Eli­mi­nan cár­cel obli­ga­to­ria por po­seer ma­ri­gua­na

El Diario de El Paso - - PORTADA - Fer­nan­da León/El Dia­rio de El Pa­so

Apar­tir de di­ciem­bre, si un policía lo detiene por una in­frac­ción de trán­si­to en el Con­da­do de El Pa­so y le en­cuen­tra una pe­que­ña can­ti­dad de ma­ri­gua­na, ya no se­rá obli­ga­to­rio que lo lle­ve a la cár­cel.

La Cor­te de Co­mi­sio­na­dos del Con­da­do vo­tó ayer de ma­ne­ra uná­ni­me im­ple­men­tar un pro­gra­ma con el que es­pe­ra aho­rrar­se los cos­tos de en­car­ce­la­mien­to, re­du­cir la car­ga de tra­ba­jo de los juz­ga­dos y evi­tar per­ju­di­car a per­so­nas sin his­to­rial cri­mi­nal pre­vio.

Ba­jo el pro­gra­ma ‘First Chan­ce’ (Pri­me­ra Opor­tu­ni­dad), una vez que el agen­te ve­ri­fi­que que la can­ti­dad de la dro­ga no ex­ce­de las 2 on­zas de pe­so y que quien la por­ta no tie­ne an­te­ce­den­tes, le in­di­ca­rá pre­sen­tar­se a una ofi­ci­na del Con­da­do en los si­guien­tes cin­co días, dar­se de al­ta en el pro­gra­ma, cum­plir ocho ho­ras de tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio y pa­gar una cuo­ta ad­mi­nis­tra­ti­va de 100 dó­la­res.

Ca­be pre­ci­sar que las per­so­nas que ma­ne­jen ebrias, quie­nes es­tén in­vo­lu­cra­das en un in­ci­den­te de vio­len­cia do­més­ti­ca o en la co­mi­sión de otro de­li­to al mo­men­to de ser abor­da­das por el policía, no po­drán am­pa­rar­se a es­te pro­gra­ma.

Da­rán ci­ta­to­rios a quie­nes sean arres­ta­dos por pri­me­ra vez y con can­ti­da­des pe­que­ñas

“Es un pro­gra­ma en el que se ha estado tra­ba­jan­do mu­cho en los úl­ti­mos me­ses, vie­ne sien­do par­te de los es­fuer­zos del Con­da­do por re­du­cir la po­bla­ción en las cár­ce­les. Pa­ra po­der ha­cer eso crea­mos el De­par­ta­men­to de Coor­di­na­ción de Jus­ti­cia Cri­mi­nal”, di­jo Da­vid Stout, co­mi­sio­na­do del Dis­tri­to 2 del Con­da­do.

Más de 2 mil per­so­nas fue­ron de­te­ni­das en El Pa­so el año pa­sa­do por po­se­sión de ma­ri­gua­na, y 700 de ellas por­ta­ban un pro­me­dio de 2.2 on­zas de la dro­ga, lo cual se pue­de cla­si­fi­car co­mo pa­ra ‘con­su­mo per­so­nal’.

Ca­da per­so­na en­car­ce­la­da por es­te de­li­to le cos­tó al Go­bierno del Con­da­do en­tre 70 y 110 dó­la­res por no­che en gas­tos de ali­men­ta­ción, cus­to­dia y alo­ja­mien­to, por lo cual el pro­gra­ma ‘First Chan­ce’ im­pli­ca un aho­rro eco­nó­mi­co y de es­pa­cio en las cár­ce­les, se­gún fun­cio­na­rios de Go­bierno.

