Los ci­ta­to­rios es­tán en ca­mino, sr. pre­si­den­te

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Mia­mi He­rald

Ho­ras des­pués de per­der el mo­no­po­lio del po­der, Do­nald Trump in­ten­tó di­si­mu­lar su de­rro­ta con un show de nar­ci­sis­mo, fan­ta­sía po­lí­ti­ca y ame­na­zas bé­li­cas al nue­vo con­gre­so de­mó­cra­ta. Re­sul­tó un fra­ca­so. Se le no­ta­ba mu­cho el mie­do a lo que le es­pe­ra: por pri­me­ra vez en su pre­si­den­cia –y en to­da su vi­da– de­be­rá ren­dir cuen­tas. Tan­to de sus ac­tos po­lí­ti­cos co­mo de sus ma­ra­ñas fi­nan­cie­ras.

Era de su­po­ner que reac­cio­na­ría a la pa­li­za de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas con un arre­ba­to de fu­ria al ver­se aco­rra­la­do por el pa­no­ra­ma de in­ves­ti­ga­cio­nes con­gre­sio­na­les y de sus su­pues­tos víncu­los con Ru­sia, pe­ro su gra­do de de­ses­pe­ra­ción y fe­ro­ci­dad au­to­ri­ta­ria to­mó por sor­pre­sa. El miér­co­les, en una es­pe­cie de gol­pe de Es­ta­do a la jus­ti­cia, arre­ba­tó el po­der a ese de­par­ta­men­to des­pi­dien­do al fis­cal ge­ne­ral Jeff Ses­sions, y sus­ti­tu­yén­do­lo con un tí­te­re que se pres­te a de­ca­pi­tar al fis­cal especial de la pes­qui­sa ru­sa, Ro­bert Mue­ller.

Las im­pli­ca­cio­nes son muy gra­ves: Trump ha to­ma­do las rien­das so­bre su pro­pia in­ves­ti­ga­ción, obs­tru­yen­do abier­ta­men­te la jus­ti­cia. Es un pa­so más ha­cia la au­to­cra­cia.

Y aun­que la ca­be­za de Ses­sions lle­va­ba tiem­po en la fi­la de la gui­llo­ti­na, mu­chos in­clu­so en su pro­pio par­ti­do le ha­bían ad­ver­ti­do que cual­quier in­ten­to de des­truir la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller abri­ría una cri­sis cons­ti­tu­cio­nal. Lle­gó ese mo­men­to. Pe­ro Trump, en su per­ma­nen­te enaje­na­ción de la reali­dad, no pa­re­ce ni cap­tar­lo ni im­por­tar­le. Vi­ve a gol­pe de im­pul­so y gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta. Y lo que gra­ti­fi­ca­ba sus ins­tin­tos el día des­pués de la elec­ción era no sen­tir­se co­mo lo que más le ate­rra: un per­de­dor.

Ses­sions era el can­di­da­to per­fec­to pa­ra ma­tar dos pá­ja­ros de un ti­ro: uno, fa­bri­car una con­tro­ver­sia que eli­mi­na­ra de las pan­ta­llas el re­pu­dio en las ur­nas a su dis­cur­so de odio y mie­do; y dos, es­tran­gu­lar la pes­qui­sa ru­sa po­nién­do­la en ma­nos de un de­cla­ra­do enemi­go de la mis­ma, Matt Whi­ta­ker, que has­ta aho­ra ac­tua­ba de so­plón de la Ca­sa Blan­ca aun­que su tí­tu­lo ofi­cial era je­fe del ga­bi­ne­te de Ses­sions. El zo­rro es­tá ya al cui­da­do de las ove­jas.

Pe­ro hay un “ter­cer pá­ja­ro” a ma­tar con es­te ti­ro, que es en reali­dad al que apun­ta la pri­sa de Trump: el po­si­ble en­cau­sa­mien­to ju­di­cial, en los pró­xi­mos días, de su hi­jo ma­yor, Do­nald Jr. El jo­ven Trump ha co­men­ta­do re­cien­te­men­te su preo­cu­pa­ción a al­gu­nos ami­gos, se­gún pu­bli­ca New York Magazine (ar­tícu­lo que no ha des­men­ti­do el pre­si­den­te). Mue­ller ha­bría pos­pues­to una acu­sa­ción for­mal has­ta des­pués de las elec­cio­nes, de ahí la ur­gen­cia en “cas­trar­le”.

La tra­ma de en­cu­bri­mien­to se ase­me­ja ca­da vez más a la “ma­sa­cre del sá­ba­do por la noche” de Ri­chard Ni­xon, con un to­que al estilo God­fat­her.

