Cre­cen so­li­ci­tu­des de ciu­da­da­nía mien­tras en­du­re­ce dis­cur­so mi­gra­to­rio

El Diario de El Paso - - INMIGRACIÓN - The New York Ti­mes os Ángeles –

LDu­ran­te ca­si una dé­ca­da, Yo­nis Ber­nal se sin­tió per­fec­ta­men­te se­gu­ro por­tan­do un per­mi­so de re­si­den­cia que le per­mi­tía vi­vir y tra­ba­jar de ma­ne­ra le­gal en Es­ta­dos Uni­dos. Con­ver­tir­se en ciu­da­dano no era una prio­ri­dad.

Cam­bió de for­ma de pen­sar des­pués de que Do­nald Trump ase­gu­ró la pre­si­den­cia.

“To­do es­te dis­cur­so enér­gi­co so­bre los in­mi­gran­tes me hi­zo pen­sar que po­dría ser de­por­ta­do”, di­jo Ber­nal, de 49 años, un cho­fer de ca­mio­nes que de­jó El Sal­va­dor en 1990 y tie­ne dos hi­jos ado­les­cen­tes. “Nun­ca se sa­be”.

La se­ma­na pa­sa­da, fue uno de los 3 mil 542 in­mi­gran­tes que le­van­ta­ron la mano de­re­cha pa­ra ha­cer el ju­ra­men­to en una ce­re­mo­nia de na­tu­ra­li­za­ción den­tro del Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Los Ángeles, unién­do­se a una cre­cien­te ola de nue­vos ciu­da­da­nos en to­do el país.

Al ha­cer cam­pa­ña Trump so­bre la pro­me­sa de un mu­ro fron­te­ri­zo y me­di­das se­ve­ras contra la in­mi­gra­ción, 2016 se con­vir­tió en el año más ac­ti­vo en una dé­ca­da res­pec­to de las so­li­ci­tu­des de na­tu­ra­li­za­ción. Es­te año, la can­ti­dad de so­li­ci­tu­des va en ca­mino de su­pe­rar la del año pa­sa­do, mien­tras el pe­ren­ne re­tra­so en las so­li­ci­tu­des pen­dien­tes si­gue acu­mu­lán­do­se. Es la pri­me­ra vez en 20 años en que las so­li­ci­tu­des no han caí­do des­pués de unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, de acuer­do con un aná­li­sis de la Na­tio­nal Part­ners­hip for New Ame­ri­cans, una coa­li­ción de 37 gru­pos de­fen­so­res de los de­re­chos de los mi­gran­tes.

Con el flu­jo im­pa­ra­ble de re­tó­ri­ca de mano du­ra y aplicación de la ley en las no­ti­cias, así co­mo un in­cre­men­to de los de­seos de con­ver­tir­se en ciu­da­dano y el ac­ti­vis­mo, no hay se­ña­les de que la ten­den­cia es­té apa­ci­guán­do­se.

En un año en que el go­bierno ha re­for­za­do el cum­pli­mien­to de la ley, res­pal­da­do el freno a la in­mi­gra­ción le­gal y res­cin­di­do un pro­gra­ma que pro­te­ge a los jó­ve­nes in­do­cu­men­ta­dos contra la de­por­ta­ción, in­clu­so un per­mi­so de re­si­den­cia no es su­fi­cien­te a los ojos de cien­tos de mi­les de mi­gran­tes que so­li­ci­tan la na­tu­ra­li­za­ción pa­ra pro­te­ger­se contra la ex­pul­sión y ob­te­ner el de­re­cho a vo­tar.

“El atrac­ti­vo de la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se se ha­ce más fuer­te cuan­do tie­nes el ambiente po­lí­ti­co y las po­lí­ti­cas que pre­va­le­cen aho­ra”, di­jo Ro­sa­lind Gold, di­rec­to­ra sé­nior de po­lí­ti­cas en el Fon­do Edu­ca­ti­vo NALEO, un gru­po la­tino bi­par­ti­dis­ta nacional.

Cer­ca de 8.8 mi­llo­nes de per­so­nas son ele­gi­bles pa­ra con­ver­tir­se en ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, lo que sig­ni­fi­ca que han si­do re­si­den­tes per­ma­nen­tes le­ga­les y han te­ni­do un per­mi­so du­ran­te al me­nos cin­co años.

En los pri­me­ros tres tri­mes­tres del año fis­cal 2017 —del 1 de octubre de 2016 al 30 de ju­nio de 2017, el úl­ti­mo pe­rio­do con da­tos dis­po­ni­bles—, 783 mil 330 per­so­nas lle­na­ron una so­li­ci­tud, en con­tras­te con las 725 mil 925 que lo hi­cie­ron du­ran­te los mis­mos me­ses del año an­te­rior. La ci­fra ac­tual si­gue un rit­mo con el que su­pe­ra­rá a las 971 mil 242 per­so­nas que pre­sen­ta­ron una so­li­ci­tud en el año fis­cal 2016.

