Reo en ca­de­na per­pe­tua des­de los 15 años, sa­le li­bre a los 43

El Diario de El Paso - - PANORAMA - As­so­cia­ted Press etroit, Mi­chi­gan –

DBobby Hi­nes son­rió al abra­zar a la her­ma­na del hom­bre por cu­yo asesinato fue con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua. Ha­bía pa­sa­do 28 años de­trás de las re­jas y des­de ha­cía tiem­po que­ría co­no­cer a Va­len­cia Wa­rren-Gibbs, ha­blar con ella so­bre la no­che de 1989 en que su her­mano Ja­mes re­ci­bió un ba­la­zo des­pués de una pe­lea con Hi­nes y otros dos in­di­vi­duos.

Con tan so­lo 15 años, Hi­nes fue con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua sin po­si­bi­li­dad de li­ber­tad ba­jo pa­la­bra. Aho­ra que ha­bía si­do ex­car­ce­la­do a los 43 años, tra­ta de sa­lir ade­lan­te en una ciu­dad de la que se des­pi­dió cuan­do cur­sa­ba el oc­ta­vo gra­do. Ya ha­bía en­con­tra­do tra­ba­jo, dis­fru­ta­ba de su pri­me­ra co­mi­da en un res­tau­ran­te y es­te do­min­go, 20 días des­pués de ser li­be­ra­do, ha­bía ve­ni­do a sen­tar­se a ha­blar con la her­ma­na de su víc­ti­ma y a asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad en la muer­te de Wa­rren.

“¿Sa­bes por qué lo ha­go”, le di­jo a la mu­jer. “Nun­ca me po­dré ol­vi­dar de lo que hi­ce”.

Tal vez no pue­da ol­vi­dar, pe­ro sí ofre­cer dis­cul­pas y tra­tar de apro­ve­char al má­xi­mo es­ta nue­va opor­tu­ni­dad que le dio la vi­da, en un mun­do des­co­no­ci­do, muy dis­tin­to al que de­jó ha­ce ca­si tres dé­ca­das.

La ex­car­ce­la­ción de Hi­nes se pro­du­jo des­pués de que la Cor­te Su­pre­ma am­plió el año pa­sa­do una prohi­bi­ción de las con­de­nas a ca­de­na per­pe­tua sin po­si­bi­li­dad de li­ber­tad ba­jo pa­la­bra pa­ra los me­no­res que co­me­ten de­li­tos de mo­do tal que in­clu­ye­se a quie­nes ya es­ta­ban pre­sos. Esto hi­zo que se re­con­si­de­ra­sen las sen­ten­cias de de­ce­nas de reos en Mi­chi­gan y otros es­ta­dos. Nu­me­ro­sos pre­sos con­de­na­dos sien­do ado­les­cen­tes es­pe­ran re­ci­bir nue­vas sen­ten­cias, se­gún una in­ves­ti­ga­ción de la As­so­cia­ted Press.

Pa­ra al­gu­nos, sa­lir de pri­sión des­pués de pa­sar dé­ca­das en­ce­rra­dos es co­mo un via­je en el tiem­po. No pa­ra Hi­nes, uno de 99 reos de Mi­chi­gan que han re­ci­bi­do nue­vas sen­ten­cias has­ta aho­ra.

“Es­tu­ve pre­so 28 años”, ex­pre­só, “pe­ro no sien­to co­mo que es­tu­ve en una ins­ti­tu­ción” car­ce­la­ria.

Fue li­be­ra­do una ma­ña­na de sep­tiem­bre. Al sa­lir se en­con­tró con su her­ma­na May­ra, quien lu­cía emo­cio­na­da y apo­yó su ca­be­za en un hom­bro de su her­mano.

“Lo con­se­gui­mos”, di­jo Hi­nes en voz ca­si inau­di­ble, co­mo si cru­za­se una lí­nea de lle­ga­da ima­gi­na­ria.