Có­mo fun­cio­na el pro­gra­ma

“Con es­te pro­gra­ma, el ofi­cial ave­ri­gua si la per­so­na tie­ne an­te­ce­den­tes cri­mi­na­les o no, y tam­bién si es la pri­me­ra vez que es­ta per­so­na es arres­ta­da y en vez de lle­var­la a la cár­cel y me­ter­la pre­sa y te­ner­la ahí, el ofi­cial pue­de ha­blar al De­par­ta­men­to de Coor­di­na­ción de Jus­ti­cia Cri­mi­nal y avi­sar­les que tal per­so­na cum­ple con los re­qui­si­tos pa­ra en­trar en el pro­gra­ma”, di­jo Stout.

Una vez que se de­ter­mi­na esto, el ofi­cial le in­for­ma so­bre los re­qui­si­tos y el de­te­ni­do es quien eli­ge si va a par­ti­ci­par en el pro­gra­ma o pre­fie­re que se lo lle­ven a la cár­cel.

Los par­ti­ci­pan­tes de­be­rán pre­sen­tar­se al De­par­ta­men­to de Coor­di­na­ción de Jus­ti­cia Cri­mi­nal del Con­da­do en los si­guien­tes cin­co días há­bi­les.

“Así se mi­ti­ga que es­ta gen­te ten­ga que es­tar en la cár­cel”, men­cio­nó Stout. “Se aho­rra mu­cho tiem­po del ofi­cial por­que no tie­ne que lle­var­los por to­do el pro­ce­so y ya pue­de na­da más dar­les el pan­fle­to que tie­ne la in­for­ma­ción con las ins­truc­cio­nes. Si no se presenta, se le fi­ja­rán car­gos y se emi­ti­ría una or­den pa­ra el arres­to de la per­so­na”, ad­vir­tió.

El pro­gra­ma na­ció a raíz de un es­tu­dio he­cho de enero a sep­tiem­bre del 2016 por par­te de la Ofi­ci­na del Fis­cal del Dis­tri­to, que re­ve­ló el gran nú­me­ro de de­te­ni­dos con can­ti­da­des pe­que­ñas de ma­ri­gua­na y que nue­ve de ca­da 10 eran me­no­res de 25 años.

“En vez de man­dar a es­tos jó­ve­nes a la cár­cel, hay que es­tar se­gu­ros de que se res­pon­sa­bi­li­cen, pe­ro no con un cas­ti­go que cam­bie su vi­da, por­que al me­ter a al­guien pre­so po­drían, si son es­tu­dian­tes, ser ex­pul­sa­dos de la uni­ver­si­dad o si tie­nen tra­ba­jo, ob­via­men­te lo per­de­rían”, di­jo Stout.

“Apar­te de que se­rían una car­ga pa­ra el Con­da­do por­que es­tán que­dán­do­se en la cár­cel, cuan­do sa­len no van a te­ner tra­ba­jo, en­ton­ces no es­tán ga­nan­do di­ne­ro, no es­tán pa­gan­do im­pues­tos y apar­te se­gu­ra­men­te van a te­ner que pe­dir ayu­da a pro­gra­mas so­cia­les pa­ra man­te­ner­se”.

To­dos los ofi­cia­les de las di­fe­ren­tes en­ti­da­des de­ben ofre­cer la op­ción del men­cio­na­do pro­gra­ma a los arres­ta­dos que ca­li­fi­quen, se­gún la or­den dic­ta­da ayer por el Go­bierno del Con­da­do.

“El pro­gra­ma no es­tá su­je­to a la dis­cre­ción del ofi­cial, ca­da vez que un ofi­cial rea­li­za ese ti­po de arres­to va a te­ner que lla­mar a la Ofi­ci­na del Fis­cal del Dis­tri­to y ellos van a in­ves­ti­gar. Si cum­plen los re­qui­si­tos pa­ra es­tar en el pro­gra­ma, for­zo­sa­men­te le tie­nen que ofre­cer es­tar en el pro­gra­ma”, di­jo Stout.

Im­ple­men­tar el pro­gra­ma le cos­ta­rá 60 mil dó­la­res al Con­da­do, can­ti­dad que es­pe­ra re­cu­pe­rar a tra­vés de las cuo­tas de 100 dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.