• Con­de­nan mi­li­ta­ri­za­ción lí­de­res lo­ca­les

Or­ga­ni­za­cio­nes pro­mi­gran­tes se ma­ni­fes­ta­ron en con­tra de las de­ci­sio­nes del pre­si­den­te Do­nald Trump

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez / El Dia­rio de El Pa­so

Lue­go de que el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se anun­cia­ra que más de 5 mil sol­da­dos arri­ba­rán a la fran­ja fron­te­ri­za pa­ra fre­nar el pa­so de la ca­ra­va­na mi­gran­te, ac­ti­vis­tas pa­se­ños se mos­tra­ron en con­tra la mi­li­ta­ri­za­ción de la fron­te­ra.

Du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa la ma­ña­na del jue­ves in­te­gran­tes del Co­mi­té Fron­te­ri­zo de In­mi­gra­ción com­pues­to por or­ga­ni­za­cio­nes co­mo La Red Fron­te­ri­za de los De­re­chos Hu­ma­nos (BNHR), Ca­sa Anun­cia­ción, en­tre otras, di­je­ron sen­tir­se preo­cu­pa­dos por la pos­tu­ra del Go­bierno del Do­nald Trump de ne­gar asilo po­lí­ti­co a fa­mi­lias com­ple­tas de mi­gran­tes Cen­troa­me­ri­ca­nos.

Ru­bén Gar­cía, di­rec­tor de Ca­sa Anun­cia­ción, co­men­tó que en to­dos sus años co­mo ac­ti­vis­ta ja­más ha­bía vis­to a tan­tos in­mi­gran­tes te­ner que es­pe­rar a mi­tad de puen­tes pa­ra po­der ha­cer una so­li­ci­tud de asilo po­lí­ti­co.

“Nun­ca se ha­bía vis­to que se les ne­ga­ra un de­re­cho que la Cons­ti­tu­ción les da de ve­nir y pre­sen­tar­se y pe­dir pro­tec­ción por­que tie­nen mie­do en sus paí­ses”, di­jo.

Gar­cía co­men­tó que por el con­tra­rio en lu­gar de ayu­dar­los, las agen­cias fe­de­ra­les es­tán tra­tan­do de in­ti­mi­dar a los mi­gran­tes al pre­sen­tar­se a mi­tad del puen­te con ar­mas de grue­so ca­li­bre pa­ra rea­li­zar ejer­ci­cios tác­ti­cos, con los que pre­ten­de fre­nar a la ca­ra­va­na en ca­so de que tra­ten de for­zar su en­tra­da a Es­ta­dos Uni­dos.

“Cie­rran el puen­te y ha­cen ejer­ci­cios que ellos di­cen que son nor­ma­les, pe­ro lo ha­cen con el fin de mos­trar su ca­pa­ci­dad y su au­to­ri­dad”, en­fa­ti­zó Gar­cía.

El ac­ti­vis­ta men­cio­nó que es­te ti­po de ma­nio­bras son exa­ge­ra­das y in­ne­ce­sa­rias, ya que ase­gu­ra que no hay evi­den­cia de que los mi­gran­tes que han es­ta­do lle­gan­do al puen­te re­pre­sen­ten una ame­na­za.

“Por el con­tra­rio, ellos son gen­te su­ma­men­te po­bre que es­tán hu­yen­do de la pé­si­ma si­tua­ción en sus paí­ses”, re­sal­tó.

Por su par­te Fer­nan­do Gar­cía, di­rec­tor de BNHR, co­men­tó que el Go­bierno de Trump es­tá in­ven­tan­do una cri­sis de in­mi­gra­ción y es­tán po­nien­do a los mi­gran­tes de pre­tex­to pa­ra mi­li­ta­ri­zar la fron­te­ra.

“Que no que­de nin­gún ti­po de du­da que el pre­si­den­te Trump y quie­nes lo ro­dean es­tán uti­li­zan­do el des­ple­gar las tro­pas co­mo he­rra­mien­ta po­lí­ti­ca, le es­tán ti­ran­do un hue­so a esa ba­se ra­cis­ta que tie­nen pa­ra tra­tar de ga­nar es­tas elec­cio­nes”, ex­pre­só.

Fer­nan­do ex­pli­có que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano veía cer­ca su de­rro­ta en las pró­xi­mas elec­cio­nes, por lo que Trump de­ci­dió re­to­mar el te­ma da mi­gra­ción que lo lle­vó a la pre­si­den­cia.

“Quie­re cri­mi­na­li­zar a los mi­gran­tes, lla­mar­les vio­la­do­res pa­ra po­der ga­nar un po­co más de vo­tos”, en­fa­ti­zó.

Las tro­pas no pue­den es­tar en la fron­te­ra

Fer­nan­do men­cio­nó que los mi­li­ta­res no pue­den ser des­ple­ga­dos den­tro del país, ya que es­to es­tá re­gu­la­do por el Pos­se Co­mi­ta­tus Act, que in­di­ca que las tro­pas só­lo pue­den ser en­via­das den­tro del país si exis­te una emer­gen­cia na­cio­nal o un Es­ta­do de Gue­rra.

Pe­ro pa­ra Fer­nan­do es­ta no es la si­tua­ción ac­tual y le preo­cu­pa que los sol­da­dos no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra tra­tar con ci­vi­les.