May­ra es el prin­ci­pal apo­yo que tie­ne su her­mano. Los pa­dres de am­bos fa­lle­cie­ron. Hi­nes tam­bién con­tó con la ayu­da de Pro­ject Reentry, un pro­gra­ma es­ta­tal en el que es­tu­dian­tes de la ca­rre­ra de tra­ba­ja­dor so­cial ayu­dan a los con­de­na­dos de por vi­da co­mo ado­les­cen­tes a pre­pa­rar­se pa­ra sa­lir de la cár­cel. Un es­tu­dian­te se en­con­tró con Hi­nes y le lle­vó fotos de la ca­sa de May­ra co­mo par­te del plan de re­in­ser­ción que se le pre­sen­tó al juez que dic­tó una nue­va sen­ten­cia.

“Hay que dar pe­que­ños pa­sos”, di­jo Va­le­rie New­man, abo­ga­da de Hi­nes. “De­bes apren­der mu­chas co­sas”.

Pa­ra Hi­nes, sa­lir de la cár­cel fue co­mo vol­ver a na­cer. “Si mue­res y te vas al in­fierno y ves to­da la des­truc­ción y las ma­tan­zas que hay allí y Dios te de­vuel­ve la vi­da y te da otra opor­tu­ni­dad... Así es co­mo se sien­te uno”.

El pri­mer día, des­pués de re­unir­se con el fun­cio­na­rio en­car­ga­do de vi­gi­lar su li­ber­tad ba­jo pa­la­bra y de lle­gar a la ca­sa de su her­ma­na, Hi­nes se sen­tó en una me­sa del pa­tio con sus po­se­sio­nes más pre­cia­das: poe­mas y en­sa­yos que es­cri­bió en la cár­cel pa­ra no per­der la cor­du­ra. Le­yó un poe­ma que es­cri­bió so­bre el pa­so del tiem­po: “El tiem­po es­tá per­dien­do 27 de tus mal­di­tos años. El tiem­po es una pri­sión. El tiem­po es pa­cien­cia. El tiem­po es fue­go e ira. El tiem­po es el se­ñor Ja­mes Wa­rren, a quien ma­té en la cua­dra”.

Hi­nes se re­cos­tó en la si­lla pa­ra ana­li­zar sus pro­pias pa­la­bras.

“Lo prin­ci­pal en la pri­sión... es po­der en­fren­tar lo que uno hi­zo”, se­ña­ló. “Cuan­do pue­des ha­cer­le fren­te a las co­sas que te dan mie­do... so­lo en­ton­ces pue­de se­guir ade­lan­te y tra­tar de ser una me­jor per­so­na”.

Hi­nes di­ce que lo con­mo­vió la her­ma­na de Wa­rren, Va­len­cia, y su pa­dre, Henry, quien apo­yó su ex­car­ce­la­ción en una vis­ta en mar­zo. El juez im­pu­so una nue­va con­de­na de 27 a 60 años, des­pe­jan­do el ca­mino pa­ra que Hi­nes que­da­se en li­ber­tad ba­jo pa­la­bra. Se­gún do­cu­men­tos le­ga­les, Wa­rren, de 21 años, se lle­vó la cha­que­ta de un mu­cha­cho que le de­bía di­ne­ro por la ven­ta de dro­gas. El chi­co re­clu­tó en­ton­ces a Hi­nes, quien no fue el que dis­pa­ró, y otros dos ami­gos pa­ra con­fron­tar a Wa­rren.

Wa­rren-Gibbs co­no­cía la fe­cha en que Hi­nes se­ría ex­car­ce­la­do y to­do el día pen­só en su her­mano. Sen­tía ce­los de que Hi­nes pu­die­se re­unir­se con su her­ma­na, pe­ro al mis­mo tiem­po se sen­tía fe­liz de que fue­se li­be­ra­do.

BoBBy Hi­nes, du­ran­te una au­dien­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.