Con el au­men­to de las so­li­ci­tu­des, el atra­so en los trá­mi­tes se ha dis­pa­ra­do. Ha­bía 708 mil 638 so­li­ci­tu­des pen­dien­tes a fi­na­les de ju­nio, un in­cre­men­to cons­tan­te de las 522 mil 565 a fi­na­les del año fis­cal 2016 y de las 291 mil 833 en 2010. El tiem­po de es­pe­ra pro­me­dio se ha du­pli­ca­do a 8.6 me­ses aho­ra de los cua­tro me­ses ha­ce unos cuan­tos años, con so­li­ci­tan­tes en ciu­da­des co­mo Da­llas, Houston, Las Ve­gas y Mia­mi que es­pe­ran un año o más.

El Ser­vi­cio de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción de Es­ta­dos Uni­dos, que pro­ce­sa las so­li­ci­tu­des, se­ña­ló que es­ta­ba re­clu­tan­do a fun­cio­na­rios pa­ra que tra­ba­jen tiem­po ex­tra y bus­can­do lle­nar las va­can­tes, se­ña­lan­do que “no hay una so­lu­ción rá­pi­da” pa­ra los re­tra­sos.

No to­dos los re­si­den­tes per­ma­nen­tes as­pi­ran a ser ciu­da­da­nos. Los me­xi­ca­nos y cen­troa­me­ri­ca­nos tie­nen ta­sas de na­tu­ra­li­za­ción más ba­jas que los ru­sos y las per­so­nas pro­ve­nien­tes del su­res­te asiá­ti­co, mu­chos de los cua­les lle­ga­ron co­mo re­fu­gia­dos y no pue­den re­gre­sar a su país. El cos­to de la so­li­ci­tud (hoy en día de 725 dó­la­res), la prue­ba de ci­vis­mo y la in­quie­tud so­bre per­der cier­tos pri­vi­le­gios en el país de ori­gen pue­den des­alen­tar la na­tu­ra­li­za­ción.

Sin em­bar­go, el ac­tual cli­ma po­lí­ti­co es­tá em­pu­jan­do a mu­chos a su­pe­rar cual­quier obs­tácu­lo.

La re­si­den­cia per­ma­nen­te pue­de ser re­vo­ca­da, y quie­nes cuen­tan con un per­mi­so pue­den ser de­por­ta­dos si se les acu­sa de car­gos co­mo de­li­tos agra­va­dos, nar­co­trá­fi­co y “aten­ta­dos contra la mo­ral”, que pue­den de­fi­nir­se muy am­plia­men­te. Ca­da vez que un re­si­den­te per­ma­nen­te sa­le de Es­ta­dos Uni­dos, el re­in­gre­so que­da a cri­te­rio del fun­cio­na­rio de in­mi­gra­ción.

La ciu­da­da­nía pro­te­ge a los mi­gran­tes contra la de­por­ta­ción si co­me­ten un cri­men, y les da ac­ce­so a be­ne­fi­cios fe­de­ra­les y em­pleos re­ser­va­dos a los ciu­da­da­nos.

An­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año pa­sa­do, va­rias or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro lan­za­ron cam­pa­ñas pa­ra alen­tar la ciu­da­da­nía y guiar a los mi­gran­tes a tra­vés de los trá­mi­tes de so­li­ci­tud, un es­fuer­zo que no ha amai­na­do. Mu­chas ciu­da­des, in­clu­yen­do Mia­mi, Portland, Ore­gon y Salt La­ke City, han des­cu­bier­to un gran im­pul­so a fa­vor de la na­tu­ra­li­za­ción es­te año, y los pro­gra­mas de educación pa­ra adul­tos han aña­di­do cur­sos pre­pa­ra­to­rios pa­ra so­li­ci­tar la ciu­da­da­nía gra­tui­tos di­ri­gi­dos a los as­pi­ran­tes.

Las im­pli­ca­cio­nes elec­to­ra­les del au­men­to en las so­li­ci­tu­des de ciu­da­da­nía no es­tán cla­ras. En es­ta­dos co­mo Ca­li­for­nia, que se in­cli­na fuer­te­men­te ha­cia los de­mó­cra­tas, de­ce­nas de mi­les de nue­vos ciu­da­da­nos y fla­man­tes nue­vos vo­tan­tes, no cam­bia­rá el sta­tu quo, mien­tras que en otros es­ta­dos, co­mo Flo­ri­da, mu­chos nue­vos ciu­da­da­nos son cu­ba­nos y su­da­me­ri­ca­nos que tien­den a apo­yar al par­ti­do re­pu­bli­cano.

En Los Ángeles, los in­mi­gran­tes lle­ga­ron a rau­da­les al sa­lón ge­ne­ral pa­ra la ce­re­mo­nia de na­tu­ra­li­za­ción, la ma­yo­ría ves­ti­dos en tra­jes for­ma­les o de fies­ta y acom­pa­ña­dos de fa­mi­lia­res y ami­gos.

La ma­yo­ría de los nue­vos ciu­da­da­nos pro­ve­nían de Mé­xi­co, las Fi­li­pi­nas y Chi­na, pe­ro los pre­sen­tes ha­bían lle­ga­do des­de más de 120 paí­ses.

La se­ma­na pa­sa­da más de 3 mil per­so­nas ob­tu­vie­ron sus do­cu­men­tos, en Los Ángeles

Hay quie­nes te­men ser de­por­ta­dos, y por eso ini­cian el trá­mi­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.