De­cla­ran cul­pa­ble a po­li­cía blan­co que ma­tó a afro­ame­ri­cano

Mar­chan en las ca­lles de Chica­go en apo­yo a ve­re­dic­to con­tra el po­li­cía Van Dy­ke

El Diario de El Paso - - PORTADA - Los An­ge­les Ti­mes

Mi­les sa­lie­ron a las ca­lles de Chica­go a pro­tes­tar por la muer­te del jo­ven afro­ame­ri­cano La­quan Mcdo­nald a ma­nos del ofi­cial de Po­li­cía de Chica­go Ja­son Van Dy­ke, en no­viem­bre del 2015, cuan­do se pu­bli­có un vi­deo del ti­ro­teo y se re­ve­la­ra que el ofi­cial le dis­pa­ró 16 ti­ros a pe­sar que el jo­ven ya­cía en el pa­vi­men­to. Hoy esos ma­ni­fes­tan­tes re­to­ma­ron las ca­lles.

“16 ti­ros y un en­cu­bri­mien­to (del cri­men)”, gri­ta­ron al to­mar las ca­lles del cen­tro de Chica­go en 2015, un año des­pués del ase­si­na­to del 20 de oc­tu­bre de 2014.

No pe­dían jus­ti­cia só­lo por la muer­te de La­quan, sino “por los cien­tos de otros jó­ve­nes afro­ame­ri­ca­nos y la­ti­nos que han muer­to a ma­nos de la Po­li­cía in­jus­ta­men­te”, di­je­ron.

Es­te vier­nes, tras un sin nú­me­ro de pro­tes­tas y ma­ni­fes­ta­cio­nes y a ca­si cua­tro años de la muer­te de McDo­nald, el ofi­cial Van Dy­ke fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de ase­si­na­to en se­gun­do gra­do y cul­pa­ble de 16 car­gos de agre­sión agra­va­da con un ar­ma de fue­go.

Es el pri­mer ofi­cial de la Po­li­cía con­vic­to de ase­si­na­to al dis­pa­rar con­tra una per­so­na mien­tras se en­con­tra­ba en ser­vi­cio, en por lo me­nos 50 años en la his­to­ria de Illi­nois, se­gún re­por­tes.

Al­gu­nas de esas per­so­nas que por años han exi­gi­do jus­ti­cia pa­ra McDo­nald —en pro­tes­tas ma­si­vas con­tra el De­par­ta­men­to de Po­li­cía, la Fis­cal Es­ta­tal del Con­da­do de Cook, y el al­cal­de de Chica­go Rahm Ema­nuel a quie­nes acu­san de en­cu­brir el ase­si­na­to— se reunie­ron fren­te al ayun­ta­mien­to a es­cu­char el ve­re­dic­to la tar­de del vier­nes.

Es un ali­vio, pe­ro no una vic­to­ria, con­si­de­ro Ki­na Co­llins, ac­ti­vis­ta y or­ga­ni­za­do­ra co­mu­ni­ta­ria con Chica­go Neigh­bor­hood Allian­ce. Co­llins fue una de las or­ga­ni­za­do­ras de las pro­tes­tas en 2015.

Mien­tras es­cu­cha­ba el ve­re­dic­to, Co­llins es­ta­ba vi­si­ble­men­te emo­cio­na­da y llo­ran­do.

“Fue­ron mu­chos años de un sin nú­me­ro de pro­tes­tas, y mu­cha gen­te pen­sa­ba que eran en vano, pe­ro al es­cu­char el ve­re­dic­to, sen­tí que va­lió la pe­na. Mos­tró que el pue­blo tie­ne po­der, hoy se hi­zo jus­ti­cia”, agre­gó Co­llins. “Pe­ro es­to só­lo es el pri­mer pa­so”.

Co­llins di­jo que la Po­li­cía de Chica­go tie­ne un his­to­rial de con­duc­ta inade­cua­da, uso de fuer­za ex­ce­si­va, irra­cio­nal y ra­cis­ta con­tra las co­mu­ni­da­des de co­lor; y que es ve­re­dic­to de Van Dy­ke da­rá pa­so a una re­for­ma al De­par­ta­men­to de Po­li­cía y res­pon­sa­bi­li­dad policial.

“No son ne­gros y la­ti­nos con­tra los po­li­cías blan­cos”, con­si­de­ró, “es una pe­lea por la jus­ti­cia y pa­ra des­man­te­lar el sis­te­ma co­rrup­to den­tro del sis­te­ma de au­to­ri­dad en Illi­nois, al­go que nos afec­ta a to­dos”, agre­gó Co­llins.

Es­to va más allá de só­lo una pe­lea con­tra la bru­ta­li­dad po­li­cia­ca, di­jo, la re­for­ma de­be ser ata­ca­da des­de “la fal­ta de re­cur­sos en es­cue­las, cri­sis de vi­vien­da, sa­la­rios dig­nos, y dis­cri­mi­na­ción”. Fac­to­res que Co­llins ca­li­fi­có co­mo los res­pon­sa­bles de la re­la­ción de co­mu­ni­da­des de co­lor y ofi­cia­les de Po­li­cía.

