La apli­ca­ción de le­yes de in­mi­gra­ción se vuel­ve ca­da vez más au­to­ri­ta­ria

El Diario de El Paso - - PORTADA -

Los agen­tes de in­mi­gra­ción en­tra­ron la se­ma­na pa­sa­da a una ca­sa en Ore­gon que ba­jo re­no­va­ción y arres­ta­ron a uno de los tra­ba­ja­do­res, lle­ván­do­lo es­po­sa­do por­que pen­sa­ban que es­ta­ba en el país ile­gal­men­te. El hom­bre fue li­be­ra­do más tar­de, pe­ro su es­ta­do mi­gra­to­rio es el as­pec­to me­nos in­tere­san­te del ca­so. Agen­tes fe­de­ra­les, sin una or­den de arres­to o re­gis­tro, in­gre­sa­ron a una ca­sa pri­va­da y se lle­va­ron es­po­sa­do a una per­so­na.

A eso le si­guió un par de se­ma­nas en otro en­cuen­tro de Ore­gon en el que los agen­tes de in­mi­gra­ción de­tu­vie­ron a un ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se fue­ra de un juz­ga­do por­que pen­sa­ban que era otro hom­bre, un in­do­cu­men­ta­do con quien se pa­re­cía so­la­men­te en el co­lor de la piel.

Los dos se­na­do­res de Ore­gón, Ron Wy­den y Jeff Mer­kley, tu­vie­ron ra­zón en exi­gir a los fun­cio­na­rios de In­mi­gra­ción y Adua­nas que ex­pli­quen es­tos fla­gran­tes abu­sos de po­der y, en el ca­so de la in­va­sión de vi­vien­das, ac­cio­nes in­cons­ti­tu­cio­na­les. Los agen­tes de ICE ex­pli­ca­ron la en­tra­da ile­gal al ho­gar con la ri­dí­cu­la ex­cu­sa de que, de­bi­do a que los pro­pie­ta­rios vi­vían en el só­tano mien­tras los tra­ba­ja­do­res re­no­va­ban las plan­tas prin­ci­pa­les, la ca­sa era un lu­gar de ne­go­cios, por lo que los agen­tes te­nían de­re­cho a in­gre­sar. El go­bierno fe­de­ral aho­ra sien­te que pue­de re­de­fi­nir con­cep­tos bá­si­cos, como lo que cons­ti­tu­ye un ho­gar, y de­ci­dir uni­la­te­ral­men­te cuán­do ne­ce­si­ta una or­den.

Ha ha­bi­do otras ac­cio­nes al­ta­men­te cues­tio­na­bles por par­te de agen­tes de ICE des­de que el pre­si­den­te Trump asu­mió el car­go. Apa­re­cer en los juz­ga­dos, ves­ti­dos de ci­vil y sin in­sig­nias vi­si­bles, los agen­tes han arres­ta­do a las per­so­nas que van allí pa­ra au­dien­cias u otros asun­tos ju­di­cia­les, in­clu­yen­do a una mujer a la es­pe­ra de una ci­ru­gía ce­re­bral de emer­gen­cia des­de un hos­pi­tal de Te­xas y a una pa­cien­te de 10 años que re­ci­bió una ci­ru­gía de emer­gen­cia de la ve­sí­cu­la bi­liar.

El director in­te­ri­no de ICE, Tho­mas D. Ho­man, ad­vir­tió que sus agen­tes “no tie­nen más re­me­dio que rea­li­zar arres­tos en ge­ne­ral en ve­cin­da­rios lo­ca­les y en lu­ga­res de tra­ba­jo, lo que inevi­ta­ble­men­te re­sul­ta­rá en arres­tos adi­cio­na­les, en lu­gar de cen­trar­se en arres­tos en cár­ce­les y pri­sio­nes don­de las trans­fe­ren­cias son más se­gu­ras pa­ra los ofi­cia­les de ICE y la co­mu­ni­dad”.

Aquí es don­de es­ta­mos con la apli­ca­ción de in­mi­gra­ción ba­jo Trump: niños en­fer­mos arran­ca­dos de sus pa­dres y sa­ca­dos de hos­pi­ta­les; la fla­gran­te vio­la­ción de la Cuar­ta En­mien­da; ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses de­te­ni­dos. Los arres­tos en la fron­te­ra han ba­ja­do, pe­ro los ope­ra­ti­vos se han in­cre­men­ta­do, y el re­tra­so en la apli­ca­ción de in­mi­gra­ción ha au­men­ta­do en más de 116 mil ca­sos des­de que Trump asu­mió el po­der. Aho­ra las víc­ti­mas de vio­len­cia do­més­ti­ca tie­nen mie­do de de­nun­ciar los crí­me­nes, los niños, a me­nu­do ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, vi­ven con mie­do de que sus fa­mi­lias se di­vi­di­rán, las per­so­nas que in­ten­ten tra­ba­jar con el sis­te­ma le­gal se irán por­que apa­re­cer en la cor­te pa­ra pa­gar una mul­ta de trá­fi­co o tes­ti­fi­car en un jui­cio po­dría ser de­por­ta­do.

A pe­sar de to­dos esos es­fuer­zos, unos 11 mi­llo­nes de per­so­nas aún vi­ven en el país sin per­mi­so le­gal. La ma­yo­ría ha vi­vi­do aquí por más de una dé­ca­da, y mu­chos aho­ra tie­nen hi­jos es­ta­dou­ni­den­ses. Nin­guno de es­tos mo­vi­mien­tos por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción abor­da­rá ese pro­ble­ma fun­da­men­tal. El go­bierno –es­pe­cial­men­te el Con­gre­so– ne­ce­si­ta ir más allá de la be­li­co­si­dad y tra­ba­jar se­ria­men­te pa­ra for­jar una re­for­ma in­te­gral hu­ma­ni­ta­ria del sis­te­ma de in­mi­gra­ción, que in­clu­ya un ca­mino ha­cia el es­ta­tus le­gal y, cuan­do se jus­ti­fi­que, un ca­mino ha­cia la ciu­da­da­nía pa­ra las per­so­nas que se han con­ver­ti­do en par­te in­te­gral de nues­tra co­mu­ni­da­des y eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.