Tri­pli­ca ca­pa­ci­dad al­ber­gue en Tor­ni­llo

Pue­de hos­pe­dar has­ta 3 mil 800 me­no­res y pla­nean man­te­ner­lo abier­to has­ta el fin de año, afir­man

El Diario de El Paso - - PORTADA - Sa­bri­na Zu­ni­ga / El Dia­rio de El Pa­so

Las puer­tas del re­fu­gio de me­no­res in­mi­gran­tes no acom­pa­ña­dos ins­ta­la­do a un cos­ta­do del puen­te in­ter­na­cio­nal Mar­ce­lino Ser­na, en Tor­ni­llo, Te­xas, se vol­vie­ron a abrir pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción la ma­ña­na del vier­nes.

De agos­to a la fe­cha, la can­ti­dad de ni­ños en el al­ber­gue se ha in­cre­men­ta­do de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, ca­si al tri­ple. Los da­tos da­dos a co­no­cer ayer por la ma­ña­na se­ña­lan que un to­tal de mil 465 ni­ños en eda­des de 13 a 17 años re­si­den ac­tual­men­te en el cen­tro, sien­do Gua­te­ma­la el país de ori­gen con más me­no­res: 888, se­gui­do de Hon­du­ras con 360, El Sal­va­dor con 174, Ni­ca­ra­gua con 27, Mé­xi­co con 12 y cua­tro más cla­si­fi­ca­dos en la ca­te­go­ría de ‘otros’.

El De­par­ta­men­to de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos de los Es­ta­dos Uni­dos (HHS), in­for­mó a fi­na­les de sep­tiem­bre que lle­ga­ron po­co más de 1 mil 600 ado­les­cen­tes, mis­mos que po­co a po­co han si­do co­lo­ca­dos con fa­mi­lia­res o pa­tro­ci­na­do­res, por lo tan­to, la ci­fra va de nue­vo en de­cli­ve.

Mark We­ber, vo­ce­ro de HHS, in­for­mó que al­re­de­dor del 80 por cien­to de los me­no­res son va­ro­nes y só­lo un 20 por cien­to son mu­je­res.

Al re­co­rrer el lu­gar, se pue­de ob­ser­var el cre­ci­mien­to y adi­ción de tien­das al tri­ple en tan so­lo dos me­ses. Aho­ra se cuen­ta con po­co más de 120 tien­das de cam­pa­ña con 20 ca­mas ca­da una en el sec­tor Oes­te, mien­tras que en el la­do don­de hos­pe­dan a las mu­je­res, se cuen­ta con tres tien­das de cam­pa­ña ta­ma­ño gran­de, que pue­den al­ber­gar has­ta una cen­te­na de li­te­ras.

Se in­for­mó que el lu­gar cuen­ta con 3 mil 800 ca­mas en to­tal, de las cua­les, mil 400 se en­cuen­tran en re­ser­va.

SI­GUE EN PIE RE­FU­GIO, POR EL BIE­NES­TAR DE LOS NI­ÑOS

El re­co­rri­do fue li­de­ra­do por un agen­te es­pe­cial a car­go de la ope­ra­ción del lu­gar, ba­jo la com­pa­ñía de con­tra­ta­ción BCFS, úni­ca­men­te iden­ti­fi­ca­da así por el pro­pio go­bierno.

La em­pre­sa ex­pre­só en el re­co­rri­do an­te­rior que no se re­no­va­ría de nue­vo el con­tra­to con el go­bierno fe­de­ral, sin em­bar­go, fue el mis­mo di­rec­tor quien ex­pre­só ‘no que­dar­le op­ción’.

“Si me voy, to­do es­te equi­po que us­te­des ven se vie­ne con­mi­go, no hay op­ción. Es­ta­mos aquí por es­tos ni­ños y aho­ra nues­tra mi­sión es ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad y bie­nes­tar”, di­jo.

