De­be tri­bu­nal po­ner fin a la ma­ni­pu­la­ción elec­to­ral

El Diario de El Paso - - PORTADA - The New York Ti­mes

En los pró­xi­mos me­ses, se es­pe­ra que la Cor­te Su­pre­ma de­ci­da, por fin, en una de las prác­ti­cas más co­rro­si­vas en la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se mo­der­na: el tra­za­do de ma­pas de dis­tri­tos le­gis­la­ti­vos pa­ra con­so­li­dar al par­ti­do en el po­der, sin im­por­tar cuán­tos vo­tan­tes pue­dan que­rer una re­sul­ta­do di­fe­ren­te.

Aun cuan­do es­te com­por­ta­mien­to, co­no­ci­do co­mo gerry­man­de­ring (ma­ni­pu­la­ción) par­ti­dis­ta, se ha sa­li­do de con­trol en las úl­ti­mas dé­ca­das, el tri­bu­nal se ha ne­ga­do a con­tro­lar­lo por­que, se­gún el re­cla­mo, cual­quier po­si­ble so­lu­ción re­cae en las ra­mas po­lí­ti­cas y no en los tri­bu­na­les.

Eso es una li­te­ra. Tan­to los de­mó­cra­tas co­mo los re­pu­bli­ca­nos di­bu­jan ma­pas ten­den­cio­sos, por su­pues­to –los dos ca­sos pre­sen­ta­dos an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo es­te tér­mino lo acla­ran–, pe­ro el gerry­man­de­ring mo­derno par­ti­dis­ta es prin­ci­pal­men­te obra de los re­pu­bli­ca­nos, que con­tro­lan la ma­yo­ría de las go­ber­na­cio­nes, así co­mo las cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas en 32 es­ta­dos.

Sus es­fuer­zos pa­ra ase­gu­rar es­ta ven­ta­ja por cual­quier me­dio ne­ce­sa­rio –in­clu­yen­do ha­cien­do una pau­sa a cual­quier ins­ti­tu­ción, in­clui­dos los tri­bu­na­les, que in­ten­tan de­te­ner­los- son el tra­ba­jo de un par­ti­do que se ac­túa me­nos­pre­cian­do la le­gi­ti­mi­dad de su opo­si­ción política.

Lo que es­tá en jue­go no son só­lo cien­tos de es­ca­ños le­gis­la­ti­vos es­ta­ta­les, sino tam­bién el con­trol de la Cámara de Re­pre­sen­tan­tes, que los re­pu­bli­ca­nos tie­nen ac­tual­men­te por un mar­gen de 45 es­ca­ños.

El ca­so más im­pac­tan­te se es­tá desa­rro­llan­do aho­ra en Pen­sil­va­nia, don­de los le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos crea­ron en 2011 ma­pas tan ses­ga­dos que cuan­do los de­mó­cra­tas ob­tu­vie­ron la ma­yo­ría del vo­to po­pu­lar al año si­guien­te, se tra­du­je­ron en só­lo cin­co de los 18 es­ca­ños del Con­gre­so.

In­de­fen­di­ble. Así lo vio el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Pen­sil­va­nia el mes pa­sa­do, ta­chan­do los ma­pas de “cla­ra, sim­ple y pal­pa­ble­men­te” vio­la­ción de la cons­ti­tu­ción del es­ta­do y or­de­nan­do a los le­gis­la­do­res que pre­sen­ten ma­pas nue­vos y más jus­tos al go­ber­na­dor an­tes del vier­nes. Si no lo hacen, el tri­bu­nal sus­ti­tui­rá sus pro­pios ma­pas no par­ti­da­rios an­tes del 19 de fe­bre­ro, a tiem­po pa­ra las elec­cio­nes pri­ma­rias del es­ta­do en ma­yo.

Los re­pu­bli­ca­nos de Pennsyl­va­nia es­tán fu­rio­sos. El pre­si­den­te pro tem­po­re del Se­na­do es­ta­tal, Joe Scar­na­ti, se ne­gó a cum­plir con la or­den de la cor­te de en­tre­gar da­tos con­cer­nien­tes a las lí­neas del dis­tri­to ac­tual del es­ta­do, ar­gu­men­tan­do que los jue­ces se ex­tra­li­mi­ta­ron en su au­to­ri­dad. Los lí­de­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano ape­la­ron an­te la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra blo­quear la or­den, pe­ro su pe­di­do fue de­ne­ga­do el lu­nes por el juez Sa­muel Ali­to Jr.

