El már­tir ca­ta­lán con­tra el dic­ta­dor es­pa­ñol

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Omar G. En­car­na­ción

El dra­ma en­tre el go­bierno es­pa­ñol en Ma­drid y el go­bierno in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña, que al­can­zó una nue­va eta­pa de ten­sión el vier­nes cuan­do el go­bierno se­pa­ra­tis­ta de Bar­ce­lo­na de­cla­ró la in­de­pen­den­cia, ha pre­sen­ta­do dos per­so­na­jes co­no­ci­dos pa­ra los es­tu­dian­tes de la po­lí­ti­ca: el már­tir y el hom­bre fuer­te.

Car­les Puig­de­mont, que has­ta el vier­nes era el pre­si­den­te del go­bierno ca­ta­lán, se ha mos­tra­do como el már­tir. En las se­ma­nas pos­te­rio­res al re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre, en el que el 90 por cien­to de los vo­tan­tes eli­gie­ron la in­de­pen­den­cia, Puig­de­mont se ha pre­sen­ta­do como la víc­ti­ma de una ad­mi­nis­tra­ción mal­va­da de Ma­drid. No im­por­ta que el re­fe­rén­dum fue­ra in­cons­ti­tu­cio­nal y que el 58.5 por cien­to de los ele­gi­bles pa­ra vo­tar no lo hi­cie­ra.

La decisión de Puig­de­mont de per­mi­tir que el Par­la­men­to ca­ta­lán de­cla­re la in­de­pen­den­cia fue un ac­to de au­to­in­mo­la­ción. Sa­bía que es­ta de­cla­ra­ción obli­ga­ría a Ma­drid a ac­ti­var el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la, una dis­po­si­ción que per­mi­te al go­bierno cen­tral to­mar el con­trol de una re­gión au­tó­no­ma.

Tras una vo­ta­ción en el Se­na­do es­pa­ñol de 214 a 47 pa­ra in­vo­car el ar­tícu­lo 155, Ma­drid di­sol­vió el Par­la­men­to ca­ta­lán y asu­mió las fun­cio­nes co­ti­dia­nas del go­bierno ca­ta­lán, la po­li­cía, los tri­bu­na­les y el sis­te­ma de trans­mi­sión pú­bli­ca. Se han pro­gra­ma­do nue­vas elec­cio­nes re­gio­na­les pa­ra el 21 de di­ciem­bre. Puig­de­mont incluso po­dría ser acu­sa­do de re­be­lión y pa­sar los pró­xi­mos 20 años en la cár­cel.

Eso po­dría ser lo que bus­ca­ba. A lo lar­go de es­ta cri­sis, Puig­de­mont ha abra­za­do la na­rra­ti­va del mar­ti­rio po­lí­ti­co del mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta ca­ta­lán. Ha in­vo­ca­do es­pe­cial­men­te la me­mo­ria de Lluís Com­panys, que de­cla­ró Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te en 1934, jus­to an­tes de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. Com­panys fue cap­tu­ra­do más tar­de por los na­zis, en­tre­ga­do al ré­gi­men del ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co, y eje­cu­ta­do.

Por su par­te, el pri­mer mi­nis­tro Ma­riano Ra­joy ac­túa como guar­dián del es­ta­do de de­re­cho y pro­tec­tor de la pa­tria, un pa­pel que re­cuer­da a una lar­ga lí­nea de fi­gu­ras au­to­crá­ti­cas en la his­to­ria es­pa­ño­la, sobre to­do el pro­pio Fran­co, que go­ber­nó con mano de hie­rro des­de 1939 has­ta su muer­te en 1975.

En el co­ra­zón del fran­quis­mo es­ta­ba el mi­to de una Es­pa­ña uni­fi­ca­da y cul­tu­ral­men­te ho­mo­gé­nea, uni­da por las glo­rias de la ci­vi­li­za­ción es­pa­ño­la, es­pe­cial­men­te el “des­cu­bri­mien­to” del Nue­vo Mun­do y la cris­tia­ni­za­ción de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, y una cul­tu­ra co­mún de­fi­ni­da por el idio­ma es­pa­ñol y el ca­to­li­cis­mo ro­mano.

