Li­be­ra­les, es­to es gue­rra

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Char­les M. Blow

Nue­va York – Sí, Brett Ka­va­naugh es­tá en la Cor­te Su­pre­ma. La­men­ten el día. Rás­guen­se las ves­ti­du­ras. Des­pués, den un pa­so atrás, vean el pa­no­ra­ma com­ple­to de la ba­ta­lla en la que se aden­tra­ron, y en­tien­dan que Ka­va­naugh es so­lo una par­te de un plan mu­cho más gran­de por par­te de los con­ser­va­do­res pa­ra cam­biar de ma­ne­ra fun­da­men­tal la es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Su ob­je­ti­vo es con­sa­grar y pro­te­ger el po­der de los hom­bres blan­cos, in­clu­so des­pués de que las cos­tum­bres y la demografía cam­bian­tes de Es­ta­dos Uni­dos se ale­jen de ese do­mi­nio.

Pa­ra ellos, es­to no es sim­ple­men­te un asun­to de pa­sión y prin­ci­pios po­lí­ti­cos. Es un jue­go de po­der pu­ro y sim­ple, y se tra­ta de ver si la gen­te que se ha afe­rra­do a ese po­der des­de ha­ce mu­cho tiem­po se­rá ca­paz de con­ser­var­lo.

Pa­ra ellos, Trump es so­lo un idio­ta útil, una ano­ma­lía tem­po­ral.

Es­tán pen­san­do en un con­tex­to generacional, no en tér­mi­nos del si­guien­te ci­clo elec­to­ral, sino de la pró­xi­ma épo­ca.

Los li­be­ra­les pue­den sen­tir­se tan no­bles que pier­den de vis­ta la gue­rra que es­tán li­bran­do. Sí, el si­guien­te mes es im­por­tan­te pa­ra de­mos­trar­le al res­to de los es­ta­dou­ni­den­ses, y en efec­to al mun­do, que Trump y los re­pu­bli­ca­nos que lo pro­mue­ven y lo pro­te­gen se opo­nen a los va­lo­res es­ta­dou­ni­den­ses y a la ma­yo­ría en Es­ta­dos Uni­dos.

En cier­to ni­vel es­to pro­por­cio­na­ría ali­vio pa­ra una exi­gen­cia re­pri­mi­da que tie­ne gran par­te de los es­ta­dou­ni­den­ses por ser es­cu­cha­dos y cal­mar al­go del caos. Sin em­bar­go, la ca­tar­sis es una res­pues­ta y un re­me­dio me­ra­men­te emo­cio­nal.

Los li­be­ra­les de­ben ver más allá de las emo­cio­nes, del en­tu­sias­mo elec­to­ral reac­cio­na­rio, de la ne­ce­si­dad de enamo­rar­se de los can­di­da­tos pa­ra po­der vo­tar por ellos, de las pró­xi­mas elec­cio­nes y di­ri­gir la mi­ra­da ha­cia el si­guien­te en­fren­ta­mien­to.

Por ejem­plo, el aná­li­sis cons­tan­te so­bre los jue­ces que in­ter­pre­ta­rán la “in­ten­ción ori­gi­nal” de la Cons­ti­tu­ción re­sul­ta mu­cho más do­mi­nan­te que asun­tos in­di­vi­dua­les co­mo el con­trol de ar­mas.

En ju­lio, Leo­nard Leo, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la “So­cie­dad Fe­de­ra­lis­ta ori­gi­na­lis­ta cons­ti­tu­cio­nal”, se­gún lo for­mu­ló Rea­lC­lea­rPo­li­tics, di­jo a Fox News:

“Cual­quier con­fir­ma­ción a la Cor­te Su­pre­ma es trans­for­ma­do­ra. Se tra­ta de una cor­te que a me­nu­do es­tá igual de di­vi­di­da. Al fi­nal del día, creo que lo más im­por­tan­te es re­cor­dar que ha ha­bi­do un mo­vi­mien­to en la cor­te con el fin de ape­gar­se más a la in­ter­pre­ta­ción ori­gi­nal y al tex­to de la Cons­ti­tu­ción. En otras pa­la­bras, es la idea de que la ley sig­ni­fi­ca al­go, que tie­ne un sig­ni­fi­ca­do con­cre­to. Creo que esa es la ten­den­cia que es­te pre­si­den­te quie­re con­ti­nuar”.

No obs­tan­te, cuan­do pien­so en el “ori­gi­na­lis­mo”, es­ta es mi re­fle­xión: mu­chos de los fun­da­do­res te­nían es­cla­vos; en la Cons­ti­tu­ción con­si­de­ra­ban que las per­so­nas de ra­za ne­gra for­ma­ban par­te de un gru­po in­fe­rior a los hu­ma­nos “de ver­dad”; no que­rían que vo­ta­ran ni las mu­je­res ni los hom­bres blan­cos po­bres. Los fun­da­do­res, un pu­ña­do de hom­bres blan­cos, po­de­ro­sos y adi­ne­ra­dos, no desea­ban la ver­da­de­ra de­mo­cra­cia en es­te país y, de he­cho, le te­mían so­bre­ma­ne­ra.

