Car­gos contra ex je­fe de cam­pa­ña nos acer­can a la ver­dad so­bre Trump

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Nicholas Kris­tof

Lo pri­me­ro que hay que re­co­no­cer es que la acu­sa­ción de Paul Ma­na­fort no de­mues­tra la com­pli­ci­dad del pre­si­den­te Trump con Ru­sia pa­ra so­ca­var la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro, se­gun­do, nos pue­de acer­car a de­mos­trar­lo.

Ma­na­fort en­fren­ta la pers­pec­ti­va de años de pri­sión, y la acu­sa­ción pa­re­ce me­ticu­losa­men­te en­rai­za­da en he­chos y prue­bas que Ro­bert Mue­ller acu­mu­ló; si yo fue­ra Ma­na­fort, es­ta­ría muy preo­cu­pa­do. Es de su­po­ner que esa era la in­ten­ción, y uno de los pro­pó­si­tos de la acu­sa­ción es ob­te­ner in­fluen­cia pa­ra per­sua­dir a Ma­na­fort pa­ra que tes­ti­fi­que contra otros a cam­bio de in­dul­gen­cia.

Si Ma­na­fort pien­sa pri­me­ro en él, mi apues­ta es que can­ta­rá co­mo un ca­na­rio. Eso pue­de abrir las com­puer­tas de la re­pre­sa: tes­ti­fi­ca contra otros, quie­nes a su vez son pre­sio­na­dos pa­ra tes­ti­fi­car contra otros. Y to­do esto ha­ce que sea más di­fí­cil pro­te­ger al hom­bre en el cen­tro de to­do, si de he­cho ha vio­la­do la ley.

Lo mis­mo ocu­rre con el ayu­dan­te de Ma­na­fort, Rick Ga­tes, quien tam­bién fue acu­sa­do for­mal­men­te, y con Geor­ge Pa­pa­do­pou­los, un ase­sor de po­lí­ti­ca ex­te­rior de la cam­pa­ña de Trump, quien se de­cla­ró cul­pa­ble de men­tir­le al FBI so­bre un con­tac­to ru­so. La re­ve­la­ción de Pa­pa­do­pou­los es par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te por­que va pre­ci­sa­men­te al te­ma de la co­lu­sión, y ya no ha­bla­mos de ale­ga­tos por­que se de­cla­ró cul­pa­ble.

Ha ha­bi­do mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes de que Trump pue­de per­do­nar a Ma­na­fort, y por su­pues­to eso pon­dría fin al ca­so fe­de­ral. Pe­ro re­cuer­de que Trump pue­de per­do­nar a al­guien so­lo por crí­me­nes fe­de­ra­les, y lo que es no­ta­ble so­bre los crí­me­nes sub­ya­cen­tes en es­ta acu­sa­ción es que mu­chos tam­bién se­rían crí­me­nes es­ta­ta­les en Nue­va York, que ha estado lle­van­do a ca­bo su pro­pia in­ves­ti­ga­ción en Ma­na­fort, jun­to con Mue­ller.

Otro pun­to que va­le la pe­na re­fle­xio­nar es có­mo es que el pre­si­den­te Trump eli­gió co­mo pre­si­den­te de su cam­pa­ña a al­guien co­mo Ma­na­fort, cu­ya repu­tación en el mun­do po­lí­ti­co era me­nos so­bre su bri­llan­tez po­lí­ti­ca que so­bre sus víncu­los con Ru­sia y Ucra­nia. Se di­ce que Ja­red Kush­ner es­tu­vo en­tre los que abo­ga­ban por con­tra­tar a Ma­na­fort, por lo que la pre­gun­ta ob­via es: ¿por qué?

Tal vez sim­ple­men­te no hu­bo una in­ves­ti­ga­ción ade­cua­da, a pe­sar de que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en­con­tra­ron rá­pi­da­men­te pro­ble­mas que lle­va­ron a la des­ti­tu­ción de Ma­na­fort. Pe­ro la in­cli­na­ción a con­tra­tar a al­guien tan cer­ca de Mos­cú plan­tea du­das.

To­da­vía no es­ta­mos se­gu­ros de si hu­bo co­lu­sión en­tre el pre­si­den­te Trump y Ru­sia, pe­ro sí sa­be­mos que Ru­sia in­ter­fi­rió con las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses e in­clu­so pu­do ha­ber afec­ta­do el re­sul­ta­do. Na­da po­dría ser más se­rio o más me­re­ce­dor de una in­ves­ti­ga­ción cui­da­do­sa.

Un pe­li­gro más es que el pre­si­den­te Trump tra­te de des­viar la aten­ción tor­nán­do­se más agre­si­vo con res­pec­to a Co­rea del Nor­te. Otro es que Trump des­pi­da a Mue­ller. Esto se­ría un golpe pa­ra el estado de de­re­cho en Es­ta­dos Uni­dos y des­en­ca­de­na­ría una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal.

El des­pi­do de Mue­ller lle­va­ría a mu­chas per­so­nas im­par­cia­les a su­po­ner que Trump es­tá ocul­tan­do un com­por­ta­mien­to cri­mi­nal, o tal vez trai­ción. Ha­bría un re­no­va­do im­pul­so pa­ra ha­cer­le jui­cio po­lí­ti­co, pa­ra ha­cer que el Con­gre­so lan­ce su pro­pia in­ves­ti­ga­ción, y la pre­si­den­cia se que­da­ría en un vir­tual estado de in­mo­vi­li­dad en los si­guien­tes años.

Trump pu­so en mo­vi­mien­to to­do es­te em­bro­llo cuan­do des­pi­dió a Ja­mes Co­mey, y es­pe­ro que en­tien­da que des­pe­dir a Mue­ller pro­ba­ble­men­te le va a cos­tar la pre­si­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.