Des­de el 2006, cuan­do los vo­tan­tes ca­ta­la­nes apro­ba­ron el Nue­vo Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía, un do­cu­men­to que exi­ge un ma­yor con­trol sobre sus pro­pios asun­tos, Ra­joy ha com­ba­ti­do a los se­pa­ra­tis­tas con to­das las ar­mas po­lí­ti­cas y le­ga­les a su dis­po­si­ción, des­de el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal en 2010, que de­cla­ró el va­cío más com­po­nen­tes im­por­tan­tes del es­ta­tu­to, a la po­li­cía an­ti­dis­tur­bios agre­si­va en el día del re­fe­rén­dum de es­te mes. (Al­re­de­dor de 900 per­so­nas fue­ron tra­ta­das por le­sio­nes).

Al rea­li­zar con gran efec­ti­vi­dad los ro­les de már­tir y hom­bre fuer­te, Puig­de­mont y Ra­joy es­tán tra­tan­do de ga­nar pun­tos po­lí­ti­cos incluso mien­tras sobre Es­pa­ña se cier­ne un desas­tre po­lí­ti­co.

A pe­sar de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia, Ca­ta­lu­ña no es más li­bre hoy que an­tes. De he­cho, a la luz de la in­vo­ca­ción del ar­tícu­lo 155 por par­te de Ma­drid, es me­nos li­bre. Ade­más, las pers­pec­ti­vas de in­de­pen­den­cia si­guen sien­do som­brías: el pro­yec­to de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña ha ga­na­do po­ca trac­ción. Unas mil 700 em­pre­sas han trans­fe­ri­do sus ofi­ci­nas cen­tra­les a otras par­tes de Es­pa­ña. Más im­por­tan­te aún, las en­cues­tas mues­tran que los vo­tan­tes de la re­gión se di­vi­den en­tre la in­de­pen­den­cia y per­ma­ne­cer den­tro de Es­pa­ña.

La agen­da se­pa­ra­tis­ta de Puig­de­mont ha si­do es­ta­ble­ci­da por los ele­men­tos más ex­tre­mis­tas de su coa­li­ción go­ber­nan­te. En las elec­cio­nes re­gio­na­les del 2015, pu­do for­mar un go­bierno só­lo des­pués de lo­grar una alian­za con la Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Po­pu­lar, un gru­po pe­que­ño, ra­di­cal y sin lí­de­res. Pa­ra ellos, es la in­de­pen­den­cia o na­da. En los días pre­vios a la de­cla­ra­ción, los lí­de­res del CUP ad­vir­tie­ron que es­ta­ban “lis­tos pa­ra aban­do­nar” la coa­li­ción si no se pre­sen­ta­ba una de­cla­ra­ción inequí­vo­ca de in­de­pen­den­cia.

Pa­re­ce que Puig­de­mont pre­fe­ri­ría ser un már­tir que un trai­dor a la cau­sa. La in­vo­ca­ción del ar­tícu­lo 155 pro­por­cio­na una pla­ta­for­ma útil pa­ra man­te­ner vi­vo el mo­vi­mien­to se­pa­ra­tis­ta ca­ta­lán, avan­zan­do la na­rra­ti­va de Es­pa­ña como un opre­sor.

Pa­ra Ra­joy, que tu­vo sus pro­pios pro­ble­mas pa­ra man­te­ner­se en el po­der en Ma­drid (le lle­vó dos elec­cio­nes, en 2015 y 2016, que con­ser­ve su car­go de pri­mer mi­nis­tro), man­te­ner la lí­nea de la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na jue­ga a los de­seos de los vo­tan­tes con­ser­va­do­res, que es­pe­ran na­da me­nos de él. Ra­joy tam­bién es­pe­ra ha­cer de la cri­sis ca­ta­la­na un ejem­plo pa­ra otras re­gio­nes in­quie­tas en Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te la Vas­ca, tan pro­pen­sa a la vio­len­cia.

Ac­ti­var el Ar­tícu­lo 155, al­go que nin­gún otro pri­mer mi­nis­tro es­pa­ñol ha he­cho an­tes, ele­va el desafío en­tre Puig­de­mont y Ra­joy a nue­vos y alar­man­tes ni­ve­les.

El gran per­de­dor es el pue­blo de Es­pa­ña, in­clui­dos los ca­ta­la­nes, que a lo lar­go de es­ta prue­ba han exi­gi­do cons­tan­te­men­te lo úni­co en lo que ni los már­ti­res ni los hom­bres fuer­tes son es­pe­cial­men­te bue­nos: el diá­lo­go y la ne­go­cia­ción. (Omar G. En­car­na­ción es pro­fe­sor de es­tu­dios po­lí­ti­cos en Bard Co­lle­ge).

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.