Se­xis­mo, has­ta en las frituras

El Diario de El Paso - - NORTHEAST; ESTÁN GRAVES /3 - • Est­her J. Ce­pe­da

Hay mu­chos te­mas im­por­tan­tes que pe­san so­bre el al­ma de nues­tro país en es­te mo­men­to. Tan­tos, de he­cho, que ne­ce­si­ta­mos un des­can­so men­tal de ellos. En­ton­ces, ha­ble­mos so­bre el se­xis­mo.

Re­cien­te­men­te, en el fan­tás­ti­co pod­cast de “Frea­ko­no­mics” del economista Step­hen J. Dub­ner, la di­rec­to­ra ge­ne­ral de Pep­siCo, In­dra Noo­yi, dio a en­ten­der que la com­pa­ñía pron­to in­tro­du­ci­ría re­fri­ge­rios amis­to­sos pa­ra las mu­je­res, por­que las chi­cas se acer­can a sus sa­bro­sos bo­ca­di­llos de ma­ne­ra di­fe­ren­te a los hom­bres.

“Cuan­do co­mes fue­ra de ... una de nues­tras bol­sas in­di­vi­dua­les, es­pe­cial­men­te cuan­do ves a mu­chos jó­ve­nes co­mer­se las pa­ta­tas fri­tas, aman a sus Do­ri­tos y se la­men los de­dos con ale­gría, y cuan­do lle­gan al fon­do de la bol­sa, se vier­ten los pe­que­ños pe­da­zos ro­tos en la bo­ca”, le di­jo Noo­yi a Dub­ner.

An­tes de con­ti­nuar, per­mí­tan­me con­fir­mar: en mi ho­gar, el jo­ven que es el co­me­dor se­cun­da­rio de Fri­tos, Chee­tos, po­ne pa­ta­tas fri­tas y Do­ri­tos con sa­bor a que­so de na­cho (ten­go el du­do­so ho­nor de ser la prin­ci­pal con­su­mi­do­ra de es­ta de­li­cio­sa ba­su­ra) ha­ce to­do el teatro de la­mer los de­dos con sor­pren­den­te so­no­ri­dad y los la­bios chas­quean­do has­ta que el “mal de ojo” ma­ter­nal re­pri­me su cla­mor cu­li­na­rio.

Noo­yi con­ti­núa: “A las mu­je­res, creo, les en­can­ta­ría ha­cer lo mis­mo, pe­ro no lo ha­cen. No les gus­ta cru­jir de­ma­sia­do fuer­te en pú­bli­co. Y no se la­men los de­dos y no les gus­ta ver­ter los pe­que­ños pe­da­zos ro­tos en su bo­ca”.

De acuer­do, le con­ce­de­ré a Noo­yi es­to: Al co­mer mis de­li­cias, no ha­go un es­pec­tácu­lo fuer­te y gro­se­ro de mí mis­mo co­mo lo ha­ría un ni­ño.

Pe­ro sea­mos cla­ros: el cru­ji­do de crá­neos de Chee­tos o Fri­tos, por ejem­plo, es más de la mi­tad del atrac­ti­vo. Y aun­que no me verás ver­tien­do las mi­gas sa­la­das por mi gar­gan­ta, con­fía en mí, esos de­li­cio­sos tro­ci­tos nun­ca se des­per­di­cian.

Dub­ner le pre­gun­tó a Noo­yi si ha­bía ver­sio­nes mas­cu­li­nas y fe­me­ni­nas de chips con los que la com­pa­ñía es­ta­ba ju­gan­do, y ella res­pon­dió: “No es tan­to un ‘hom­bre y una mu­jer’ co­mo pre­gun­tar­nos ‘¿hay bo­ca­di­llos pa­ra mu­je­res que se pue­den di­se­ñar y em­pa­que­tar de ma­ne­ra di­fe­ren­te?’ Y sí, lo es­ta­mos vien­do y nos es­ta­mos pre­pa­ran­do pa­ra lan­zar mu­chos de ellos pron­to. Pa­ra las mu­je­res, la ba­ja cri­sis, el per­fil com­ple­to del sa­bor, no tie­ne tan­to sa­bor en los de­dos, y có­mo pue­de ¿Lo po­nes en tu bol­so? Por­que a las mu­je­res les en­can­ta lle­var un bo­ca­di­llo en el bol­so”. ¡Oh, In­dra, noooooo! No sé si me ofen­de más que ella pien­se que las mu­je­res es­tán preo­cu­pa­das por ha­cer so­ni­dos de mas­ti­ca­ción ra­zo­na­bles cuan­do co­men o que cree que to­da­vía por­tan un bol­so.

¿Una me­rien­da en el bol­so? ¿Po­drían los es­te­reo­ti­pos ser más es­ta­bles? Mu­chos ti­pos de mu­je­res no tie­nen des­pen­sas por­tá­ti­les.

Es­tas no son so­lo las in­dig­na­cio­nes in­dig­na­das de una mu­jer sin ador­nos con de­ma­sia­dos ape­ri­ti­vos salados en el ar­ma­rio de la co­ci­na.

Las mu­je­res de to­do el mun­do re­cu­rrie­ron a In­ter­net pa­ra bur­lar­se de la idea de “Lady Do­ri­tos” has­ta el pun­to de que Pep­siCo tu­vo que con­tra­de­cir a Noo­yi. Un por­ta­voz di­jo a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción: “Ya te­ne­mos Do­ri­tos pa­ra mu­je­res, se lla­man Do­ri­tos, y mi­llo­nes de per­so­nas las dis­fru­tan to­dos los días. Al mis­mo tiem­po, sa­be­mos que las ne­ce­si­da­des y pre­fe­ren­cias con­ti­núan evo­lu­cio­nan­do y es­ta­mos siem­pre bus­can­do nue­vas for­mas de in­vo­lu­crar y de­lei­tar a nues­tros con­su­mi­do­res”.

Hay una co­sa lla­ma­da “Desi Wall of Sha­me”. Los asiá­ti­cos del sur de Asia lo crea­ron pa­ra des­hon­rar a los miem­bros pro­mi­nen­tes de la co­mu­ni­dad Desi que apo­yan al pre­si­den­te Trump, co­mo el em­ba­ja­dor de Estados Unidos Nik­ki Ha­ley, el pre­si­den­te de la FCC Ajit Pai y Raj Shah, se­cre­ta­rio de pren­sa ad­jun­to de la Ca­sa Blan­ca.

No pe­di­ría que se abrie­ra a for­mas de ri­di­cu­lez no po­lí­ti­cas pa­ra que Noo­yi pue­da agre­gar­se a la lis­ta. Pe­ro el eje­cu­ti­vo res­pe­ta­do erró al ge­ne­ra­li­zar so­bre un seg­men­to de la po­bla­ción que es res­pon­sa­ble de más de 20 bi­llo­nes en gas­tos mun­dia­les.

Por enési­ma vez, es­pe­cia­lis­tas en marketing, de­jen de ver a las mu­je­res co­mo con­su­mi­do­ras exó­ti­cas, ines­cru­ta­bles y en el lí­mi­te de lo in­hu­mano a las que hay que com­pla­cer de la ma­ne­ra más re­duc­ti­va y su­per­fi­cial.

Si las em­pre­sas de bo­ta­nas real­men­te quie­ren im­pre­sio­nar a las mu­je­res, de­be­rían pen­sar en las mu­je­res sim­ple­men­te co­mo aman­tes de la co­mi­da y de­jar­nos los mo­da­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.