Nue­vos sis­te­mas ar­ma­men­tís­ti­cos, vul­ne­ra­bles a hac­kers

El Diario de El Paso - - PANORAMA -

Was­hing­ton – En una prue­ba de vul­ne­ra­bi­li­da­des di­gi­ta­les rea­li­za­da por el Pen­tá­gono, un gru­po de hac­kers au­to­ri­za­dos pu­do to­mar el con­trol de los sis­te­mas ar­ma­men­tís­ti­cos ad­qui­ri­dos por el Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se, se­gún una nue­va y se­ve­ra eva­lua­ción gu­ber­na­men­tal.

El in­for­me de la Ofi­ci­na de Ren­di­ción de Cuen­tas (GAO) con­clu­yó que mu­chas de las ar­mas, o de los sis­te­mas que las con­tro­lan, se po­dían neu­tra­li­zar en unas ho­ras y que, en mu­chos ca­sos, el Ejér­ci­to no se da­ba cuen­ta del ci­be­ra­ta­que.

Pa­ra que se pu­die­ra ha­cer pú­bli­ca una ver­sión del es­tu­dio sin aler­tar a los ad­ver­sa­rios de Es­ta­dos Uni­dos, se bo­rra­ron to­dos los nom­bres y to­das las des­crip­cio­nes de los sis­te­mas que fa­lla­ron, los cua­les for­man par­te de un con­jun­to de ar­mas va­lo­ra­do en 1.6 bi­llo­nes de dó­la­res que el Pen­tá­gono les es­tá com­pran­do a los con­tra­tis­tas de de­fen­sa. El Con­gre­so re­ci­bi­rá la ver­sión cla­si­fi­ca­da del reporte, que es­pe­ci­fi­ca cuá­les fue­ron los sis­te­mas afec­ta­dos.

Sin em­bar­go, in­clu­so la eva­lua­ción des­cla­si­fi­ca­da des­cri­bió un pa­no­ra­ma ate­rra­dor so­bre la vul­ne­ra­bi­li­dad de una se­rie de ar­mas emer­gen­tes, des­de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de mi­si­les y ae­ro­na­ves has­ta pro­to­ti­pos de nue­vos sis­te­mas de lan­za­mien­to de ar­mas nu­clea­res.

“En uno de los ca­sos, el equi­po de prue­bas to­mó el con­trol de las ter­mi­na­les de los ope­ra­do­res”, con­clu­yó el in­for­me. “Pu­die­ron ver, en tiem­po real, qué veían los ope­ra­do­res en sus pan­ta­llas y fue­ron ca­pa­ces de ma­ni­pu­lar el sis­te­ma” —una téc­ni­ca que re­cuer­da a la usa­da por los ci­be­ra­ta­can­tes ru­sos en la red eléc­tri­ca de Ucra­nia ha­ce dos años—.

La GAO, la ofi­ci­na de in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so, des­cri­bió un en­fren­ta­mien­to en­tre hac­kers del “equi­po ro­jo” y ci­ber de­fen­so­res del Pen­tá­gono. Las ar­mas pro­ba­das for­man par­te de un to­tal de 86 sis­te­mas ar­ma­men­tís­ti­cos en desa­rro­llo; los ci­be­ra­ta­can­tes tu­vie­ron ac­ce­so a mu­chos de los sis­te­mas por­que en­con­tra­ron con­tra­se­ñas fá­ci­les de des­cu­brir o por­que ha­bía po­cas pro­tec­cio­nes en con­tra de ame­na­zas (fil­tra­cio­nes) in­ter­nas, de per­so­nas con cier­to ni­vel de ac­ce­so a ele­men­tos de los pro­gra­mas.

En al­gu­nas oca­sio­nes, el equi­po de prue­bas ju­gó con sus ob­je­ti­vos en el Pen­tá­gono. Un equi­po “in­for­mó ha­ber ge­ne­ra­do un men­sa­je emer­gen­te que apa­re­cía en las ter­mi­na­les de los usua­rios y les da­ba ins­truc­cio­nes de in­ser­tar dos mo­ne­das de 25 cen­ta­vos pa­ra que el sis­te­ma con­ti­nua­ra fun­cio­nan­do”.

