Pe­lear por los dis­ca­pa­ci­ta­dos im­pli­ca ayu­dar a los in­mi­gran­tes

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Da­vid Perry

Ro­sa Ma­ría Her­nán­dez vino a Es­ta­dos Uni­dos en el 2007, cuan­do te­nía tres me­ses de edad. Ella tie­ne pa­rá­li­sis ce­re­bral y sus pa­dres de­ci­die­ron de­jar Mé­xi­co y bus­car me­jor aten­ción mé­di­ca y opor­tu­ni­da­des pa­ra ella aquí. Diez años des­pués, la se­ma­na pa­sa­da, una am­bu­lan­cia la es­ta­ba lle­van­do a ella y a un pri­mo adul­to (un ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se) en­tre hos­pi­ta­les en Cor­pus Ch­ris­ti, Te­xas, pa­ra que el ni­ño pu­die­ra so­me­ter­se a una ci­ru­gía de ve­sí­cu­la bi­liar.

Pe­ro, in­creí­ble­men­te, las au­to­ri­da­des de in­mi­gra­ción de­tu­vie­ron la am­bu­lan­cia en un re­tén, de­ter­mi­na­ron que Her­nán­dez es una in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­da y la si­guie­ron al hos­pi­tal. Allí, los fun­cio­na­rios in­sis­tie­ron en que la puer­ta de la ha­bi­ta­ción de su hos­pi­tal se man­tu­vie­ra abier­ta cons­tan­te­men­te (apa­ren­te­men­te preo­cu­pa­da de que una ni­ña en la sa­la de ci­ru­gía lo­gra­ra al­gún ti­po de es­ca­pe au­daz) y lue­go la lle­va­ron a un cen­tro de de­ten­ción. A par­tir del sá­ba­do, ella to­da­vía es­ta­ba de­te­ni­da y ani­ma­da a “de­por­tar­se vo­lun­ta­ria­men­te”. Fun­cio­na­rios del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal sos­tie­nen que so­lo es­ta­ban si­guien­do la “le­tra de la ley”.

Es­ta no es la pri­me­ra his­to­ria de la apli­ca­ción de la ley de in­mi­gra­ción que vio­la la san­ti­dad de los hos­pi­ta­les pa­ra per­se­guir ob­je­ti­vos. Al­gu­nos otros pa­dres in­do­cu­men­ta­dos en Te­xas fue­ron arres­ta­dos mien­tras es­pe­ra­ban la ci­ru­gía ce­re­bral de su hi­jo. El Ser­vi­cio de In­mi­gra­ción y Adua­nas (ICE) arres­tó a un ira­quí in­do­cu­men­ta­do que ha­bía es­ta­do sir­vien­do como do­na­dor de mé­du­la ósea pa­ra su so­bri­na.

Un de­te­ni­do con un tu­mor ce­re­bral fue sa­ca­do de un hos­pi­tal de Te­xas. De he­cho, es­te ti­po de co­sas ha su­ce­di­do tan a me­nu­do es­te año que los de­mó­cra­tas del Con­gre­so es­tán ata­can­do a ICE por vio­lar su pro­pia po­lí­ti­ca sobre “ubi­ca­cio­nes sen­si­bles”. Se su­po­ne que la agen­cia de­be evitar “ac­cio­nes de cum­pli­mien­to en lu­ga­res sen­si­bles como es­cue­las, lu­ga­res de cul­to y hos­pi­ta­les” a me­nos que exis­ta una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

Nin­guno de es­tos ca­sos ame­na­za­ba la se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

La com­bi­na­ción de la vul­ne­ra­bi­li­dad de es­tas per­so­nas y la ex­cu­sa de “só­lo se­guir ór­de­nes” de los fun­cio­na­rios de in­mi­gra­ción de­jan una co­sa muy cla­ra: aque­llos de no­so­tros que lu­cha­mos por los de­re­chos de las per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das no po­de­mos lle­var a ca­bo nues­tra mi­sión en el pre­si­den­te Trump’s Ame­ri­ca sin lu­char tam­bién por los de­re­chos de in­mi­gra­ción.

Las in­ter­sec­cio­nes de los de­re­chos de los dis­ca­pa­ci­ta­dos y los de­re­chos de in­mi­gra­ción se ex­tien­den mu­cho más allá de es­tos ca­sos, y son an­te­rio­res a la ad­mi­nis­tra­ción de Trump.

A par­tir del 2010, la Unión Ame­ri­ca­na de Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU) in­for­mó que el 15 por cien­to de to­das las per­so­nas en de­ten­ción in­mi­gra­to­ria te­nían dis­ca­pa­ci­da­des men­ta­les. No sa­be­mos el número hoy. Mien­tras tan­to, las le­yes de in­mi­gra­ción de to­do el mun­do, incluso en Es­ta­dos Uni­dos, di­fi­cul­tan que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­mi­gren.

En fe­bre­ro, la ad­mi­nis­tra­ción de Trump re­dac­tó una or­den eje­cu­ti­va que lo ha­bría he­cho aún más di­fí­cil al prohi­bir a to­dos los in­mi­gran­tes que re­quie­ren apo­yo pú­bli­co.

La abo­ga­cía por los dis­ca­pa­ci­ta­dos a me­nu­do co­mien­za con un so­lo ac­to. Ne­ce­si­ta­mos que Ro­sa Ma­ría re­gre­se con su fa­mi­lia. Y lue­go de­be­mos usar nues­tra in­dig­na­ción en su nom­bre pa­ra ver las his­to­rias de de­re­chos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­clui­das en la re­pre­sión de la in­mi­gra­ción y las cri­sis de re­fu­gia­dos en to­do el mun­do. En­ton­ces po­de­mos po­ner­nos a tra­ba­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.