A Trump no le vie­ne im­por­tan­do… una pre­sa

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Paul Krug­man

Nue­va York – A Do­nald Trump no le vie­ne im­por­tan­do una pre­sa. Ni un puen­te. Ni una ca­rre­te­ra. Tam­po­co un sis­te­ma de dre­na­je. Ni nin­gu­na de esas co­sas que men­cio­na­mos cuan­do ha­bla­mos de in­fra­es­truc­tu­ra.

Pe­ro, ¿cómo que no le im­por­ta si aca­ba de anun­ciar un plan de in­fra­es­truc­tu­ra de 1.5 bi­llo­nes de dó­la­res? Es fá­cil: no es un plan, es una es­ta­fa. La can­ti­dad de 1.5 bi­llo­nes de dó­la­res es in­ven­ta­da; so­lo es­tá pro­po­nien­do un gas­to fe­de­ral de 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res, que se su­po­ne que por ar­te de ma­gia in­du­ci­rá a un aumento ge­ne­ra­li­za­do en la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra, que pa­ga­rán en gran me­di­da los go­bier­nos es­ta­ta­les o lo­ca­les (que no es­tán pre­ci­sa­men­te hin­cha­dos de di­ne­ro, pe­ro qué im­por­ta) o el sec­tor pri­va­do.

Has­ta los 200 bi­llo­nes de dó­la­res son bá­si­ca­men­te un frau­de: la pro­pues­ta pre­su­pues­tal anun­cia­da el mis­mo día no so­lo im­po­ne re­cor­tes bru­ta­les a los po­bres, sino que ade­más in­clu­ye mar­ca­dos re­cor­tes pa­ra el De­par­ta­men­to de Trans­por­te, el De­par­ta­men­to de Ener­gía y otras agen­cias que es­ta­rían in­vo­lu­cra­das de ma­ne­ra im­por­tan­te en cual­quier plan de in­fra­es­truc­tu­ra real. Sien­do rea­lis­tas, la ofer­ta de Trump en in­fra­es­truc­tu­ra es es­ta: na­da.

Tam­po­co es que el plan no di­ga ab­so­lu­ta­men­te na­da. Una sec­ción es­ta­ble­ce que “au­to­ri­za­ría la ven­ta fe­de­ral de ac­ti­vos que se­rían me­jor ad­mi­nis­tra­dos por en­ti­da­des es­ta­ta­les, lo­ca­les o pri­va­das”. Tra­duc­ción: va­mos a pri­va­ti­zar to­do lo que se pue­da. Es con­ce­bi­ble que es­to se ha­ga en ca­sos en los que el sec­tor pri­va­do real­men­te pue­da ha­cer­lo me­jor, y se otor­guen con­tra­tos de ma­ne­ra jus­ta, sin una pis­ca de ne­po­tis­mo. Si cre­ye­ron eso, hay un tí­tu­lo de la Uni­ver­si­dad Trump que qui­zá quie­ran com­prar.

Por un la­do, na­da de es­to de­be­ría sor­pren­der­nos. El plan ac­tual de in­fra­es­truc­tu­ra es muy pa­re­ci­do a la pro­pues­ta in­com­ple­ta que Trump pre­sen­tó du­ran­te su cam­pa­ña en 2016, cuan­do to­da­vía fin­gía que era otro ti­po de re­pu­bli­cano, me­nos com­pro­me­ti­do con la or­to­do­xia eco­nó­mi­ca del par­ti­do. Has­ta en aquel mo­men­to ar­gu­men­ta­ba que po­día ha­cer in­fra­es­truc­tu­ra de ba­jo cos­to, que una re­la­ti­va mi­nu­cia de di­ne­ro fe­de­ral de al­gu­na for­ma po­dría ge­ne­rar una vas­ta in­ver­sión (aun­que, en es­ta oca­sión, el mul­ti­pli­ca­dor de mis­te­rio ha au­men­ta­do aún más de ta­ma­ño).

Sin em­bar­go, hay al­go des­con­cer­tan­te en el fra­ca­so de Trump de idear un plan de in­fra­es­truc­tu­ra re­mo­ta­men­te fac­ti­ble. Des­pués de to­do, un pro­gra­ma co­mo ese ten­dría ma­yo­res ven­ta­jas eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas.

En pri­mer lu­gar, las eco­nó­mi­cas: Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te re­pa­rar y me­jo­rar sus de­te­rio­ra­das ca­rre­te­ras, sis­te­mas de dre­na­je y red eléc­tri­ca, en­tre otros más. Es cier­to, ya no somos una eco­no­mía de­pri­mi­da que ne­ce­si­ta in­ver­sión pú­bli­ca pa­ra dar tra­ba­jo a los des­em­plea­dos; el gas­to ma­si­vo en in­fra­es­truc­tu­ra ha­bría si­do una idea mu­cho me­jor ha­ce cin­co años, pe­ro si­gue sien­do al­go que de­be ha­cer­se.

