El an­gus­tio­so compás de es­pe­ra pa­ra los drea­mers

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ma­ri­bel Has­tings (Ma­ri­bel Has­tings es ase­so­ra eje­cu­ti­va de Ame­ri­ca’s Voice)

Cual­quier co­sa pue­de su­ce­der aho­ra que el Se­na­do co­men­zó un ex­tra­ño de­ba­te mi­gra­to­rio, y la pre­gun­ta que mu­chos nos ha­ce­mos es qué pa­pel ju­ga­rá y qué ha­rá el vo­lu­ble pre­si­den­te Do­nald Trump, quien ya ha re­cha­za­do re­pe­ti­da­men­te pro­pues­tas que in­clu­so in­clu­yen fon­dos pa­ra el mu­ro que pro­me­tió a su ba­se.

La otra gran in­te­rro­gan­te es qué emer­ge­rá del Se­na­do y, más aún, qué ha­rá la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes pre­si­di­da por el re­pu­bli­cano de Wis­con­sin, Paul Ryan, quien no se ha com­pro­me­ti­do a un de­ba­te si­mi­lar. Ryan di­ce que lle­va­rá una so­lu­ción al pleno ca­me­ral, “una que el pre­si­den­te Do­nald Trump” pue­da pro­mul­gar, lo cual im­pli­ca que só­lo me­di­das res­tric­cio­nis­tas emer­ge­rán de ese de­ba­te.

De es­te mo­do las vi­das de cien­tos de mi­les de Drea­mers y de sus fa­mi­lia­res, mu­chos de ellos ciu­da­da­nos y re­si­den­tes per­ma­nen­tes, vuel­ven a co­lo­car­se so­bre el ta­pe­te. Una vez más se ge­ne­ran ex­pec­ta­ti­vas de una po­si­ble so­lu­ción en puer­ta. Una vez más los Drea­mers es­tán al cen­tro del aje­drez po­lí­ti­co con re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas cul­pán­do­se mu­tua­men­te de la inac­ción.

He re­pe­ti­do mu­chas ve­ces que he si­do tes­ti­go de es­te de­ba­te mi­gra­to­rio des­de ha­ce ca­si tres dé­ca­das, pri­me­ro co­mo re­por­te­ra en Los Ángeles un par de años des­pués que Ronald Rea­gan pro­mul­ga­ra la am­nis­tía de 1986; lue­go co­mo corresponsal en Was­hing­ton, D.C., cu­brien­do los de­ba­tes en el Con­gre­so; y aho­ra co­mo ac­ti­vis­ta de una or­ga­ni­za­ción pro re­for­ma mi­gra­to­ria.

Sin te­mor a equi­vo­car­me pue­do de­cir que na­die es inocen­te en es­te de­ba­te; na­die tie­ne las ma­nos to­tal­men­te lim­pias; y to­dos, en mayor o me­nor gra­do, han ex­plo­ta­do el te­ma po­lí­ti­ca­men­te ha­blan­do. Con ex­cep­ción de los más ex­tre­mis­tas, ca­so to­dos los le­gis­la­do­res ase­gu­ran que­rer una so­lu­ción le­gis­la­ti­va pa­ra los Drea­mers; han for­mu­la­do pro­me­sas cuan­do han es­ta­do en ma­yo­ría y en mi­no­ría en el Con­gre­so.

Hay va­rias cons­tan­tes en es­te de­ba­te. Las pro­me­sas in­cum­pli­das y la inac­ción son dos de ellas. Pe­ro tam­bién lo es la cons­tan­cia de los Drea­mers en bus­car una re­so­lu­ción pa­ra sus vi­das, así ello su­pon­ga en­fren­tar­se a los po­lí­ti­cos que les son ad­ver­sos e in­clu­so a los que di­cen ser sus de­fen­so­res, aun­que lue­go se ra­jen an­te la pre­sión.

Des­co­noz­co en qué ter­mi­na­rá es­te de­ba­te. Si ha­brá una vía a la ciu­da­da­nía pa­ra los Drea­mers a cam­bio de un mu­ro y de his­tó­ri­cas re­duc­cio­nes en la in­mi­gra­ción do­cu­men­ta­da y la reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar. O si só­lo les ofre­ce­rán le­ga­li­za­ción sin ciu­da­da­nía.

Lo que sí sé es que la ur­gen­cia de una so­lu­ción pa­ra los Drea­mers es ex­tre­ma por­que in­de­pen­dien­te­men­te de lo que di­ga el go­bierno de Trump de que no se­rán prio­ri­dad de de­por­ta­ción, és­ta es una de las ad­mi­nis­tra­cio­nes más an­ti­in­mi­gran­tes.

Sí, cier­ta­men­te el go­bierno de Ba­rack Oba­ma su­peró ré­cords de de­por­ta­cio­nes, pe­ro al me­nos en sus úl­ti­mos años apli­có dis­cre­ción pro­ce­sal pa­ra cen­trar las re­pa­tria­cio­nes en ver­da­de­ros de­lin­cuen­tes, al­go que con Trump ha des­apa­re­ci­do. Sí, Oba­ma di­jo mu­chas ve­ces que no po­día gi­rar DACA, pe­ro al fi­nal lo hi­zo en 2012 y es pre­ci­sa­men­te por­que Oba­ma lo hi­zo que Trump lo re­vo­có.

Con el go­bierno de Oba­ma po­día ape­lar­se al ar­gu­men­to mo­ral y ha­bía al­gún ti­po de res­pues­ta. Con el go­bierno de Trump no hay compás mo­ral ni en in­mi­gra­ción ni en nin­gún otro asun­to.

Que­da por ver qué emer­ge del caó­ti­co Con­gre­so que has­ta aho­ra ha si­do un se­llo de go­ma del ex­tre­mis­mo del caó­ti­co pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.