El ‘más gran­de frau­de’ lle­ga a Flo­ri­da

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Ni­cho­las Kris­tof

Aho­ra que el hu­ra­cán Mi­chael arra­sa con ca­sas y co­mu­ni­da­des, nos so­li­da­ri­za­mos con to­dos los que se en­cuen­tran en su ca­mino, pe­ro tam­bién re­to­me­mos lo que al­gu­nos re­si­den­tes des­ta­ca­dos de Flo­ri­da han di­cho so­bre el cam­bio cli­má­ti­co.

“Uno de los em­bus­tes más ab­sur­dos en la his­to­ria del pla­ne­ta”, ex­cla­mó Rush Lim­baugh de Palm Beach. El Go­bierno de Rick Scott in­clu­so lle­gó a prohi­bir a al­gu­nas agen­cias que usa­ran el tér­mino “cam­bio cli­má­ti­co”, de acuer­do con el Cen­tro pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Pe­rio­dís­ti­ca de Flo­ri­da (Scott lo ne­gó).

Los flo­ri­da­nos mio­pes no es­tán so­los en ab­so­lu­to. El pre­si­den­te Do­nald Trump ta­chó el cam­bio cli­má­ti­co de ser un frau­de “crea­do por y pa­ra los chi­nos”. El se­na­dor Ja­mes In­ho­fe, re­pu­bli­cano de Oklaho­ma, “re­fu­tó” el cam­bio cli­má­ti­co lle­van­do una bo­la de nie­ve a la sa­la del Se­na­do y se­ña­lan­do que afue­ra ha­cía frío; me­dian­te mé­to­dos cien­tí­fi­cos igual de ri­gu­ro­sos, es­cri­bió un li­bro acer­ca del cam­bio cli­má­ti­co lla­ma­do “The Grea­test Hoax” (“El más gran­de en­ga­ño”).

Por des­gra­cia, ne­gar el cam­bio cli­má­ti­co no evi­ta que su­ce­da. Ca­ro­li­na del Nor­te apro­bó una ley en 2012 que prohí­be el uso de la cien­cia cli­má­ti­ca en cier­tos pro­gra­mas de pla­ni­fi­ca­ción es­ta­tal; sin em­bar­go, eso no in­ti­mi­dó al hu­ra­cán Flo­ren­ce el mes pa­sa­do. Ade­más, cen­su­rar el tér­mino “cam­bio cli­má­ti­co” no es­tá ayu­dan­do en na­da a Flo­ri­da en es­te mo­men­to.

Al­gu­nas per­so­nas di­rán que es­te no es el mo­men­to pa­ra ha­blar de po­lí­ti­ca. ¿Pe­ro aca­so no es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad mi­ti­gar el pró­xi­mo desas­tre?

To­me­mos en cuen­ta que los úl­ti­mos tres años han si­do los más cá­li­dos que se ha­yan re­gis­tra­do. Por si fue­ra po­co, los diez años con ma­yo­res pér­di­das de hie­lo marino se ubi­can en la úl­ti­ma de­ce­na de años.

Es ver­dad que no po­de­mos vin­cu­lar de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va el da­ño de un hu­ra­cán en es­pe­cí­fi­co (o se­quía o in­cen­dio fo­res­tal) con las emi­sio­nes de car­bono en au­men­to. No obs­tan­te, di­ga­mos que es co­mo ju­gar con da­dos car­ga­dos: po­dría ha­ber caí­do un seis do­ble de cual­quier ma­ne­ra, pe­ro con mu­cha me­nos fre­cuen­cia.

“Hay un fir­me con­sen­so en­tre los cien­tí­fi­cos que es­tu­dian los hu­ra­ca­nes y el cli­ma acer­ca de que las tem­pe­ra­tu­ras más al­tas pue­den ha­cer que los hu­ra­ca­nes sean más in­ten­sos”, me di­jo Kerry Ema­nuel, ex­per­to en hu­ra­ca­nes en el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts. Se­ña­ló que la pro­ba­bi­li­dad de llu­vias con la intensidad del hu­ra­cán Flo­ren­ce en Ca­ro­li­na del Nor­te ca­si se ha­bía tri­pli­ca­do des­de me­dia­dos del si­glo XX.

Cuan­do se for­ma un hu­ra­cán, las inun­da­cio­nes pro­vo­ca­das por el fe­nó­meno cau­san más muer­tes que el vien­to, y el cam­bio cli­má­ti­co las am­pli­fi­ca de dos ma­ne­ras. Pri­me­ro, ele­va el ni­vel bá­si­co del mar, ade­más de que ocu­rre una ma­re­ja­da. En se­gun­do lu­gar, el ai­re más cá­li­do re­tie­ne más hu­me­dad —ca­si un diez por cien­to más has­ta el mo­men­to— y eso im­pli­ca más llu­vias.