BCFS es una com­pa­ñía a con­tra­to que asis­te a per­so­nas víc­ti­mas de desas­tres na­tu­ra­les o con­tin­gen­cias. La em­pre­sa es­tu­vo a car­go de brin­dar apo­yo a dam­ni­fi­ca­dos de los desas­tres de Ka­tri­na y del hu­ra­cán Har­vey en Te­xas.

Se pre­vé que el re­fu­gio en Tor­ni­llo cuen­te con una du­ra­ción has­ta el 31 de di­ciem­bre del pre­sen­te año, cuan­do en el ve­rano, el di­rec­tor de BCFS ha­bía he­cho con­tra­to so­lo has­ta fi­na­les de agos­to.

“La con­ti­nua­ción de ope­ra­cio­nes en Tor­ni­llo es una ne­ce­si­dad y es un pa­so pru­den­te pa­ra ga­ran­ti­zar que HHS ten­ga la ca­pa­ci­dad de brin­dar aten­ción ade­cua­da pa­ra los me­no­res mien­tras se iden­ti­fi­ca a sus fa­mi­lia­res o su pa­tro­ci­na­dor y se da la reu­ni­fi­ca­ción”, ex­pre­só.

De igual for­ma, di­jo que la po­lí­ti­ca de ‘to­le­ran­cia ce­ro’ im­pues­ta por Do­nald Trump a me­dia­dos de ju­nio, no tie­nen la­zo al­guno con el re­fu­gio en Tor­ni­llo. “La po­lí­ti­ca no tie­ne na­da que ver, ya que nin­gún ni­ño que fue par­te de las se­pa­ra­cio­nes fa­mi­lia­res en la fron­te­ra es­tá en Tor­ni­llo”, se in­for­mó.

EN ES­PE­RA DE AVAN­CES EN CA­SOS MI­GRA­TO­RIOS

Un me­nor en pro­me­dio cuen­ta con 3 o 4 me­ses den­tro del sis­te­ma, des­de su arri­bo a la fron­te­ra. De acuer­do con la in­for­ma­ción de las au­to­ri­da­des, la es­ta­día en Tor­ni­llo pue­de ser de 25 a 35 días, en lo que se pro­ce­sa el ca­so, se da con sus fa­mi­lia­res o pa­tro­ci­na­do­res den­tro de los Es­ta­dos Uni­dos y se rec­ti­fi­ca la re­la­ción fa­mi­liar con el me­nor.

La ta­rea de la en­tre­ga y la reu­ni­fi­ca­ción ca­da vez es más com­ple­ja. In­clu­so, se in­vo- lu­cra el FBI co­mo me­di­da pre­cau­to­ria pa­ra iden­ti­fi­car de for­ma se­gu­ra a los fa­mi­lia­res de los me­no­res.

EL DÍA A DÍA

Los me­no­res cuen­tan con una ca­ma in­di­vi­dual, aten­ción y su­per­vi­sión pro­fe­sio­nal las 24 ho­ras y los sie­te días de la se­ma­na. Ca­da uno de ellos cuen­ta con un su­per­vi­sor de ca­so y un tra­ba­ja­dor so­cial. Se les brin­da ac­ce­so a ser­vi­cios le­ga­les, aten­ción mé­di­ca, tres co­mi­das ca­lien­tes al día y dos ape­ri­ti­vos.

Al ca­mi­nar por las tien­das, era per­mi­ti­do in­ter­cam­biar sa­lu­dos de cor­te­sía con los ni­ños, quie­nes de for­ma tí­mi­da, re­gre­sa­ban el sa­lu­do en in­glés pa­ra ha­cer de­no­tar sus ga­nas de apren­der el idio­ma.

Una de las ni­ñas co­men­tó que lle­va es­pe­ran­do un mes pa­ra re­unir­se con su her­mano, quien vi­ve en Da­llas, Te­xas. Di­jo de for­ma bre­ve que pro­ve­nía de Gua­te­ma­la y que ha­bía si­do trans­por­ta­da a Tor­ni­llo des­de la ciu­dad de Mia­mi.

