Cre­ce, so­li­ci­tud de in­ves­ti­ga­ción a Ma­du­ro an­te la CPI

El Diario de El Paso - - PORTADA - • An­drés Op­pen­hei­mer

Bo­go­tá – A juz­gar por lo que es­cu­ché en en­tre­vis­tas con pre­si­den­tes y otros al­tos fun­cio­na­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos en días re­cien­tes, el gru­po de sie­te paí­ses que han pe­di­do a la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal (CPI) in­ves­ti­gar al dic­ta­dor ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro por po­si­bles crímenes de le­sa hu­ma­ni­dad po­dría am­pliar­se muy pron­to. Se­gún me di­je­ron, va­rios otros paí­ses po­drían unir­se al gru­po muy pron­to y for­ta­le­cer­lo.

Seis de los sie­te paí­ses —Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Chi­le, Pa­ra­guay, Pe­rú y Ca­na­dá— fir­ma­ron la pe­ti­ción el 26 de sep­tiem­bre en las Na­cio­nes Uni­das en Nue­va York. Fran­cia se unió al gru­po po­cos días des­pués.

Se tra­tó de una pe­ti­ción sin pre­ce­den­tes. Es el pri­mer ca­so an­te la CPI en que paí­ses —en lu­gar de or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos— so­li­ci­tan una in­ves­ti­ga­ción so­bre el man­da­ta­rio de un país miem­bro.

El pre­si­den­te de Co­lom­bia, Iván Du­que, me di­jo en una en­tre­vis­ta que los paí­ses que fir­ma­ron la pe­ti­ción es­tán tra­tan­do de su­mar otros al gru­po.

“Yo to­dos los días cuan­do ten­go la po­si­bi­li­dad in­vi­to [a otros paí­ses] a que se unan a esa pe­ti­ción”, me di­jo Du­que. “El so­lo he­cho que se abra rá­pi­da­men­te una in­ves­ti­ga­ción es un men­sa­je muy con­tun­den­te a la dic­ta­du­ra de Ve­ne­zue­la”.

El can­ci­ller de Chi­le, Ro­ber­to Am­pue­ro, me di­jo que es­ta ini­cia­ti­va es­tá ga­nan­do fuer­za y que es­pe­ra que “otros paí­ses pro­ba­ble­men­te se uni­rán a la pe­ti­ción”.

Am­pue­ro se ne­gó a de­cir cuá­les son los otros paí­ses que se su­ma­rían al gru­po de los sie­te. Pe­ro otras fuen­tes di­plo­má­ti­cas me di­cen que Ecua­dor y Uru­guay es­tán en­tre ellos, y que el pre­si­den­te fran­cés Em­ma­nuel Ma­cron es­tá ha­blan­do con Ale­ma­nia, Es­pa­ña, Ho­lan­da, en­tre otros paí­ses eu­ro­peos. “Fran­cia pue­de mo­ver el ta­ble­ro”, me di­jo un di­plo­má­ti­co.

La fis­cal de la CPI, Fa­tou Ben­sou­da, ya ha­bía abier­to una in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar en fe­bre­ro so­bre po­si­bles crímenes con­tra la hu­ma­ni­dad co­me­ti­dos por Ma­du­ro y sus co­la­bo­ra­do­res. La in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar se li­mi­ta a los abu­sos del ré­gi­men de Ma­du­ro du­ran­te los dis­tur­bios an­ti­gu­ber­na­men­ta­les del año pa­sa­do, en los que mu­rie­ron al me­nos 150 per­so­nas.

Los es­cép­ti­cos di­cen que es im­pro­ba­ble que la CPI ha­ga una acu­sa­ción for­mal con­tra Ma­du­ro y otros al­tos fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos, y que si eso ocu­rre po­dría tar­dar va­rios años. Des­de su crea­ción en el 2002, la CPI so­lo ha de­cla­ra­do cul­pa­bles a cua­tro per­so­nas, y so­lo a dos de ellas por crímenes de le­sa hu­ma­ni­dad. Ac­tual­men­te tie­ne 20 in­ves­ti­ga­cio­nes for­ma­les en cur­so, nin­gu­na de ellas en Amé­ri­ca La­ti­na.

Si la fis­cal de la CPI de­ci­de pa­sar de una in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar a una for­mal, po­dría, en teo­ría, pe­dir a los jue­ces de la CPI que emi­tan una or­den de arres­to con­tra Ma­du­ro. Pe­ro los fa­llos de la CPI pue­den ser ape­la­dos y los pro­ce­di­mien­tos son ex­tre­ma­da­men­te len­tos, di­cen los es­cép­ti­cos.

Ade­más, el pre­si­den­te Do­nald Trump ha so­ca­va­do in­di­rec­ta­men­te el pro­ce­so al de­cir en su dis­cur­so del 25 de sep­tiem­bre an­te las Na­cio­nes Uni­das en Nue­va York que “Es­ta­dos Uni­dos no brin­da­rá apo­yo al re­co­no­ci­mien­to de la CPI. En lo que res­pec­ta a Es­ta­dos Uni­dos, la CPI no tie­ne ju­ris­dic­ción, ni legitimidad, ni au­to­ri­dad”.

A pe­sar de to­dos es­tos obs­tácu­los, la re­cien­te in­cor­po­ra­ción de Fran­cia al gru­po de paí­ses que so­li­ci­ta­ron una in­ves­ti­ga­ción de la CPI so­bre Ma­du­ro, y el po­si­ble res­pal­do en un fu­tu­ro pró­xi­mo de otros im­por­tan­tes paí­ses eu­ro­peos, po­dría ace­le­rar el pro­ce­so le­gal en la CPI.

Co­mo to­das las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, la CPI no es in­mu­ne a las pre­sio­nes di­plo­má­ti­cas. Una pe­ti­ción sin pre­ce­den­tes rea­li­za­da por es­ta­dos —en lu­gar de gru­pos de de­re­chos hu­ma­nos— y res­pal­da­da por Ca­na­dá, Fran­cia y otros paí­ses eu­ro­peos ten­dría mu­cho más pe­so po­lí­ti­co que una so­la fir­ma­da por al­gu­nos paí­ses de Amé­ri­ca del Sur.

Por su­pues­to, na­da de es­to ayu­da­rá de in­me­dia­to a los ve­ne­zo­la­nos que tie­nen que so­bre­vi­vir en me­dio de una ta­sa de in­fla­ción de un mi­llón por cien­to al año y una es­ca­sez ma­si­va de ali­men­tos y me­di­ca­men­tos. Pe­ro po­dría ser un pa­so muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en los es­fuer­zos pa­ra ais­lar al ré­gi­men de Ma­du­ro, pro­du­cir grie­tas den­tro de su dic­ta­du­ra y ayu­dar a res­tau­rar la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.