Cuan­do ha­bla la Cor­te Su­pre­ma, ese es ge­ne­ral­men­te el fi­nal del asun­to. No es­ta vez. Es­ta se­ma­na, un le­gis­la­dor re­pu­bli­cano re­co­men­dó im­pug­nar a los cin­co jue­ces de Pen­sil­va­nia que vo­ta­ron por de­rri­bar los ma­pas, con el ar­gu­men­to de que “in­cu­rrie­ron en ma­la con­duc­ta en el car­go”. Los jue­ces de Pen­sil­va­nia son ele­gi­dos en cam­pa­ñas par­ti­dis­tas y los cin­co en la ma­yo­ría son de­mó­cra­tas. Los dos di­si­den­tes son re­pu­bli­ca­nos.

Ele­gir jue­ces, co­mo prác­ti­ca, es una ma­la idea que de­be­ría eli­mi­nar­se a ni­vel na­cio­nal. Sin em­bar­go, re­ti­rar a la fuer­za a un juez por to­mar de­ci­sio­nes que ofen­den al par­ti­do go­ber­nan­te es, por de­cir­lo sua­ve­men­te, no to­le­ra­ble en una de­mo­cra­cia. Es una ame­na­za pro­fun­da pa­ra la in­de­pen­den­cia del po­der ju­di­cial y la se­pa­ra­ción de po­de­res.

Peor aún, es­tán le­jos de es­tar so­los en sus es­fuer­zos por ma­ni­pu­lar el pro­ce­so elec­to­ral. En Ca­ro­li­na del Nor­te, los le­gis­la­do­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano di­bu­ja­ron dis­tri­tos ses­ga­dos –un es­tu­dio­so de le­yes elec­to­ra­les los lla­ma­ron los ma­pas más des­ca­ra­dos y atro­ces del país– que lo­gra­ron ga­nar nue­ve de los 13 es­ca­ños de la Cámara, a pe­sar de ob­te­ner só­lo el 49 por cien­to del to­tal. vo­to po­pu­lar en todo el es­ta­do.

Los re­pu­bli­ca­nos aho­ra tie­nen 10 de esos 13 es­ca­ños, pe­ro in­clu­so eso no fue su­fi­cien­te pa­ra ellos, es­pe­cial­men­te des­pués de 2016, cuan­do los vo­tan­tes eli­gie­ron a un de­mó­cra­ta, Roy Coo­per, co­mo go­ber­na­dor y le die­ron a los li­be­ra­les una ven­ta­ja de 4 a 3 en la Cor­te Su­pre­ma del es­ta­do.

Casi in­me­dia­ta­men­te, los re­pu­bli­ca­nos con­tra­ata­ca­ron, des­po­jan­do al nue­vo go­ber­na­dor de mu­chos po­de­res, in­ten­tan­do re­di­se­ñar dis­tri­tos ju­di­cia­les, exi­gien­do a los jue­ces iden­ti­fi­car su afi­lia­ción par­ti­dis­ta en las bo­le­tas y re­du­cien­do el ta­ma­ño del Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes del es­ta­do, pa­ra evi­tar que Coo­per re­em­pla­ce a los re­pu­bli­ca­nos que se re­ti­ran .

En otras pa­la­bras, si no pue­de ga­nar el jue­go ba­jo las re­glas exis­ten­tes, cam­bie las re­glas.

Los tri­bu­na­les es­ta­ta­les y fe­de­ra­les han fa­lla­do en con­tra de mu­chas de es­tas me­di­das y han in­va­li­da­do los ma­pas dis­tri­ta­les crea­dos por los re­pu­bli­ca­nos y las le­yes de vo­ta­ción que se crea­ron pa­ra frus­trar el po­der po­lí­ti­co ne­gro en el es­ta­do.

Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo es que, en enero, un pa­nel de tres jue­ces de un tri­bu­nal fe­de­ral anu­ló los ma­pas del dis­tri­to de Ca­ro­li­na del Nor­te por es­tar “mo­ti­va­dos por una in­ten­ción par­ti­dis­ta odio­sa” y por vio­lar la ga­ran­tía de la 14ª En­mien­da de igual pro­tec­ción. Pe­ro la Cor­te Su­pre­ma pu­so esa sen­ten­cia en sus­pen­so, lo que sig­ni­fi­ca que los ac­tua­les ma­pas ami­ga­bles con los re­pu­bli­ca­nos casi con cer­te­za es­ta­rán en uso pa­ra los exá­me­nes par­cia­les de 2018.

Así que aquí es don­de es­ta­mos: ac­to­res ca­da vez más par­ti­dis­tas, prin­ci­pal­men­te de la de­re­cha, es­tán em­pu­ñan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.