Al igual que los Cor­leo­ne de la pe­lí­cu­la, Trump exi­ge leal­tad de es­bi­rros, y los que se re­sis­ten van al pa­re­dón. El pa­ra­le­lis­mo con la era Ni­xon no aca­ba ahí: en las elec­cio­nes post Wa­ter­ga­te los de­mó­cra­tas ga­na­ron 30 es­ca­ños y aho­ra se en­ca­mi­nan a su­pe­rar esa ci­fra has­ta 35. Un gran es­car­mien­to por mu­cho que Trump pre­ten­da dis­fra­zar­lo con los 3 o 4 es­ca­ños que los re­pu­bli­ca­nos ga­na­ron en el Se­na­do.

El após­tol del odio es­tá en­fu­re­ci­do por­que es­pe­ra­ba re­ci­bir un amor de to­do el elec­to­ra­do co­mo el que le pro­fe­sa su sec­ta en esos ra­llies­bur­bu­ja, im­permea­bles a la ver­dad. Nos ad­vir­tió du­ran­te la cam­pa­ña que es­te se­ría un re­fe­ren­do so­bre él y ya sa­be el ve­re­dic­to del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se: los blan­cos sin edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria si­guen sien­do sus lea­les se­gui­do­res; el res­to de la po­bla­ción, de ma­yor cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, re­cha­za su re­tó­ri­ca di­vi­si­va y sec­ta­ria, par­ti­cu­lar­men­te las mu­je­res.

Al con­tra­rio de lo que se po­dría es­pe­rar, en vez de re­ba­jar el vo­lu­men de in­sul­tos y men­ti­ras tras el cas­ti­go del 6 de no­viem­bre, el se­ñor Trump ha do­bla­do las do­sis de ve­neno, es­pe­cial­men­te di­ri­gi­das a su nue­vo enemi­go: los de­mó­cra­tas que con­tro­lan el Con­gre­so. “Si me in­ves­ti­gan yo tam­bién les in­ves­ti­go con el Se­na­do”, di­jo du­ran­te una errá­ti­ca y com­ba­ti­va rue­da de pren­sa.

Fue el anun­cio de las ba­ta­llas que aguar­dan en los pró­xi­mos dos años. Al igual que el em­pe­ra­dor Ne­rón, Trump tra­ta­rá de in­cen­diar su Ro­ma –Was­hing­ton– an­tes que ver­se ven­ci­do y pa­ria an­te la His­to­ria. Cuan­to más asus­ta­do y aco­rra­la­do se vea, más fue­gos pren­de­rá. Y si no, al tiem­po.

La ma­la no­ti­cia es que aca­ba de en­cen­der un fue­go que le pue­de cal­ci­nar: to­mar el con­trol de la in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller. Co­mo ya le ad­vir­tió su nue­vo ami­go, el se­na­dor Lind­sey Graham: “Pue­de ser el prin­ci­pio del fin de su pre­si­den­cia”.

La bue­na no­ti­cia es que la de­mo­cra­cia es­tá sa­lu­da­ble y fun­cio­na el sis­te­ma de equi­li­brio de po­de­res idea­do pa­ra fre­nar a de­ma­go­gos y au­tó­cra­tas co­mo Trump.

El Con­gre­so es una ra­ma del Go­bierno fe­de­ral con po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra in­ves­ti­gar, ade­más de le­gis­lar. Los nue­vos lí­de­res han anun­cia­do que se vol­ca­rán en am­bas res­pon­sa­bi­li­da­des. Pe­ro tam­bién han de­cla­ra­do que pro­te­ge­rán a Mue­ller. Y si Trump aca­ba de­ca­pi­tán­do­le, con­vo­ca­rán al fis­cal especial a tes­ti­fi­car an­te el Con­gre­so, en se­sión te­le­vi­sa­da, pa­ra que in­for­me al pue­blo nor­te­ame­ri­cano so­bre los ha­llaz­gos de la in­ves­ti­ga­ción.

Aún no sa­be­mos si lle­ga­rá ese día, lo que es se­gu­ro, sí, es que ya va­rios co­mi­tés del Con­gre­so se dis­po­nen a in­ves­ti­gar to­do lo que los es­bi­rros de Trump, co­mo el arras­tra­do De­vin Nunes, le han ta­pa­do.

Los ci­ta­to­rios ( sub­poe­nas) es­tán en ca­mino a la Ca­sa Blan­ca, Sr. Pre­si­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.