De­ben maes­tros ser pri­me­ros en eli­mi­nar los pre­jui­cios

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Est­her J. Ce­pe­da

Si es cier­to que la per­cep­ción es la reali­dad, las per­cep­cio­nes pue­den ser ven­ta­jo­sas y gra­vo­sas cuan­do se apli­can a la edu­ca­ción.

Es­to se me ocu­rrió mien­tras mos­tra­ba un vi­deo a un gru­po de es­tu­dian­tes de cuar­to gra­do que ba­ta­llan con las ma­te­má­ti­cas. Os­ten­si­ble­men­te, se tra­ta­ba de lo fá­cil que es mul­ti­pli­car por unos y por ce­ros, pe­ro los crea­do­res pe­sa­ban sobre el as­pec­to de la au­to­es­ti­ma.

“Me sien­to in­te­li­gen­te, me sien­to bien... Co­noz­co mis cálcu­los, ami­go, sé mis da­tos... Hom­bre, es tan fá­cil de mul­ti­pli­car, por­que pue­do mul­ti­pli­car, hi­jo, y pue­do di­vi­dir”, di­ce la can­ción ins­pi­ra­da en el hip-hop. Re­pro­du­ce una ani­ma­ción de un ra­pe­ro ma­te­má­ti­co afro­ame­ri­cano que es tan ex­per­to en compu­tación que el bri­llo que cuel­ga al­re­de­dor de su cue­llo es un signo de mul­ti­pli­ca­ción.

Es­to no es me­ra fri­vo­li­dad. A prin­ci­pios de es­te ve­rano, un es­tu­dio pu­bli­ca­do en las Ac­tas de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias de­mos­tró el po­der del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo en la es­cue­la. Los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que los es­tu­dian­tes afro­ame­ri­ca­nos e his­pa­nos que es­cri­bie­ron al­gu­nas ora­cio­nes sobre los va­lo­res cen­tra­les que eran per­so­nal­men­te im­por­tan­tes pa­ra ellos, como las re­la­cio­nes, la crea­ti­vi­dad o el hu­mor, to­ma­ron cur­sos más desafian­tes, tu­vie­ron me­nos po­si­bi­li­da­des de ser re­me­dia­dos y fue­ron más pro­ba­ble­men­te se ins­cri­ba en la uni­ver­si­dad de sie­te a nue­ve años des­pués.

Más re­cien­te­men­te, la So­cie­dad pa­ra la In­ves­ti­ga­ción en Desa­rro­llo In­fan­til pu­bli­có los ha­llaz­gos de un es­tu­dio que mues­tra que las per­cep­cio­nes de los es­tu­dian­tes sobre su pro­pia ca­pa­ci­dad pa­ra te­ner éxi­to en ta­reas aca­dé­mi­cas en ma­te­má­ti­cas y lec­tu­ra jue­gan un pa­pel im­por­tan­te pa­ra mo­ti­var sus lo­gros a lo lar­go del tiem­po.

Lo he di­cho un mi­llón de ve­ces, pe­ro va­le la pena re­pe­tir­lo: pa­dres, por fa­vor nun­ca les di­gan a sus hi­jos que cuan­do es­ta­ban en la es­cue­la no eran “bue­nos” en ma­te­má­ti­cas o lec­tu­ra. Es­ta in­for­ma­ción no ayu­da a los es­tu­dian­tes a su­pe­rar los desafíos de es­tas ma­te­rias. En cam­bio, in­sis­ta en que es­tá se­gu­ro de que pue­de do­mi­nar cual­quier ha­bi­li­dad que es­té tra­ba­jan­do du­ro pa­ra apren­der.

A pe­sar de lo po­de­ro­so que es en­ten­der el im­pac­to de la au­to­ima­gen po­si­ti­va pa­ra ayu­dar a los es­tu­dian­tes a te­ner éxi­to en dis­ci­pli­nas di­fí­ci­les, es im­por­tan­te no­tar que las per­cep­cio­nes de los maes­tros tam­bién se vuel­ven reali­dad y no siem­pre tie­nen un efec­to po­si­ti­vo.

Los maes­tros blan­cos cons­ti­tu­yen la gran ma­yo­ría de los edu­ca­do­res en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro, en pro­me­dio, tie­nen ex­pec­ta­ti­vas mu­cho más ba­jas pa­ra los es­tu­dian­tes afro­ame­ri­ca­nos que pa­ra los es­tu­dian­tes blan­cos en si­tua­ción si­mi­lar, según un nue­vo ar­tícu­lo en la re­vis­ta Edu­ca­tion Next. In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na y la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins cal­cu­la­ron que te­ner un maes­tro que es 20 pun­tos por­cen­tua­les más se­gu­ro de que un es­tu­dian­te com­ple­ta­rá la uni­ver­si­dad au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de que un es­tu­dian­te lo ha­ga en 3 pun­tos por­cen­tua­les.

Al­gu­nos nú­me­ros más de­pri­men­tes: los maes­tros es­pe­ran que el 58 por cien­to de los es­tu­dian­tes blan­cos de se­cun­da­ria, pe­ro só­lo el 37 por cien­to de los es­tu­dian­tes ne­gros de se­cun­da­ria, ob­ten­gan al me­nos un tí­tu­lo universitario de cua­tro años.

Has­ta que po­da­mos com­pren­der nues­tros pro­pios pre­jui­cios y có­mo co­rre­gir­los, ten­dre­mos que con­for­mar­nos con una ma­yor con­cien­cia. A me­nu­do se ci­ta a Ralph Wal­do Emer­son di­cien­do: “So­mos lo que pen­sa­mos to­do el día”. Es­to pue­de ser muy po­si­ti­vo, pe­ro si se usa sin pen­sar en lo que res­pec­ta a los de­más, nues­tras per­cep­cio­nes pue­den aplas­tar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.