El pro­fe­sor Mi­chael E. Mann de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Pen­sil­va­nia me di­jo que el hu­ra­cán Mi­chael de­be­ría ser una lla­ma­da de aten­ción. “Co­mo tam­bién de­bie­ron ser­lo Ka­tri­na, Ire­ne, Sandy, Har­vey, Ir­ma o Flo­ren­ce”, agre­gó sar­cás­ti­ca­men­te. “En ca­da una de es­tas tor­men­tas po­de­mos ver el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co: los ma­res más cá­li­dos im­pli­can más ener­gía dis­po­ni­ble pa­ra in­ten­si­fi­car es­tas tor­men­tas, más da­ño a cau­sa del vien­to, ma­yo­res tor­men­tas y más inun­da­cio­nes cos­te­ras”.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 2000, no ha­bía mu­cha di­fe­ren­cia en­tre los par­ti­dos en torno a la po­lí­ti­ca cli­má­ti­ca, por ejem­plo, el se­na­dor John McCain hi­zo su cam­pa­ña de 2008 co­mo líder en la re­duc­ción de emi­sio­nes de car­bono. En 2009, Trump se unió a otros eje­cu­ti­vos em­pre­sa­ria­les pa­ra res­pal­dar más ac­cio­nes que abor­da­ran el pro­ble­ma del cam­bio cli­má­ti­co.

Sin em­bar­go, du­ran­te los años si­guien­tes Al Go­re ayu­dó a que el cam­bio cli­má­ti­co se con­vir­tie­ra en un te­ma de­mo­crá­ti­co, así co­mo los her­ma­nos Koch ayu­da­ron a que la ne­ga­ción de ese fe­nó­meno fue­ra la prue­ba de fue­go pa­ra la au­ten­ti­ci­dad re­pu­bli­ca­na. El tri­ba­lis­mo to­mó las rien­das y el es­cep­ti­cis­mo cli­má­ti­co se volvió par­te del cre­do re­pu­bli­cano. Por lo tan­to, aho­ra las en­cues­tas mues­tran que la ne­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co es mu­cho ma­yor en Es­ta­dos Uni­dos, ho­gar de las más im­por­tan­tes in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas del mun­do, que en ca­si cual­quier otro país no­ta­ble.

Trump di­ce que sa­ca­rá a Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do de Pa­rís, ade­más de que no tu­vo na­da sig­ni­fi­ca­ti­vo que se­ña­lar acer­ca de un nue­vo in­for­me de las Naciones Uni­das, el cual se ha ca­li­fi­ca­do co­mo un “lla­ma­do de aler­ta en­sor­de­ce­dor y pe­ne­tran­te” so­bre las con­se­cuen­cias ca­tas­tró­fi­cas que plan­tea el cam­bio cli­má­ti­co.

Los re­pu­bli­ca­nos tie­nen ra­zón en afir­mar que to­do es­to es in­cier­to. Sin em­bar­go, en cual­quier otro con­tex­to sí in­ten­ta­mos evi­tar ame­na­zas, aun­que sean du­do­sas, por eso es irra­cio­nal que Trump es­té ob­se­sio­na­do con Irán, por ejem­plo, pe­ro sea in­di­fe­ren­te an­te la po­si­bi­li­dad de que es­te­mos co­ci­nan­do to­do el pla­ne­ta de ma­ne­ra co­lec­ti­va.

Hay de­ba­tes le­gí­ti­mos acer­ca de la me­jor ma­ne­ra pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de car­bono, y hay mo­ti­vos pa­ra ser es­cép­ti­cos de que lo­gra­re­mos fre­nar­las. Los im­pues­tos al car­bono ten­drían que ser con­si­de­ra­bles pa­ra que ten­gan un im­pac­to más gran­de, la geo­in­ge­nie­ría es in­cier­ta y ha­brá do­lo­ro­sas com­pen­sa­cio­nes en el fu­tu­ro.

Tam­bién de­be­ría­mos fre­nar el dis­fun­cio­nal Pro­gra­ma Na­cio­nal de Se­gu­ros pa­ra Inun­da­cio­nes, que ani­ma a la gen­te a vi­vir en zo­nas de ba­ja pla­ni­cie. Una ca­sa en Mi­si­si­pi se inun­dó 34 ve­ces en 32 años, y re­ci­bió pa­gos de in­dem­ni­za­ción por un to­tal equi­va­len­te a diez ve­ces el va­lor ori­gi­nal de la ca­sa.

No obs­tan­te, ni si­quie­ra es­ta­mos te­nien­do ese ti­po de de­ba­tes.

Me preo­cu­pa que la co­ber­tu­ra te­le­vi­si­va en los pró­xi­mos días es­té do­mi­na­da por hé­roes en bo­tes que res­ca­tan a viu­das de los te­chos de las ca­sas. Sí, el dra­ma hu­mano es fas­ci­nan­te, pe­ro no abor­da el pro­ble­ma más am­plio.

La for­ma de ata­car el cán­cer de pul­món no sig­ni­fi­có ren­dir ho­me­na­je a los mé­di­cos he­roi­cos que tra­ta­ban a los pa­cien­tes en can­ce­ro­lo­gía, mien­tras se ig­no­ra­ba el ta­ba­quis­mo, sino más bien re­du­cir el con­su­mo de ci­ga­rri­llos.

El cam­bio cli­má­ti­co po­dría ser el pro­ble­ma más im­por­tan­te que en­fren­ta­mos, pues es­tá trans­for­man­do el mun­do de nues­tros hi­jos. En al­gún mo­men­to, quie­nes lo lla­man un “frau­de” des­apa­re­ce­rán y lle­ga­re­mos a un nue­vo con­sen­so acer­ca de los pe­li­gros que plan­tea. Sin em­bar­go, pa­ra en­ton­ces, qui­zá sea de­ma­sia­do tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.