“A ellos (los sol­da­dos) no los pre­pa­ran pa­ra ha­cer tra­ba­jos de fron­te­ra ni de mi­gra­ción y no pue­den en­trar en con­tac­to con ci­vi­les ni arres­tan a na­die y eso nos preo­cu­pa por­que la ley se los prohí­be”, se­ña­ló.

In­di­có que el he­cho de que el Go­bierno va­ya a man­dar más de cin­co mil sol­da­dos su­ma­dos a dos mil más de la Guar­dia Na­cio­nal re­pre­sen­ta una pre­sen­cia ma­si­va de tro­pas en la fron­te­ra.

“Es­to de te­ner mi­les de sol­da­dos en la fron­te­ra de for­ma ma­si­va es al­go sin pre­ce­den­tes”, co­men­tó.

El di­rec­tor de BNHR agre­gó que es men­ti­ra que hoy en día más mi­gran­tes sal­gan de sus paí­ses pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos co­mo lo ale­ga el Go­bierno.

“Eso es fal­so, las es­ta­dís­ti­cas de Adu­nas y Pa­tru­lla Fron­te­ri­za nos di­cen que en el año 2000 fue­ron arres­ta­dos un mi­llón 600 mil per­so­nas cru­zan­do la fron­te­ra; en es­te año esa ci­fra no lle­gó ni a las 400 mil. Es­tán exa­ge­ran­do las co­sas”, reite­ró.

Bus­can una vi­da me­jor

Por otro la­do, fa­mi­lias de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que es­tán en un cen­tro de re­fu­gio del Co­mi­té Fron­te­ri­zo ase­gu­ra­ron que só­lo bus­can una vi­da me­jor.

Tal es el ca­so de José,quien sa­lió de Gua­te­ma­la en com­pa­ñía de sus dos hi­jos ado­les­cen­tes, es­ca­pan­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca que vi­ve en su país, la cual no le per­mi­tía com­prar una pró­te­sis pa­ra su hi­ja de 24 años que per­dió una mano.

“Quie­ro que nos den la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar pa­ra po­der com­prar­le la pró­te­sis a mi hi­ja que cues­ta 70 mil quet­za­les (9 mil 63 dó­la­res), ese fue nues­tro mo­ti­vo pa­ra ve­nir”, re­la­tó con lá­gri­mas en los ojos.

José co­men­tó que el sa­lió de Gua­te­ma­la el pa­sa­do 4 de oc­tu­bre y lo­gró cru­zar la fron­te­ra 16 días, bus­can­do lle­gar a Flo­ri­da, don­de tie­ne un so­brino, pe­ro fue de­te­ni­do y lle­va­do a un Cen­tro de De­ten­ción don­de per­ma­ne­ció nue­ve días.

“El lu­nes nos de­ja­ron sa­lir con es­to (mo­ni­tor de to­bi­llo) y ya no­más fal­ta que mi so­brino nos man­de pa­ra el pa­sa­je y ahí es­ta­re­mos has­ta que nos di­gan qué ha­cer”, ex­pli­có José.

Mien­tras que otros co­mo la fa­mi­lia Gar­cía Gil si­guen con la in­cer­ti­dum­bre de sa­ber qué va a pa­sar con ellos, ya que no se han po­di­do co­mu­ni­car con los ami­gos que tie­nen en Ten­nes­see.

El­mer Gar­cía, ori­gi­na­rio de Gua­te­ma­la, co­men­tó que en su país exis­ten po­cas po­si­bi­li­da­des de su­pera­ción, ya que su fal­ta de es­tu­dios le im­pi­de con­se­guir tra­ba­jo.

“Aho­ri­ta pa­ra los tra­ba­jos pi­den gra­dua­dos y yo no­más ten­go cuar­to de pri­ma­ria y nos vi­ni­mos acá a tra­ba­jar pa­ra dar­le un fu­tu­ro me­jor a mi hi­ja de dos años”, ex­pli­có.

Li­lian, es­po­sa de El­mer, con­tó llo­ran­do que lo más di­fí­cil de su tra­ve­sía fue es­tar de­te­ni­dos du­ran­te sie­te días, en don­de ase­gu­ran que los agen­tes los tra­ta­ron mal y que la co­mi­da era muy po­ca.

“Nos da­ban bu­rri­tos y ga­lle­tas y mi ni­ña du­ró to­do un día sin co­mer por­que no le gus­ta­ba la co­mi­da. Pe­ro gra­cias a Dios ya es­ta­mos fue­ra y es­pe­ra­mos lle­gar a nues­tro des­tino”, en­fa­ti­zó.

Por ul­ti­mó Ru­bén Gar­cía co­men­tó que dia­ria­men­te es­tán re­ci­bien­do al­re­de­dor de 350 in­mi­gran­tes a los cua­les tie­nen que aco­mo­dar en los dis­tin­tos re­fu­gios que exis­ten en la ciu­dad.

fa­MI­LIas Cen­trOa­Me­rI­Ca­nas bus­can in­gre­sar al país en bús­que­da de me­jo­res opor­tu­ni­da­des

In­te­gran­tes deL Co­mi­té Fron­te­ri­zo de In­mi­gra­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.