La eva­lua­ción se reali­zó des­pués de años de ad­ver­ten­cias so­bre las vul­ne­ra­bi­li­da­des de los sis­te­mas de de­fen­sa —al­gu­nas de las cua­les fue­ron ig­no­ra­das, se­gún la GAO— y jus­to cuan­do el pre­si­den­te Do­nald Trump ha da­do ma­yor fle­xi­bi­li­dad a los co­man­dan­tes es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra que des­plie­guen ci­be­rar­mas sin la ne­ce­si­dad de ob­te­ner pri­me­ro la apro­ba­ción pre­si­den­cial.

Tam­bién su­gie­re que Es­ta­dos Uni­dos es vul­ne­ra­ble a ci­be­ra­ta­ques cuan­do in­ten­ta in­ha­bi­li­tar sis­te­mas enemi­gos.

El año pa­sa­do, The New York Ti­mes in­for­mó que el ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma or­de­nó ini­ciar ata­ques ace­le­ra­dos en con­tra de los sis­te­mas de mi­si­les nor­co­rea­nos en 2014, más o me­nos al mis­mo tiem­po que el Pen­tá­gono co­men­zó a per­ca­tar­se de for­ma tar­día de las fa­llas que ha­bía en sus pro­pios sis­te­mas, se­gún el ar­tícu­lo.

En años re­cien­tes, el Pen­tá­gono ha em­pe­za­do a ins­ta­lar “alar­mas con­tra in­tru­sos” pa­ra aler­tar a los ope­ra­do­res de las ar­mas so­bre se­ña­les de ata­que.

No obs­tan­te, la GAO su­gi­rió que esas alar­mas eran tan efec­ti­vas co­mo las de los au­tos que sue­nan en las ca­lles: se han con­ver­ti­do en un su­ce­so tan co­mún que to­do el mun­do asu­me que se tra­ta de una fal­sa alarma.

“Los sis­te­mas de de­tec­ción de in­tru­sos iden­ti­fi­ca­ron co­rrec­ta­men­te las ac­ti­vi­da­des del equi­po de prue­bas”, se­ña­ló el in­for­me. Sin em­bar­go, agre­gó, el sis­te­ma “siem­pre es­ta­ba en ‘ro­jo’” y “las ad­ver­ten­cias eran tan co­mu­nes que los ope­ra­do­res ya no las per­ci­bían”.

Los au­di­to­res del Con­gre­so anun­cia­ron los ha­llaz­gos ob­te­ni­dos me­dian­te el pri­mer exa­men que ha rea­li­za­do la GAO pa­ra de­tec­tar vul­ne­ra­bi­li­da­des en sis­te­mas im­por­tan­tes de ar­mas que es­tá ad­qui­rien­do el go­bierno fe­de­ral.

Se­gún el in­for­me, el cos­to to­tal de los sis­te­mas ad­qui­ri­dos es de 1.66 bi­llo­nes de dó­la­res. En­tre es­tos sis­te­mas se en­cuen­tran sub­ma­ri­nos, mi­si­les, cohe­tes de car­ga, ra­da­res, avio­nes ca­za, avio­nes cis­ter­na, por­ta­vio­nes, bu­ques des­truc­to­res, sa­té­li­tes, he­li­cóp­te­ros y equi­pos elec­tró­ni­cos de in­ter­fe­ren­cia de se­ña­les.

En va­rias en­tre­vis­tas, los fun­cio­na­rios de la GAO se­ña­la­ron que los pro­gra­mas de ad­qui­si­cio­nes que se eva­lua­ron in­cluían dos de las tres cla­ses prin­ci­pa­les de sis­te­mas de lan­za­mien­to de ar­mas nu­clea­res: el sub­ma­rino cla­se Columbia y el rem­pla­zo de los des­fa­sa­dos mi­si­les Mi­nu­te­man con los que cuen­ta Es­ta­dos Uni­dos, co­no­ci­do co­mo Di­sua­sión Es­tra­té­gi­ca Ba­sa­da en Tie­rra.

Mu­chas de las ar­mas o pro­gra­mas que las con­tro­lan pue­den neu­tra­li­zar­se en ho­ras

En mu­chos ca­sos, el Ejér­ci­to no se per­ca­ta del ci­be­ra­ta­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.