Ma­ría Her­nán­dez, miem­bro de la or­ga­ni­za­ción Black Li­ves Mat­ter Chica­go es­tá de acuer­do. “El si­guien­te pa­so in­me­dia­to es que nos reuna­mos pa­ra re­co­no­cer y pro­ce­sar es­te po­der que te­ne­mos. Lo­gra­mos lo que di­je­ron que era im­po­si­ble y por lo cual nos arries­ga­mos”.

“No es una ce­le­bra­ción, es una de­mos­tra­ción de lo que se pue­de lo­grar si se lucha por jus­ti­cia”, agre­gó Her­nán­dez. Por eso, des­pués del ve­re­dic­to, cien­tos, in­cluí­das Her­nán­dez y Co­llins, mar­cha­ron por ho­ras por las ca­lles del cen­tro de Chica­go pa­ra de­mos­trar que no se da­rán por ven­ci­da, di­jo Her­nán­dez.

Al fren­te de la mar­cha la tar­de de vier­nes iba Cat­he­ri­ne Salinas, de la or­ga­ni­za­ción Good Kids Mad City en­fo­ca­da en pre­ve­nir vio­len­cia ar­ma­da en co­mu­ni­da­des de ba­jos re­cur­sos. Salinas di­jo que es­ta­ba sor­pren­di­da con el ve­re­dic­to y pre­pa­ra­da pa­ra lo peor.

“Ha ha­bi­do tan­tos ca­sos co­mo es­te, de bru­ta­li­dad po­li­cia­ca don­de los ofi­cia­les no son con­vic­tos”, di­jo Salinas, quien al igual que Her­nán­dez y Co­llins, cree que el ca­so de McDo­nald, abre la puer­ta pa­ra brin­dar jus­ti­cia a otras víc­ti­mas del sis­te­ma.

Agre­gó que la co­mu­ni­dad la­ti­na tien­de a pen­sar que és­te só­lo es un pro­ble­ma que afec­ta a la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na. “La­ti­noa­me­ri­ca y Cen­troa­me­ri­ca tie­nen un his­to­rial de ser afec­ta­dos por bru­ta­li­dad po­li­cia­ca. Nos de­be­mos unir con­tra es­to”.

Jun­to con Salinas tam­bién mar­chó Ar­da­mis Sims, afro­mae­ri­cano de 21 años, miem­bro de la or­ga­ni­za­ción, No Cop Aca­demy.

“No los ne­ce­si­ta­mos a to­dos es­tos po­li­cías ra­cis­tas, re­tro­ce­dan, que­re­mos li­ber­tad, li­ber­tad”, gri­ta­ba con la mul­ti­tud por las ca­lles de Chica­go.

El ve­re­dic­to di­jo Sims, le da a la ju­ven­tud ‘un op­ti­mis­mo tre­men­do’, so­bre su fu­tu­ro y el de la ciu­dad de Chica­go.

“Nos ins­pi­ra. Los jó­ve­nes te­ne­mos mu­cha ener­gía, pa­ra se­guir tra­ba­jan­do con

No Cop Aca­demy (la or­ga­ni­za­ción que se opo­ne al plan de cons­truir una aca­de­mia de po­li­cía en Chica­go)”, di­jo Sims.

Sims hi­zo un lla­ma­do a to­das las co­mu­ni­da­des, in­clu­yen­do a las pan­di­llas, a unir­se pa­ra ser “au­to-pro­duc­ti­vos y no des­truc­ti­vos”.

“Ne­ce­si­ta­mos no des­truir nues­tra ciu­dad y tra­ba­jar ba­jo la mis­ma me­ta”, di­jo.

To­dos es­tu­vie­ron de acuer­do en que es­pe­ran una sen­ten­cia jus­ta y no “me­dio­cre” pa­ra Van Dy­ke, di­jo Co­llins.

A pe­sar de to­dos las irre­gu­la­ri­da­des que ha en­ce­rra­do el ca­so de McDo­nald; Co­llins di­jo que sien­te sim­pa­tía por la fa­mi­lia del ofi­cial; y di­jo que no les desea na­da ma­lo. “De­sa­for­tu­na­da­men­te la fa­mi­lia de Van Dy­ke sen­ti­rá lo que la fa­mi­lia de McDo­nald sin­tió cuan­do fue ase­si­na­do. La di­fe­ren­cia es que Van Dy­ke tu­vo el de­bi­do pro­ce­so y McDo­nald no”.

El 20 de oc­tu­bre de 2014, La­quan Mcdo­nald re­ci­bió 16 ba­la­zos dis­pa­ra­dos por el agen­te

VAN Dy­ke fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de ase­si­na­to en se­gun­do gra­do

lA­QUAN MCDO­NAlD

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.