Uni­ver­si­ta­rios y po­li­cía, hé­roes en tiroteo de Ca­li­for­nia

Ex­pu­sie­ron su vi­da pa­ra sa­car a per­so­nas de bar y sal­var­las; el ofi­cial mu­rió

El Diario de El Paso - - ESPECIAL -

Los Án­ge­les— Es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que ha­bían sa­li­do a pa­sar­la bien y un po­li­cía ve­te­rano se con­vir­tie­ron en hé­roes du­ran­te la ma­tan­za per­pe­tra­da en un bar de mú­si­ca country al sa­car a va­rias per­so­nas pa­ra po­ner­las a sal­vo y al en­trar al tiroteo.

Mu­chas de las do­ce­nas de jó­ve­nes acu­dían con re­gu­la­ri­dad al Bor­der­li­ne Bar & Grill de Thousand Oaks, Ca­li­for­nia, don­de el miér­co­les irrum­pió un hom­bre ar­ma­do que abrió fue­go y ma­tó a 12 per­so­nas an­tes de sui­ci­dar­se.

“Era una noche de miér­co­les nor­mal”, di­jo el es­tu­dian­te de pri­mer año de Moor­park Co­lle­ge Co­le Knapp, quien de re­pen­te oyó una fuer­te de­to­na­ción que al prin­ci­pio pen­só era un cohe­te pren­di­do por al­gún bro­mis­ta. Lue­go se fi­jó y vio a un hom­bre con una ca­pu­cha ne­gra que sos­te­nía una pis­to­la.

“Tra­té de po­ner a sal­vo al ma­yor nú­me­ro de gen­te que pu­de”, di­jo Knapp AP. “Jun­to a mí ha­bía una sa­li­da, así que me fui por ahí. Esa sa­li­da da a un pa­tio don­de fu­ma la gen­te. La gen­te que es­ta­ba ahí no sa­bía muy bien lo que es­ta­ba pa­san­do. Ahí hay una re­ja, así que di­je: ‘to­dos brin­quen la re­ja lo más rá­pi­do que pue­dan’. Y des­pués de ellos sal­té yo”.

Knapp vio a un agen­te de la Pa­tru­lla de las Ca­rre­te­ras de Ca­li­for­nia que aca­ba­ba de mar­car­le el al­to a un con­duc­tor y le gri­tó que en el in­te­rior del edi­fi­cio ha­bía un ti­ra­dor. Al pa­re­cer al prin­ci­pio el agen­te no le creía, di­jo Knapp, has­ta que le gri­tó que no es­ta­ba bro­mean­do. La ciu­dad es cla­si­fi­ca­da con­sis­ten­te­men­te co­mo uno de los lu­ga­res más se­gu­ros de Ca­li­for­nia.

Matt Wen­ners­trom, quien tam­bién es clien­te re­gu­lar del Bor­der­li­ne, se en­con­tra­ba con unos ami­gos cuan­do oyó lo que des­cri­bió co­mo el in­con­fun­di­ble so­ni­do de dis­pa­ros.

Wen­ners­trom, de 20 años, se aso­mó y vio a un hom­bre ves­ti­do de ne­gro dis­pa­ran­do a los em­plea­dos del bar que tra­ba­ja­ban en la re­cep­ción.

“En ese mo­men­to, aga­rré a cuan­tas per­so­nas a mi al­re­de­dor pu­de y las ja­lé de­ba­jo de la me­sa de bi­llar que nos que­da­ba más cer­ca has­ta que se le aca­ba­ron las ba­las”, di­jo a los re­por­te­ros.

Cuan­do el hom­bre hi­zo una pau­sa pa­ra re­car­gar, él y otros to­ma­ron ban­qui­tos y los usa­ron pa­ra que­brar una ven­ta­na. Lue­go em­pe­za­ron “a sa­car a cuan­tas per­so­nas pu­die­ron”.

Pron­to Wen­ners­trom, es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia, tam­bién se pu­so a sal­vo. Él vi­ve cer­ca del bar y di­jo que mu­chos de los pa­rro­quia­nos re­gu­la­res se cria­ron en la zo­na y se co­no­cen des­de ni­ños.