¿De dón­de sal­dría el di­ne­ro? Bueno, si no les preo­cu­pan mu­cho los dé­fi­cits —y lo aca­ba­mos de ver, a los re­pu­bli­ca­nos no les im­por­tan los dé­fi­cits siem­pre y cuan­do los de­mó­cra­tas no es­tén en la Ca­sa Blan­ca— po­de­mos pe­dir pres­ta­do. A pe­sar de un aumento moderado en las ta­sas de in­te­rés, el go­bierno fe­de­ral aún pue­de pe­dir prés­ta­mos muy ba­ra­tos: la ta­sa de in­te­rés so­bre los bo­nos a lar­go pla­zo protegidos por la in­fla­ción si­gue sien­do in­fe­rior al uno por cien­to, que es­tá por de­ba­jo de los cálcu­los rea­lis­tas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a lar­go pla­zo, ni qué de­cir de las can­ti­da­des fan­ta­sio­sas del go­bierno de Trump. Así que pe­dir pres­ta­do aho­ra pa­ra pa­gar in­fra­es­truc­tu­ra bá­si­ca se­gui­ría sien­do una bue­na es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca.

Co­mo di­je, tam­bién es­tán las ven­ta­jas po­lí­ti­cas. Si Trump si­guie­ra ade­lan­te con un plan de in­ver­sión pú­bli­ca di­rec­to y con­ven­cio­nal, po­dría pro­cla­mar la can­ti­dad de em­plea­dos ocu­pa­dos en nue­vos pro­yec­tos. Ade­más, con to­da se­gu­ri­dad po­dría en­con­trar una for­ma de po­ner­le su nom­bre a mu­chos de esos pro­yec­tos. His­tó­ri­ca­men­te, mu­chos po­lí­ti­cos han pa­de­ci­do lo que en el ofi­cio se co­no­ce co­mo com­ple­jo de cons­truc­ción, una ur­gen­cia de cons­truir co­sas gran­des pa­ra pro­mo­ver su mar­ca per­so­nal y ali­men­tar su va­ni­dad. Cier­ta­men­te, a Trump, más que a na­die, le pa­re­ce­ría atrac­ti­va esa po­si­bi­li­dad.

Por cier­to, al­gu­nos de­mó­cra­tas te­mían que Trump real­men­te se fue­ra a lo gran­de en la in­fra­es­truc­tu­ra, lo cual po­dría im­pul­sar las di­vi­sio­nes en su par­ti­do, ade­más de ser muy po­pu­lar.

Ah, y otra co­sa: el gas­to pú­bli­co pue­de pro­du­cir enor­mes ga­nan­cias pri­va­das. Un pro­gra­ma de in­fra­es­truc­tu­ra en el que hay di­ne­ro real in­vo­lu­cra­do po­dría ser muy lu­cra­ti­vo pa­ra los com­pin­ches de Trump o, es más, pa­ra Trump mis­mo. Sí, hay reglas que se su­po­ne que evi­tan ese ti­po de ga­nan­cias ex­ce­si­vas, pe­ro ¿aca­so al­guien pien­sa que esas reglas se im­ple­men­ta­rían en la ges­tión ac­tual?

En­ton­ces, ¿por qué Trump no es­tá pro­po­nien­do al­go real? ¿Por qué es­te desas­tre de pro­pues­ta que to­dos sa­be­mos que no tie­ne nin­gún sen­ti­do?

La res­pues­ta, en par­te, tie­ne que ver con que, en la prác­ti­ca, Trump siem­pre di­fie­re de la or­to­do­xia re­pu­bli­ca­na, y el Par­ti­do Re­pu­bli­cano mo­derno de­tes­ta cual­quier pro­gra­ma que pue­da de­mos­trar a la gen­te que el go­bierno pue­de tra­ba­jar y ayu­dar a los ciu­da­da­nos.

No obs­tan­te, tam­bién sos­pe­cho que Trump tie­ne mie­do de ha­cer cual­quier co­sa sus­tan­ti­va. Pa­ra que la in­ver­sión pú­bli­ca sea exi­to­sa, se ne­ce­si­ta li­de­raz­go y ase­so­ría de ex­per­tos. Es­te go­bierno ca­re­ce de ex­per­tos en cual­quier ma­te­ria. Los ex­per­tos no so­lo tie­nen el des­agra­da­ble há­bi­to de de­cir co­sas que uno no quie­re oír, ade­más su lealtad es­tá en du­da: nun­ca se sa­be en qué mo­men­to po­drían sa­car a re­lu­cir su éti­ca pro­fe­sio­nal.

Así que el go­bierno de Trump qui­zá no po­dría con­ju­gar un plan de in­fra­es­truc­tu­ra real in­clu­so si así lo qui­sie­ra. Por eso no lo hi­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.