu­da­dano ejem­plar aun­que, por su­pues­to, no pue­da lla­már­se­le así.

A pe­sar de su es­ta­tus, se ha ga­na­do el de­re­cho a tra­ba­jar du­ro sin la an­gus­tia cons­tan­te de ser de­te­ni­do. Sus hi­jos, de quie­nes soy la ma­yor, tam­bién me­re­ce­mos esa paz.

La ma­yo­ría de las per­so­nas jó­ve­nes en Es­ta­dos Uni­dos es­tán an­sio­sas por cum­plir 21 años pa­ra po­der to­mar al­cohol le­gal­men­te. Pa­ra mí ese cum­plea­ños sig­ni­fi­ca­ba el día en que por fin po­dría so­li­ci­tar al go­bierno cam­biar el es­ta­tus mi­gra­to­rio de mi pa­dre. Lle­né el pa­pe­leo en fe­bre­ro y creí que eso se­ría el co­mien­zo de una épo­ca en la que po­dría­mos dor­mir tran­qui­los, sin preo­cu­par­nos sobre “la mi­gra” ca­da vez que el te­lé­fono so­na­ra.

Ocho me­ses des­pués, mi pa­dre y yo nos pre­sen­ta­mos en la ofi­ci­na de ser­vi­cios mi­gra­to­rios con nues­tro abo­ga­do y car­pe­tas lle­nas de los do­cu­men­tos co­rres­pon­dien­tes. La fun­cio­na­ria nos di­jo que nues­tra so­li­ci­tud de­be­ría ser apro­ba­da, pe­ro no ese día. To­ma­mos eso como una in­di­ca­ción de un pe­río­do más de es­pe­ra, pe­ro se­guía­mos op­ti­mis­tas: la fun­cio­na­ria le di­jo a mi pa­dre có­mo en­te­rar­se de sus de­re­chos como re­si­den­te per­ma­nen­te le­gal y re­co­no­ció que mi pa­pá ha­bía pa­ga­do las cuo­tas ade­cua­das.

Des­pués de que la fun­cio­na­ria sa­lió de la sa­la va­rias ve­ces, al­go cam­bió en su ros­tro, y el ai­re en la sa­la se pu­so pe­sa­do. Me pidió que sa­lie­ra. No qui­se. En­ton­ces vol­teó ha­cia mi pa­dre y le pidió que me di­je­ra que me fue­ra. Me di­je que só­lo es­ta­ba sien­do pa­ra­noi­ca y ca­mi­né afue­ra de la sa­la. Mien­tras es­pe­ra­ba, tres agen­tes del Ser­vi­cio de Con­trol de In­mi­gra­ción y Adua­nas en­tra­ron y pu­sie­ron a mi pa­pá ba­jo su cus­to­dia.

Cuan­do nues­tro abo­ga­do lle­gó de nue­vo, su ca­ra me di­jo to­do lo que ne­ce­si­ta­ba sa­ber.

Mi pa­pá que­ría se­guir las re­glas. Ha­bía es­ta­do tra­tan­do de mo­di­fi­car su es­ta­tus con ayu­da de fa­mi­lia­res des­de 2001. Pre­sen­ta­mos el pa­pe­leo co­rrec­to, pa­ga­mos las cuo­tas y pro­por­cio­na­mos to­das sus re­fe­ren­cias, só­lo pa­ra que lo arras­tra­ran afue­ra de la pe­que­ña ofi­ci­na y lo en­ce­rra­ran.

ICE pue­de ele­gir otor­gar la re­si­den­cia a mi pa­pá, de acuer­do con lo que su­gi­rió nues­tra fun­cio­na­ria de in­mi­gra­ción. En lu­gar de eso, a mi pa­dre, un hom­bre que ha pa­ga­do sus im­pues­tos to­dos los años, no tie­ne an­te­ce­den­tes pe­na­les y es el úni­co pro­vee­dor de cua­tro hi­jos, no lo pu­sie­ron ni si­quie­ra ba­jo vi­gi­lan­cia o fian­za. Aún se en­cuen­tra en el cen­tro de de­ten­ción en Au­ro­ra, Co­lo­ra­do, y es­tá es­pe­ran­do los trá­mi­tes de de­por­ta­ción a me­nos que ICE de­ci­da can­ce­lar­la.

Aho­ra me pa­re­ce un chis­te de mal gus­to que en la Uni­ver­si­dad de Ya­le, don­de es­toy es­tu­dian­do el úl­ti­mo año, es­té es­pe­cia­li­zán­do­me en et­ni­ci­dad, ra­za y mi­gra­ción. He pa­sa­do ho­ras dis­cu­tien­do, ana­li­zan­do y re­ima­gi­nan­do po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias más jus­tas. Sin em­bar­go, na­da de eso, na­da de mi tra­ba­jo aca­dé­mi­co, es su­fi­cien­te. No li­be­ra­rá a mi pa­pá.

Lo que le su­ce­dió no es una apli­ca­ción apro­pia­da de la ley: es cruel­dad. No se tra­ta só­lo de la his­to­ria de mi pa­pá. En el go­bierno de Trump to­das las per­so­nas sin pa­pe­les que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos son un ob­je­ti­vo pa­ra la de­por­ta­ción. Es un gra­ve error de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Con­for­me es­te go­bierno crea más des­con­fian­za y mie­do en las co­mu­ni­da­des, es­tá alen­tan­do a las per­so­nas a no ser sin­ce­ras con los agen­tes de se­gu­ri­dad. Los in­mi­gran­tes no au­to­ri­za­dos quie­ren coope­rar con las le­yes, pe­ro no hay for­ma de que lo ha­gan sin arries­gar­se a que los de­ten­gan o de­por­ten.

Mu­chas fa­mi­lias como la mía es­tán ame­na­za­das por el sis­te­ma de mi­gra­ción de Es­ta­dos Uni­dos, que tie­ne mu­chos erro­res y que bá­si­ca­men­te no se cum­ple de ma­ne­ra uni­for­me. Si se­guir la ley es im­por­tan­te, se­pa­rar a las fa­mi­lias no es la ma­ne­ra de ha­cer­lo.

Vi­via­na An­da­zo­la Mar­quez es es­tu­dian­te de úl­ti­mo año en Ya­le.

La au­to­ra con su pa­pá en su gra­dua­ción de ba­chi­lle­ra­to en 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.