“No se tra­ta de al­go en lo que uno se sal­ga y se las arre­gle por su cuen­ta”, di­jo a CBS News. “Yo pen­sé en qué po­día ha­cer pa­ra pro­te­ger al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de mis ami­gos”.

El sar­gen­to del De­par­ta­men­to de Po­li­cía del Con­da­do Ven­tu­ra Ron He­lus, con 29 años de an­ti­güe­dad, fue el pri­mer po­li­cía en lle­gar al bar.

En­tró y re­ci­bió va­rios dis­pa­ros, di­jo el co­mi­sa­rio Geoff Dean, quien aña­dió que la con­fron­ta­ción dio tiem­po de es­ca­par a per­so­nas inocen­tes.

El agen­te que en­tró des­pués de He­lus al edi­fi­cio lo sa­có. He­lus fue hos­pi­ta­li­za­do, fa­lle­cien­do el jue­ves por la ma­ña­na.

Cien­tos de per­so­nas hi­cie­ron va­llas en las ca­lles cuan­do una ca­ra­va­na tras­la­dó su ca­dá­ver del hos­pi­tal a la ofi­ci­na de me­di­ci­na fo­ren­se.

Ata­can­te es­cri­bió so­bre sus pro­ble­mas men­ta­les

El au­tor de la ma­sa­cre en un bar de Ca­li­for­nia ha­bía es­cri­to so­bre sus pro­ble­mas men­ta­les en las re­des so­cia­les, in­for­mó el vier­nes una fuen­te po­li­cial.

Ian Da­vid Long, quien ma­tó a 12 per­so­nas y mu­rió tam­bién, te­nía cuen­tas de Fa­ce­book e Ins­ta­gram y com­par­tió allí sus pro­ble­mas psi­co­ló­gi- cos y se pre­gun­ta­ba si la gen­te creía que es­ta­ba cuer­do, di­jo a la AP la fuen­te, que pi­dió no ser iden­ti­fi­ca­da .

Los in­ves­ti­ga­do­res no han da­do un mo­ti­vo del tiroteo ni es­pe­ci­fi­ca­do si la en­fer­me­dad men­tal tu­vo al­go qué ver. La fuen­te di­jo que los de­tec­ti­ves con­si­de­ran la po­si­bi­li­dad de que el agre­sor creía que una ex no­via es­ta­ba en el bar, el Bor­der­li­ne Bar and Grill, en un su­bur­bio de Los Án­ge­les.

Po­co an­tes, el pre­si­den­te Do­nald Trump afir­mó que el au­tor de la ma­sa­cre ac­tuó de­bi­do a una en­fer­me­dad men­tal.

Long era un “ca­cho­rro muy en­fer­mo” que “te­nía mu­chos pro­ble­mas”, di­jo Trump a re­por­te­ros.

Long, quien abrió fue­go con­tra un bar de mú­si­ca country en Thousand Oaks el miér­co­les, fue re­vi­sa­do por un psi­có­lo­go en abril, quien se preo­cu­pó de que el ve­te­rano de la Ma­ri­na tu­vie­ra al­gún tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co.

En sus de­cla­ra­cio­nes, Trump hi­zo alar­de de sus es­fuer­zos pa­ra fi­nan­ciar la aten­ción mé­di­ca a ve­te­ra­nos con tras­tor­nos de es­trés pos­trau­má­ti­co, sin em­bar­go se ne­gó a res­pon­der pre­gun­tas so­bre si el país ne­ce­si­ta con­tro­les de ar­ma más es­tric­tos.

Trump co­mul­ga con el po­de­ro­so gru­po a fa­vor de las ar­mas, la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle, y se ha re­sis­ti­do a las pe­ti­cio­nes pa­ra que se to­men me­di­das más se­ve­ras con­tra la po­se­sión de ar­mas de fue­go.

ve­cI­nos De Thousand Oaks rea­li­zan una vi­gi­lia por las víc­ti­mas

Ian Da­vID Long

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.