Aho­ra, un pu­ña­do de hom­bres blan­cos, po­de­ro­sos y adi­ne­ra­dos quie­re que vol­va­mos a esa épo­ca, a una men­ta­li­dad en­vuel­ta en una con­sig­na po­pu­lis­ta de “se­guir la Cons­ti­tu­ción” y dis­fra­za­da del me­jor ti­po de pa­trio­tis­mo.

De­be­mos apren­der a ver to­do lo que nos ro­dea, to­do lo que es­tá pa­san­do en el fren­te po­lí­ti­co, a tra­vés de esa óp­ti­ca. De es­to se tra­tan las me­di­das ex­tre­mas con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal e in­clu­so las ini­cia­ti­vas pa­ra fre­nar­la drás­ti­ca­men­te.

Esa tam­bién es la me­ta que per­si­guen al sa­ta­ni­zar el pro­gra­ma de lo­te­ría de vi­sas. Co­mo lo se­ña­ló en agos­to el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Pew: “En el año fis­cal de 2017, que ter­mi­nó el 30 de sep­tiem­bre, la can­ti­dad más gran­de de vi­sas se otor­gó a ciu­da­da­nos de paí­ses afri­ca­nos”, mien­tras que los so­li­ci­tan­tes de paí­ses eu­ro­peos y del con­ti­nen­te asiá­ti­co re­ci­bie­ron me­nos vi­sas que an­tes.

Es­te es­fuer­zo por sa­ta­ni­zar el pro­gra­ma de lo­te­ría es una ini­cia­ti­va pa­ra pre­ser­var, du­ran­te tan­to tiem­po co­mo sea po­si­ble, la ma­yo­ría blan­ca de Es­ta­dos Uni­dos, en con­tra de la even­tua­li­dad es­ta­dís­ti­ca.

Ese tam­bién es el ob­je­ti­vo de la in­ha­bi­li­ta­ción de elec­to­res y de Ci­ti­zens Uni­ted. Por eso los con­ser­va­do­res vi­to­rean el he­cho de que los jó­ve­nes li­be­ra­les se mu­den a ciu­da­des con una gran den­si­dad de­mo­grá­fi­ca. Esa de­ci­sión de­bi­li­ta los vo­tos con­ser­va­do­res en los lu­ga­res a los que se mu­dan y los re­fuer­za en los si­tios de los que se van.

Co­mo lo se­ña­ló The Was­hing­ton Post en 2016: “En el Co­le­gio Elec­to­ral, ca­da vo­to in­di­vi­dual de Wyo­ming va­le 3.6 ve­ces más que un vo­to californiano in­di­vi­dual. Ese es el ejem­plo más ex­tre­mo, pe­ro si se cal­cu­la el pro­me­dio de los diez es­ta­dos más po­bla­dos y se com­pa­ra el po­der de vo­to de sus re­si­den­tes con el de los diez es­ta­dos me­nos po­bla­dos, se ob­tie­ne una pro­por­ción de uno a 2.5”.

No obs­tan­te, el cam­bio más gran­de y desafian­te es el lla­ma­do a fa­vor de una con­ven­ción cons­ti­tu­cio­nal.

Hay dos ma­ne­ras de pro­po­ner en­mien­das a la Cons­ti­tu­ción: una es me­dian­te una ma­yo­ría de dos ter­cios tan­to en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes co­mo en el Se­na­do, y la otra es a tra­vés de una con­ven­ción cons­ti­tu­cio­nal exi­gi­da por dos ter­cios de los es­ta­dos. El se­gun­do mé­to­do ja­más se ha uti­li­za­do, pe­ro aho­ra es­tá ga­nan­do im­pul­so en­tre los re­pu­bli­ca­nos.

Co­mo en enero lo es­cri­bió Char­les Pier­ce en Es­qui­re, las per­so­nas que es­tán pro­mo­vien­do una con­ven­ción “tie­nen la par­ti­ci­pa­ción de 28 le­gis­la­tu­ras es­ta­ta­les. Ne­ce­si­tan 34 pa­ra ac­ti­var la dis­po­si­ción de la Cons­ti­tu­ción res­pec­to de ‘una con­ven­ción de los es­ta­dos’”.

“Si se re­cu­rre a la con­ven­ción, la fal­ta de unión que se ha con­ver­ti­do en la fe de al­gu­nos cuar­te­les con­ser­va­do­res se desata­rá por com­ple­to. La oli­gar­quía eco­nó­mi­ca se vol­ve­rá ley y es pro­ba­ble que cual­quier lí­mi­te po­lí­ti­co con­tra los po­de­res de los ne­go­cios se es­fu­me”, con­ti­nuó Pier­ce.

Ami­gos, Ka­va­naugh es so­lo un so­la­do, si bien im­por­tan­te, en una ba­ta­lla más am­plia. De­jen de pen­sar que se tra­ta de una es­ca­ra­mu­za cuan­do en reali­dad es­ta­mos li­bran­do una gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.