“Es­toy con­ten­ta, sí me tra­tan bien, pe­ro ya me quie­ro ir a es­tu­diar con mi her­mano”, co­men­tó.

Ade­más, cuen­tan con cen­tros re­crea­ti­vos, des­de fut­bol soc­cer, juegos de me­sa, ba­lon­ces­to, pe­lí­cu­las, ar­te y ma­nua­li­da­des. Ro­pa ade­cua­da al tiem­po, za­pa­tos y ac­ce­so­rios. BCFS in­for­mó que el reporte de gas­tos más re­cien­te fue de 411 mil dó­la­res en ro­pa y cal­za­do úni­ca­men­te pa­ra los me­no­res al­ber­ga­dos en Tor­ni­llo. Agua ca­lien­te, ba­ños se­pa­ra­dos, du­chas pri­va­das, te­le­vi­sión e in­clu­so, exis­te una bar­be­ría que pro­por­cio­na cor­tes de ca­be­llo a ca­da uno de los me­no­res.

Des­de el ini­cio del cam­pa­men­to, una igle­sia pa­se­ña se acer­có pa­ra ofre­cer ser­vi­cios re­li­gio­sos ca­da fin de se­ma­na, se in­for­mó.

Sí CUEN­TAN CON EDU­CA­CIÓN

A pe­sar de que en el ve­rano no se con­ta­ba con un sis­te­ma de edu­ca­ción es­ta­ble­ci­do en el re­fu­gio, aho­ra los ni­ños re­ci­ben cla­ses a lo lar­go de la ma­ña­na, di­jo We­ber.

HHS pro­por­cio­na un pro­gra­ma edu­ca­ti­vo con maes­tros ca­pa­ci­ta­dos ba­jo la su­per­vi­sión de una es­cue­la pú­bli­ca su­pe­rior ex­pe­ri­men­ta­da, cuen­tan con li­bros de tex­to y de ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les.

Los me­no­res re­ci­ben cla­ses de his­to­ria, ma­te­má­ti­cas, cien­cias y el in­glés co­mo se­gun­do idio­ma.

LAS CI­FRAS Y OPE­RA­CIÓN

La com­pa­ñía a car­go de la ope­ra­ción del re­fu­gio, so­la­men­te iden­ti­fi­ca­da co­mo BCFS, cuen­ta con un per­so­nal ca­pa­ci­ta­do de mil 500 per­so­nas, mis­mas que han si­do des­ple­ga­das de otras par­tes del país.

So­lo un por­cen­ta­je muy ba­jo y es­pe­cia­li­za­do a otras áreas ex­ter­nas son con­tra­ta­cio­nes he­chas en El Pa­so y en ciu­da­des ale­da­ñas, in­for­ma­ron au­to­ri­da­des.

Otro de los bra­zos de HHS es la Ofi­ci­na de Rea­sen­ta­mien­to y Re­fu­gia­dos, co­no­ci­do ba­jo las si­glas ORR. La ORR ha pro­veí­do cui­da­do pa­ra po­co más de 250 mil me­no­res que lle­gan al país sin com­pa­ñía al­gu­na.

Du­ran­te los pri­me­ros nue­ve años de ope­ra­ción, se ha aten­di­do a 8 mil ni­ños ca­da año, sin em­bar­go, des­de el 2012, la ci­fra in­cre­men­tó de for­ma dra­má­ti­ca a un to­tal de 13 mil 635 ni­ños por año, en el 2013 a 24 mil 668, en el 2014 a 33 mil 726 in­cre­men­tan­do ca­da año más. (Sa­bri­na

El al­BEr­GUE pa­ra me­no­res in­mi­gran­tes se ha ex­pan­di­do rá­pi­da­men­te

El tE­ma de los ni­ños in­mi­gran­tes se­pa­ra­dops de sus fa­mi­lias ha ge­ne­ra­do con­tro­ver­sia

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.