Del es­tig­ma a la es­pe­ran­za

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Jo­sé Ló­pez Za­mo­rano

Al­re­de­dor de un cuar­to de mi­llón de la­ti­nos y la­ti­nas vi­ven con el VIH en los Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que los diag­nós­ti­cos han dis­mi­nui­do en un 16% en­tre la­ti­nas, en el pe­rio­do del 2010 al 2014, los ca­sos se han in­cre­men­ta­do en un 13% en­tre los la­ti­nos ho­mo­se­xua­les du­ran­te el mis­mo pe­rio­do. No hay du­da de que el VIH con­ti­núa sien­do una se­ria ame­na­za a la sa­lud pú­bli­ca.

Y en que el VIH no só­lo nos afecta des­pro­por­cio­nal­men­te, sino que 8 de ca­da 10 la­ti­nos y la­ti­nas que vi­ven con el VIH pa­de­cen el es­tig­ma de sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos por su si­tua­ción. Se sien­ten aver­gon­za­dos, cul­pa­bles o ca­ren­tes de au­to­es­ti­ma, lo que se con­vier­te en una ba­rre­ra adi­cio­nal pa­ra ha­cer­se la prue­ba o bus­car tra­ta­mien­to.

Ro­ber­to, un inmigrante cen­troa­me­ri­cano, lle­gó ha­ce 38 años a los Es­ta­dos Uni­dos, pa­de­ció du­ran­te años el es­tig­ma de sa­ber­se se­ro­po­si­ti­vo e in­do­cu­men­ta­do. Du­ran­te mu­cho tiem­po vi­vió ba­jo la som­bra de la de­pre­sión, has­ta que en­con­tró una mano ami­ga en una clí­ni­ca co­mu­ni­ta­ria de Washington.

“Al va­rón no le gus­ta dar el bra­zo a tor­cer por­que creen que las en­fer­me­da­des van a afec­tar su es­ta­tus, hay quie­nes no co­no­cen bien el idio­ma, o la ayu­da que pue­den re­ci­bir. Es bien im­por­tan­te que ha­blen, que co­mu­ni­quen lo que sien­ten”, nos co­men­ta.

Con ayu­da mé­di­ca pro­fe­sio­nal y un tra­ta­mien­to efi­caz, Ro­ber­to mues­tra ni­ve­les in­de­tec­ta­bles del vi­rus, des­pués de ca­si 4 dé­ca­das. Aun­que aho­ra cuen­ta con se­gu­ro mé­di­co, no aban­do­na su clí­ni­ca co­mu­ni­ta­ria. “Es co­mo mi se­gun­da ca­sa, aquí re­ci­bí ca­lor, ca­ri­ño… y mu­cho”.

Pa­ra ayu­dar a la­ti­nos co­mo Ro­ber­to a ha­cer a un la­do el es­tig­ma de VIH, los Cen­tros pa­ra el Con­trol de En­fer­me­da­des (CDC), pio­ne­ros en la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca so­bre el VIH/ SI­DA, lan­za­ron por ello el Día Na­cio­nal de Con­cien­ti­za­ción so­bre SI­DA en­tre La­ti­nos el 15 de oc­tu­bre, ba­jo el le­ma “De­ten­ga­mos jun­tos el VIH”.

La cam­pa­ña po­ne al al­can­ce de la co­mu­ni­dad his­pa­no­par­lan­te la in­for­ma­ción y he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra la lu­char con­tra la en­fer­me­dad e in­vi­ta al pú­bli­co –fa­mi­lia­res, ami­gos, ve­ci­nos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo– a ha­cer equi­po pa­ra de­rro­tar jun­tos al VIH. Al­re­de­dor de dos de ca­da 10 la­ti­nos no sa­ben que por­tan el VIH, así que el pri­mer pa­so es ha­cer­se la prue­ba.

“Los tra­ta­mien­tos con­ti­núan me­jo­ran­do. Las personas diag­nos­ti­ca­das hoy pue­den es­pe­rar vi­vir ca­si tan­to co­mo sus ami­gos y se­res que­ri­dos que son VIH ne­ga­ti­vo. Y si to­man su medicamento se­gún las in­di­ca­cio­nes y lo­gran la su­pre­sión vi­ral, no pue­den trans­mi­tir el VIH a otros”, ase­gu­ra Ju­lio Fon­se­ca, del AIDS Uni­ted's Po­si­ti­ve Or­ga­ni­zing Pro­ject.

Ju­lio fue diag­nos­ti­ca­do en 2009 y al igual que en el ca­so de Ro­ber­to, los tra­ta­mien­tos re­du­je­ron al vi­rus a un ni­vel in­de­tec­ta­ble. “Mi de­seo es que ha­ya una con­ver­sa­ción real so­bre el VIH y el tra­ta­mien­to, de mo­do que his­to­rias co­mo la mía con­ti­núen con­vir­tién­do­se en le­ja­nos re­cuer­dos de una en­fer­me­dad en una épo­ca pa­sa­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.